ASU­MIR QUE SO­MOS SIN­GU­LA­RES SIR­VE PA­RA AHU­YEN­TAR EL RE­CHA­ZO

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Ago­bia­do por sus con­flic­tos in­ter­nos, un alumno fue a vi­si­tar su pro­fe­sor. Y en­tre lá­gri­mas, le con­fe­só: “He ve­ni­do por­que me sien­to tan po­ca co­sa que no ten­go fuer­zas ni pa­ra le­van­tar­me por las ma­ña­nas. To­do el mun­do di­ce que no sir­vo pa­ra na­da, que soy me­dio­cre. ¿Có­mo pue­do me­jo­rar y ha­cer que me va­lo­ren más?” El pro­fe­sor, sin mi­rar­lo a la ca­ra, le res­pon­dió: “Lo sien­to mu­cho, pe­ro aho­ra mis­mo no pue­do aten­der­te. De­bo re­sol­ver un pro­ble­ma que lle­vo días pos­po­nien­do”. Y tras una pau­sa, aña­dió: “Si tú

me ayu­das, tal vez lue­go yo pue­da ayu­dar­te a ti”. El jo­ven, ca­biz­ba­jo, asin­tió con la ca­be­za. “Por su­pues­to, pro­fe­sor, dí­ga­me qué pue­do ha­cer por us­ted”. Pe­ro más allá de sus pa­la­bras, el jo­ven se sin­tió nue­va­men­te des­va­lo­ri­za­do. El an­ciano se sa­có un ani­llo que llevaba pues­to en el de­do me­ñi­que y se lo en­tre­gó al jo­ven. “Es­toy en deu­da con una per­so­na y no ten­go su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra pa­gar­le”, le ex­pli­có. “Aho­ra ves al mer­ca­do y ven­de es­te ani­llo. Eso sí, no lo en­tre­gues por me­nos de una moneda de oro”. Se­gui­da­men­te, el alumno co­gió el ani­llo y se fue co­rrien­do a la pla­za ma­yor. Una vez ahí, em­pe­zó a ofre­cer el ani­llo a los mer­ca­de­res. Pe­ro al pe­dir al me­nos una moneda de oro por él, al­gu­nos se reían y otros se ale­ja­ban sin mi­rar­lo. De­rro­ta­do, el cha­val re­gre­só a ca­sa del pro­fe­sor. “Lo sien­to mu­cho, pe­ro es im­po­si­ble con­se­guir lo que me ha pe­di­do. Co­mo mu­cho me da­ban dos mo­ne­das de pla­ta. Na­die se ha de­ja­do en­ga­ñar so­bre el va­lor del ani­llo”. El an­ciano, aten­to y son­rien­te, le con­tes­tó: “No te preo­cu­pes. Me aca­bas de dar una idea. An­tes de po­ner­le un nue­vo pre­cio, pri­me­ro ne­ce­si­ta­mos sa­ber el va­lor real del ani­llo. An­da, ves al jo­ye­ro y pre­gún­ta­le cuán­to cues­ta. Y no im­por­ta cuán­to te ofrez­ca. No lo ven­das. Vuel­ve de nue­vo con el ani­llo”. Y eso fue pre­ci­sa­men­te lo que hi­zo el jo­ven. Tras un par de mi­nu­tos exa­mi­nan­do mi­nu- cio­sa­men­te el ani­llo, el jo­ye­ro lo pe­só y con un tono de lo más se­rio, le in­di­có: “Di­le a tu pro­fe­sor que si lo quie­re ven­der hoy mis­mo pue­do dar­le 42 mo­ne­das de oro, pe­ro que si me da un par de se­ma­nas se lo com­pro por 81”. El cha­val lle­gó com­ple­ta­men­te emo­cio­na­do a ca­sa del an­ciano y com­par­tió con él lo que el jo­ye­ro le ha­bía di­cho. “Sién­ta­te un mo­men­to y es­cu­cha con aten­ción”, le pi­dió el pro­fe­sor. Y mi­rán­do­le di­rec­ta­men­te a los ojos, aña­dió: “Tú eres co­mo es­te ani­llo, una jo­ya pre­cio­sa que so­la­men­te pue­de ser va­lo­ra­da por un es­pe­cia­lis­ta. ¿Pen­sa­bas que cual­quie­ra po­día des­cu­brir su ver­da­de­ro va­lor?”. Y mien­tras el pro­fe­sor vol­vía a co­lo­car­se el ani­llo en su de­do me­ñi­que, con­clu­yó: “To­dos so­mos co­mo es­ta jo­ya. Va­lio­sos y úni­cos. Y an­da­mos por los mer­ca­dos de la vi­da pre­ten­dien­do que per­so­nas inex­per­tas nos di­gan cuál es nues­tro au­tén­ti­co va­lor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.