LU­CES Y SOM­BRAS

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

La ca­pi­tal de Ta­bas­co, Vi­llaher­mo­sa, na­ció ofi­cial­men­te en el si­glo XVI con el nom­bre de Vi­lla Car­mo­na, se­gún la bau­ti­zó el es­pa­ñol Die­go de Qui­ja­da. La nue­va fun­da­ción se en­con­tra­ba a unos 130 km de la is­la de la desem­bo­ca­du­ra del río To­na­lá, don­de los ol­me­cas ha­bían crea­do la ciu­dad co­no­ci­da co­mo La Ven­ta. Vi­llaher­mo­sa su­frió en el pa­sa­do el cons­tan­te ata­que de pi­ra­tas, una gue­rra ci­vil, dos in­va­sio­nes (una es­ta­dou­ni­den­se y otra fran­ce­sa) y un sin­fín de revueltas. Co­mo re­sul­ta­do, po­co que­da del en­can­to co­lo­nial que se le pre­su­po­ne a una ciu­dad de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. La úni­ca par­te que re­cuer­da lo que fue en su día se en­cuen­tra en el cen­tro, en la lla­ma­da Zo­na Luz y el ba­rrio de Es­qui­pu­las. La pla­za de ar­mas, epi­cen­tro de la vi­da po­lí­ti­ca, que­da en la Zo­na Luz, así co­mo el pa­la­cio del Go­bierno. El edi­fi­cio más no­ta­ble es la ca­sa de los Azu­le­jos, una fan­ta­sía ba­rro­ca del si­glo XIX cu­bier­ta de mo­sai­cos de ori­gen ca­ta­lán y con es­cul­tu­ras dis­pues­tas a mo­do de ca­riá­ti­de en lo al­to. Las re­pre­sen­ta­cio­nes de Mercurio y Cleo­pa­tra no fal­tan en el con­jun­to. Por lo de­más, el cen­tro pue­de pa­re­cer un tan­to as­fi­xian­te y de­caí­do, al con­tra­rio de lo que su­ce­de en las afue­ras de Vi­llaher­mo­sa, don­de el di­ne­ro del pe­tró­leo se de­ja sen­tir en los gran­des bu­le­va­res, jar­di­nes ar­bo­la­dos y edi­fi­cios de re­cien­te cons­truc­ción. Un cla­ro ejem­plo es el com­ple­jo Ta­bas­co 2000, que cuen­ta con múl­ti­ples tien­das, cen­tro de con­ven­cio­nes, fuen­tes de­co­ra­ti­vas...

La ri­que­za que ha apor­ta­do el pe­tró­leo no sólo mar­có la di­fe­ren­cia con es­ta­dos ve­ci­nos de Ta­bas­co, co­mo el de Chia­pas, sino que ha­cia 1970 pu­so en pe­li­gro los res­tos ol­me­cas más im­por­tan­tes de la re­gión. La ciu­dad ol­me­ca de La Ven­ta se en­con­tra­ba en una is­la frente al gol­fo de Mé­xi­co, don­de flo­re­ció ha­cia el año 600 a.C., un pun­to po­co con­ve­nien­te pa­ra las pros­pec­cio­nes pe­tro­lí­fe­ras que se hi­cie­ron en la zo­na. El ha­llaz­go más sig­ni­fi­ca­ti­vo de La Ven­ta fue­ron cin­co ca­be­zas de ba­sal­to co­lo­sa­les (la ma­yor pe­sa 24 to­ne­la­das y tie­ne 2 me­tros de al­tu­ra), trans­por­ta­das sin rue­das des­de un ya­ci­mien­to si­tua­do a 100 km de dis­tan­cia. Sal­va­das de la des­truc­ción, hoy las po­de­mos ver en el parque Mu­seo La Ven­ta de Vi­llaher­mo­sa, en un re­cin­to don­de se com­bi­na de for­ma im­pro­ba­ble la ar­queo­lo­gía y un zoo­ló­gi­co. El re­co­rri­do por las 34 es­cul­tu­ras ol­me­cas que hay allí em­pie­za jun­to a una cei­ba, el ár­bol sa­gra­do de aque­lla cul­tu­ra, y se alar­ga por es­pa­cio de un ki­ló­me­tro den­tro de una por­ción de sel­va do­mes­ti­ca­da. Si la vi­si­ta des­pier­ta nues­tras ga­nas de ver más rui­nas, a sólo 50 km de Vi­llaher­mo­sa se ubi­ca el ya­ci­mien­to de Co­mal­cal­co, con una es­truc­tu­ra pa­re­ci­da a la más fa­mo­sa de Pa­len­que, pe­ro con edi­fi­cios rea­li­za­dos con la­dri­llos y pol­vo de con­chas mez­cla­dos.

A la iz­quier­da, la ca­sa de los Azu­le­jos, edi­fi­cio del si­glo XIX, con mo­sai­cos de ori­gen ca­ta­lán Aba­jo, ca­lle Juá­rez, en el cen­tro de la ciu­dad de Vi­llaher­mo­sa, ca­pi­tal del es­ta­do de Ta­bas­co Océano Pa­cí­fi­co

EE.UU.

MÉ­XI­CO

Ta­bas­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.