Vo­lun­ta­rios, ¿obli­ga­ción o de­vo­ción?

La cri­sis ha pues­to de re­lie­ve la po­lé­mi­ca de los vo­lun­ta­rios que su­plen a per­so­nal de la ad­mi­nis­tra­ción o de los que co­la­bo­ran ca­si de for­ma for­za­da. Al otro la­do, mu­chos de oe­ne­gés de­fien­den su ac­ti­vi­dad al­truis­ta co­mo más ne­ce­sa­ria que nun­ca. ¿Dón­de es

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Car­men Gra­sa Fo­tos Marc Arias

Más de cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas en nues­tro país se le­van­tan ca­da ma­ña­na dis­pues­tas a ayu­dar a los de­más. Ofi­cial­men­te, su ac­ti­vi­dad no for­ma par­te del te­ji­do pro­duc­ti­vo, ni in­cre­men­ta el pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB), ni ha­ce ba­jar la pri­ma de ries­go, ni po­ten­cia la com­pe­ti­ti­vi­dad ni se re­fle­ja en los ba­lan­ces de la ban­ca o en los in­for­mes anua­les de las gran­des em­pre­sas. Son vo­lun­ta­rios, una ra­ra avis por es­tos lares, por­que, en ese es­pí­ri­tu so­li­da­rio sos­te­ni­do, ese que se en­fren­ta ca­da día a la po­bre­za, a la mar­gi­na­ción, al cui­da­do del me­dio am­bien­te, es­ta­mos a la co­la de Eu­ro­pa. So­mos una so­cie­dad, se­gún los ex­per­tos, a la que no le cues­ta mo­vi­li­zar­se an­te las ca­tás­tro­fes. En­ton­ces, a ge­ne­ro­sos no nos ga­na na­die. Pe­ro pa­re­ce que nues­tra ayu­da es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la pre­sen­cia de esos he­chos en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Cuan­do la no­ti­cia se ago­ta, nues­tra so­li­da­ri­dad tam­bién. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos cin­co años la cri­sis es el te­ma re­cu­rren­te. Im­pa­ra­ble, sa­cu­de bol­si­llos y con­cien­cias. Y es­tá pro­pi­cian­do un mo­vi­mien­to al­truis­ta ca­da vez ma­yor, aun­que sea a es­pal­das de ad­mi­nis­tra­cio­nes cie­gas y sor­das. “La cri­sis es un re­sul­ta­do de la in­so­li­da­ri­dad co­lec­ti­va, en cu­yo ori­gen con­cu­rren la ava­ri­cia del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, la usu­ra del sis­te­ma ban­ca­rio y la ce­gue­ra de mu­chos in­di­vi­duos. An­te el po­der des­truc­ti­vo de la cri­sis, las per­so­nas desahu­cia­das y los gru­pos so­cia­les más vul­ne­ra­bles bus­can sal­va­vi­das pa­ra so­bre­vi­vir al nau­fra­gio. Y de es­pal­das a los cau­san­tes in­so­li­da­rios de la cri­sis, crean una nue­va geo­gra­fía de la so­li­da­ri­dad que se des­plie­ga en re­la­cio­nes de gra­tui­dad, en au­to­ayu­da, en ban­cos de ali­men­tos, en or­ga­ni­za­cio­nes de voluntariados, en de­fen­sa an­te un desahu­cio, en pro­tes­ta in­dig­na­da y so­li­da­ria”, des­cri­be en es­ta lar­ga re­fle­xión Xi­mo Gar­cía Ro­ca, doc­tor en So­cio­lo­gía y Teo­lo­gía en la Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia, au­tor en­tre otros li­bros, de So­li­da­ri­dad y vo­lun­ta­ria­do o El vo­lun­ta­ria­do co­mo re­cur­so.

Una po­lé­mi­ca abier­ta Sin em­bar­go, la cri­sis, ade­más de abrir­le la puer­ta a ese yo so­li­da­rio es­pon­tá­neo, tam­bién ha pues­to so­bre la me­sa la po­si­bi­li­dad, na­da re­mo­ta, de que vo­lun­ta­rios sea­mos to­dos o, por lo me­nos, los ca­si seis mi­llo­nes de pa­ra­dos que ya exis­ten en Es­pa­ña. Una nor­ma apro­ba­da por el Go­bierno en sep­tiem­bre es­ta­ble­ce que los des­em­plea­dos que co­bren pres­ta­ción po­drán ser lla­ma­dos por la ad­mi­nis­tra­ción y las ENL (en­ti­da­des no lu­cra­ti­vas) pa­ra rea­li­zar ta­reas de lim­pie­za de mon­tes u obras de re­pa­ra­ción. Los que se nie­guen po­drán ser san­cio­na­dos o per­der el pa­ro. Los que se apun­ten co­bra­rán has­ta el 100% de la pres­ta­ción si rea­li­zan

“LA CRI­SIS ES RE­SUL­TA­DO DE LA PO­CA SO­LI­DA­RI­DAD CO­LEC­TI­VA”, DI­CE UN EX­PER­TO

esas ta­reas vo­lun­ta­rias a jor­na­da com­ple­ta. La al­cal­de­sa de Ma­drid, Ana Bo­te­lla, ha­cía en enero una fir­me de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: los vo­lun­ta­rios “pue­den de­vol­ver a la so­cie­dad al­go que la so­cie­dad les da im­pli­cán­do­se en ser­vi­cios que he­mos cons­trui­do y que no po­de­mos aten­der”. Bo­te­lla no ex­pli­có en­ton­ces que des­de el 2009 ha eli­mi­na­do ca­si 2.000 pues­tos de tra­ba­jo y se­gui­rá re­du­cien­do el nú­me­ro de con­tra­ta­dos o fun­cio­na­rios del Ayun­ta­mien­to. ¿Es le­gí­ti­mo que los vo­lun­ta­rios sus­ti­tu­yan a los tra­ba­ja­do­res de la ad­mi­nis­tra­ción? ¿Se nos pue­de for­zar a ser vo­lun­ta­rios ba­jo ame­na­za de per­der la pres­ta­ción por des­em­pleo? “Los que quie­ren ha­cer del vo­lun­ta­ria­do una ta­rea por con­tra­pres­ta­ción se equi­vo­can. To­do tie­ne una definición, que co­jan un dic­cio­na­rio. Vo­lun­ta­rio es el que da su tiem­po de for­ma vo­lun­ta­ria, que no es­pe­ra re­ci­bir na­da a cam­bio. No con­fun­da­mos los tér­mi­nos”, ad­vier­te Fran­ci­na Al­si­na, pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción Ca­ta­la­na de Vo­lun­ta­ria­do So­cial y vo­lun­ta­ria des­de ha­ce 23 años en Arrels, fun­da­ción que atien­de a las per­so­nas sin ho­gar en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na. “El vo­lun­ta­ria­do –aña­de Al­si­na– se ha de en­ten­der en­mar­ca­do den­tro de una en­ti­dad que nos da se­gu­ri­dad, y den­tro de ella to­dos jun­tos po­de­mos ti­rar ha­cia de­lan­te una ac­ción. Un vo­lun­ta­rio nun­ca ha de ser mano de obra ba­ra­ta, eso es es­cla­vis­mo. Las bue­nas pa­la­bras es­con­den gran­des tram­pas, hay mu­cha per­ver­si­dad en los ac­tos y en el len­gua­je”.

Pes­can­do en río re­vuel­to La esen­cia del vo­lun­ta­ria­do se res­que­bra­ja cuan­do se pre­ten­de uti­li­zar pa­ra pa­liar las de­fi­cien­cias de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, en opi­nión de los es­pe­cia­lis­tas. Los vo­lun­ta­rios, li­bres y ge­ne­ro­sos, cons­ti­tu­yen un ele­men­to de so­li­da­ri­dad y apo­yo, par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en ta­reas so­cia­les y apor­tan cohe­sión so­cial, pe­ro “ca­da vez que un asa­la­ria­do es sus­ti­tui­do por un vo­lun­ta­rio, se per­vier­te su con­di­ción trans­for­ma­do­ra, que no pue­de ir con­tra las con­quis­tas so­cia­les; y si esa ope­ra­ción es­tá fa­vo­re­ci­da por las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas en­cu­bre con fre­cuen­cia ra­zo­nes de ín­do­le eco­nó­mi­ca, que ins­tru­men­ta­li­zan a las or­ga­ni­za­cio­nes so­li­da­rias”, ana­li­za Xi­mo Gar­cía Ro­ca. La le­gis­la­ción es­pa­ño­la so­bre el vo­lun­ta­ria­do de­ja muy cla­ro su ca­rác­ter al­truis­ta “sin que sus ac­cio­nes ten­gan su cau­sa en obli­ga­ción per­so­nal o de­ber ju­rí­di­co”, y es­ta­ble­ce que no pue­de dar­se a cam­bio una con­tra­pres­ta­ción eco­nó­mi­ca ni su ac­ti­vi­dad pue­de sus­ti­tuir en nin­gún ca­so al tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do. Pe­ro he­cha la ley, he­cha la tram­pa. Y más en tiem­pos de cri­sis. Por­que la ley, del 15 de enero de 1996, de­ja una puer­ta abier­ta por don­de pue­den co­lar­se esas lla­ma­das ur­gen­tes de la ad­mi­nis­tra­ción y en la Es­tra­te­gia es­ta­tal del vo­lun­ta­ria­do 2010-2014 se afir­ma que los pa­ra­dos tie­nen una ma­yor ten­den­cia a ejer­cer vo­lun­ta­ria­do que las per­so­nas que tie­nen un tra­ba­jo. Son ideas que “a fuer­za de re­pe­tir­las se van ha­cien­do fuer­tes, pe­ro el vo­lun­ta­ria­do se lle­va den­tro de uno, en el co­ra­zón. To­dos lo lle­va­mos den­tro en una me­di­da u otra y lo po­de­mos ca­na­li­zar de ma­ne­ra efi­cien­te. Es una ac­ción in­te­rior, sin cu­rrí­cu­lum. Es pro­pia, es in­trín­se­ca. Los pa­ra­dos, por ser pa­ra­dos, no tie­nen más ten­den­cia que otras per­so­nas al vo­lun­ta­ria­do, co­mo di­cen al­gu­nos in­for­mes. Es un dis­cur­so per­ver­so”, ex­po­ne Fran­ci­na Al­si­na. Gar­cía Ro­ca ahon­da en esa opi­nión cuan­do afir­ma que “el vo­lun­ta­ria­do gra­vi­ta so­bre la li­ber­tad y el altruismo, so­bre la ge­ne­ro­si­dad y la do­na­ción sin con­di­cio­na­li­da­des. La pres­ta­ción por des­em­pleo, por el con­tra­rio, es un bien de jus­ti­cia que de­be ga­ran­ti­zar­se co­mo de­re­cho exi­gi­ble y no de­be con­di­cio­nar­se a na­da. Unir lo que co­rres­pon­de a mo­ti­va­cio­nes per­so­na­les con la ló­gi­ca del de­re­cho per­vier­te am­bas reali­da­des”. Los ex­per­tos le po­nen pa­la­bras a lo que el sen­ti­do co­mún nos dic­ta: aho­ra, en nues­tra so­cie­dad, es el mo­men­to de la so­li­da­ri­dad. El altruismo se en­gor­da en tiem­pos di­fí­ci­les y abre po­lé­mi­cas. Des­de es­tas lí­neas nos lo de­mues­tran, con su ex­pe­rien­cia, cua­tro de los más de cua­tro mi­llo­nes de vo­lun­ta­rios que ha­cen de nues­tra so­cie­dad un lu­gar me­jor.

LOS PA­RA­DOS, POR SER­LO, NO TIE­NEN POR QUÉ TE­NER MÁS ES­PÍ­RI­TU VO­LUN­TA­RIO

Ana M.ª Carballo, la vo­lun­ta­ria que ilus­tra es­tas pá­gi­nas, ayu­da a la oe­ne­gé Ya­mu­na en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.