TUS PIES HA­BLAN

Nues­tra pi­sa­da es tam­bién nues­tra se­ña de iden­ti­dad. Se ha ido for­man­do a lo lar­go de nues­tra vi­da y cam­biar­la es realmente com­pli­ca­do. Pe­ro aun así hay que cui­dar­la por­que un des­ajus­te pue­de pro­vo­car pro­ble­mas me­cá­ni­cos y fi­sio­ló­gi­cos del or­ga­nis­mo

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

To­dos te­ne­mos la pi­sa­da di­fe­ren­te. Úni­ca. Es ca­si co­mo las hue­llas dac­ti­la­res. Y esa pi­sa­da nos pue­de hablar de des­ajus­tes y pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de nues­tro cuer­po. Sí, en efec­to, una sim­ple ojea­da a la sue­la de nues­tros zapatos nos pue­de in­di­car si so­mos su­pi­na­do­res, pro­na­do­res o neu­tros… Y un des­gas­te evi­den­te en el in­te­rior o en el ex­te­rior nos pue­de re­mi­tir a pro­ble­mas cró­ni­cos de es­pal­da, do­lo­res ar­ti­cu­la­res per­ma­nen­tes y otros mu­chos pro­ble­mas mus­cu­la­res (o no: tam­bién, di­cen los ex­per­tos en re­fle­xo­lo­gía, pue­den de­ri­var en pro­ble­mas de ri­ñón, de oí­do…) que nun­ca aca­ban de des­apa­re­cer. De al­gu­na ma­ne­ra la pi­sa­da pue­de di­vi­dir­se en tres tipos: la de los su­pi­na­do­res, la de los pro­na­do­res y la de los neu­tros. Tal co­mo ex­pli­ca Marc Roig, fi­sio­te­ra­peu­ta y atle­ta, “va en fun­ción de la in­cli­na­ción que tie­ne el com­ple­jo tibia-as­trá­ga­lo-cal­cá­neo con res­pec­to a la ver­ti­cal”. Otra cla­si­fi­ca­ción im­por­tan­te se da en el plano la­te­ral, se­gún “la pi­sa­da sea de ta­lón, me­dio­pié o an­te­pié, aun­que en es­te ca­so el 80% de los co­rre­do­res (o más, se­gún al­gu­nos es­tu­dios) uti­li­zan el apo­yo de ta­lón en las ca­rre­ras de fon­do”. A ve­ces re­sul­ta im­pres­cin­di­ble in­ter­ve­nir, pe­ro en otros ca­sos aun­que nues­tra pi­sa­da sea muy su­pi­na­do­ra o muy pro­na­do­ra, no es ne­ce­sa­rio co­rre­gir la pi­sa­da. Roig ex­pli­ca que “sólo un po­dó­lo­go pue­de diag­nos­ti­car es­te pro­ble­ma y pro­por­cio­nar una so­lu­ción sea en for­ma de plan­ti­llas o cam­bio de cal­za­do. Siem­pre es­ta­mos a tiem­po de me­jo­rar, aun­que si nues­tra pi­sa­da es­tá muy vi­cia­da (mu­chos años de ca­rre­ra a pie de ma­ne­ra po­co efec­ti­va), se tar­da­rá mu­cho más tiem­po en me­jo­rar­la”. Da­vid Ponce, más­ter en Os­teo­pa­tía, gra­do en Fi­sio­te­ra­pia y di­rec­tor de Cli­ni­caos­teo­pa­ti­ca.com, ad­vier­te que el gran pro­ble­ma es que “cual­quier hue­so en ma­la po­si­ción en nues­tro pie pue­de mo­di­fi­car su ac­ción de car­ga as­cen­dien­te so­bre la ro­di­lla, la ca­de­ra y la co­lum­na ver­te­bral, has­ta pro­du­cir un des­ajus­te a ni­vel de las cer­vi­ca­les. Es­to no es al­go que pa­se en po­co tiem­po pe­ro su­ce­de len­ta­men­te y más a me­nu­do de lo que la gen­te pien­sa. En me­di­ci­na os­teo­pá­ti­ca in­ten­ta­mos te­ner siem­pre es­ta vi­sión glo­bal del pa­cien­te en la que la es­truc­tu­ra pue­de al­te­rar y mo­di­fi­car las fun­cio­nes me­cá­ni­cas y fi­sio­ló­gi­cas del or­ga­nis­mo”. Ponce ase­gu­ra que “el as­trá­ga­lo, el cu­boi­des o el es­ca­foi­des son hue­sos que ha­bi­tual­men­te en­tran en dis­fun­ción por su gran mo­vi­mien­to y dis­po­si­ción anató­mi­ca. Es­guin­ces mus­cu­la­res o ro­tu­ras y arran­ca­mien­tos de ten­do­nes y li­ga­men­tos no se da­ñan ellos mis­mos si no que con­di­cio­nan el po­si­cio­na­mien­to de los hue­sos don­de se in­ser­tan o an­clan, pro­du­cien­do dis­fun­cio­nes me­cá­ni­cas”. Tam­bién el doc­tor En­ri­que Vi­la y Ri­co, trau­ma­tó­lo­go del hos­pi­tal San Ca­mi­lo, per­te­ne­cien­te al gru­po hos­pi­ta­la­rio Qui­rón, re­cuer­da que tan­to el pie plano –aquel que pre­sen­ta un apla­na­mien­to– co­mo el pie ca­vo –que pre­sen­ta un ex­ce­so de puen­te o bó­ve­da plan­tar– pue­den fa­ci­li­tar la apa­ri­ción de cier­tos do­lo­res, que van des­de las ta­la­gias (do­lo­res en la re­gión pos­te­rior del pie e in­ser­ción del ten­dón de Aqui­les, in­clu­yen­do la fas­ci­tis plan­tar) has­ta los do­lo­res en la par­te an­te­rior del pie o me­ta­tar­sal­gias. Pe­ro, ade­más, coin­ci­de con los os­teó­pa­tas en que otros mu­chos pro­ble­mas de otras ar­ti­cu­la­cio­nes, co­mo son la ro­di­lla, ca­de­ra o co­lum­na, pue­den de­ri­var­se de un pro­ble­ma en el apo­yo y su­gie­re, por ejem­plo, que “aque­llas per­so­nas que por la for­ma de su pie –ca­vo o plano– pre­sen­ten un acor­ta­mien­to del ten­dón de Aqui­les reali­cen ejer­ci­cios de es­ti­ra­mien­tos du­ran­te diez mi­nu­tos una o dos ve­ces al día”. Bá­si­co, pe­ro no siem­pre res­pe­ta­do, es otro as­pec­to co­mo el de la hi­gie­ne. En es­te sen­ti­do, es­te trau­ma­tó­lo­go ex­pli­ca que “¡hay que cui­dar las uñas! Hay que cui­dar­las, cor­tar­las con tien­to pa­ra no ex­ce­der­se y crear pro­ble­mas ma­yo­res”. En es­tas con­di­cio­nes es im­por­tan­te cui­dar el pie y la pi­sa­da pa­ra, tal co­mo di­ce Da­vid Ponce, “ga­ran­ti­zar un apo­yo equi­li­bra­do y uni­for­me que no pro­vo­que al­te­ra­cio­nes a dis­tan­cia. La tec­no­lo­gía hoy nos pro­por­cio­na los es­tu­dios bio­me­cá­ni­cos de la mar­cha que nos mues­tran de ma­ne­ra pre­ci­sa en su­per­fi­cie de apo­yo, pe­so y dis­tri­bu­ción de las car­gas de for­ma di­ná­mi­ca. Eso nos per­mi­te sa­ber al milímetro co­mo se apo­ya y se dis­tri­bu­ye la car­ga en el pie a ca­da pa­so del pa­cien­te en ca­da mo­men­to. Del mis­mo mo­do rea­li­za­mos una gra­ba­ción de co­mo los hue­sos con­ti­nuos al pie tibia, pe­ro­né,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.