Re­ga­los pa­ra el amor

Cual­quier mo­men­to pue­de ser bueno pa­ra apor­tar no­ve­da­des a la re­la­ción de pa­re­ja. La ce­le­bra­ción de San Va­len­tín es la ex­cu­sa más es­pe­cial

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Cual­quier oca­sión es bue­na pa­ra es­ti­mu­lar la re­la­ción de

la pa­re­ja. Pe­ro San Va­len­tín apor­ta una ex­cu­sa re­no­va­da ca­da año pa­ra im­pul­sar la pa­sión. Pe­ro es­te año, y de­bi­do a la ines­pe­ra­da y con­tun­den­te aco­gi­da de la tri­lo­gía de 50 som­bras de Grey, pa­re­ce que es­ta va a ser más que nun­ca la opor­tu­ni­dad pa­ra in­cor­po­rar a la vi­da en pa­re­ja cier­tas no­ve­da­des. La doc­to­ra Fran­cis­ca Molero, ex­per­ta en sa­lud y se­xua­li­dad, con­si­de­ra que es in­tere­san­te, sea cual sea la ex­cu­sa, rein­ven­tar las re­la­cio­nes de jue­go y seducción. En su opi­nión, esa tri­lo­gía (exis­te una com­ple­ta

co­lec­ción de jue­gos eró­ti­cos ins­pi­ra­da en los li­bros en las tien­das es­pe­cia­li­za­das) ha per­mi­ti­do que mu­chas pa­re­jas con­tem­plen la ju­gue­te­ría eró­ti­ca co­mo una fór­mu­la más en sus re­la­cio­nes pa­ra dis­fru­tar de sen­sa­cio­nes re­no­va­das. En cier­to mo­do ha ayu­da­do a que, so­bre to­do ellas, pier­dan la ver­güen­za. Lo tes­ti­fi­ca Pau Sa­güen­sa, di­rec­tor de la tien­da eró­ti­ca es­pe­cia­li­za­da De­li­ca­tes­sen: “Pa­re­ce que po­co a po­co, pe­ro so­bre to­do a raíz de Las som­bras..., las mu­je­res han su­pe­ra­do su ti­mi­dez y han des­per­ta­do la dio­sa que lle­van den­tro”. Sa­güen­sa ase­gu­ra que “tam­bién mu­chos hom­bres han leí­do el li­bro, ca­si siem­pre pres­ta­do por su mu­jer..., y ellos tam­bién han de­ci­di­do pro­bar y ju­gar, so­bre to­do con la nue­va lí­nea de pro­duc­tos del li­bro, que in­clu­ye des­de es­po­sas a lá­ti­gos, bo­las chi­nas o ba­las vi­bra­do­ras y que, sin du­da, se ha con­ver­ti­do en uno de los pro­duc­tos eró­ti­cos más ven­di­dos en to­do elel mun­do­mun­do”. . La­La ju­gue­te­ría­ju­gue­te­ría eró­ti­cae­ró­ti­ca haha evo­lu­cioe­vo­lu­cio­na­do mu­cho en los úl­ti­mos tiem­pos. Eva Mo­reno, se­se­xó­lo­ga y res­pon­sa­ble­ble de­de Ta­per­sex,Ta­per­sex, cuen­ta­cuen­ta que­que ha­yhay una cla­ra apues­ta por los ob­je­tos ele­gan­tes y, so­bre to­do en el ca­so de quie­nes se ini­cian, pe­que­ños. Por su ex­pe­rien­cia en el sec­tor hay mu­chas pa­re­jas “que quie­ren in­tro­du­cir cam­bios en su jue­go eró­ti­co, pe­ro no sa­ben có­mo. Y a ve­ces un ju­gue­te gran­de y con for­ma es­pe­cí­fi­ca­men­te de fa­lo re­sul­ta in­va­si­vo. Un ju­gue­te que evi­te lo ex­plí­ci­to es muy ade­cua­do, e in­vi­ta a más”. En su opi­nión, in­cluir es­te ti­po de ali­cien­tes en una re­la­ción siem­pre apor­ta al­go po­si­ti­vo, pues­to que con­si­de­ra que “los dis­tin­tos rit­mos de vi­bra­ción in­vi­tan a rom­per la mo­no­to­nía, y a su­bir la tem­pe­ra­tu­ra se­xual en cual­quier mo­men­to y en cual­quier lu­gar”.

1

Cal­vin Klein apues­ta por el rosa, el en­ca­je y el cu­lot­te, una for­ma que se im­po­ne en la in­ti­mi­dad

2

La ilu­mi­na­ción cui­da­da y su­ge­ren­te con men­sa­je im­plí­ci­to. Una pro­pues­ta de Portobello

3

Dipty­que, una fir­ma acre­di­ta­da con un aro­ma de rosa que apor­ta a la ve­la un pun­to de ex­ce­len­cia

4

El co­jín flor trans­for­ma­ble de Portobello con ba­se gi­ra­to­ria y cur­vas en­vol­ven­tes

5

Un­diz pro­po­ne es­te di­ver­ti­do cu­lot­te con el to­que jus­to de co­lor

6

Mo­ji­to, el za­pa­to más pro­vo­ca­dor de Ju­lian Ha­kes, un ar­qui­tec­to re­con­ver­ti­do en di­se­ña­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.