Sa­lud con co­ber­tu­ra

La Vanguardia - ES - - ED - Fè­lix Ba­dia Sub­di­rec­tor Es-

En 1995, ba­jo el man­da­to de Bill Clin­ton, ha­bía en Es­ta­dos Uni­dos un in­ten­so de­ba­te so­bre el fu­tu­ro de la en­ton­ces na­cien­te in­ter­net y sus usos. Las que se lla­ma­ban en ese mo­men­to su­per­au­to­pis­tas de la in­for­ma­ción –gran­des in­fra­es­truc­tu­ras de fi­bra óp­ti­ca que con los ojos de hoy nos pa­re­ce­rían más bien ca­mi­nos de ca­bras di­gi­ta­les– de­bían ser­vir, en­tre otras mu­chas co­sas, pa­ra que los mé­di­cos, a tra­vés de la en­ton­ces re­vo­lu- cio­na­ria vi­deo­con­fe­ren­cia, aten­die­ran a sus en­fer­mos en los lu­ga­res más re­cón­di­tos, co­mo si se tra­ta­se de una vi­si­ta con­ven­cio­nal. Esa era la ima­gen que ha­bía en 1995 de lo que po­día ser la fu­sión en­tre las (en­ton­ces) nue­vas tec­no­lo­gías y la me­di­ci­na. Po­co po­dían ima­gi­nar los gu­rús lo que ocu­rri­ría ca­si vein­te años des­pués y lo dis­tin­ta que se­ría la reali­dad en com­pa­ra­ción con sus pre­vi­sio­nes. Hoy en ES ex­pli­ca­mos las enor­mes po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la com­bi­na­ción en­tre te­lé­fono in­te­li­gen­te y sa­lud, unas ca­pa­ci­da­des pa­ra na­da pre­vis­tas en ese mo­men­to y que, pe­se a que no su­plen la la­bor del mé­di­co, sí que ayu­dan al me­nos a te­ner un me­jor con­trol so­bre el es­ta­do fí­si­co. Y, aun­que es ex­tra­or­di­na­ria­men­te di­fí­cil adi­vi­nar qué su­ce­de­rá en es­te te­rreno den­tro de otros vein­te años, sí se in­tu­yen sus enor­mes po­si­bi­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.