TU SA­LUD EN EL MÓ­VIL

La Vanguardia - ES - - ENFORMA - Tex­to May­te Rius

Si le pre­gun­tan a Dan Woo­lley si las apli­ca­cio­nes de mó­vil de con­te­ni­do mé­di­co son útiles y fia­bles su res­pues­ta inequí­vo­ca se­rá sí. Cuan­do que­dó atra­pa­do ba­jo los es­com­bros del te­rre­mo­to de Hai­tí de 2010 la apli­ca­ción de pri­me­ros au­xi­lios que llevaba en su iP­ho­ne le sir­vió pa­ra tra­tar sus he­ri­das du­ran­te las 65 ho­ras que tar­da­ron en res­ca­tar­le. Juan Car­los Gon­zá­lez y Jo­sep Martínez, im­pul­so­res de Ablah y Ba­luh, res­pec­ti­va­men­te –dos apli­ca­cio­nes que per­mi­ten co­mu­ni­car­se me­dian­te pic­to­gra­mas a per­so­nas con pro­ble­mas pa­ra hablar–, se­gu­ro que tam­bién tie­nen cla­ra la uti­li­dad de unas he­rra­mien­tas que les fa­ci­li­tan la co­mu­ni­ca­ción con sus hi­jos au­tis­tas.

Otro in­di­ca­dor de que al­go de­ben apor­tar es­te ti­po de apps es que en Es­ta­dos Uni­dos el 62% de los mé­di­cos y el 71% de las en­fer­me­ras de­cla­ran uti­li­zar ta­ble­tas o mó­vi­les pa­ra su tra­ba­jo. “Hay apli­ca­cio­nes muy se­rias pa­ra ave­ri­guar sín­to­mas, cal­cu­lar do­sis de me­di­ca­men­tos, sa­ber cuán­do hay que acu­dir al mé­di­co, ha­cer te­le­me­di­ci­na, que el pa­cien­te re­cuer­de cuán­do ha de to­mar una pas­ti­lla…”, ase­gu­ra San­tia­go Gar­cía-Tor­nel, pe­dia­tra del hos­pi­tal Sant Joan de Déu y uno de los desa­rro­lla­do­res de iPe­dia­tric, un con­sul­to­rio pe­diá­tri­co pa­ra iP­ho­ne que ayu­da a iden­ti­fi­car los sig­nos y sín­to­mas de alar­ma en un be­bé. El pro­ble­ma, re­co­no­ce Gar­cía-Tor­nel, es que hay de­ce­nas de mi­les de apli­ca­cio­nes en el mer­ca­do, na­die con­tro­la su ca­li­dad y no to­das son bue­nas. Las hay con fi­na­li­da­des tan ge­né­ri­cas co­mo que el mé­di­co pue­da mos­trar imá­ge­nes y es­que­mas del cuer­po pa­ra ex­pli­car al pa­cien­te qué le ocu­rre o en qué con­sis­ti­rá una in­ter­ven­ción –Vi­si­ble Body es un ejem­plo–, o que pue­das su­pe­rar las ba­rre­ras lin­güís­ti­cas si en­fer­mas du­ran­te un via­je al ex­tran­je­ro. Pe­ro otras son es­pe­cí­fi­cas pa­ra per­so­nas con pro­ble­mas der­ma­to­ló­gi­cos, pa­ra dia­bé­ti­cos, ce­lía­cos, dal­tó­ni­cos, hi­per­ten­sos, alér­gi­cos al po­len, em­ba­ra­za­das… Por no hablar del sin­fín de apps des­ti­na­das a re­gis­trar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, la die­ta o los ci­ga­rri­llos con­su­mi­dos por el usua­rio pa­ra in­cen­ti­var unos há­bi­tos de vi­da más sa­lu­da­bles. Luis Fer­nán­dez-Lu­que, in­ves­ti­ga­dor en No­rut (Trom­so, No­rue­ga) y co­fun­da­dor de Sa­lu­me­dia.com que

MAS DE 500 MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS TIE­NEN EN EL MÓ­VIL UTI­LI­DA­DES SA­NI­TA­RIAS EL USUA­RIO ES MÁS PRO­CLI­VE A PA­GAR POR ‘APPS’ VIN­CU­LA­DAS A SU SA­LUD

tra­ba­ja en el ám­bi­to de eSa­lud des­de 2004, en­fa­ti­za que hay mu­chas apli­ca­cio­nes pe­ro po­cos es­tu­dios se­rios y ri­gu­ro­sos so­bre ellas. En una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en 2011, el equi­po de Fer­nán­dez-Lu­que en­con­tró que sólo en el ám­bi­to de la dia­be­tes ha­bía 137 apli­ca­cio­nes, di­ri­gi­das bá­si­ca­men­te a me­dir los ni­ve­les de glu­co­sa y a ha­cer un se­gui­mien­to de la die­ta y del pe­so, pe­ro que apor­ta­ban po­ca edu­ca­ción so­bre la dia­be­tes y no da­ban op­cio­nes de que el usua­rio en­tra­ra en con­tac­to con otros dia­bé­ti­cos, que son dos as­pec­tos con­si­de­ra­dos im­por­tan­tes pa­ra se­guir el tra­ta­mien­to. Con to­do, las apps tie­nen éxi­to (se­gún un es­tu­dio de Goo­gle de ma­yo pa­sa­do, ca­da per­so­na lle­va una me­dia de 19 apli­ca­cio­nes en su te­lé­fono y uti­li­za unas ocho se­ma­nal­men­te) y las re­la­cio­na­das con la sa­lud más: se cal­cu­la que en­tre 2010 y 2012 se crea­ron más de 6.000 y que en dos años ha­brá más de 500 mi­llo­nes de per­so­nas uti­li­zan­do apps mé­di­cas des­de el mó­vil, y las con­sul­to­ras di­cen que es el ám­bi­to por el que hay más gen­te dis­pues­ta a pa­gar. “To­do es­te au­ge vie­ne ori­gi­na­do por­que ca­da vez más gen­te tie­ne te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y es una de las tres co­sas sin las que nun­ca sa­les de ca­sa (las otras son la car­te­ra y las lla­ves), de mo­do que siem­pre va con­ti­go y eso, en de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des cró­ni­cas o es­tra­te­gias de pre­ven­ción, re­sul­ta muy útil por­que per­mi­te in­cor­po­rar da­tos en cual­quier mo­men­to y lu­gar, te­ner to­da la in­for­ma­ción cen­tra­li­za­da al al­can­ce de la mano, po­der mos­trar­la a otros, o in­clu­so in­cor­po­rar jue­gos o ani­ma­cio­nes que in­cen­ti­ven o des­in­cen­ti­ven cier­tos com­por­ta­mien­tos”, ex­pli­ca el di­rec­tor del área eSa­lud y hos­pi­tal 2.0 de Sant Joan de Déu, Jor­ge Fer­nán­dez, que opi­na que los en­fer­mos han de ir­se acos­tum­bran­do a que el mé­di­co, ade­más de me­di­ca­men­tos, les pres­cri­ba apps, igual que al­gu­nos re­co­mien­dan webs. Joan Guan­ya­bens, con­sul­tor es­pe­cia­li­za­do en eSa­lud de PwC, cree que la ven­ta­ja de las apli­ca­cio­nes de mó­vil es la per­so­na­li­za­ción, la ca­pa­ci­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.