El ar­te de la di­ges­tión

La Vanguardia - ES - - ENFORMA - Tex­to Jor­di Jar­que

se pue­de ha­cer al­go pa­ra ali­viar es­tos epi­so­dios que en oca­sio­nes pue­den ser re­cu­rren­tes. A quien más quien me­nos le gus­ta po­der dis­fru­tar de los pla­ce­res que ofre­ce la gas­tro­no­mía sin te­ner que pen­sar si des­pués el es­tó­ma­go pa­sa­rá fac­tu­ra. Pe­ro no pa­re­ce que es­to sea po­si­ble así, sin más. Sin lle­gar a los tras­tor­nos aso­cia­dos al sis­te­ma di­ges­ti­vo que des­cri­be la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Apa­ra­to Di­ges­ti­vo, las mo­les­tias di­ges­ti­vas pro­vo­can una sin­to­ma­to­lo­gía, si no igual, bas­tan­te pa­re­ci­da. Al me­nos pa­ra la gen­te de a pie lo úni­co que sa­be es que le mo­les­ta el es­tó­ma­go, lo que en oca­sio­nes se aso­cia a di­ges­tio­nes pe­sa­das. Pue­de su­ce­der de ma­ne­ra pun­tual. Los sín­to­mas son ga­ses, do­lor en la bo­ca del es­tó­ma­go, aci­dez, re­flu­jo, pe­sa­dez del es­tó­ma­go, sen­sa­ción de hin­cha­zón. En ca­sos más ex­tre­mos náu­seas y vó­mi­tos. In­clu­so aso­cia­do a la ma­la di­ges­tión tam­bién pue­de irra­diar­se do­lor en la es­pal­da a la al­tu­ra del es­ter­nón, co­mo sin­te­ti­za la nu­tri­cio­nis­ta Mar­ta Figueras, au­to­ra del li­bro

Què han de men­jar els nos­tres fills (Pòr­tic). Es lo que se de­no­mi­na una ma­la di­ges­tión o dis­pep­sia si lle­ga a cro­ni­fi­car­se. Cuan­do hay mo­les­tias tras una co­mi­da se tra­ta sen­ci­lla­men­te “de la in­ca­pa­ci­dad de di­ge­rir bien los ali­men­tos de­bi­do a que el pro­ce­so de di­ges­tión se rea­li­za de ma­ne­ra len­ta y pe­sa­da. Se con­si­de­ra dis­pep­sia cuan­do se pro­du­ce de for­ma re­cu­rren­te y se re­pi­te con una cier­ta fre­cuen­cia a lo lar­go de un pe­río­do mí­ni­mo de tres me­ses”, se­gún se­ña­la es­ta ex­per­ta nu­tri­cio­nis­ta. Pe­ro gran par­te de la po­bla­ción tie­ne es­tas mo­les­tias de ma­ne­ra pun­tual, sin lle­gar a con­si­de­rar­se un tras­torno pa­to­ló­gi­co. Ag­nès Me­lén­dez, in­ge­nie­ra agroa­li­men­ta­ria es­pe­cia­li­za­da en die­té­ti­ca y nu­tri­ción, aña­de que si la di­ges­tión es len­ta, “los ali­men­tos no di­ge­ri­dos fer­men­tan, se pro­du­ce la pu­tre­fac­ción de los nu­trien­tes y por lo tan­to hay un in­efi­cien­te ab­sor­ción de los nu­trien­tes, lo que pro­vo­ca un ma­les­tar fí­si­co”. Aun­que no siem­pre es­to res­pon­de a una ma­la di­ges­tión. Tam­bién pue­de con­fun­dir­se con el do­lor ab­do­mi­nal fun­cio­nal. La di­fe­ren­cia es que en es­te úl­ti­mo ca­so las mo­les­tias no au­men­tan ni dis­mi­nu­yen cuan­do se co­me ni al ir de vien­tre. Ana Ac­ca­rino, del ser­vi­cio de apa­ra­to di­ges­ti­vo del hos­pi­tal

No siem­pre es fá­cil. Hay oca­sio­nes en las que sin sa­ber por qué, la ho­ra des­pués de co­mer se con­vier­te en un su­pli­cio. Es­tó­ma­go lleno, a ve­ces sin ha­ber abu­sa­do de can­ti­da­des y a pe­sar de que el pla­to de len­te­jas es­to­fa­das es­tu­vie­ra so­ber­bio. Un po­co de ar­dor, re­flu­jo con sa­bor áci­do en la bo­ca in­va­den la au­to­per­cep­ción cor­po­ral. En ge­ne­ral, pe­sa­dez y la sen­sa­ción de que la tar­de no va a ser de­ma­sia­do fruc­tí­fe­ra con las idas y ve­ni­das al la­va­bo. Lo que re­sul­ta cu­rio­so es que to­man­do el mis­mo me­nú la se­ma­na si­guien­te, y re­pi­tien­do pla­to, es­to no su­ce­da. Y al re­vés, en otras oca­sio­nes, sin co­mer, due­le el es­tó­ma­go co­mo cuan­do se ha co­mi­do. No hay cau­sa apa­ren­te. El des­pis­te es­tá ser­vi­do. No es ex­tra­ño que al me­nos el 50% de las per­so­nas que lo su­fren no ha­gan ni ca­so, se­gún se­ña­lan los ex­per­tos. Pe­ro sí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.