COM­BA­TIR LOS CELOS DE PA­RE­JA

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@lavan­guar­dia.es

DE­TRÁS DE LOS CELOS SE PAL­PA SIEM­PRE EL MIE­DO, EL EGOÍS­MO, LA AN­GUS­TIA DE SEN­TIR­SE DES­PLA­ZA­DO Y EL TE­MOR AL RE­CHA­ZO

PREGUNTA

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, mi nom­bre es Agus­tín y ten­go un enor­me pro­ble­ma de celos, que mu­cho me te­mo va a ter­mi­nar por pro­vo­car una rup­tu­ra con mi no­via. De he­cho, des­de ha­ce un año yo quie­ro que nos va­ya­mos a vi­vir jun­tos, pe­ro ella se nie­ga ro­tun­da­men­te. Me ha lle­ga­do a de­cir que me tra­te con un es­pe­cia­lis­ta, pe­ro yo no quie­ro pa­sar por ello. Lo que sí me gus­ta­ría mu­cho es co­no­cer al­gu­nas de sus opi­nio­nes y que me di­je­ra con fran­que­za si pue­do sa­lir de ello y por qué ac­túo de es­ta for­ma. Mi pa­dre era tam­bién muy ce­lo­so y amar­gó la vi­da a mi ma­dre. Lle­vo cua­tro años con mi ac­tual pa­re­ja y creo que la an­te­rior me de­jó por es­ta mis­ma ra­zón. Cuan­do es­toy con una mu­jer in­clu­so me me­to con có­mo vis­te y si va de­ma­sia­do pro­vo­ca­ti­va, a quién man­da un men­sa­je con el mó­vil o sos­pe­cho que me mien­te y que se in­tere­sa por otra per­so­na. A ve­ces los celos se ex­tien­den a los ami­gos y fa­mi­lia­res de mi pa­re­ja. Siem­pre me arre­pien­to, pe­ro cuan­do los celos me to­man, du­ran­te ho­ras me sien­to ver­da­de­ra­men­te mal.

Los celos son co­mo un de­mo­nio que me to­ma y que no me de­ja pen­sar con cla­ri­dad. Me re­sis­to a creer que es­to me pa­se to­da mi vi­da, so­bre to­do por­que realmente quie­ro a mi pa­re­ja y no quie­ro per­der­la. Mu­chas gra­cias, oja­lá pue­da ayu­dar­me a or­de­nar mi men­te un po­co.

RES­PUES­TA

Gra­cias por es­cri­bir­me, Agus­tín. An­te to­do te voy a de­cir que realmente no quieres tan­to a tu pa­re­ja, por­que cuan­do ver­da­de­ra­men­te que­re­mos a una per­so­na, ha­ce­mos lo po­si­ble pa­ra ha­cer­la di­cho­sa y evi­tar­le su­fri­mien­to. Tú la ha­ces su­frir y ter­mi­na­rás por per­der­la si no co­rri­ges de ver­dad.

Es una fal­ta de res­pe­to ha­cia la otra per­so­na lo que ha­ces y tie­nes ra­zón en que los celos son un de­mo­nio, un dra­gón que ofus­ca y sa­ca lo peor de uno mis­mo, ha­cien­do al ce­lo­so in­to­le­ran­te, exi­gen­te y da­do a ha­cer re­pro­ches y ter­mi­nar por ator­men­tar a la per­so­na ce­la­da. De­trás de los celos se pal­pa siem­pre la in­se­gu­ri­dad, el mie­do, el egoís­mo, la ne­ce­si­dad com­pul­si­va de ser afir­ma­do, el te­mor a que la per­so­na con la que uno tie­ne la re­la­ción sen­ti­men­tal pue­da ele­gir a otro y así uno pier­da sus de­re­chos ad­qui­ri­dos, y tam­bién la an­gus­tia de sa­ber­se des­pla­za­do o des­aten­di­do. Cuan­to más in­ma­du­ro es uno, más pue­de ser aba­ti­do por el dra­gón de los celos.

Pe­ro lo peor no es sólo el da­ño que el ce­lo­so se ha­ce a sí mis­mo, sino el su­fri­mien­to que pro­vo­ca en la per­so­na ce­la­da, a la que quie­re con­tro­lar, ma­ni­pu­lar, li­mi­tar y si lle­ga el ca­so es­piar. Los celos no son amor cons­cien­te y de­sin­te­re­sa­do y al fi­nal el ce­lo­so con­si­gue jus­to lo con­tra­rio de lo que an­he­la y echa a la per­so­na que­ri­da de su la­do, igual que uno que per­si­gue su som­bra no pue­de al­can­zar­la. Son an­tí­do­tos de los celos el amor ver­da­de­ro, el dis­cer­ni­mien­to, el pro­pó­si­to fir­me y la vo­lun­tad cons­cien­te; son sus alia­dos la ofus­ca­ción, el ego­cen­tris­mo, el sólo aten­der las pro­pias ne­ce­si­da­des aními­cas, la in­tran­si­gen­cia y el se­guir ce­dien­do a las reac­cio­nes de celos.

Si us­ted no pue­de ayu­dar­se, no desoi­ga el con­se­jo de su pa­re­ja y re­cu­rra a un buen es­pe­cia­lis­ta en es­te ti­po de des­ór­de­nes psí­qui­cos. Des­de la des­con­fian­za, el mie­do, la in­se­gu­ri­dad, el afán de po­se­sión, las exi­gen­cias y los re­pro­ches, no pue­de ja­más flo­re­cer una re­la­ción sen­ti­men­tal her­mo­sa, coope­ran­te y cons­truc­ti­va.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.