EL MA­LES­TAR SON­RIEN­TE

Mu­chas per­so­nas es­con­den su ma­les­tar psi­co­ló­gi­co a sí mis­mas y a los de­más tras una más­ca­ra son­rien­te. En par­te, por­que sien­ten ver­güen­za y no quie­ren que los de­más se­pan so­bre su es­ta­do aními­co; en par­te, por­que en­fren­tar­se al su­fri­mien­to psi­co­ló­gi­co es

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Jo­sé An­drés Ro­drí­guez

Quie­ren lle­gar a to­do en el tra­ba­jo, la fa­mi­lia, el ocio, las re­la­cio­nes so­cia­les... Per­fec­cio­nis­tas y au­to­exi­gen­tes, no se per­mi­ten mos­trar nin­gún signo de de­bi­li­dad y tras­mi­ten la ima­gen de que to­do va bien. No quie­ren que los de­más des­cu­bran que su­fren. Y se es­fuer­zan por apa­re­cer siem­pre ama­bles, dis­pues­tos, con­tro­la­dos, cum­plien­do con to­das sus res­pon­sa­bi­li­da­des. “Mu­chas per­so­nas ocul­tan su ma­les­tar”, con­si­de­ra Ma­ría del Mar Martín, psi­coa­na­lis­ta del Es­pa­cio Psi­coa­na­lí­ti­co de Bar­ce­lo­na. Al­go, has­ta cier­to pun­to, sa­lu­da­ble y nor­mal. Sólo has­ta cier­to pun­to. Hay per­so­nas que se po­nen una más­ca­ra son­rien­te pa­ra po­der afron­tar su vi­da sin que se no­te que por den­tro están a pun­to de rom­per­se. Y no de­jan ayu­dar­se ni de­le­gan por lo me­nos par­te de sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Su­fren, pe­ro in­ten­tan vi­vir co­mo si no su­frie­ran. No se per­mi­ten re­co­no­cer su ma­les­tar psi­co­ló­gi­co ni an­te los de­más ni an­te sí mis­mos. Fuer­zan la son­ri­sa, la ama­bi­li­dad, su rit­mo de vi­da… pa­ra que su pa­re­ja, hi­jos, ami­gos o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo no les ha­gan la te­mi­ble pregunta: “¿Es­tás bien?”. Y, si pre­gun­tan, se en­ro­can afir­man­do que no tie­nen nin­gún pro­ble­ma. Aun­que el gran pro­ble­ma no es es­con­der el ma­les­tar a los de­más, sino es­con­dér­se­lo a uno mis­mo. “Por eso man­tie­nen un run­rún cons­tan­te en su men­te; siem­pre tie­nen que es­tar ac­ti­vos, tra­ba­jan­do mu­cho, con mu­cha vi­da so­cial, vol­ca­dos en los de­más…”, se­ña­la Ma­ría del Mar Martín. Una ma­ne­ra de huir de uno mis­mo.

Se­gún la psi­coa­na­lis­ta Ara­ce­li Fuen­tes, “hay per­so­nas que creen que se las ama por la ima­gen que trans­mi­ten, así que se es­fuer­zan en dar una de­ter­mi­na­da ima­gen. Mu­chas de es­tas per­so­nas no se gus­tan y tra­tan de pa­re­cer dis­tin­tas a co­mo se ven a sí mis­mas”. Se vis­ten to­das las ma­ña­nas, an­tes de sa­lir de ca­sa, con la ima­gen so­cial que creen que les sien­ta me­jor. “Sólo hay que ver có­mo se arre­glan fí­si­ca­men­te al­gu­nas per­so­nas y que mu­chas se ha­cen ci­ru­gía es­té­ti­ca”, apun­ta el psi­quia­tra Do­min­go Díaz del Pe­ral. “No se han plan­tea­do que qui­zás

EL PRO­BLE­MA NO RA­DI­CA EN ES­CON­DER EL DO­LOR A LOS DE­MÁS SINO A UNO MIS­MO EL MA­LES­TAR TIE­NE SÍN­TO­MAS VA­RIA­DOS: AN­SIE­DAD, TRIS­TE­ZA, TEN­SIÓN...

su be­lle­za tie­ne que ver con su im­per­fec­ción, con no ade­cuar­se al ca­non”.

Esa más­ca­ra son­rien­te y de for­ta­le­za se pue­de en­ten­der co­mo una for­ma de in­ten­tar en­ga­ñar­se a uno mis­mo y de di­si­mu­lar an­te los de­más. “Hay quien so­bre­ac­túa cuan­do pa­sa por una ma­la épo­ca. So­bre­ac­túa pa­ra in­ten­tar no per­der sus re­fe­ren­cias ha­bi­tua­les. Bas­tan­tes per­so­nas lle­gan a la con­sul­ta psi­co­ló­gi­ca des­pués de una épo­ca de mu­cha ac­ti­vi­dad”, ex­pli­ca Joa­na Guarch, psi­có­lo­ga del Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na. Co­mo si qui­sie­ran pro­bar­se que, al ha­cer to­do lo que tie­nen que ha­cer y con bue­na ca­ra, no están tan mal. Man­tie­nen su agenda a to­pe, cuan­do “ten­drían que adap­tar su rit­mo de vi­da pa­ra es­tar en ar­mo­nía”, con­si­de­ra Do­min­go Díaz del Pe­ral. “No se pue­de es­tar siem­pre al cien por cien”. En lu­gar de eso, se em­pe­ñan en po­der con to­do, en ven­cer a sus cir­cuns­tan­cias, cuan­do, en reali­dad, el pro­ble­ma es­tá más den­tro que fue­ra. A lar­go pla­zo, esa lu­cha de­ses­pe­ra­da por ne­gar­se el ma­les­tar no sue­le ser un buen ne­go­cio. Un día pue­de lle­gar la go­ta que col­ma el va­so y se pro­du­ce el cru­ji­do, el des­mo­ro­na­mien­to emo­cio­nal, y se cae la más­ca­ra. “O des­co­nec­tas tan­to de lo que te pa­sa que si­gues su­frien­do pe­ro ya no sa­bes ni por qué”, se­ña­la Ma­ría del Mar Martín. “Y aca­bas te­nien­do un vi­da muy po­bre, vi­ves alie­na­do. Y eso es pe­li­gro­so por­que la úni­ca ma­ne­ra de cam­biar lo que no te gus­ta es ser cons­cien­te de ello”.

Ese ma­les­tar psi­co­ló­gi­co pue­de te­ner sín­to­mas muy va­ria­dos: an­sie­dad, an­gus­tia, tris­te­za, ten­sión, irri­ta­bi­li­dad, al­te­ra­cio­nes del sue­ño, pro­ble­mas psi­co­so­má­ti­cos co­mo do­lo­res de ca­be­za o es­to­ma­ca­les… Un ma­les­tar que se es­con­de tras una más­ca­ra son­rien­te y que pue­de te­ner nu­me­ro­sos mo­ti­vos: que a uno no le gus­ta la vi­da que lle­va, con­flic­tos psi­co­ló­gi­cos que se arras­tran des­de ha­ce años, que la pa­re­ja no fun­cio­na, que por cul­pa de pro­ble­mas la­bo­ra­les se des­mo­ro­na la vi­da que se es­tá lle­van­do, que se ha apos­ta­do por una ru­ti­na que en reali­dad no es la que uno desea, que uno es­tá asu­mien­do más res­pon­sa­bi­li­da­des de las que pue­de afron­tar… “Y hay quien de­ja de la­do to­do eso por­que se­gu­ra­men­te no sa­be qué ha­cer con lo que le pa­sa. Es una ma­ne­ra de ne­gar el pro­ble­ma”, afir­ma Ma­ría del Mar Martín. “Es lo que se co­no­ce en psi­coa­ná­li­sis co­mo for­ma­ción reac­ti­va. Una per­so­na sien­te mu­cha tris­te­za y do­lor y lo con­vier­te en lo con­tra­rio”. Es de­cir, ac­ti­vi­dad ca­si fre­né­ti­ca, un su­ce­dá­neo de ale­gría y dis­po­ni­bi­li­dad, un no pa­sa na­da yo pue­do con to­do… El ma­les­tar son­rien­te. “Es al­go que se ve en te­ra­pia”.

“Al­gu­nas per­so­nas con­si­de­ran que son dé­bi­les o in­ma­du­ras por su­frir psi­co­ló­gi­ca­men­te o por pa­de­cer una en­fer­me­dad men­tal”, ex­pli­ca Joa­na Guarch. “Y di­cen en te­ra­pia que sien­ten ver­güen­za de es­tar pa­san­do por una de­pre­sión”. El pro­ble­ma es que la vi­da ca­da vez aprie­ta más. “Y mu­chas per­so­nas no pue­den de­mos­trar su de­bi­li­dad por­que creen que eso re­ba­ja su ima­gen so­cial”, apun­ta Do­min­go Díaz del Pe­ral. Por lo que nie­gan su ma­les­tar y se mar­can más exi­gen­cias de las que pue­den cum­plir. “Lo que au­men­ta el ries­go de de­pri­mir­se”.

Hay quien cree que es­con­dien­do su do­lor an­te los de­más se lo es­con­de a sí mis­mo. “Por­que cuan­do el otro te de­vuel­ve lo que te pa­sa te das cuen­ta de ello”, se­ña­la Ma­ría del Mar Martín. Así que el es­fuer­zo por di­si­mu­lar se con­vier­te prác­ti­ca­men­te en una pro­fe­sión que exi­ge es­tar en aler­ta las 24 ho­ras del día. Pa­ra Ara­ce­li Fuen­tes, “el es­fuer­zo por di­si­mu­lar la tris­te­za o la de­pre­sión no con­du­ce más que a un ca­lle­jón sin sa­li­da. No hay clí­ni­ca sin éti­ca, y la clí­ni­ca de los afec­tos tie­ne re­la­ción con per­so­nas que no quie­ren sa­ber so­bre las de­ter­mi­na­cio­nes in­cons­cien­tes de lo que les pa­sa o que re­cha­zan las ofer­tas vi­ta­les que se les ofre­cen. En cier­ta me­di­da son anoré­xi­cos que re­cha­zan esas ofer­tas. Di­si­mu­lar lo que a uno le ocu­rre tie­ne sus lí­mi­tes, pues hay afec­tos que no se pue­den di­si­mu­lar, co­mo la an­gus­tia. Des­de lue­go, siem­pre es me­jor te­ner el co­ra­je pa­ra afron­tar lo que a uno le pa­sa y pe­dir ayu­da cuan­do es ne­ce­sa­rio, pues el su­fri­mien­to se sue­le aca­bar im­po­nien­do”.

Ade­más hay que te­ner en cuen­ta que no siem­pre es fá­cil iden­ti­fi­car la cau­sa del ma­les­tar. Al­guien tro­pie­za en la ca­lle y se rom­pe el to­bi­llo. Due­le, y to­do el mun­do lo en­tien­de. Pe­ro ¿có­mo ex­pli­car el do­lor emo­cio­nal si no hay ra­dio­gra­fías que mues­tren la frac­tu­ra in­te­rior? No es sen­ci­llo hablar del su­fri­mien­to psi­co­ló­gi­co con uno mis­mo, y mu­cho me­nos con los de­más. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Aus­tra­lia y la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne, mu­chas per­so­nas con de­pre­sión creen que los de­más evi­tan re­la­cio­nar­se con ellas. Así que, mu­chas ve­ces, pa­re­ce más fá­cil co­lo­car­se una más­ca­ra son­rien­te an­tes que in­ten­tar com­par­tir el su­fri­mien­to con los de­más.

En el ca­so de que ese ma­les­tar se de­ba a una en­fer­me­dad men­tal, to­do se com­pli­ca. Do­min­go Díaz del Pe­ral ex­pli­ca que “de­bi­do al des­co­no­ci­mien­to hay una ac­ti­tud so­cial ne­ga­ti­va ha­cia las per­so­nas

que su­fren en­fer­me­da­des psi­co­ló­gi­cas”. Que si una per­so­na que tie­ne una de­pre­sión o un tras­torno de an­sie­dad (pro­ble­mas que, por otra par­te, su­fren mi­llo­nes de es­pa­ño­les) es im­pre­vi­si­ble, que si no pue­de go­ber­nar su vi­da, que si pue­de ser vio­len­ta… “Hay per­so­nas que con­si­de­ran que quie­nes su­fren de­pre­sión son pe­re­zo­sos, dé­bi­les, in­ca­pa­ces”. O, co­mo apun­ta Joa­na Guarch, “sos­pe­chan que al­go ma­lo o ra­ro pa­sa en la fa­mi­lia, que al­gu­na co­sa tie­nen que es­con­der”. O acu­san a la per­so­na que es­tá su­frien­do de que no se quie­re res­pon­sa­bi­li­zar de su vi­da o “de que si tu­vie­ra pro­ble­mas reales no se po­dría per­mi­tir el lu­jo de es­tar de­pri­mi­da”. Pre­jui­cios que fa­vo­re­cen la dis­cri­mi­na­ción. “Por eso mu­cha gen­te no cuen­ta que su­fre una de­pre­sión ni en su en­torno más cer­cano”, se­ña­la Do­min­go Díaz del Pe­ral. Un es­tig­ma so­cial que se pue­de ver agra­va­do en quie­nes se de­di­can a pro­fe­sio­nes en las que es muy im­por­tan­te la ima­gen que se pro­yec­ta: co­mer­cia­les, ven­de­do­res, po­lí­ti­cos, ar­tis­tas… “Veo muy com­pli­ca­do que un po­lí­ti­co se atre­va a re­co­no­cer que es­tá de­pri­mi­do. El 18% de los que tie­nen de­pre­sión lo ocul­tan por mo­ti­vos re­la­cio­na­dos con el es­tig­ma que pue­de su­po­ner en el tra­ba­jo”. Y, se­gún un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to de Psi­quia­tría del King’s Co­lle­ge de Lon­dres, el 71% de los que su­fren de­pre­sión desea es­con­der su pro­ble­ma a los de­más.

El es­tig­ma ha­ce que uno se sien­ta mal con­si­go mis­mo, re­du­ce la au­to­es­ti­ma, dis­pa­ra la cul­pa­bi­li­dad y em­peo­ra el ma­les­tar. El ries­go es que la per­so­na que es­tá su­frien­do se con­vier­te en víc­ti­ma y fis­cal, y se acu­se a sí mis­ma de fal­ta de for­ta­le­za, de pe­re­zo­sa, de no va­ler pa­ra la vi­da ac­tual. Y cai­ga en el au­to­es­tig­ma. El por­ta­zo ca­si de­fi­ni­ti­vo pa­ra no sa­lir de esa si­tua­ción. Co­mo ex­pli­ca Ma­ría del Martín, el au­to­es­tig­ma que ge­ne­ra el ma­les­tar psi­co­ló­gi­co ha­ce que “a la gen­te le cues­te ve­nir al psi­có­lo­go. No quie­ren pe­dir ayu­da por­que no quie­ren apa­re­cer co­mo per­so­nas ro­tas, vul­ne­ra­bles”. Co­mo si hu­bie­ra que po­der con to­do, co­mo si el he­cho de es­tar pa­san­do una ma­la épo­ca, de no po­der con to­do, “te con­vir­tie­ra en me­nos, co­mo si no va­lie­ras”, aña­de Do­min­go Díaz del Pe­ral.

“Pe­ro ¿quién pue­de con to­do?”, se pregunta Joa­na Guarch. “To­do es mu­cho”. Quie­nes se es­fuer­zan por es­con­der su ma­les­tar de for­ma de­ses­pe­ra­da

ACU­DIR AL PSI­CÓ­LO­GO SU­PO­NE RE­NUN­CIAR A UNA CIER­TA IMA­GEN SO­CIAL UN ES­TU­DIO CONS­TA­TA QUE EL 71% DE LOS QUE SU­FREN DE­PRE­SIÓN LO OCUL­TAN

sue­len ser muy au­to­exi­gen­tes, hi­per­res­pon­sa­bles, per­fec­cio­nis­tas. “Sien­ten que to­do pa­sa por ellos, que no pue­den fa­llar”. Evi­den­te­men­te, na­die es­tá obli­ga­do a pu­bli­car a los cua­tro vien­tos o en las redes so­cia­les que es­tá pa­san­do por una ma­la épo­ca. Aun­que es­for­zar­se de­ses­pe­ra­da­men­te por ocul­tar­lo no pa­re­ce una bue­na de­ci­sión. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos han rea­li­za­do cu­rio­sas in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra de­mos­trar­lo. Se­gún in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Mi­chi­gan (Es­ta­dos Uni­dos), in­ten­tar di­si­mu­lar el ma­les­tar pue­de em­peo­rar el es­ta­do de áni­mo. Pa­ra lle­gar a es­ta con­clu­sión, es­tu­dia­ron el com­por­ta­mien­to de va­rios con­duc­to­res de au­to­bús: los que for­za­ban una son­ri­sa fal­sa, por­que no es­ta­ban bien de áni­mos, em­peo­ra­ban.

“La ver­da­de­ra sa­lud men­tal es­tá en in­ten­tar adap­tar las ca­pa­ci­da­des a los re­tos sin for­zar una ima­gen so­cial fal­sa”, con­si­de­ra Do­min­go Díaz del Pe­ral. Pe­ro pa­ra mu­chas per­so­nas no es fá­cil re­co­no­cer que tie­nen que fre­nar. En­trar en el ta­ller de re­pa­ra­ción sig­ni­fi­ca­ría re­nun­ciar a la ima­gen so­cial que pro­yec­tan y cam­biar al­gu­nas co­sas. En de­fi­ni­ti­va, ha­cer­se pre­gun­tas in­có­mo­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.