¿Por qué ca­da ove­ja eli­ge a su pa­re­ja?

El mo­ti­vo por el que se es­co­ge a una per­so­na de­ter­mi­na las di­fe­ren­tes cla­ses de re­la­cio­nes amo­ro­sas en las que in­ter­vie­nen va­rios fac­to­res, des­de la edad has­ta lo que se es­pe­ra de la pa­re­ja con la que se con­vi­ve

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Mar­ta Me­jía, psi­có­lo­ga

A VE­CES SE ELI­GE PA­RE­JA DE MÁS EDAD SI UNO PRE­FIE­RE DE­LE­GAR DE­CI­SIO­NES SI SE TIE­NE MIE­DO AL COM­PRO­MI­SO SE ES­CO­GEN PER­SO­NAS DI­FÍ­CI­LES E INAC­CE­SI­BLES

¿Es por lo que te­ne­mos en co­mún o por lo que nos di­fe­ren­cia? ¿Ele­gi­mos siem­pre el mis­mo ti­po de per­so­na? ¿Bus­ca­mos que se pa­rez­ca o que no se pa­rez­ca a al­guien? Ade­más de la evi­den­te atrac­ción fí­si­ca y de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la per­so­na es­co­gi­da, en el pro­ce­so de em­pa­re­ja­mien­to in­ter­vie­nen otros mu­chos fac­to­res. A me­di­da que cre­ce­mos, des­cu­bri­mos lo que nos gus­ta y lo que no, se lle­va a ca­bo una es­pe­cie de pro­gra­ma­ción emo­cio­nal que per­fi­la el con­jun­to de ras­gos que bus­ca­re­mos en nues­tra pa­re­ja. Las ex­pe­rien­cias y creen­cias de nues­tra in­fan­cia y ado­les­cen­cia, los mo­de­los fa­mi­lia­res, los acon­te­ci­mien­tos de nues­tra his­to­ria emo­cio­nal y afec­ti­va, el có­mo nos ve­mos, los va­lo­res so­cia­les y cul­tu­ra­les del en­torno son ele­men­tos que in­ter­vie­nen y de los que no siem­pre so­mos cons­cien­tes.

Hay otras va­ria­bles que se han de te­ner en cuen­ta, co­mo la pér­di­da re­cien­te de otro com­pa­ñe­ro, pre­sio­nes fa­mi­lia­res o so­cia­les, la edad (qui­zás en el pa­sa­do se eli­gió otra pa­re­ja por di­fe­ren­tes mo­ti­vos), el es­ta­do emo­cio­nal, los ras­gos de per­so­na­li­dad. Si se tien­de a la de­pen­den­cia y a que otros to­men las de­ci­sio­nes, se eli­gen per­so­nas de ma­yor edad, fi­gu­ras pro­tec­to­ras. Si se tie­ne mie­do al com­pro­mi­so o a la in­ti­mi­dad, se es­co­gen pa­re­jas di­fí­ci­les o inac­ce­si­bles que di­fi­cul­tan una sa­na re­la­ción. En oca­sio­nes la elec­ción es por mo­ti­vos muy po­co ro­mán­ti­cos, in­clu­so por co­mo­di­dad.

¿Pa­ra amar o ser ama­do? ¿Pa­ra cui­dar o ser cui­da­do? ¿Pa­ra en­con­trar la fe­li­ci­dad? Pa­ra al­gu­nos es una bús­que­da de afi­ni­dad, afir­mar­se a tra­vés del otro, en­con­trar en él o ella una par­te de no­so­tros mis­mos. Pa­ra otros, es la ne­ce­si­dad de com­ple­men­tar­nos, de ro­dear­nos de ca­rac­te­rís­ti­cas que no po­see­mos. “Soy tí­mi­do y ella se mue­ve me­jor”, “Soy pa­si­va y me va bien que to­me la ini­cia­ti­va”. En la bús­que­da de que el com­pa­ñe­ro ha­ga las co­sas que no he­mos tra­ba­ja­do o no so­mos ca­pa­ces de ha­cer, ¿se le uti­li­za?, ¿se asig­nan pa­pe­les?, ¿se tras­la­dan res­pon­sa­bi­li­da­des?, ¿se su­plen las ca­ren­cias? De lo que no hay du­da es que in­ter­vie­nen las ne­ce­si­da­des: la ne­ce­si­dad de se­gu­ri­dad, a la es­pe­ra de que la pro­tec­ción ven­ga del otro; la ne­ce­si­dad de lle­nar al­gún va­cío in­te­rior en la creen­cia de que las cua­li­da­des per­so­na­les son trans­fe­ri­bles (¿un an­tí­do­to con­tra el des­con­ten­to con­si­go mis­mo?); la ne­ce­si­dad de ale­jar­se de un en­torno que no es gra­ti­fi­can­te; la ne­ce­si­dad de pres­ti­gio, la pa­re­ja ayu­da­rá a cum­plir con las as­pi­ra­cio­nes. In­clu­so se in­ter­pre­ta co­mo una elec­ción nar­ci­sis­ta, en la que el ob­je­to de amor nos re­cuer­da a no­so­tros mis­mos: lo que fui­mos, lo que so­mos o lo que que­re­mos lle­gar a ser.

“A lo lar­go de su vi­da, dos ve­ces ha­bía es­co­gi­do a un hombre que ha­bía re­sul­ta­do ser una desas­tro­sa equi­vo­ca­ción. Char­lie Far­quar­son ha­bía si­do to­do lo con­tra­rio a su pa­dre: agra­da­ble pe­ro dé­bil. Boy Fitz­her­bert ha­bía si­do igual que Lev, obs­ti­na­do y egoís­ta. Y por fin ha­bía en­con­tra­do a Lloyd que era fuer­te y ama­ble a la vez, no lo ha­bía ele­gi­do por su ca­te­go­ría so­cial ni por lo que po­día re­por­tar­le, úni­ca­men­te por ser un hombre de una bon­dad ex­tra­or- di­na­ria. Era ca­ri­ño­so. Era lis­to, era leal y la ado­ra­ba. Daisy ha­bía tar­da­do mu­cho en dar­se cuen­ta de que él era lo que bus­ca­ba. Qué ton­ta ha­bía si­do”. Daisy es uno de los per­so­na­jes de El in­vierno del mun­do de Ken Fo­llet (Pla­za & Ja­nés). Pa­re­ce ser que te­ne­mos una es­pe­cie de pa­trón de la per­so­na que nos gus­ta, tan­to en lo fí­si­co co­mo en lo emo­cio­nal. Har­vi­lle Hen­drix, au­tor de Get­ting the lo­ve you want (2007), no tra­du­ci­do al cas­te­llano, ex­pli­ca que tras más de vein­te años co­mo ex­per­to con­se­je­ro, ha com­pro­ba­do que la elec­ción de pa­re­ja se ba­sa en al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de los pa­dres. Y más en las cua­li­da­des ne­ga­ti­vas que en las po­si­ti­vas; en oca­sio­nes es una bús­que­da del opues­to. “Eres co­mo yo –pen­só Daisy–, di­ces siem­pre lo que pien­sas. No me ex­tra­ña que Lloyd se ha­ya enamo­ra­do de mí: soy la es­tam­pa de su ma­dre, ¡sólo que más jo­ven!”, reflexiona en otro mo­men­to el per­so­na­je de la obra.

“Mi ma­dre era muy dis­tan­te, te­nía po­co tiem­po o in­te­rés pa­ra de­di­car a sus hi­jos. Isa­bel es dul­ce y ca­ri­ño­sa y creo que fue lo que más me atra­jo de ella des­de el prin­ci­pio”, afir­ma En­ri­que, de 52 años. “Vi­ví muy de cer­ca las his­to­rias de in­fi­de­li­dad de mi pa­dre y lo que más va­lo­ro es la leal­tad de mi ma­ri­do”, sub­ra­ya Mon­tse, de 48 años. Pa­ra los psi­coa­na­lis­tas, el pro­ce­so de elec­ción de pa­re­ja se ba­sa en el “con­jun­to de pen­sa­mien­tos, emo­cio­nes, imá­ge­nes e im­pul­sos, en gran par­te –o por com­ple­to– in­cons­cien­tes, al­re­de­dor de las re­la­cio­nes pa­dres e hi­jos, que or­ga­ni­zan el fun­cio­na­mien­to men­tal”. Pa­ra Freud, el com­ple­jo de Edi­po tie­ne que ver con el pro­fun­do amor por el pa­dre del se­xo con­tra­rio y la ri­va­li­dad y re­cha­zo del pa­dre del mis­mo se­xo; o con el amor al pa­dre del mis­mo se­xo y la ex­clu­sión del otro, con to­dos lo sen­ti­mien­tos am­bi­va­len­tes de amor, odio y cul­pa que di­chas di­ná­mi­cas ge­ne­ran.

Des­de la pers­pec­ti­va de la psi­co­lo­gía evo­lu­cio­nis­ta, Da­vid M. Buss, ca­te­drá­ti­co de Psi­co­lo­gía So­cial de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin y co­no­ci­do por sus es­tu­dios so­bre las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro en la elec­ción se­xual, lle­vó a ca­bo un es­tu­dio so­bre la con­duc­ta de em­pa­re­ja­mien­to con una mues­tra de más de diez mil per­so­nas en trein­ta y sie­te cul­tu­ras di­fe­ren­tes al­re­de­dor del mun­do.

En su li­bro La evo­lu­ción del de­seo: es­tra­te­gias del em­pa­re­ja­mien­to hu­mano (Alian­za Edi­to­rial) ex­pli­ca los mo­ti­vos por los que nos em­pa­re­ja­mos, por­que nos sen­ti­mos atraí­dos ha­cia otra per­so­na co­mo pa­re­ja po­ten­cial y qué ras­gos ha­cen mu­tua­men­te atrac­ti­vos a los miem­bros de nues­tra es­pe­cie. Apo­ya­do en los re­sul­ta­dos de sus in­ves­ti­ga­cio­nes, el au­tor desa­rro­lla sus pro­vo­ca­do­ras te­sis so­bre pre­fe­ren­cias: “Ellos se guían más por la vis­ta y ellas por el oí­do (por lo que es­cu­chan y quie­ren es­cu­char)”.

“To­dos des­cen­de­mos de una lar­ga y con­ti­nua lí­nea de an­te­pa­sa­dos que com­pi­tie­ron con éxi­to por pa­re­jas desea­bles (…) Per­vi­ve en no­so­tros un le­ga­do se­xual de esas his­to­rias de éxi­to”, afir­ma Buss. El psi­có­lo­go des­ta­ca el ries­go que su­po­nía pa­ra las mu­je­res de nues­tro pa­sa­do evo­lu­ti­vo el man­te­ner

re­la­cio­nes se­xua­les que no ga­ran­ti­za­sen el apo­yo y cui­da­do com­par­ti­do de la des­cen­den­cia. Es­to las lle­vó a ser más se­lec­ti­vas con res­pec­to a sus pa­re­jas. Buss sos­tie­ne que las pre­di­lec­cio­nes del se­xo fe­me­nino de­ter­mi­nan en gran me­di­da la evo­lu­ción de la es­pe­cie por­que es la hem­bra la que de­ci­de cuán­do se em­pa­re­ja, con quién y con qué fre­cuen­cia. ¿No se es­cu­cha a me­nu­do de­cir que son ellas que es­co­gen y que el hombre to­ma la ini­cia­ti­va pe­ro en de­fi­ni­ti­va es la mu­jer la que de­ci­de? El au­tor ase­gu­ra, por otra par­te, que los se­res hu­ma­nos han desa­rro­lla­do me­ca­nis­mos psi­co­ló­gi­cos de­di­ca­dos en ex­clu­si­va al cálcu­lo de cos­tes y be­ne­fi­cios en las in­ter­ac­cio­nes per­so­na­les. La ma­yor par­te de es­to su­ce­de sin que sea­mos cons­cien­tes.

El cálcu­lo cos­te-be­ne­fi­cio pa­ra el em­pa­re­ja­mien­to, por ejem­plo, di­fie­re del cálcu­lo cos­te-be­ne­fi­cio pa­ra ami­gos o pa­rien­tes. Así, la gen­te no tie­ne pro­ble­ma en tolerar que al­gu­nos fa­mi­lia­res, in­clu­so los hi­jos, de­jen de co­rres­pon­der a los cui­da­dos que re­ci­ben; pe­ro no to­le­ra el fa­llo en la re­ci­pro­ci­dad en el ca­so de los ami­gos. Otro ejem­plo: te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con otra per­so­na es una trai­ción en una re­la­ción de pa­re­ja, pe­ro no en una amis­tad (¡a me­nos que sea con la pa­re­ja del ami­go!).

Helen Fis­her, pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Rut­gers (Nue­va Jer­sey) es una de las an­tro­pó­lo­gas más pro­mi­nen­tes en los Es­ta­dos Uni­dos. Sus in­ves­ti­ga­cio­nes du­ran­te más de trein­ta años la acre­di­tan co­mo ex­per­ta en la bio­lo­gía ce­re­bral del amor y la atrac­ción se­xual. Ha rea­li­za­do prue­bas ce­re­bra­les a mi­les de per­so­nas, y en ellos ha vis­to que el amor ro­mán­ti­co mues­tra una ac­ti­vi­dad es­pe­cial en el ce­re­bro, pa­re­ci­da a la que pro­du­cen las adic­cio­nes. “La per­so­na se en­cuen­tra al­ta­men­te mo­ti­va­da, ca­da vez ne­ce­si­ta ver al otro más, y más, y más; tie­ne el pa­trón de una adic­ción”. En su li­bro Why him?

Why her? (¿Por qué él? ¿Por qué ella?) Henry Holt sos­tie­ne que el amor ro­mán­ti­co es una de las ma­yo­res mo­ti­va­cio­nes y que de he­cho qui­zás es­te­mos pro­gra­ma­dos pa­ra enamo­rar­nos de más de una per­so­na du­ran­te nues­tra vi­da por­que sim­ple­men­te ne­ce­si­ta­mos la gra­ti­fi­ca­ción de nues­tras ne­ce­si­da­des de amar y ser ama­dos.

Holt de­fi­ne la ex­pe­rien­cia del enamo­ra­mien­to co­mo un ins­tin­to bio­ló­gi­co que in­clu­ye: el im­pul­so se­xual se­lec­ti­vo aso­cia­do con la ob­se­sión ha­cia una per­so­na; el amor ro­mán­ti­co in­ten­so de la eta­pa ini­cial de la re­la­ción y el ape­go (sen­ti­mien­tos in­ten­sos de per­ma­nen­cia a lar­go pla­zo con la pa­re­ja). Tres as­pec­tos o eta­pas que tie­nen co­mo fi­na­li­dad la re­pro­duc­ción exi­to­sa. El de­seo se­xual in­du­ce a la ca­za del com­pa­ñe­ro, la pa­sión ro­mán­ti­ca es­tre­cha el fo­co y la ener­gía ha­cia un so­lo in­di­vi­duo y el ape­go in­du­ce a for­ta­le­cer el víncu­lo pa­ra criar a la des­cen­den­cia. Tres sis­te­mas coor­di­na­dos en el ám­bi­to neu­ro­quí­mi­co, ca­da uno con sus res­pec­ti­vas hor­mo­nas. La quí­mi­ca de­trás del enamo­ra­mien­to.

En sus es­tu­dios con ocho mi­llo­nes de per­so­nas en un por­tal de con­tac­tos de in­ter­net (Match), Fis­her es­tá bus­can­do la res­pues­ta a por qué nos enamo­ra­mos de una per­so­na y no de otra. De mo­men­to ha es­ta­ble­ci­do cua­tro es­ti­los de per­so­nas aso­cia­das al cir­cui­to hor­mo­nal que pre­do­mi­na en ellas (do­pa­mi­na, se­ro­to­ni­na, tes­tos­te­ro­na, es­tró­geno-oxi­to­ci- na). Los dos pri­me­ros gru­pos, a los que lla­ma ex­plo­ra­do­res y cons­truc­to­res, por su for­ma de mo­ver­se en la vi­da, sue­len bus­car gen­te co­mo ellos. Los otros dos tipos, di­rec­to­res y ne­go­cia­do­res, sue­len bus­car a gen­te dis­tin­ta a ellos. Pe­ro, ¿Pue­de du­rar el amor? Pa­re­ce que sí. Por el es­cá­ner de Helen Fis­her pa­sa­ron tam­bién per­so­nas que, tras 20 años de ma­tri­mo­nio, de­cían se­guir enamo­ra­das y en­con­tró la mis­ma ac­ti­vi­dad en la mis­ma zo­na del ce­re­bro que los del gru­po del amor ro­mán­ti­co. Con una di­fe­ren­cia: “Cuan­do te aca­bas de enamo­rar, ade­más sien­tes mu­cha an­sie­dad; a lar­go pla­zo, no”, con­clu­ye.

“ELLOS SE GUÍAN POR LA VIS­TA, ELLAS POR LO QUE OYEN”, DE­FIEN­DE UN PSI­CÓ­LO­GO

Los psi­có­lo­gos Luis Gó­mez Ja­cin­to y Ma­ría Isa­bel Hom­bra­dos Men­die­ta de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga in­ves­ti­ga­ron en el 2011, des­de una pers­pec­ti­va evo­lu­ti­va, la di­fe­ren­cia de se­xo en las pre­fe­ren­cias de edad de la pa­re­ja, ba­sa­dos en el cen­so de ma­tri­mo­nios ce­le­bra­dos en Es­pa­ña en­tre 1976 y 2006 (13.292.902 per­so­nas). En con­so­nan­cia con las hi­pó­te­sis evo­lu­ti­vas, en­con­tra­ron que los va­ro­nes eli­gen pa­ra ca­sar­se a pa­re­jas más jó­ve­nes que ellos y es­ta di­fe­ren­cia de edad au­men­ta cuan­to más en­ve­je­cen. Las mu­je­res pre­fie­ren ge­ne­ral­men­te a pa­re­jas ma­yo­res a lo lar­go de to­do su ci­clo vi­tal. Es­te pa­trón di­fe­ren­cial se­gún el se­xo se man­tie­ne es­ta­ble a lo lar­go de los años ana­li­za­dos y se ve po­co afec­ta­do por fac­to­res co­mo la pro­fe­sión, la re­li­gión, el es­ta­do ci­vil o la pro­ce­den­cia geo­grá­fi­ca.

En teo­ría to­dos te­ne­mos una idea de có­mo ha­bría de ser él o ella. ¿Pe­ro realmente fun­cio­na? En la prác­ti­ca mu­chas per­so­nas se equi­vo­can al ele­gir a su pa­re­ja. Al­gu­nas lo ha­cen por ba­ja au­to­es­ti­ma o mie­do a la so­le­dad. Otras res­tan im­por­tan­cia o ig­no­ran ele­men­tos re­le­van­tes en sus pa­tro­nes de se­lec­ción: “fi­jar­se en el fí­si­co es de gen­te su­per­fi­cial”, “el di­ne­ro no im­por­ta, lo que im­por­ta es el amor”, “no im­por­ta que no ten­ga es­tu­dios”, “ya cam­bia­rá”, “sus his­to­rias han si­do un desas­tre, pe­ro con­mi­go se­rá di­fe­ren­te”, “los po­los opues­tos se atraen”. Con fre­cuen­cia se de­po­si­tan ex­pec­ta­ti­vas idea­li­za­das de pla­cer y bie­nes­tar, se es­pe­ra que la per­so­na lle­ne las ca­ren­cias, re­suel­va las di­fi­cul­ta­des y pro­por­cio­ne la fe­li­ci­dad que por si mis­mo no se ca­paz de ex­pe­ri­men­tar. Se pro­yec­tan los pro­pios de­seos y ne­ce­si­da­des. Se par­te de una ac­ti­tud pro­tec­to­ra o de­pen­dien­te, ge­ne­ro­sa o egoís­ta. Amo por­que me aman, me aman por­que amo, te ne­ce­si­to por­que te quie­ro o te quie­ro por­que te ne­ce­si­to… pa­tro­nes de se­lec­ción inade­cua­dos, idea­li­za­dos o in­con­gruen­tes que con el tiem­po y tras la con­vi­ven­cia lle­van a to­mar con­cien­cia de la elec­ción y es cuan­do se de­ci­de con­ti­nuar o in­te­rrum­pir­la.

Son mu­chas las va­ria­bles que in­ter­vie­nen a la ho­ra de em­pa­re­jar­se pe­ro es­tá cla­ro que amar y ser ama­do es una de las ex­pe­rien­cias más gra­ti­fi­can­tes y ca­bría pre­gun­tar­se qué hay de­trás de nues­tras elec­cio­nes, el por­qué de los fra­ca­sos y qué ne­ce­si­ta­mos ha­cer cons­cien­te pa­ra una fu­tu­ra elec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.