EL JA­BÓN

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Me apa­sio­na la his­to­ria de los ob­je­tos hu­mil­des que tie­nen sin em­bar­go una im­por­tan­cia trans­cen­den­tal en la his­to­ria. La gen­te co­no­ce a los au­to­res de los gran­des in­ven­tos: la ma­qui­na de va­por, el te­lé­fono, el te­lé­gra­fo, in­ter­net. Pe­ro hay otros in­ven­tos igual­men­te im­por­tan­tes de ori­gen des­co­no­ci­do. Por ejem­plo, el ja­bón. La hi­gie­ne fue tan de­ci­si­va pa­ra la pro­tec­ción de la sa­lud co­mo la me­di­ci­na y la ali­men­ta­ción. Y el ja­bón, al pa­re­cer, pro­ta­go­ni­zó es­ta con­quis­ta. Aca­bo de leer­lo en el li­bro de Lan­des La ri­que­za y la po­bre­sa de las na­cio­nes. Me he que­da­do tan pas­ma­do, que he de­ci­di­do de­di­car al­gu­nos ar­tícu­los a la reivin­di­ca­ción de pe­que­ños in­ven­tos be­ne­fac­to­res. Les avan­zo al­gu­nos: las ga­fas, el lá­piz, el des­tor­ni­lla­dor, la fre­go­na, la cre­ma­lle­ra, el bo­tón, y en otro or­den de co­sas, el ajedrez o la ba­ra­ja. Es­te úl­ti­mo ob­je­to me re­cuer­da una anéc­do­ta –apó­cri­fa– de Una­muno. En una oca­sión, el es­cri­tor es­ta­ba en la taberna de un pue­blo don­de unos ve­ci­nos ju­ga­ban a las car­tas. En un mo­men­to de en­tu­sias­mo, uno de los ju­ga­do­res ex­cla­mó: “¡El que in­ven­tó las car­tas ha si­do el hombre más in­te­li­gen­te que ha exis­ti­do!” Una­muno, que era un gran dor­mi­lón, se acer­có y le pre­gun­tó: “¿Y qué me di­ce us­ted del que in­ven­tó la ca­ma?” Des­pués de un ins­tan­te de desconcierto, el lu­ga­re­ño le res­pon­dió: “¡Es que fue el mis­mo!” Se non è ve­ro è ben tro­va­to. To­dos mis pe­que­ños ob­je­tos han si­do crea­dos por el ta­len­to prác­ti­co y com­par­ti­do de la hu­ma­ni­dad. Por eso, pro­pon­go ele­var un mo­nu­men­to al in­ven­tor des­co­no­ci­do.

Pe­ro vol­va­mos al ja­bón. El ori­gen de la pa­la­bra es in­cier­to. Una an­ti­gua le­yen­da lo re­la­cio­na con el mon­te Sa­po, en Gre­cia, don­de se pro­du­jo es­pon­tá­nea­men­te la sa­po­ni­fi­ca­ción, la reacción quí­mi­ca que pro­du­ce el ja­bón, y que es la unión de una gra­sa ve­ge­tal o ani­mal con un ál­ca­li. En el mon­te Sa­po, se ofre­cían en sa­cri­fi­cio mu­chos ani­ma­les, y la mez­cla de su gra­sa con la ce­ni­za, al llo­ver, pro­du­cía un li­mo que se usa­ba pa­ra la­var y que ha­cía es­pu­ma.

Es más ri­gu­ro­so pen­sar que ja­bón tie­ne la mis­ma raíz ger­má­ni­ca que se­bo. De Ger­ma­nia se im­por­tó el ja­bón en la épo­ca ro­ma­na, aun­que Pli­nio di­ga que era un in­ven­to ga­lo, pe­ro ya Ho­me­ro lo ha­bía men­cio­na­do y se usa­ba en Me­so­po­ta­mia tres mil años an­tes de nues­tra era. Po­si­ble­men­te to­das es­tas atribuciones sean cier­tas, por­que uno de los he­chos más sor­pren­den­tes de la his­to­ria de la cul­tu­ra es que una mis­ma co­sa se in­ven­tó en va­rios si­tios de for­ma in­de­pen­dien­te. La agri­cul­tu­ra al me­nos se in­ven­to seis ve­ces, y la es­cri­tu­ra cu­nei­for­me, la je­ro­glí­fi­ca egip­cia y la chi­na no tie­nen na­da que ver.

UNA AN­TI­GUA LE­YEN­DA RE­LA­CIO­NA EL ORI­GEN DE LA PA­LA­BRA JA­BÓN CON EL MON­TE SA­PO, EN GRE­CIA

In­du­da­ble­men­te so­mos una es­pe­cie fér­til en in­ven­tos. An­da­lu­cía tie­ne un pa­pel im­por­tan­te en la his­to­ria del ja­bón. En el si­glo X, los ára­bes cons­tru­ye­ron en Se­vi­lla la ma­yor ja­bo­ne­ría de Eu­ro­pa. Esas in­dus­trias se lla­ma­ban al­mo­nas, pa­la­bra que se ha man­te­ni­do en uso has­ta ha­ce po­co tiem­po.

La quí­mi­ca del ja­bón es cu­rio­sa, por­que es una de­mos­tra­ción del pro­ver­bio “La man­cha de una mo­ra con otra ver­de se qui­ta”. En es­te ca­so, la man­cha de gra­sa con gra­sa se lim­pia. Hay sus­tan­cias hi­dró­fi­las –que aman el agua–, sus­tan­cias hi­dró­fo­bas –que la odian– y otras que tie­nen su al­ma quí­mi­ca di­vi­di­da y la aman y la odian a la vez. Es­te es el ca­so del ja­bón, que atrae la gra­sa de las man­chas sin se­pa­rar­se del agua. Te­ner to­do es­to pre­sen­te al mi­rar la hu­mil­de pas­ti­lla de ja­bón es lo que los in­for­má­ti­cos lla­man un po­co pre­sun­tuo­sa­men­te “vi­vir en la reali­dad au­men­ta­da”. La ha­ce más in­tere­san­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.