Ofi­ci­na com­par­ti­da

La unión es la fuer­za

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Cris­ti­na Sáez

Tal vez des­de fue­ra pa­rez­ca atrac­ti­vo eso de no te­ner un ho­ra­rio fi­jo ni je­fe di­rec­to, o po­der tra­ba­jar des­de ca­sa en pi­ja­ma o des­de una pla­ya o un ca­fé. Sin em­bar­go no es oro to­do lo que re­lu­ce y ca­da vez son más los au­tó­no­mos que op­tan por com­bi­nar las ven­ta­jas de ir por li­bre con un am­bien­te de ofi­ci­na. Nue­vas for­mas de tra­ba­jar pa­ra nue­vos tiem­pos

Cuan­do Ilea­na y An­drea de­ci­die­ron po­ner en mar­cha El·lo­cal48 no te­nían ni idea de que aquel con­cep­to ya exis­tía, ni de que en Es­ta­dos Uni­dos co­men­za­ba a po­pu­la­ri­zar­se. Tam­po­co po­dían ima­gi­nar­se que unos años des­pués se pon­dría de mo­da en to­do el mun­do. Co­rría el 2006 y es­tas dos ar­qui­tec­tas sólo sa­bían que es­ta­ban can­sa­das de tra­ba­jar en una gran em­pre­sa, que que­rían es­ta­ble­cer­se por su cuen­ta y abrir su des­pa­cho. Y les pa­re­cía que se­ría en­ri­que­ce­dor ha­cer­lo jun­to a otros pro­fe­sio­na­les au­tó­no­mos de otros ám­bi­tos. Tal vez así po­drían en­tre­te­jer­se re­la­cio­nes e in­ter­cam­bio de ideas, in­clu­so dar­se apor­ta­cio­nes en­tre pro­yec­tos.

Se pu­sie­ron ma­nos a la obra. Co­men­ta­ron la idea con más gen­te, vie­ron que a to­do el mun­do le pa­re­cía ge­nial y tras bus­car es­pa­cios du­ran­te al­gu­nos me­ses, fi­nal­men­te en­con­tra­ron un an­ti­guo ta­ller tex­til y de con­fec­ción, en un pa­sa­je del cen­tro de Bar­ce­lo­na, que se ade­cua­ba a sus ne­ce­si­da­des. Lo aco­mo­da­ron, res­pe­tan­do la es­té­ti­ca del lu­gar y tra­tan­do de op­ti­mi­zar al má­xi­mo el mo­bi­lia­rio que ha­bía. Al po­co abrie­ron El·lo­cal48, de dos pi­sos y es­pí­ri­tu bohe­mio, en el que di­se­ña­do­res, fo­tó­gra­fos, es­cri­to­res, pe­rio­dis­tas, ar­qui­tec­tos, en­tre­na­do­res e in­clu­so una es­cue­la de co­mu­ni­ca­ción y una aso­cia­ción de re­fle­xó­lo­gos, tra­ba­jan co­do con co­do.

“Cuan­do em­pe­za­mos a dar­le vuel­tas a la idea no ha­bía­mos ni oí­do hablar de co­wor­king – con­fie­sa Ilea­na Gar­cía–. No­so­tras que­ría­mos mon­tar un es­pa­cio don­de la gen­te no sólo vi­nie­ra a tra­ba­jar, sino que ade­más pu­die­ra par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las, fue­ran lú­di­cas o de for­ma­ción: des­de un ci­ne fó­rum a un cur­so de pi­la­tes o de con­ta­bi­li­dad pa­ra au­tó­no­mos. De ahí que al po­co de abrir, tam­bién pu­sié­ra­mos en mar­cha una aso­cia­ción cul­tu­ral con la que pro­gra­ma­mos ta­lle­res, ac­tos y cur­sos”.

Pue­de que El·lo­cal48 sea uno de los pri­me­ros es­pa­cios de tra­ba­jo con­jun­to que se abrie­ron en Es­pa­ña. O tal vez la gen­te an­tes com­par­tía es­pa­cios sin que fue­ra cons­cien­te de que aque­llo fue­ra no­ve­do­so o sin dar­le un nom­bre con­cre­to. Lo cier­to es que ha­ce tan sólo un par de años o tres que se oye hablar de es­ta prác­ti­ca de com­par­tir es­pa­cio de tra­ba­jo y de que pro­li­fe­ran ca­da vez más lo­ca­les en to­da Es­pa­ña.

De he­cho, en 2010, ape­nas ha­bía una trein­te­na de es­tos si­tios, ubi­ca­dos en­tre Ma­drid y Bar­ce­lo­na. En cam­bio, hoy hay cien­tos re­par­ti­dos en San Se­bas­tián, Se­vi­lla, Va­len­cia, Bil­bao, Gran Ca­na­ria, en­tre otros, y la cifra va en au­men­to. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Co­wor­king Spain, el ma­yor di­rec­to­rio de es­pa­cios de es­te ti­po que exis­te en Es­pa­ña, en 2102 se abrie­ron la mi­tad de los es­pa­cios que exis­ten ac­tual­men­te y el nú­me­ro de lu­ga­res se tri­pli­ca ca­da año des­de 2010.

De Es­ta­dos Uni­dos al res­to del mun­do

El tra­ba­jo con­jun­to es una prác­ti­ca muy ex­ten­di­da en­tre los free­lan­ce (au­tó­no­mos) es­ta­dou­ni­den­ses; de he­cho, se sue­le atri­buir al pro­gra­ma­dor Brad Neur­berg la in­ven­ción de es­ta prác­ti­ca; en 2005 se le ocu­rrió que tal vez po­día com­bi­nar los be­ne­fi­cios de tra­ba­jar en ca­sa y ser in­de­pen­dien­te con la es­truc­tu­ra y las ven­ta­jas de es­tar con­tra­ta­do e ir ca­da día a la ofi­ci­na; en es­pe­cial, el po­der hablar ca­ra a ca­ra con otros com­pa­ñe­ros. Así que al­qui­ló un es­pa­cio pa­ra va­rias per­so­nas y em­pe­zó a re­clu­tar pro­fe­sio­na­les. La idea se po­pu­la­ri­zó rá­pi­do y se ex­ten­dió por to­do el país. Lue­go sal­tó a Eu­ro­pa y aho­ra se abre pa­so con fuer­za en Asia.

“Cuan­do mi her­ma­na vol­vió de San Fran­cis­co y vio lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do, me ex­pli­có que se lla­ma­ba co­wor­king y que allí era muy co­mún”, cuen­ta Ma­nuel Zea, fun­da­dor de Co­wor­king Spain. Cuan­do Zea aca­bó Ar­qui­tec­tu­ra, mon­tó con unos ami­gos un es­tu­dio en el só­tano pro­pie­dad de la fa­mi­lia de uno de ellos; lue­go se cam­bia­ron a un ta­ller de motos que te­nían sus pa­dres. Lo aco­mo­da­ron y con­vir­tie­ron en una ofi­ci­na. Y co­mo era bas­tan­te gran­de, le pro­pu­sie­ron a más co­le­gas com­par­tir­lo. Fue así co­mo en el 2007 na­ció Wor­kin­gS­pa­ce. Al prin­ci­pio eran sólo dos ar­qui­tec­tos, un di­se­ña­dor in­dus­trial y, a ve­ces, la her­ma­na de uno de ellos, que era di­se­ña­do­ra grá­fi­ca. “Cuan­do em­pe­za­mos era com­pli­ca­do atraer a gen­te. Te­nías que ex­pli­car mu­cho qué ha­cías, y el por­qué de com­par­tir es­pa­cio. A la gen­te le sor­pren­día que en nues­tra ofi­ci­na no hu­bie­ra des­pa­chos, que to­do fue­ra abier­to”, re­cuer­da Zea.

La idea que hay de­trás de es­ta fór­mu­la es que pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tos ám­bi­tos com­par­tan la mis­ma ofi­ci­na y los gas­tos. Sa­le mu­cho más a cuen­ta: no

es lo mis­mo al­qui­lar un lo­cal pa­ra uno so­lo y ha­cer­se car­go de luz, agua, gas, in­ter­net y te­lé­fono, que pa­gar una cuo­ta men­sual que os­ci­la en­tre los 100 y los 300 eu­ros, y dis­po­ner de me­sa, en al­gu­nos ca­sos men­sa­je­ría y to­dos los ser­vi­cios ne­ce­sa­rios pa­ra tra­ba­jar. Ade­más, al en­trar a for­mar par­te de uno de es­tos lu­ga­res, tam­bién tie­nes ac­ce­so a es­pa­cios com­par­ti­dos, co­mo una co­ci­na o una sa­la de reuniones, e in­clu­so lu­ga­res pa­ra re­la­jar­se: en el·lo­cal48 tie­nen unos so­fás y una ba­rra de bar pa­ra to­mar un ca­fé; en La Gua­ri­da Crea­ti­va, en Mós­to­les, hay una zo­na chill out; y en Wor­ket­her, en Va­len­cia, in­clu­so dis­po­nen de un mi­ni cam­po de golf y apa­ra­tos de gim­na­sia. “El bie­nes­tar per­so­nal te ha­ce ser mu­cho más pro­duc­ti­vo en me­nos tiem­po. Es una fi­lo­so­fía muy de Goo­gle”, ex­pli­ca Zea.

No sen­tir­se so­los

Las per­so­nas que de­ci­den op­tar por es­te ti­po de es­pa­cios sue­len es­tar, en ge­ne­ral, en­tre los 30 y los 40; la ma­yo­ría tan sólo ne­ce­si­tan un por­tá­til, un te­lé­fono mó­vil y una co­ne­xión a In­ter­net pa­ra tra­ba­jar. No obs­tan­te, por atrac­ti­vo que pue­da pa­re­cer des­de fue­ra eso de no te­ner je­fe di­rec­to, de po­der tra­ba­jar en pi­ja­ma des­de la ca­ma o des­de una pla­ya, y dis­po­ner de fle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria, lo cier­to es que los que tra­ba­jan por cuen­ta pro­pia, a me­nu­do, echan de me­nos el tra­ba­jo en gru­po por lo que apor­ta de so­cia­li­za­dor.

Isa­bel Pé­rez, fun­da­do­ra de Meet Bar­ce­lo­na, de­jó de tra­ba­jar en una em­pre­sa pa­ra ha­cer­lo por su cuen­ta, al prin­ci­pio des­de ca­sa. “Es­tu­ve tres me­ses así y me subía por las paredes. Me sentía so­la, ape­nas ha­bla­ba con na­die en el día a día. Ade­más de que te­nía mil dis­trac­cio­nes: que si aho­ra po­nes una la­va­do­ra, que si ba­jas a ha­cer la com­pra, que si vi­si­tas la ne­ve­ra… Y al fi­nal del día te­nía la sen­sa­ción de que no ha­bía he­cho na­da, a pe­sar de que la jor­na­da se ha­bía di­la­ta­do mu­cho y ha­cía más ho­ras”.

Al­qui­lar un es­pa­cio de tra­ba­jo era inasu­mi­ble pa­ra Isa­bel Pé­rez, por lo que co­men­zó a bus­car un es­pa­cio de tra­ba­jo pa­ra al­qui­lar que fue­ra lo su­fi­cien­te­men­te gran­de co­mo pa­ra po­der­lo com­par­tir con otros au­tó­no­mos y así aba­ra­tar cos­tes. “Un lo­cal pa­ra uno so­lo no ba­ja de los 600 eu­ros”. Co­mo no en­con­tra­ba lo que te­nía en men­te, aca­bó mon­tan­do Meet Bar­ce­lo­na, un cen­tro de tra­ba­jo con­jun­to ubi­ca­do en pleno co­ra­zón de la ciu­dad.

“Pa­ra mí la prin­ci­pal ven­ta­ja de ve­nir a tra­ba­jar en un es­pa­cio así es emo­cio­nal: po­der le­van­tar­te por la ma­ña­na e ir a un lu­gar en el que hay 10 o 15 per­so­nas que están co­mo tú, que se en­fren­tan a pro­ble­mas si­mi­la­res y con las que pue­des hablar y co­men­tar tus co­sas”, cuen­ta Pé­rez.

No sen­tir­se so­lo y aba­ra­tar cos­tes son dos de la ven­ta­jas del co­wor­king, pe­ro no las úni­cas. Otra, fun­da­men­tal, es con­se­guir se­pa­rar la vi­da pro­fe­sio­nal de la per­so­nal y dis­po­ner de un am­bien­te de tra­ba­jo que ayu­de en la con­cen­tra­ción. Pa­ra Mi­guel Usa­bia­ga, al frente de Co­wor­king Do­nos­ti, “qui­zás si uno es muy dis­ci­pli­na­do pue­de tra­ba­jar des­de ca­sa, pe­ro hay mu­chas dis­trac­cio­nes, los com­pro-

mi­sos fa­mi­lia­res. Un es­pa­cio de tra­ba­jo com­par­ti­do es un di­na­mi­za­dor de ac­ti­vi­dad, un con­den­sa­dor de ener­gía. Ve­nir aquí y es­tar con otros que están tra­ba­jan­do ha­ce que te con­ta­gies de ese am­bien­te, y que no des­pe­gues la ca­be­za del or­de­na­dor. Con­si­gues un gra­do al­to de con­cen­tra­ción, tan­to que a ve­ces –afir­ma bro­mean­do– les di­go a mis com­pa­ñe­ros que… ¡ten­dría­mos que hablar más!”.

Fo­men­tar la co­mu­ni­dad

Uno de los be­ne­fi­cios más im­por­tan­tes de tra­ba­jar jun­to a otros pro­fe­sio­na­les es que se fo­men­ta la co­la­bo­ra­ción: no se tra­ta sólo de com­par­tir ofi­ci­na y gas­tos, sino tam­bién ideas, co­no­ci­mien­tos, crea­ti­vi­dad. “Un es­pa­cio de tra­ba­jo com­par­ti­do no es sim­ple­men­te un lu­gar al que uno va a tra­ba­jar por las ma­ña­nas pa­ra no es­tar so­lo en ca­sa –se­ña­la Ma­nuel Zea, de Co­wor­king Spain-, sino que es un es­pa­cio en el que sa­bes quién par­ti­ci­pa, co­no­ces a tus com­pa­ñe­ros, es­ta­ble­ces re­la­cio­nes la­bo­ra­les y com­par­tes con­tac­tos, ha­bi­li­da­des, ideas e in­clu­so pro­yec­tos aje­nos a tu dis­ci­pli­na que de re­pen­te te pue­den abrir nue­vas vías la­bo­ra­les. Hay in­clu­so quien di­ce que el co­wor­king es la ver­sión fí­si­ca de las redes so­cia­les en in­ter­net”.

De he­cho, el es­tu­dio rea­li­za­do por Co­wor­king Spain se­ña­la que cua­tro de ca­da 10 de es­te ti­po de tra­ba­ja­do­res ven au­men­ta­dos sus in­gre­sos des­de que com­par­ten es­pa­cio. Y es­to se de­be a esas si­ner­gias que se es­ta­ble­cen. En ca­sa, el au­tó­no­mo tie­ne que pro­du­cir tra­ba­jo y, a la vez, bus­car nue­vos pro­yec­tos y clien­tes. De ma­ne­ra que un es­fuer­zo es igual a un re­sul­ta­do. “En un es­pa­cio com­par­ti­do, to­do el mun­do sa­be a qué te de­di­cas, por lo que si al­guien ne­ce­si­ta un ar­qui­tec­to, un di­se­ña­dor web, un periodista, un fo­tó­gra­fo, van a con­tar con­ti­go an­tes que con otro”, ase­gu­ra Usa­bia­ga.

Es el ca­so de La Ba­ñe­ra, en Se­vi­lla, ubi­ca­do en un an­ti­guo co­rra­lón en un ba­rrio de ar­te­sa­nos. “La Jun­ta de An­da­lu­cía nos en­car­gó un tra­ba­jo ha­ce po­co y ne­ce­si­tá­ba­mos un di­se­ña­dor grá­fi­co –ex­pli­ca la ar­qui­tec­ta Michaela Ghis­lan­zo­ni, con­sul­to­ra en pai­sa­je al frente de es­te es­pa­cio jun­to a su ma­ri­do -, y con­ta­mos, cla­ro, con el com­pa­ñe­ro que te­nía­mos al la­do. Y no es el úni­co pro­yec­to en el que he­mos co­la­bo­ra­do. Siem­pre sa­len co­sas”.

Eso mis­mo ocu­rre en Dcollab Ma­drid, don­de, ade­más, aca­ban de po­ner en mar­cha Dco­ma­ke, una in­cu­ba­do­ra crea­ti­va de pro­yec­tos co­la­bo­ra­ti­vos. “Nues­tros co­wor­kers pro­vie­nen de cam­pos crea­ti­vos muy com­ple­men­ta­rios; son fo­tó­gra­fos, in­terio­ris­tas, di­se­ña­do­res web y grá­fi­cos. De la bue­na co­ne­xión que hay en­tre ellos ya han sa­li­do di­ver­sas ini­cia­ti­vas con­jun­tas y aho­ra pre­ten­de­mos lan­zar nue­vas pro­pues­tas ba­jo el pa­ra­guas del cen­tro –ex­pli­ca Noe­lia Ma­ro­to, in­terio­ris­ta y fun­da­do­ra de Dcollab–. Se tra­ta de co­ger fuer­za pa­ra ven­der un pro­duc­to o un ser­vi­cio de for­ma con­jun­ta”. En la unión es­tá la fuer­za. En es­te es­pa­cio ma­dri­le­ño, co­mo en la ma­yo­ría de cen­tros de tra­ba­jo con­jun­to, ce­le­bran eventos en­fo­ca­dos a em­pren­der, a in­no­var, a apren­der de ma­ne­ra más lú­di­ca. Ca­da dos se­ma­nas, co­men to­dos jun­tos y apro­ve­chan pa­ra ex­po­ner las ini­cia­ti­vas que tie­nen y co­men­tar­las.

“Pue­de que te en­cuen­tres blo­quea­do crea­ti­va­men­te, que no te sal­ga al­go, o que no veas del to­do cla­ro un pro­yec­to. Hablar con al­guien te pue­de ir muy bien pa­ra des­blo­quear­te y ha­cer que las ideas flu­yan de nue­vo” con­si­de­ra Noe­lia Ma­ro­to.

Y co­mo en cual­quier ofi­ci­na con­ven­cio­nal, tam­bién se for­man amis­ta­des, y lo más im­por­tan­te, se ge­ne­ra co­mu­ni­dad. Una de las paredes de Meet Bar­ce­lo­na da bue­na fe de ello: un ca­len­da­rio gi­gan­te di­bu­ja­do en la pa­red con ti­zas de co­lo­res mar­ca la fe­cha del cum­plea­ños de al­gu­nos de los tra­ba­ja­do­res; que de aquí dos vier­nes se van de ce­na, o que el pró­xi­mo jue­ves hay una pre­sen­ta­ción de un pro­yec­to de uno de los com­pa­ñe­ros. “La ener­gía que se ge­ne­ra en es­tos lu­ga­res es muy im­por­tan­te”, ase­gu­ra Ilea­na, de el·lo­cal48. “Inevi­ta­ble­men­te, te con­ta­gias del hu­mor y la ac­ti­tud de los que tie­nes al la­do. Pue­de que es­tés pa­san­do un mo­men­to en que las co­sas no te es­tén sa­lien­do bien, que es­tés ali­caí­do. En ca­sa igual te que­das de­pri­mi­do, y eso re­per­cu­te en tu sa­lud emo­cio­nal y en tu ren­di­mien­to. En cam­bio, en un es­pa­cio así los com­pa­ñe­ros es­ti­ran de ti y te aca­bas con­ta­gian­do de su ener­gía. O te pue­den echar una mano si la ne­ce­si­tas. So­mos un equi­po”.

En la pá­gi­na an­te­rior, una ima­gen del lu­gar de tra­ba­jo com­par­ti­do Co­wor­king Do­nos­ti, en San Se­bas­tián Ba­jo es­tas lí­neas, foto de una de las jor­na­das de puer­tas abier­tas del cen­tro La Ba­ñe­ra, en Se­vi­lla

En la foto in­fe­rior, un griu­po de co­le­gas de­ba­ten en Dcollab, es­pa­cio de tra­ba­jo com­par­ti­do en Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.