Ce­rá­mi­ca rompe­dora

Ar­tis­tas y di­se­ña­do­res están re­no­van­do la ima­gen de una ar­te­sa­nía que has­ta ha­ce po­co se con­si­de­ra­ba pa­sa­da de mo­da e in­clu­so kitsch. Pie­zas iró­ni­cas, poé­ti­cas, reivin­di­ca­ti­vas, se­xis... De­co­rar con ce­rá­mi­ca es ten­den­cia

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Begoña Cor­zo

FIR­MAS CE­RA­MIS­TAS CLÁ­SI­CAS SE RE­NUE­VAN CON DI­SE­ÑOS ATRE­VI­DOS LAS PIE­ZAS PE­QUE­ÑAS DE AR­TIS­TAS SON MÁS FÁ­CI­LES DE VEN­DER

To­da evo­lu­ción de la es­pe­cie hu­ma­na ha de­ja­do

hue­lla en la al­fa­re­ría, una in­dus­tria que re­fle­ja co­mo po­cas el de­ve­nir de la cul­tu­ra. La ce­rá­mi­ca es tam­bién un me­dio de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, y Pi­cas­so, Cha­gall, Mi­ró, los su­pre­ma­tis­tas o la Bauhaus de­ja­ron mag­ní­fi­cas obras en pla­tos, va­si­jas o mo­sai­cos. Y, sin em­bar­go, en las úl­ti­mas dé­ca­das es­ta ma­nu­fac­tu­ra ha­bía que­da­do un tan­to re­le­ga­da, al me­nos en nues­tro país. Pa­só a ser con­si­de­ra­da un ar­te me­nor, y en­tre los jó­ve­nes se te­nía una ima­gen ran­cia de la ce­rá­mi­ca, que se iden­ti­fi­ca­ba con “los pla­tos de la abue­la”. Aho­ra es­ta idea es­tá dan­do un gi­ro co­per­ni­co­per­ni­cano, de la mano de nue­vos ar­tis­tas y di­se­ña­do­res.ña­do­res. ElE re­tra­tis­ta e ilus­tra­dor Jo­sé Ma­nuel Hor­te­lano-te­lano-Pi (MuMur­cia, 1979) cree que “el boom di­gi­tal y de lo fa­bri­ca­do en se­rie da más va­lor a lo he­cho a mano”. Él co­la­bo­ra con el Cen­tro Ce­rá­mi­co de Ta­la­ve­ra, que­que ma­nu­fact­ma­nu­fac­tu­ra sus di­se­ños a la ma­ne­ra tra­di­cio­nal de esa lo­ca­li­dad to­le­da­na, re­co­no­ci­da por la ca­li­dad de sus pin­to­res ce­ra­mis­tas. Tam­bién tra­ba­ja con ce­rá­mi­ca de su ciud­ciu­dad el ar­tis­ta Aitor Sa­rai­ba (Ta­la­ve­ra de la Rei­na, 1983), mien­tras que fir­mas­fir­mas co­mo­co­mo Lla­dróL­la­dró oo Sar­gSar­ga­de­los re­cu­rren a di­se­ña- do­res rompe­dores pa­ra re­no­var­se. Así, los nue­vos mo­de­los ayu­dan a po­ner­se al día a los pro­duc­to­res de to­da la vi­da, y es­tos po­nen sus ta­lle­res al ser­vi­cio de la ex­pre­sión de crea­do­res jó­ve­nes. Aintzane Martínez de Lu­na co­men­zó re­cu­pe­ran­do pla­tos de los ras­tros que lue­go de­co­ra­ba. Aho­ra ex­pe­ri­men­ta con la ce­rá­mi­ca des­de ce­ro. Ex­pli­ca que sus pla­tos no son pa­ra co­mer, son ob­je­tos de ar­te, y cons­ta­ta: “En tiem­pos de cri­sis vuel­ven los so­por­tes pe­que­ños co­mo me­dio de ex­pre­sión y de su­per­vi­ven­cia pa­ra el ar­tis­ta; ca­da día des­cu­bro a más gen­te que tra­ba­ja la ce­rá­mi­ca”. Por su par­te, la bar­ce­lo­ne­sa Adria­na Be­llet no se con­si­de­ra ar­tis­ta, sino di­se­ña­do­ra de su­per­fi­cies, una dis­ci­pli­na que apren­dió en Lon­dres . “Nun­ca se me ha­bía ocu­rri­do pin­tar so­bre un pla­to, pe­ro es al­go que en Eu­ro­pa se ha­ce mu­cho y se apre­cia”. La es­cul­to­ra Sop­hie Agui­le­ra tam­bién se ha pa­sa­do a los pla­tos, los cue­ce en el ta­ller de su tía, un es­pa­cio en Ma­drid que com­par­te con otros crea­do­res co­mo Chin­chi­na­bo o Abraham La­ca­lle. Gui­lle Gar­cía Hoz, in­terio­ris­ta enamo­ra­do de la ce­rá­mi­ca, acon­se­ja de­co­rar una pa­red for­man­do gru­pos de pla­tos dis­pa­res: un Car­tu­ja de Se­vi­lla o un Li­mo­ges con uno blan­co, otro muy mo­derno, otro kitsch... Así que no ti­ren los pla­tos de la abue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.