DE SAN­TOS Y VI­SIO­NA­RIOS

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

La an­ti­gua Li­mo­ges sur­gió co­mo un en­cla­ve ro­mano tras la de­rro­ta de los ga­los en la ba­ta­lla de Ale­sia –los afi­cio­na­dos a As­té­rix sa­brán de que ha­bla­mos–, pa­ra pros­pe­rar has­ta su des­truc­ción a ma­nos de los bár­ba­ros en el si­glo III d.C. Se­me­jan­te ca­tás­tro­fe hi­zo que se mo­vie­ra su em­pla­za­mien­to a lo al­to del mon­te de Saint-Étien­ne. Has­ta allí lle­gó San Mar­cial, un evan­ge­li­za­dor que al­can­zó mu­cha po­pu­la­ri­dad. A su muer­te, fue en­te­rra­do en un crip­ta, al­re­de­dor de la cual cre­ció una aba­día be­ne­dic­ti­na. Eso con­vir­tió Li­mo­ges en cen­tro de pe­re­gri­na­ción y la pu­so en el ma­pa del Ca­mino de San­tia­go. La crip­ta de San Mar­cial de Li­mo­ges es­tá hoy en la pla­ce de la Ré­pu­bli­que, don­de fue des­cu­bier­ta en los años 60 du­ran­te la cons­truc­ción de un par­king. El res­to del ce­no­bio fue arra­sa­do en el si­glo XIX, pe­ro an­tes de que lle­ga­ra ese mo­men­to, Li­mo­ges ya ha­bía cre­ci­do en dos par­tes di­fe­ren­cia­das: la ciu­dad episcopal del Châ­teau y la Ci­té, la ciu­dad bur­gue­sa y co­mer­cian­te. En es­ta úl­ti­ma arrai­gó la in­dus­tria de la por­ce­la­na que le dio fa­ma ba­jo el rei­na­do de Luis XV. La Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa no sólo sa­queó la aba­día, sino que bo­rró es­ta dis­tin­ción. En cuan­to a los res­tos de San Mar­cial, fue­ron tras­la­da­dos a la igle­sia de Saint-Mi­chel-des-Lions, no­ta­ble ejem­plo de la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XVI, don­de aún re­po­san. El tem­plo se en­cuen­tra en pleno co­ra­zón de la an­ti­gua Ci­té, don­de hay que vi­si­tar el Mer­ca­do Cen­tral o Les Ha­lles. Es­ta be­lla obra, su­je­ta con ele­men­tos de fun­di­ción y de­co­ra­da con por­ce­la­nas, fue con­ce­bi­da por Gus­ta­ve Eif­fel.

De épo­ca pos­te­rior, va­le la pe­na se­guir la pis­ta de los edi­fi­cios pro­yec­ta­dos por Ro­ger Gont­hier. El más co­no­ci­do es la Ga­re des Bé­né­dic­tins, la ca­rac­te­rís­ti­ca es­ta­ción de tren, con su cam­pa­na­rio de 66 me­tros de al­tu­ra mar­can­do el eje de la ave­ni­da de la Li­be­ra­ción y del Champ-de-Jui­llet. Mez­clan­do el es­ti­lo in­dus­trial con de­ta­lles art dé­co, pa­re­ce un cru­ce en­tre el mer­ca­do de Eif­fel y otra obra del mis­mo Gont­hier, cla­ra­men­te mo­der­nis­ta: el Pa­vi­llon du Ver­du­rier. Tras ser cá­ma­ra fri­go­rí­fi­ca, mer­ca­do cu­bier­to y es­ta­ción de autobuses, es­ta cons­truc­ción oc­to­go­nal sir­ve hoy de sa­la de ex­po­si­cio­nes. Por fue­ra es­tá re­cu­bier­ta de mo­sai­cos y ce­rá­mi­ca. Gont­hier tam­bién creó las ba­rria­das obre­ras de Ci­té des Cou­tu­res y Ci­té-jar­din de Beau­blanc, en las afue­ras. Sólo hay que com­pa­rar­las con el pin­to­res­co Vi­lla­ge de la Bou­che­rie, don­de an­tes tra­ba­ja­ban los car­ni­ce­ros en los ba­jos de las ca­sas con en­tra­ma­dos, pa­ra ver el sal­to rea­li­za­do des­de el me­die­vo. Y por cier­to, no po­de­mos de­jar Li­mo­ges sin vi­si­tar el Four des Cas­seaux, uno de los úl­ti­mos hor­nos de por­ce­la­na ori­gi­na­les de Li­mo­ges. Mo­nu­men­to his­tó­ri­co, se cons­tru­yó en 1884 en la ca­lle Don­ze­lot, muy cer­ca del cur­so del río Vien­ne.

So­bre es­tas lí­neas, la ca­te­dral de Li­mo­ges, Saint Étien­ne, si­tua­da en el co­ra­zón del ba­rrio an­ti­guo de la ciu­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.