UNA DUL­CE HIS­TO­RIA

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Los años pa­san, pe­ro las go­lo­si­nas que­dan. Los ca­ra­me­los y chi­cles que han acom­pa­ña­do nues­tra in­fan­cia se re­nue­van y bus­can se­du­cir con nue­vos sa­bo­res y pro­pie­da­des. Al­gu­nas mar­cas sólo per­ma­ne­cen en el re­cuer­do

To­dos he­mos cre­ci­do con al­gún ca­ra­me­lo fa­vo­ri­to es­con­di­do en el bol­si­llo de los pan­ta­lo­nes. Uno de los sím­bo­los de nues­tra in­fan­cia. “Las go­lo­si­nas re­tie­nen el tiem­po y, por tan­to, re­sul­tan del to­do anacró­ni­cas. Siem­pre per­te­ne­cen a nues­tro pa­sa­do. Nos ayu­dan a du­rar”, es­cri­be Ste­ven Con­nor en su li­bro La cu­rio­sa his­to­ria de nues­tros ob­je­tos co­ti­dia­nos (Ariel). Pues sí: son un ali­men­to ca­si prous­tiano. Bas­ta de­gus­tar­las, de­jar que se de­rri­tan en la bo­ca y su sa­bor nos trans­por­ta in­me­dia­ta­men­te a eta­pas de nues­tra vi­da que creía­mos ol­vi­da­das pa­ra siem­pre. Se­gún una encuesta de la aso­cia­ción es­pa­ño­la de fa­bri­can­tes de ca­ra­me­los y chi­cles (2007) las go­lo­si­nas están en el sex­to lu­gar de los re­cuer­dos de la in­fan­cia, de­trás de los ami­gos, las bi­ci­cle­tas o los jue­gos en la ca­lle. Y por en­ci­ma del pue­blo, los cro­mos o la te­le­vi­sión. Tam­bién se des­pren­de que el olor y sa­bor de es­tos dul­ces son los pri­me­ros que se aso­cian con la ni­ñez, de­lan­te de la to­do­po­de­ro­sa co­mi­da de la abue­la. “Hay al­go que sí se ha man­te­ni­do en el cur­so de los años: las go­lo­si­nas se si­guen aso­cian­do a un mun­do de re­lax, al ele­men­to lú­di­co y a al­go po­si­ti­vo. Sa­bo­rear­las pro­du­ce un mo­men­to de bie­nes­tar. Se aso­cian al so­sie­go, al dis­fru­te. To­dos he­mos te­ni­do bue­nos re­cuer­dos y desea­mos po­ten­ciar­los. Por­que nues­tro ce­re­bro tam­bién se ali­men­ta de re­cuer­dos”, di­ce Mi­la­gros Cas­tro­vie­jo, pre­si­den­ta del Co­mi­té sec­to­rial de ca­ra­me­los y chi­cles de Pro­dul­ce, la aso­cia­ción que agru­pa a las em­pre­sas del sec­tor. Es cier­to: las go­lo­si­nas tie­nen mu­cha his­to­ria. Se crea­ron ha­ce mi­les de años, por una fi­na­li­dad bien pre­ci­sa: en­con­trar un ali­men­to que sir­vie­se de sus­ten­to pa­ra lar­gos via­jes. Que fue­ra li­ge­ro, pe­que­ño, fá­cil de trans­por­tar y que fue­ra ri­co en ener­gía. Así, los pri­me­ros dul­ces fue­ron crea­dos con pul­pa de fru­ta, ce­rea­les y miel: son los an­te­pa­sa­dos de los ca­ra­me­los de hoy. En el an­ti­guo Egip­to, por ejem­plo, en ex­ca­va­cio­nes se han en­con­tra­do mol­des pa­ra la fa­bri­ca­ción de ca­ra­me­lo y tra­zas de miel y hier­bas aro­má­ti­cas, que re­mon­tan a ha­ce 5.000 años. Las go­lo­si­nas fue­ron du­ran­te mu­chos si­glos un pro­duc­to de lu­jo. Cuan­do el azú­car de ca­ña co­men­zó a ser cul­ti­va­do en el me­di­te­rrá­neo, ya en la edad me­dia, su con­su­mo se ex­ten­dió. El nom­bre de ca­ra­me­lo pro­ce­de de la ca­ña de azú­car, tam­bién co­no­ci­da co­mo “ca­ña de miel”, en la­tín can­na me­lis. Du­ran­te los si­glos XVI, el ar­te de re­fi­na­do del azú­car se di­fun­dió en Eu­ro­pa. Y ya a co­mien­zos del si­glo XVIII em­pe­za­ron a ven­der­se ca­ra­me­los en las far­ma­cias, co­mo so­lu­ción de azú­car cris­ta­li­za­do. Al des­apa­re­cer los pri­vi­le­gios de los far­ma­céu­ti­cos pa­ra la fa­bri­ca­ción de dul­ces y pas­ti­llas pa­ra la gar­gan­ta y las plan­tas me­di­ci­na­les, em­pe­zó la era de la co­mer­cia­li­za­ción in­dus­trial, que arran­có en EE.UU. allá por la mi­tad del si­glo XIX, mien­tras que en Es­pa­ña no mo­vió sus pa­sos an­tes de 1930.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.