CRI­SIS Y CREA­TI­VI­DAD

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

El lu­jo no es ap­to pa­ra to­dos los bol­si­llos y, con la re­duc­ción de sa­la­rios y el pa­ro, la cla­se me­dia es­tá per­dien­do ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va pa­ra per­mi­tir­se se­guir los dic­ta­dos de las modas de ba­jo cos­te pro­mo­vi­dos por las gran­des ca­de­nas; por eso “están sur­gien­do cla­ses so­cia­les ca­da vez más crea­ti­vas que imponen sus pro­pias modas”, ex­pli­ca Ana Martínez Ba­rrei­ro, pro­fe­so­ra de So­cio­lo­gía de la Mo­da de la Uni­ver­si­dad de A Co­ru­ña. ¿Por qué re­sig­nar­se a de­jar de es­tar a la mo­da si la pue­den crear ellos mis­mos? In­ter­net es­tá dan­do ca­da vez más pro­ta­go­nis­mo a la ca­lle; y la mo­da, re­fle­jo de to­do lo que ocu­rre en la so­cie­dad, es­tá aho­ra más que nun­ca li­ga­da a las tri­bus que emer­gen. Tan­to es así que las gran­des fir­mas, con ojos en to­das par­tes, apro­ve­chan es­te fi­lón pa­ra ins­pi­rar sus co­lec­cio­nes en es­tas es­té­ti­cas ur­ba­nas. Pe­ro en­ton­ces, ¿qué ocu­rre cuan­do lo tri­bal se con­vier­te en mo­da? En el fu­tu­ro se­gui­rán sur­gien­do nue­vas tri­bus crea­ti­vas que rein­ven­ten la so­cie­dad, ya que los adep­tos a lo al­ter­na­ti­vo “son adic­tos a una fór­mu­la que les ha­ce for­mar par­te de ese seg­men­to so­cial del que quie­ren ser pro­ta­go­nis­tas”, con­clu­ye Pi­lar Pa­sa­mon­tes, di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca de mo­da del IED Bar­ce­lo­na Es­co­la Su­pe­rior de Dis­seny.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.