EL VIA­JE­RO DE ANG­KOR De li­bro

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - LUIS RACIONERO

An­dré Mal­raux fue un per­so­na­je fa­mo­so en la Fran­cia y bue­na par­te de Eu­ro­pa del si­glo XX. Un es­cri­tor aven­tu­re­ro y co­la­bo­ra­dor de De Gau­lle, con quien se de­bía en­ten­der muy bien por la par­te de fan­tas­ma que ha­bía en am­bos per­so­na­jes. Mal­raux co­man­da­ba una di­vi­sión aco­ra­za­da que nun­ca en­tró en com­ba­te, y De Gau­lle hi­zo la gue­rra des­de la ra­dio. Pe­ro los ini­cios de Mal­raux sí que fue­ron ver­da­de­ra­men­te los de un aven­tu­re­ro. No hay que ol­vi­dar que Ray­mond Aron di­jo de él que era un ter­cio ge­nial, un ter­cio fal­so y un ter­cio in­com­pren­si­ble. Su ver­da­de­ro le­ga­do es­tá en su es­cri­tu­ra: no­ve­las ol­vi­da­das fue­ra de Fran­cia hoy día, pe­ro que fue­ron muy apre­cia­das en su mo­men­to. Cua­tro pu­bli­ca­das en­tre los años 1926 y 1933 su­ce­dían en Asia: Los con­quis­ta­do­res, que con­ta­ba la his­to­ria de la lu­cha chi­na con­tra la do­mi­na­ción ex­tran­je­ra en Can­tón; La ten­ta­ción del Oes­te son unas car­tas de fic­ción en­tre un in­te­lec­tual eu­ro­peo y uno asiá­ti­co; El ca­mino real, la aven­tu­ra si­tua­da en Cam­bo­ya; y su obra maes­tra La con­di­ción hu­ma­na, que cuen­ta to­da una cons­pi­ra­ción que su­ce­dió du­ran­te el fa­lli­do gol­pe co­mu­nis­ta que su­ce­dió en Shang­hai en 1927. El ca­mino real es la que me in­tere­sa. Tra­ta de un jo­ven fran­cés, Clau­de Van­nec, que zar­pa ha­cia Cam­bo­ya en bus­ca de te­so­ros del ar­te je­mer en la re­gión de Ang­kor, en una zo­na que nin­gún ar­queó­lo­go ofi­cial ha­bía ex­plo­ra­do to­da­vía. Cree po­der en­con­trar la Vía Real, que era la ru­ta que unía Ang­kor y los la­gos de Me­nan. Es­tá con­ven­ci­do de que es­ta ru­ta es­tá ja­lo­na­da de tem­plos cu­yas rui­nas, ocul­tas ba­jo la exu­be­ran­cia de la sel­va tro­pi­cal, no han si­do lo­ca­li­za­das ni sus ri­que­zas in­ven­ta­ria­das. Su idea es ha­cer di­ne­ro a ba­se de ro­bar es­cul­tu­ras en es­tos tem­plos mal co­no­ci­dos. Su mu­jer, Cla­ra Mal­raux, lo cuen­ta en su au­to­bio­gra­fía: par­tie­ron am­bos en bus­ca de te­so­ros ar­tís­ti­cos y ar­queo­ló­gi­cos a la sel­va cam­bo­ya­na. Allí die­ron con un pe­que­ño tem­plo en rui­nas de don­de se lle­va­ron cua­tro blo­ques es­cul­pi­dos de ba­jo­rre­lie­ves que se­rra­ron de las paredes del tem­plo. De­te­ni­dos al re­gre­sar a Ph­nom Penh –Mal­raux, su mu­jer y el ami­go que les acom­pa­ña­ba– su­frie­ron en 1924 un pro­ce­so por des­truc­ción de mo­nu­men­tos y ro­bo de frag­men­tos de ba­jo­rre­lie­ves en el tem­plo de Ban­trai-Srey, del gru­po de Ang­kor. Na­tu­ral­men­te, fue con­de­na­do. Y, en­ton­ces, le pa­só lo que sue­le su­ce­der en Fran­cia: en Cam­bo­ya le con­de­na­ron a él a tres años de pri­sión y a su so­cio a die­ci­ocho me­ses –su mu­jer Cla­ra fue ab­suel­ta–, y ella, al vol­ver a Fran­cia, con­si­guió que los gran­des

DE MAL­RAUX, RAY­MOND ARON DI­JO QUE ERA TAN GE­NIAL, CO­MO FAL­SO EN 1924 FUE CON­DE­NA­DO POR RO­BAR FI­GU­RAS DE UN TEM­PLO CAM­BO­YANO

nom­bres de la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa fir­ma­sen pe­ti­cio­nes a su fa­vor. Gi­de, Mau­riac, Bre­ton, Ara­gon y Gaston Ga­lli­mard fir­man in­vi­tan­do a los jue­ces a la cle­men­cia; y, na­tu­ral­men­te, con­si­gue una pe­na me­nor de un año que le per­mi­te que­dar en li­ber­tad. Co­mo lue­go cuen­ta él en sus me­mo­rias, lo que pre­ten­de con es­te li­bro es des­cri­bir la psi­co­lo­gía del aven­tu­re­ro en su sig­ni­fi­ca­ción más pro­fun­da o, po­dría de­cir­se, me­ta­fí­si­ca. La ver­dad so­bre la aven­tu­ra es des­mi­ti­fi­car una vi­sión ro­mán­ti­ca y fal­sa. Es­ta­mos en el mal de la épo­ca, des­mi­ti­fi­car y bus­car la sig­ni­fi­ca­ción más pro­fun­da, la me­ta­fí­si­ca en co­sas tan nor­ma­les co­mo la psi­co­lo­gía de la aven­tu­ra. Evi­den­te­men­te, la aven­tu­ra no se ha­ce por afán de ga­nan­cia, lo cual no es más que un pre­tex­to; se­gún él, y aquí ya en­tra­mos en la me­ta­fí­si­ca, es huír de sí mis­mo, es de­cir, de su ho­rror a la muer­te lo que mue­ve al aven­tu­re­ro. Me­nos pa­ra ad­qui­rir ri­que­zas y po­der que pa­ra jus­ti­fi­car su pre­sen­cia so­bre la Tie­rra. Y Mal­raux aso­cia la in­su­mi­sión del aven­tu­re­ro a la del ar­tis­ta: el aven­tu­re­ro es el que ter­gi­ver­sa los da­tos nor­ma­les de la vi­da con­sue­tu­di­na­ria. Y ter­mi­na re­su­mien­do: “To­do aven­tu­re­ro ha na­ci­do mi­tó­mano”. En es­ta no­ve­la, cu­rio­sa­men­te, to­ma co­mo ejem­plo del aven­tu­re­ro a un per­so­na­je real que exis­tió en In­do­chi­na, a fi­na­les del si­glo XIX, que se lla­ma­ba Da­vid de Mai­re­na –co­mo el per­so­na­je de Ma­cha­do–, y que fue un aven­tu­re­ro que se aca­bó con­vir­tien­do, tras com­ba­tir a es­pa­da con va­rios ca­be­ci­llas, en rey de unas zo­nas in­de­fi­ni­das en­tre Cam­bo­ya y Laos.

Mal­raux sa­lió del fue­go pa­ra caer en las bra­sas: se fue a Chi­na, don­de es­cri­bió su me­jor obra; lue­go es­tu­vo en la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la pi­lo­tan­do un es­cua­drón de avia­ción –al pa­re­cer fue de­rri­ba­do y sa­lió ile­so–; y de ahí pa­só a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, don­de apa­re­ció en la li­be­ra­ción de Pa­rís al frente de un des­ta­ca­men­to de tan­ques. Y, có­mo no, se fue a en­con­trar en el bar del ho­tel Ritz con el inevi­ta­ble He­ming­way (a quien en un bar de Cu­ba han pues­to una pla­ca in­di­can­do: “En es­te bar no es­tu­vo He­ming­way”), pe­ro co­mo sí es­ta­ba en ca­si to­das par­tes, exis­te en el li­bro del es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano so­bre Pa­rís, A mo­vea­ble feast, el diá­lo­go en­tre Mal­raux y él so­bre qué ha­bían he­cho en la gue­rra, y co­mo Mal­raux le pre­gun­tó “¿y us­ted a cuán­tos sol­da­dos ha co­man­da­do?”, uno de sus ayu­dan­tes ame­ri­ca­nos le pi­de a He­ming­way: “¿Le da­mos un tor­ta­zo a es­te pa­no­li?”. Mal­raux, en el año 1968, fue lla­ma­do por De Gau­lle –a quien ya ha­bía ayu­da­do en los años 1945 y 1946– pa­ra ser el mi­nis­tro de Cul­tu­ra, in­ven­tan­do el per­so­na­je de mi­nis­tro de Cul­tu­ra que lue­go se­gui­rían Jack Lang y, aquí en Es­pa­ña, Ja­vier So­la­na. Y se lu­ció al frente de es­te mi­nis­te­rio ha­cien­do to­da cla­se de ac­tos. El más so­na­do fue pro­me­ter­le a Jac­que­li­ne Ken­nedy que en­via­ría La Gio­con­da a Amé­ri­ca, y así lo hi­zo: fue ex­pues­ta en Was­hing­ton pa­ra que la vie­ran más de dos mi­llo­nes de per­so­nas. Si Mal­raux es ver­da­de­ra­men­te la psi­co­lo­gía del aven­tu­re­ro o no, es­tá en el ai­re. Que tu­vo es­tas aven­tu­ras en Cam­bo­ya es cier­to, aun­que yo di­ría que más que aven­tu­re­ro fue mi­tó­mano, cum­plien­do de es­ta ma­ne­ra la definición que da él mis­mo, y que an­tes he ci­ta­do: “To­do aven­tu­re­ro ha na­ci­do mi­tó­mano”.

Ilustración Mon­tse Ber­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.