LOS ERRO­RES MÁS CO­MU­NES DE LOS PA­DRES

Có­mo edu­car bien a los hi­jos es una preo­cu­pa­ción fre­cuen­te en­tre los pa­dres. Sa­ber qué ha­cer en ca­da si­tua­ción y có­mo afron­tar ca­da con­flic­to no es fá­cil ni hay re­ce­tas má­gi­cas. Sí pue­de re­sul­tar más sen­ci­llo sa­ber qué no ha­cer, cuá­les son los erro­res bás

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to May­te Rius

La edu­ca­ción de los hi­jos pro­vo­ca mu­chas in­se­gu

ri­da­des y no po­cas an­gus­tias a mu­chos pa­dres. ¿Lo es­ta­ré ha­cien­do bien? ¿De­be­ría ha­ber­le cas­ti­ga­do? ¿Me ha­bré pa­sa­do de du­ro? ¿Se­ré de­ma­sia­do blan­do? ¿Có­mo logro que me obe­dez­ca? Psi­có­lo­gos y pe­da­go­gos ex­pli­can que qui­zá res­ta­ría pre­sión a los pro­ge­ni­to­res mo­di­fi­car sus ex­pec­ta­ti­vas: en lu­gar de as­pi­rar a ha­cer­lo to­do bien, plan­tear­se no ha­cer­lo mal y, so­bre to­do, evi­tar los erro­res más da­ñi­nos a la ho­ra de edu­car. Con la ayu­da de Ja­vier Urra –pe­da­go­go, doc­tor en Psi­co­lo­gía y En­fer­me­ría, y du­ran­te años De­fen­sor del Me­nor de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid–, de Vic­tò­ria Gó­mez –orien­ta­do­ra fa­mi­liar y vo­cal del Col·legi de Pe­da­gogs de Ca­ta­lun­ya–, y de Ju­lio Fer­nán­dez Díez –psi­có­lo­go es­co­lar, ca­te­drá­ti­co de orien­ta­ción edu­ca­ti­va y au­tor de Erro­res en la edu­ca­ción de los

hi­jos (Pi­rá­mi­de)– he­mos iden­ti­fi­ca­do los 12 erro­res que se con­si­de­ran más co­mu­nes y per­ju­di­cia­les a la ho­ra de edu­car a los hi­jos. Son es­tos:

uno

Dis­pa­ri­dad en­tre los pa­dres La fal­ta de uni­dad de cri­te­rio en­tre las fi­gu­ras de au­to­ri­dad es uno de los gran­des las­tres pa­ra edu­car. De en­tra­da, por­que si el ni­ño re­ci­be men­sa­jes con­tra­dic­to­rios, si sus pro­ge­ni­to­res se des­au­to­ri­zan en­tre ellos, no sa­be a quién ha­cer ca­so y se sien­te per­di­do, sin re­fe­ren­cias cla­ras. Y por­que a me­di­da que cre­cen apren­den a uti­li­zar esas dis­cre­pan­cias o di­fe­ren­cias de cri­te­rio pa­ra ha­cer lo que quie­ren. “Siem­pre es me­jor equi­vo­car­se jun­tos que acer­tar por se­pa­ra­do”, re­su­me Vic­tò­ria Gó­mez, pa­ra quien frases tan po­pu­la­res co­mo “pre­gún­ta­se­lo a tu pa­dre” o “lo que di­ga tu ma­dre” son un error. “Cuan­do pi­den al­go y no se tie­ne un cri­te­rio cla­ro o úni­co, lo me­jor es de­cir­les ‘ya lo ha­bla­re­mos y te da­re­mos la res­pues­ta’, pa­ra que vean que la fa­mi­lia es un blo­que”, apun­ta.

dos

So­bre­pro­te­ger Ase­gu­ran los edu­ca­do­res que es­te es uno de los erro­res más fre­cuen­tes en la so­cie­dad ac­tual. Los pa­dres asu­men mu­chas ta­reas de los hi­jos,, es­tu­dian con ellos, les dis­cul­pan an­te el pro­fe­sor, in­ter­vie­nen an­tes de ver­les su­frir las con­se­cuen­cia­sas de una ma­la de­ci­sión, les di­cen cons­tan­te­men­te loo que han de ha­cer, or­ga­ni­zan to­da la vi­da fa­mi­liar a su al­re­de­dor, les evi­tan dis­gus­tos… “Es­ta so­bre­pro­tec­ción re­sul­ta muy per­ni­cio­sa por­que ha­ce ciu­da­da­nos de­pen­dien­tes y a ve­ces muy ti­rá­ni­cos,, por­que cre­cen pen­san­do que el mun­do gi­ra a su al­re­de­dor, que son los re­yes de la ca­sa, no uno máss de la fa­mi­lia”, ad­vier­te Ja­vier Urra. La so­bre­pro­tec­ción pro­vo­ca per­so­nas in­se­gu­ras, in­ca­pa­ces de to­mar de­ci­sio­nes y de en­fren­tar las di­fi­cul­ta­des y con­tra­tiem­pos dia­rios, que no sa­ben asu­mir las con­se­cuen­cias de sus ac­tos y con pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma. Ju­lio Fer­nán­dez ase­gu­ra que la so­bre­pro­tec­ción es un error clá­si­co a la ho­ra de edu­car por­que es­ta­mos pre­pa­ra­dos ge­né­ti­ca­men­te pa­ra pro­te­ger la pro­le, co­mo ha­cen otros ani­ma­les con sus crías. “La in­fan­cia en la es­pe­cie hu­ma­na es muy lar­ga, y pa­ra criar a un ni­ño du­ran­te tan­tos años en me­dio de la sa­ba­na ha­bía que so­bre­pro­te­ger mu­cho; pe­ro esa so­bre­pro­tec­ción co­men­zó a re­sul­tar ex­ce­si­va cuan­do la vi­da co­ti­dia­na se hi­zo me­nos pe­li­gro­sa, y de ello dan cuen­ta his­to­rias co­mo la de la Be­lla Dur­mien­te o la del Prín­ci­pe Sidd­har­ta; lo que ha cam­bia­do es que esa ob­se­sión de los pa­dres por sal­va­guar­dar a su hi­jo de to­do mal que se atri­buía y cri­ti­ca­ba a prín­ci­pes y per­so­na­jes de al­ta al­cur­nia hoy se ha ge­ne­ra­li­za­do a to­da la po­bla­ción, y de ahí el ac­tual sín­dro­me del em­pe­ra­dor”, ex­pli­ca.

tres

Trans­mi­tir des­pre­cio Frases co­mo “ya sa­bía que lo ibas a rom­per”, “eres idio­ta”, “pa­re­ces ton­to”, “no va­les pa­ra na­da”, “siem­pre me de­frau­das” o “no sé pa­ra que te he te­ni­do” re­sul­tan muy da­ñi­nas pa­ra los hi­jos. Gó­mez en­fa­ti­za que no hay que fal­tar al res­pe­to a los hi­jos ni po­ner­se a su al­tu­ra cuan­do se en­fa­dan: “Los pa­dres no de­ben per­der los pa­pe­les, han de con­tro­lar su ac­ti­tud por mu­cho que el hi­jo les pro­vo­que; hay que es­tar por en­ci­ma de ellos y no com­por­tar­se co­mo un crío o co­mo un ado­les­cen­te, y per­do­nar con fa­ci­li­dad, no en­trar en gue­rras del ti­po ‘co­mo él no me ha­bla yo tam­po­co’”.

cua­tro

Fal­ta de con­ti­nui­dad Los ex­per­tos ad­vier­ten que un fa­llo ha­bi­tual de los pa­dres es de­jar­se lle­var por su es­ta­do de áni­mo a la ho­ra de edu­car, de mo­do que per­mi­ten o no de­ter­mi­na­das con­duc­tas en fun­ción de que es­tén más o me­nos can­sa­dos, con­ten­tos o en­fa­da­dos. “Hay que te­ner con­cien­cia de que es­ta­mos edu­can­do siem­pre, no en mo­men­tos con­cre­tos”, se­ña­la Gó­mez. Ju­lio Fer­nán­dez sub­ra­ya que, an­te los hi­jos, los pa­dres son la au­to­ri­dad, de for­ma que no de­be­rían com­por­tar­se de for­ma ar­bi­tra­ria sino ecuá­ni­me y ra­cio­nal.

cin­co

Cas­ti­gar mal Po­ner san­cio­nes des­pro­por­cio­na­das o sin ló­gi­ca, im­po­ner cas­ti­gos im­po­si­bles, ha­cer pro­me­sas inal­can­za­bles o que no se cum­plen son erro­res muy ha­bi­tua­les y muy no­ci­vos a la ho­ra de edu­car. Si los cas­ti­gos no se apli­can por im­po­si­bles o por de­ja­dez, los pa­dres pier­den au­to­ri­dad y trans­mi­ten la idea de que sus nor­mas pue­den que­bran­tar­se fá­cil­men­te. “Es me­jor ser mo­de­ra­do en el cas­ti­go y lle­var­lo a la prác­ti­ca, y en lu­gar de cas­ti­gar al ado­les­cen­te sin sa­lir to­do un mes o exi­gir­le que es­tu­die cin­co ho­ras dia­rias, li­mi­tar­le a una ho­ra la co­ne­xión a las redes so­cia­les o a la vi­deo­con­so­la”, ejem­pli­fi­ca Fer­nán­dez.

seis

Pro­me­ter y no cum­plir Los edu­ca­do­res tam­bién aler­tan con­tra las pro­me­sas o pre­mios inal­can­za­bles, que ade­más de de­cep­cio­nar aca­ban des­in­cen­ti­van­do. “A ve­ces pro­me­te­mos com­prar­les el mó­vil o la bi­ci si sa­can bue­nas no­tas, y esa es una con­di­ción muy am­bi­gua, de mo­do que qui­zá el cha­val se es­fuer­za pe­ro al fi­nal le de­ci­mos que no, que los no­ta­bles no cuen­tan, que se es­pe­ra­ban de él so­bre­sa­lien­tes, o que aun­que sus no­tas son bue­nas no ten­drá el pre­mio por­que se ha por­ta­do mal con su her­mano, y el ni­ño se frus­tra y de­ja de tra­ba­jar”, ex­pli­ca Ju­lio Fer­nán­dez. Y aña­de que en mu­chos ca­sos se am­plía aún más el error cuan­do lue­go, en un mo­men­to de arre­pen­ti­mien­to, esos mis­mos pa­dres (o los abue­los), le aca­ban com­pran­do el mó­vil o la bi­ci sin ha­ber con­se­gui­do el re­to pro­pues­to.

sie­te

Com­pa­rar en­tre her­ma­nos To­dos los pa­dres sa­ben que ca­da hi­jo es di­fe­ren­te. Sin em­bar­go, a la ho­ra de edu­car­los no siem­pre los tra­tan de for­ma di­fe­ren­te. Lo ha­bi­tual es lo con­tra­rio, que se es­fuer­cen en tra­tar­los por igual y que, a me­nu­do, los com­pa­ren. Pe­ro, ad­vier­ten los ex­per­tos, ca­da hi­jo re­quie­re una edu­ca­ción dis­tin­ta, un tra­to in­di­vi­dua­li­za­do y que le de­di­quen un tiem­po a so­las, en­tre otras ra­zo­nes pa­ra po­der co­no­cer­le y sa­ber có­mo hay que tra­tar­le. “Las com­pa­ra­cio­nes con­ti­nua­das en­tre her­ma­nos sus­ci­tan celos, en­vi­dias y da­ñan”, aler­ta Ja­vier Urra.

ocho

No po­ner lí­mi­tes Los ex­per­tos ex­pli­can que mu­chas ve­ces los pa­dres no tie­nen un pro­yec­to cla­ro de có­mo van a edu­car a sus hi­jos, cuá­les son las nor­mas mí­ni­mas que van a exi­gir, y van im­pro­vi­san­do, de mo­do que no siem­pre son cohe­ren­tes en sus cri­te­rios. “Mien­tras son pe­que­ños tram­pea­mos los pro­ble­mas que van plan­tean­do, y en la ado­les­cen­cia se pier­de el con­trol, se les quie­re po­ner nor­mas, y en­ton­ces ya es tar­de”, co­men­ta Vic­tò­ria Gó­mez. Ju­lio Fer­nán­dez sub­ra­ya que mu­chos pa­dres prio­ri­zan la paz fa­mi­liar por en­ci­ma de to­do y elu­den su obli­ga­ción de po­ner lí­mi­tes por­que eso lle­va en oca­sio­nes al con­flic­to.

nue­ve

Ser ami­gos de los hi­jos. Los psi­có­lo­gos ad­vier­ten que los pa­dres son la fi­gu­ra de au­to­ri­dad pa­ra el hi­jo y es un error tra­tar de ser ami­gos su­yos en lu­gar de ejer­cer de pa­dres. Tam­bién des­es­ti­man los es­ti­los edu­ca­ti­vos muy per­mi­si­vos o aque­llos que lo ne­go­cian to­do. “El es­ti­lo democrático es­tá bien pa­ra al­gu­nas co­sas, co­mo pa­ra de­ci­dir dón­de se va de va­ca­cio­nes, pe­ro se ha mag­ni­fi­ca­do y hay co­sas que no se ne­go­cian, co­mo el ho­ra­rio de es­tu­dio, el ir con cin­tu­rón en el co­che o com­por­tar­se bien el su­per­mer­ca­do, ahí ha de ser el pa­dre el que ejer­za la au­to­ri­dad”, reflexiona Fer­nán­dez. En su opi­nión, es­te ti­po de erro­res se han ex­ten­di­do de la mano de lo que de­no­mi­na “le­yen­das ur­ba­nas so­bre edu­ca­ción”, in­for­ma­cio­nes del ám­bi­to de la psi­co­lo­gía que en un mo­men­to da­do tu­vie­ron vi­gen­cia y lue­go se de­mos­tró que no son cier­tas pe­ro con­ti­núan en la ima­gi­na­ción co­lec­ti­va, co­mo que no hay que cas­ti­gar pa­ra no trau­ma­ti­zar, que hay que po­ten­ciar al má­xi­mo la au­to­es­ti­ma o que Eins­tein era mal alumno a pe­sar de su in­te­li­gen­cia, ejem­pli­fi­ca.

diez

Ma­los ejem­plos “Los pa­dres no pue­den pe­dir al hi­jo que se con­tro­le o que no pe­gue si lo que le trans­mi­ten es que de vez en cuan­do a ellos ‘se les cru­zan los ca­bles’, in­sul­tan al del co­che de al la­do, o están siem­pre cri­ti­can­do; tam­po­co pue­den exi­gir­le que ter­mi­ne lo que em­pie­za o que cum­pla las nor­mas si ellos no lo ha­cen”, di­cen los ex­per­tos. La in­con­gruen­cia en­tre lo que se di­ce y se ha­ce “re­sul­ta muy ne­ga­ti­va, qui­ta fuer­za mo­ral y des­le­gi­ti­ma”, apun­ta Urra.

on­ce

Ne­ga­ti­vi­dad El que fue­ra De­fen­sor del Me­nor de Ma­drid cree que es un gra­ve error no trans­mi­tir a los hi­jos ilu­sio­nes, di­le­mas vi­ta­les y am­pli­tud de mi­ras. Ad­vier­te que cuan­do los pa­dres son muy de­pre­si­vos o ne­ga­ti­vos y los hi­jos cre­cen oyen­do to­do el día crí­ti­cas so­bre los de­más y es­cu­chan­do que no hay que fiar­se de na­die, que los otros son da­ñi­nos, “eso re­per­cu­te en su ca­rác­ter, que aca­ba sien­do des­pó­ti­co, las­ti­me­ro, pa­ra­noi­co u ofen­si­vo”.

do­ce

Ha­cer­los ma­yo­res an­tes de tiem­po Un error muy ac­tual de los pa­dres es acor­tar la in­fan­cia de sus hi­jos, ha­cer­les ma­yo­res an­tes de tiem­po. “Se de­tec­ta en la for­ma de ves­tir­los, en de­jar­les po­ner­se un pier­cing o adop­tar com­por­ta­mien­tos de adul­to des­de muy pe­que­ños, en en­con­trar di­ver­ti­do y alen­tar que ten­gan no­vias o no­vios, en per­mi­tir que con 14 años ten­gan ho­ra­rios de fies­ta in­tem­pes­ti­vos…”, in­di­ca Fer­nán­dez. Y sub­ra­ya que el con­tra­sen­ti­do es que a ese mis­mo cha­val al que se de­ja sa­lir de no­che, se le pre­pa­ra el desa­yuno y se le tra­mi­ta la ma­trí­cu­la del ins­ti­tu­to. “Por un la­do les ha­ce­mos muy ma­yo­res, y por otro no les de­ja­mos cre­cer, no les da­mos res­pon­sa­bi­li­da­des pro­pias de su edad”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.