LA SOS­PE­CHA

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Mi ami­ga Pe­pa Fer­nán­dez, agu­da su­mi­nis­tra­do­ra de te­mas, me ha in­vi­ta­do a hablar so­bre la sos­pe­cha. El inaca­ba­ble di­lu­vio de no­ti­cias so­bre co­rrup­cio­nes y des­ver­güen­zas ha pues­to ba­jo sos­pe­cha a la cla­se po­lí­ti­ca. La des­con­fian­za ha acam­pa­do en­tre no­so­tros. El te­ma, pues, es muy ac­tual. Mi­rán­do­lo des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, es un fru­to de nues­tra épo­ca. Tras la se­gu­ri­dad de la Ilustración y de su con­fian­za en que la in­te­li­gen­cia y la rec­ti­tud po­dían arre­glar las co­sas, Eu­ro­pa padece una epi­de­mia de re­ce­lo. Aparecieron los fi­ló­so­fos de la sos­pe­cha. Nietzs­che di­jo que de­trás de to­do com­por­ta­mien­to hu­mano sólo hay an­sia de po­der, dis­fra­za­da de otras co­sas. Freud, que el mun­do de la con­cien­cia era una ma­rio­ne­ta guia­da por el in­cons­cien­te. Marx, que por de­ba­jo de nues­tras más al­qui­ta­ra­das pro­cla­mas sólo ha­bía in­tere­ses eco­nó­mi­cos. Lue­go, los te­rri­bles fra­ca­sos de las gran­des ideo­lo­gías po­lí­ti­cas y re­li­gio­sas au­men­ta­ron el ma­les­tar. La des­con­fian­za es siem­pre ac­ti­tud de épo­cas pe­si­mis­tas o cí­ni­cas. Ya Teo­fras­to de­cía que hay una “sos­pe­cha de mal­dad en to­do hombre”. Y Gra­cián, per­te­ne­cien­te a una ge­ne­ra­ción de­sen­ga­ña­da, re­co­men­da­ba no creer con fa­ci­li­dad, “por­que si es muy or­di­na­rio el men­tir, de­be ser ex­tra­or­di­na­rio el creer”. Cuan­do es­cri­bí el Dic­cio­na­rio de los sen­ti­mien­tos, me ad­mi­ró la ri­que­za con que el len­gua­je ana­li­za nues­tras emo­cio­nes, so­bre to­do las des­agra­da­bles. Or­ga­ni­cé las pa­la­bras en gran­des tri­bus, que des­pués se di­vi­dían en fa­mi­lias y es­tas en in­di­vi­duos. Una de esas tri­bus era la in­tran­qui­li­dad y a ella per­te­ne­cían tres fa­mi­lias im­por­tan­tes: la in­se­gu­ri­dad, la con­fu­sión y la des­con­fian­za. Pues bien, a la des­con­fian­za per­te­ne­cen la sos­pe­cha, y el re­ce­lo. Des­con­fiar es no sa­ber si va a pa­sar lo que se es­pe­ra. Eti­mo­ló­gi­ca­men­te sig­ni­fi­ca du­dar de que al­guien va­ya a cum­plir sus pro­me­sas. La pa­la­bra fe, de don­de vie­ne con­fiar, fiel, pér­fi­do, sig­ni­fi­ca­ba pro­me­sa. Un ro­man­ce an­ti­guo de­cía: “Ma­dre, un caballero/ de ca­sa del rey/ sien­do yo muy ni­ña/ pi­dió­me la fe”, es de­cir, la pro­me­sa de ma­tri­mo­nio. Sos­pe­cha y re­ce­lo son con­tra­rios. Sos­pe­char es ima­gi­nar que al­gún en­ga­ño o mal­dad ha su­ce­di­do, lo que mue­ve a in­ten­tar sa­ber la ver­dad. El re­ce­lo re­fie­re a una fal­ta en el fu­tu­ro.

SOS­PE­CHAR ES SA­BER QUE AL­GÚN EN­GA­ÑO O MAL­DAD HA SU­CE­DI­DO, LO QUE MUE­VE A IN­TEN­TAR SA­BER LA VER­DAD

La sos­pe­cha no es co­no­ci­mien­to, no es cer­te­za, es su­po­si­ción. Se guía por in­di­cios, que no son su­fi­cien­tes. Los celos son una exa­cer­ba­ción de la sos­pe­cha. El ce­lo­so bus­ca prue­bas que con­fir­men sus mie­dos. Los psi­quia­tras con­si­de­ran que la pa­ra­noia pue­de con­si­de­rar­se una pa­to­lo­gía de la sos­pe­cha. Una creen­cia se con­vier­te en pa­to­ló­gi­ca cuan­do las evi­den­cias en con­tra no con­si­guen eli­mi­nar­la. Nin­gu­na prue­ba de amor pue­de con­ven­cer al ce­lo­so. Ba­rrun­to que hay otra pa­to­lo­gía in­di­vi­dual y so­cial: la del que quie­re per­ma­ne­cer en “es­ta­do de sos­pe­cha”. El sus­pi­caz que no quie­re de­jar de ser­lo al con­si­de­rar que es la me­jor ac­ti­tud de­fen­si­va. To­dos los go­bier­nos ti­rá­ni­cos son des­con­fia­dos e ins­tau­ran re­gí­me­nes ba­jo la sos­pe­cha uni­ver­sal, por lo que so­me­ten a to­dos los ciu­da­da­nos a una in­ves­ti­ga­ción pre­ven­ti­va. Pro­vo­can de esa ma­ne­ra una pa­to­lo­gía so­cial. Tan ma­lo es no sos­pe­char de na­die co­mo sos­pe­char de to­dos. Hay, pues, un uso in­te­li­gen­te y un uso es­tú­pi­do de la sos­pe­cha. Un em­pleo cons­truc­ti­vo y otro des­truc­tor. La sos­pe­cha im­pli­ca una mo­ti­va­ción pa­ra in­ves­ti­gar, ba­sa­da en in­di­cios. Si los in­di­cios son fal­sos o están fal­sea­dos por una sus­pi­ca­cia ge­ne­ra­li­za­da, o si, a pe­sar de ser ver­da­de­ros, no em­pren­de­mos la in­ves­ti­ga­ción ne­ce­sa­ria por­que no que­re­mos co­no­cer, la sos­pe­cha es po­co in­te­li­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.