EL EGO ES UN MAL CON­SE­JE­RO

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

PREGUNTA Co­mo tú a ve­ces es­cri­bes, es cier­to que el ego nos ha­ce ma­las pa­sa­das y que nos ofus­ca y nos im­pi­de ver las co­sas cla­ra­men­te e in­clu­so nos ha­ce to­mar de­ci­sio­nes muy tor­pes. He es­ta­do a pun­to de to­mar una de esas por ego­cen­tris­mo y de la que po­día ha­ber­me arre­pen­ti­do lue­go du­ran­te mu­cho tiem­po. Me lla­mo Dia­na y ten­go un tra­ba­jo in­tere­san­te y va­lo­ra­do en la em­pre­sa en la que es­toy. Pe­ro van apor­tan­do nue­vas ideas, mé­to­dos, pla­nes y ob­je­ti­vos que re­quie­ren nue­vos apren­di­za­jes o per­so­nas que ya dis­pon­gan de esos co­no­ci­mien­tos. Cuan­do me han di­cho que iban a co­ger a otra per­so­na que iba a es­tar por en­ci­ma de mí, pues­to que tie­ne co­no­ci­mien­tos de los que yo por aho­ra ca­rez­co, me he sen­ti­do muy de­pri­mi­da, frus­tra­da y do­li­da en mi or­gu­llo. Tan­to es así que mi pri­me­ra reacción ha si­do de­jar la em­pre­sa y de­di­car­me a otra co­sa, si la en­con­tra­ba. Pe­ro, y creo que ten­go que de­cír­te­lo, re­cor­dé que en al­guno de tus ar­tícu­los en ES ha­bla­bas de ser re­fle­xi­vo, ob­ser­var­se y vi­gi­lar­se, te­ner ecua­ni­mi­dad. Des­pués del gran dis­gus­to que me lle­vé y de la pri­me­ra reacción de ra­bia y or­gu­llo he­ri­do, re­fle­xio­né y me di cuen­ta de que aho­ra no es fá­cil en­con­trar tra­ba­jo, de que no es­ta­ba mal re­mu­ne­ra­da y de que te­nía que asu­mir que no es­ta­ba a la al­tu­ra de cier­tas es­tra­te­gias y por ello ten­go que for­mar­me más. Por for­tu­na, al fi­nal he de­ci­di­do se­guir en la em­pre­sa, po­ner los me­dios pa­ra con­ti­nuar apren­dien­do y va­lo­rar lo que ten­go. No sé si he he­cho lo co­rrec­to, pe­ro creo que sí. Gra­cias por es­tar ca­da se­ma­na con no­so­tros. To­do ne­ce­si­ta­mos al­gún ca­pón pa­ra no de­jar­nos lle­var por la ofus­ca­ción y el ego. RES­PUES­TA Gra­cias por es­cri­bir­me, Dia­na, y por ser tan sin­ce­ra. El ego, sí, es muy mal con­se­je­ro. Co­mo se­rá que en la sa­bi­du­ría orien­tal hay un ada­gio que re­za: “Si quieres ver al dia­blo ca­ra a ca­ra, mi­ra tu pro­pio ego”. Nos con­fun­de, ofus­ca, crea an­gus­tia y frus­tra­ción, ra­bia y des­or­den in­te­rior. Nos ha­ce mu­cho da­ño; nos ha­ce muy vul­ne­ra­bles. Sin ego so­mos in­vul­ne­ra­bles, y ade­más, con mu­cho ego no se pue­de realmente ser fe­liz. Ha­ces bien en de­fen­der tus de­re­chos, pe­ro si realmente tie­nes que se­guir en el apren­di­za­je, aho­ra tie­nes una pre­cio­sa opor­tu­ni­dad. De­duz­co, ade­más, que no te des­agra­da ni tu tra­ba­jo ni la at­mós­fe­ra que rei­na en el mis­mo, y en los mo­men­tos ac­tua­les se im­po­ne ser in­tré­pi­do y cau­te­lo­so.

EN LA SA­BI­DU­RÍA ORIEN­TAL HAY UN ADA­GIO QUE RE­ZA: “SI QUIERES VER AL DIA­BLO CA­RA A CA­RA, MI­RA TU PRO­PIO EGO”

En la psi­co­lo­gía orien­tal se ha­bla mu­cho de lo que se de­no­mi­na cla­ra com­pren­sión de la ido­nei­dad, que es el te­ner un en­ten­di­mien­to co­rrec­to de lo que de­be ha­cer­se o no ha­cer­se da­das las cir­cuns­tan­cias. A ve­ces hay que ha­cer y otras no ha­cer na­da; a ve­ces in­ge­rir y otras abs­te­ner­se. Es un ti­po de com­pren­sión muy útil pa­ra nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Cuan­do nos fal­ta, ha­ce­mos lo que no te­ne­mos que ha­cer y de­ja­mos de ha­cer lo que sí de­be­ría­mos. Has apli­ca­do la cla­ra com­pren­sión de la ido­nei­dad y op­ta­do por lo que aho­ra pien­sas o exa­mi­nas que es más idó­neo pa­ra ti, lo que no quie­re de­cir que en su día no pue­das op­tar, des­de esa mis­ma com­pren­sión, por otra co­sa. La vi­da nos obli­ga a re­com­po­ner en ca­da mo­men­to nues­tras es­tra­te­gias se­gún las oca­sio­nes, ya que la vi­da es ci­né­ti­ca. Si­gue apren­dien­do y no te de­jes afec­tar por­que ha­yan pues­to a otra per­so­na, ya que igual gra­cias a ella tie­nes oca­sión de apren­der las co­sas ne­ce­sa­rias pa­ra renovarte. Po­de­mos tra­tar de trans­for­mar los obs­tácu­los en alia­dos.

in­yec­cio­nes…”, acla­ra es­ta ex­per­ta. Se pien­sa que a ma­yor gra­dua­ción, más de­sin­fec­ción, pe­ro en he­ri­das abier­tas deseca la piel y se ha­ce una cos­tra, de­ba­jo de la cual se pue­de pro­vo­car una in­fec­ción por pre­sen­cia de bac­te­rias. Pi­lar Cas­ti­lla co­men­ta que en un bo­ti­quín do­més­ti­co no es im­pres­cin­di­ble el al­cohol sal­vo que de ma­ne­ra re­gu­lar de­ban su­mi­nis­trar­se in­yec­cio­nes cu­tá­neas. Tam­po­co ha de ser pu­ro el al­cohol por­que en­ton­ces re­sul­ta po­co efec­ti­vo. Me­jor di­lui­do al 50% o 70%, el que ge­ne­ral­men­te se ven­de en far­ma­cias. En cuan­to al agua oxi­ge­na­da tam­bién hay di­ver­si­dad de opi­nio­nes. Jo­sep Maria Be­net ex­pli­ca que es­tá en desuso, mien­tras que Pi­lar Cas­ti­lla des­ta­ca que el agua oxi­ge­na­da tie­ne po­der de­sin­fec­tan­te con efec­to ci­ca­tri­zan­te. “Ac­túa so­bre mi­cro­or­ga­nis­mos ae­ró­bi­cos y anae­ró­bi­cos. Pe­ro hay que te­ner pre­sen­te que el agua oxi­ge­na­da no lim­pia la su­cie­dad”. Pa­ra la­var he­ri­das que con­ten­gan su­cie­dad o cuer­pos ex­tra­ños no hay na­da me­jor que uti­li­zar agua con ja­bón, so­bre to­do un ja­bón neu­tro. “Es lo ideal”, co­men­ta Pi­lar Cas­ti­lla. Y des­pués es par­ti­da­ria de uti­li­zar clor­he­xi­di­na an­tes que un pro­duc­to yo­da­do co­mo la po­vi­do­na yo­da­da. Es­ta úl­ti­ma es uno de los an­ti­sép­ti­cos más usa­dos en los ho­ga­res. “Los com­pues­tos yo­da­dos son un gran de­sin­fec­tan­te pe­ro se uti­li­zan con de­ma­sia­da li­ge­re­za. No ten­drían que es­tar en ca­sa”. Su gran po­der bac­te­ri­ci­da se inac­ti­va en pre­sen­cia de san­gre y di­fi­cul­ta la ci­ca­tri­za­ción por­que da­ña el te­ji­do de re­ge­ne­ra­ción que se pro­du­ce tras la he­ri­da. Por otra par­te, no se re­co­mien­da la apli­ca­ción en ni­ños pe­que­ños o be­bés, ni en em­ba­ra­za­das, ni en ma­dres lac­tan­tes, ni en per­so­nas ma­yo­res. El ser­vi­cio de pe­dia­tría del hos­pi­tal Ma­ri­na Al­ta, de Dé­nia, re­co­ge que la po­vi­do­na yo­da­da es un de­sin­fec­tan­te que con­tie­ne can­ti­da­des enor­mes de yo­do que se ab­sor­ben a tra­vés de la piel. “El yo­do al­can­za con­cen­tra­cio­nes en le­che más de vein­te ve­ces su­pe­rio­res a las san­guí­neas, con ries­go de ab­sor­ción sis­té­mi­ca e hi­po­ti­roi­dis­mo. Hay que evi­tar su em­pleo en áreas de pa­ri­to­rio, qui­ró­fano (ce­sá­reas) y en uni­da­des de neo­na­to­lo­gía y lac­tan­tes. Hay que usar otro de­sin­fec­tan­te”. Co­mo al­ter­na­ti­va acon­se­ja la clor­he­xi­di­na con la úni­ca con­di­ción de no apli­car en la zo­na del pe­zón o la­var an­tes de dar el pe­cho. “La clor­he­xi­di­na es un im­por­tan­te de­sin­fec­tan­te que no tie­ne yo­do”, ter­mi­na por de­cir Pi­lar Cas­ti­lla. No es irri­tan­te ni se ab­sor­be por la piel, y a di­fe­ren­cia de otros an­ti­sép­ti­cos, per­ma­ne­ce ac­ti­va en pre­sen­cia de san­gre. En cuan­to a me­di­ca­men­tos, Jo­sep Maria Be­net acon­se­ja sus­ti­tuir la as­pi­ri­na por el paracetamol en el bo­ti­quín de ca­sa. “El paracetamol ac­túa igual­men­te co­mo anal­gé­si­co y an­ti­tér­mi­co con la ven­ta­ja de que tie­ne me­nos efec­tos se­cun­da­rios que la as­pi­ri­na”. Tam­bién acon­se­ja te­ner ibu­pro­feno pa­ra usar­lo co­mo anal­gé­si­co y an­ti­in­fla­ma­to­rio. Pue­de ser útil en ca­sos de do­lo­res de ca­be­za, es­guin­ces, tor­ce­du­ras, do­lor de mue­las, pe­ro cui­da­do si se su­fre de al­gu­nos tras­tor­nos re­na­les. Ade­más, los an­tiin­fla­ma­to­rios co­mo el ibu­pro­feno pue­den cau­sar úl­ce­ras, san­gra­do o per­fo­ra­cio­nes en el es­tó­ma­go o el in­tes­tino. Es­tos pro­ble­mas pue­den sur­gir en cual­quier mo­men­to en ca­so de to­mar­se de ma­ne­ra ha­bi­tual sin pres­crip­ción mé­di­ca y pre­sen­tar­se sin sín­to­mas de advertencia. Y la clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra ad­vier­te que el ibu­pro­feno “pue­de pro­du­cir da­ño en el fe­to, por lo que no se de­be to­mar du­ran­te el em­ba­ra­zo. Se ha ob­ser­va­do que el ibu­pro­feno pue­de pa­sar a la le­che ma­ter­na. No se acon­se­ja su uso du­ran­te la lac­tan­cia”. Fi­nal­men­te, an­te la du­da acon­se­ja con­sul­tar a un mé­di­co. En cuan­to otros me­di­ca­men­tos, Jo­sep Maria Be­net es par­ti­da­rio de te­ner en ca­sa los me­nos po­si­bles. Y ofre­ce unas alternativas muy prác­ti­cas. Por ejem­plo, an­te una con­tu­sión le­ve, en lu­gar de Th­rom­bo­cid, me­jor apli­car agua fría. O an­te una dia­rrea, en lu­gar de to­mar una pas­ti­lla, me­jor se­guir una die­ta as­trin­gen­te. “Si cor­tas la dia­rrea con una pas­ti­lla se alar­ga la gas­tro­en­te­ri­tis por­que el vi­rus si­gue den­tro”. Y en el ca­so de una di­ges­tión pe­sa­da, un an­ti­áci­do co­mo Al­max. Tam­bién se re­co­mien­da una cre­ma an­ti­bac­te­ria­na pa­ra pe­que­ñas que­ma­du­ras y un lá­piz pa­ra cal­mar la piel an­te las pi­ca­du­ras de in­sec­tos. No me­nos im­por­tan­te es te­ner, tam­bién, los te­lé­fo­nos de emer­gen­cia, así co­mo es­que­mas de ac­tua­ción an­te una urgencia, se­ña­la Pi­lar Cas­ti­lla. En cual­quier ca­so re­co­mien­da adap­tar el bo­ti­quín a las pe­cu­lia­ri­da­des de la fa­mi­lia y no al re­vés. “En el mer­ca­do hay mu­chos pro­duc­tos que se pu­bli­ci­tan pa­ra for­mar par­te de nues­tros bo­ti­qui­nes, pe­ro la gran ma­yo­ría pue­den ser sus­ti­tui­dos por otros más na­tu­ra­les y co­ti­dia­nos que te­ne­mos en ca­sa”. Pa­ra aca­bar, la So­cie­tat Ca­ta­la­na de Me­di­ci­na Fa­mi­liar i Co­mu­ni­tà­ria re­cuer­da la im­por­tan­cia de re­vi­sar los fár­ma­cos del bo­ti­quín do­més­ti­co ca­da tres me­ses y que de­be ubi­car­se en un es­pa­cio lim­pio, sin hu­me­dad, pro­te­gi­do de la luz y en su en­va­se ori­gi­nal. Hay ten­den­cia a co­lo­car el bo­ti­quín en los cuar­tos de ba­ño, y no es el lu­gar más re­co­men­da­ble por­que se tra­ta ge­ne­ral­men­te de la zo­na más hú­me­da de la ca­sa y una de las más ca­lien­tes, cuan­do los me­di­ca­men­tos pre­ci­san de un am­bien­te se­co y fres­co. Asi­mis­mo, la So­cie­tat Ca­ta­la­na de Me­di­ci­na Fa­mi­liar i Co­mu­ni­tà­ria se­ña­la que es me­jor ano­tar de for­ma exac­ta “la dosificación de los me­di­ca­men­tos en ni­ños y an­cia­nos, y en el ca­so de tra­ta­mien­tos con­cre­tos es más efi­cien­te que no se mez­cle el me­di­ca­men­to con los pro­duc­tos del bo­ti­quín”. Por otra par­te exis­te la ten­den­cia de acu­mu­lar me­di­ca­men­tos que son el re­sul­ta­do de res­tos de tra­ta­mien­tos o de en­fer­me­da­des me­no­res que son ad­qui­ri­dos sin re­ce­ta mé­di­ca o bien son vi­ta­mi­nas y com­ple­men­tos ali­men­ti­cios que ya han ca­du­ca­do. Es re­co­men­da­ble des­ha­cer­se de ellos lle­ván­do­los a la far­ma­cia de for­ma que no se mez­clen nun­ca con el res­to de los re­si­duos do­més­ti­cos só­li­dos o lí­qui­dos, ya que sus com­po­nen­tes tien­den a pa­sar al ci­clo na­tu­ral y es­to su­po­ne un pe­li­gro pa­ra el me­dio am­bien­te. La pro­pia Si­gre (una en­ti­dad crea­da pa­ra la ges­tión me­dioam­bien­tal de los en­va­ses y res­tos de me­di­ca­men­tos), cons­ta­ta que un 30% de los me­di­ca­men­tos re­co­gi­dos eran en­va­ses que no se ha­bían ni abier­to. To­da­vía exis­te la ten­den­cia a te­ner más me­di­ca­men­tos de los ne­ce­sa­rios en el bo­ti­quín de ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.