Las peo­res pe­lí­cu­las

Las es­ta­tui­llas tie­nen mu­cho gla­mur, pe­ro hay vi­da más allá de los Os­car. La ma­yo­ría de los fil­mes que se es­tre­nan en la pantalla gran­de no con­si­gue pre­mio al­guno. Y hay un pu­ña­do que des­ta­can pre­ci­sa­men­te por su ma­la ca­li­dad

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

“Y la peor es…”. Pe­lí­cu­las bue­nas, hay unas cuan­tas.

Al­gu­nas de una ca­li­dad in­dis­cu­ti­ble, más allá de los pre­mios re­ci­bi­dos o de su éxi­to co­mer­cial. Pe­ro, po­si­ble­men­te, la ma­yo­ría de los lar­go­me­tra­jes que se es­tre­nan ca­da año no al­can­cen la ca­te­go­ría de obra de ar­te. Y, mi­ran­do un po­qui­to más aba­jo, hay unos tí­tu­los que des­ta­can por la po­bre­za de su con­te­ni­do. Son los que los más crí­ti­cos ca­li­fi­ca­rían co­mo bo­drios. Se cue­lan has­ta en los fes­ti­va­les más pres­ti­gio­sos y ca­da se­ma­na se es­tre­na en al­gu­na car­te­le­ra del pla­ne­ta un fil­me me­re­ce­dor de es­ta eti­que­ta. Co­mo ex­pli­ca Lluís Bo­net, crí­ti­co de ci­ne que du­ran­te dé­ca­das ha cu­bier­to pa­ra La Van­guar­dia los cer­tá­me­nes más pres­ti­gio­sos del sép­ti­mo ar­te, “las pe­lí­cu­las ma­las no de­jan hue­lla; las bue­nas, sí, y las obras maes­tras que han mar­ca­do tu vi­da per­ma­ne­cen pa­ra siem­pre en el re­cuer­do. Por ello, pro­fe­sio­nal­men­te siem­pre he pro­cu­ra­do evi­tar las ma­las pe­lí­cu­las, al­go que a ve­ces era im­po­si­ble in­clu­so en los fes­ti­va­les. Ac­tual­men­te, aun­que si­go una die­ta ci­né­fi­la, en oca­sio­nes to­da­vía me veo obli­ga­do a so­por­tar al­gún bo­drio”. ¿A par­tir de cuán­do se pue­de de­cir que es­ta­mos an­te una pe­lí­cu­la ma­la? Ca­da uno tie­ne su cri­te­rio y la se­lec­ción que pre­sen­ta­mos en es­te ar­tícu­lo es opi­na­ble. La fron­te­ra en­tre el mal gus­to y el ar­te del kitsch a me­nu­do es muy fi­na. Ro­ger Ebert es con­si­de­ra­do el po­pe de los crí­ti­cos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. En su li­bro

Las peo­res pe­lí­cu­las de la his­to­ria (Ariel) ha ele­gi­do cen­te­na­res de tí­tu­los cu­ya ca­li­dad –es­cri­be– “va­ría en­tre las de­plo­ra­bles y las que sólo es­ta­ban gra­cio­sa­men­te despistadas. Du­ran­te años, de­fen­dí que sólo con­ce­de­ría ce­ro es­tre­llas a las pe­lí­cu­las que me pa-

re­cie­ran in­mo­ra­les en al­gún sen­ti­do. Al rea­li­zar es­ta se­lec­ción me he da­do cuen­ta de que no siem­pre he cum­pli­do con es­ta nor­ma. Cuan­do un fil­me in­sul­ta tu in­te­li­gen­cia, tu buen gus­to y tu pa­cien­cia (to­do a la vez), se las apa­ña pa­ra sa­car lo peor que hay en ti”. En la lis­ta ne­gra de Ebert caen tam­bién va­cas sa­gra­das co­mo Ber­nar­do Ber­to­luc­ci, Ro­man Po­lans­ki, Ja­mes Ivory, Ste­ven So­der­bergh y Da­vid Lynch. Y di­rec­to­res des­co­no­ci­dos, ico­nos de los B- mo­vies. Es di­fí­cil de­tec­tar un de­no­mi­na­dor co­mún. Eso sí, triun­fan las se­cue­las de tí­tu­los de éxi­to, las se­gun­das, ter­ce­ras o cuar­tas ver­sio­nes de un per­so­na­je o de una his­to­ria que fun­cio­nó en su mo­men­to. “An­tes se le lla­ma­ba re­ma­ke ( que al­gu­na vez po­día su­pe­rar al ori­gi­nal), pe­ro aho­ra las sa­gas, fran­qui­cias, se­cue­las y pre­cue­las han pro­pi­cia­do un alu­vión de ma­las pe­lí­cu­las. Es el ne­go­cio de Holly­wood: ex­pri­mir un éxi­to cuan­do ya no que­da na­da in­ge­nio­so que ex­pri­mir. En la ac­tua­li­dad, cual­quier éxi­to de ta­qui­lla tie­ne sus con­ti­nua­cio­nes”, di­ce Bo­net.

Luis Mi­guel Car­mo­na es au­tor de Es­tre­llas es­tre­lla- das ( T&B) y pla­neó en su mo­men­to tam­bién ha­cer un li­bro so­bre ma­las pe­lí­cu­las. De en­tra­da ex­pli­ca que hay que te­ner cui­da­do, “por­que crí­ti­cas ne­ga­ti­vas sin ver­da­de­ro fun­da­men­to co­rren por las redes so­cia­les”: se for­man gru­pos de usua­rios lan­zan cam­pa­ñas de­mo­le­do­ras (por las ra­zo­nes que sean), que lue­go ha­cen me­lla en la crí­ti­ca y en el pú­bli­co. Asi­mis­mo, aña­de, “hay pe­lí­cu­las que están muy bien, pe­ro a ve­ces no sa­lie­ron en el mo­men­to ade­cua­do y tu­vie­ron una ma­la aco­gi­da. Es el ca­so de Bla­de Run­ner (1982). O Vér­ti­go (1958). Hoy na­die di­rían que fue­ron ma­las, pe­ro en esa épo­ca…”. Los gus­tos cam­bian y la so­cie­dad, tam­bién. Y la crí­ti­ca, a ve­ces cas­ti­ga (o pre­mia) pe­lí­cu­las in­jus­ta­men­te. Hay tí­tu­los que no fue­ron re­co­no­ci­dos co­mo es de­bi­do. Por ejem­plo, hoy en día es­ta­mos se­gu­ros de que Kra­mer con­tra Kra­mer ga­na­ría el Os­car a la me­jor pe­lí­cu­la por en­ci­ma de Apo­caly­pse now ( co­rría el año 1980)? ¿Que Rocky fue me­jor –siem­pre se­gún los Os­car, edi­ción de 1977– que Ta­xi dri­ver?

In­du­da­ble­men­te, el fac­tor tiem­po pue­de cam­biar las per­cep­cio­nes. En efec­to, cuan­do una pe­lí­cu­la es ma­ni­fies­ta­men­te ma­la, a ve­ces pier­de es­ta fa­ce­ta y ocu­rre que, con los años se con­vier­ta en pe­lí­cu­la de cul­to. Por ejem­plo, hay diá­lo­gos que son tan ab­sur­dos que hoy sus­ci­tan ca­si ad­mi­ra­ción: en Ar­ma­ged­don ( 1998) hay una es­ce­na en la que dos tu­ris­tas ja­po­ne­ses están en un ta­xi en Nue­va York, mien­tras unos me­teo­ros con­vier­ten to­da la ca­lle en un erial ar­dien­te. Ella se que­ja: “Yo quie­ro ir de com­pras!”. Y, en Ra­pa Nui, (1994) el rey de la Is­la de Pas­cua im­plo­ra: “Di­me que no fa­bri­ca­rás an­zue­los con los hue­sos de mis mus­los”, le rue­ga con lá­gri­mas en los ojos a su su­mo sa­cer­do­te. Y es­te con­tes­ta: “¡Es­toy ocu­pa­do! Ten­go que leer las en­tra­ñas del po­llo”.

En ge­ne­ral, cuan­do una pe­lí­cu­la no fun­cio­na, hay mu­chas va­ria­bles. No ne­ce­sa­ria­men­te es una cues­tión de fal­ta de ta­len­to. “Hay di­rec­to­res, co­mo Fran­cis Ford Cop­po­la, que pre­ci­san gran­des pre­su­pues­tos pa­ra ha­cer bue­nas pe­lí­cu­las”, re­cuer­da Car­mo­na. Cuan­do el gri­fo se cie­rra, en­ton­ces los re­sul­ta­dos no están a la al­tu­ra (la úl­ti­ma fil­mo­gra­fía de Cop­po­la es un buen ejem­plo). Pe­ro ojo: tam­po­co te­ner mu­cho di­ne­ro en el bol­si­llo es ga­ran­tía de que se va a ro­dar una obra maes­tra. Aquí el ca­so de es­cue­la es el de Mi­chael Ci­mino. El di­rec­tor ga­nó un Os­car por El ca­za­dor (1978) y se em­bar­có en un pro­yec­to muy am­bi­cio­so, La puer­ta del cie­lo (1980). Se­gún Ebert, “es una de las pe­lí­cu­las más feas que he vis­to ja­más. Es el de­rro­che ci­ne­ma­to­grá­fi­co más es­can­da­lo­so que he vis­to”. Cuen­tan que el día del es­treno el di­rec­tor pre­gun­tó por qué na­die es­ta­ba to­man­do cham­pán en el cóc­tel. “Es por­que odian tu pe­li”, le con­tes­ta­ron. El me­tra­je ori­gi­nal fue de más de cin­co ho­ras. Ci­mino ha­bía ro­da­do tan­to ma­te­rial que se tar­da­rían nue­ve días se­gui­dos sólo pa­ra vi­sio­nar­lo. El pre­su­pues­to en aquel en­ton­ces fue as­tro­nó­mi­co: 36 mi­llo­nes de dó­la­res (cer­ca de 3.000 mi­llo­nes de pe­se­tas de la épo­ca). Uni­ted Ar­tist ro­zó la quie­bra y tu­vo que ser ab­sor­bi­da por MGM. La ca­rre­ra de Ci­mino nun­ca pu­do vol­ver a des­pe­gar de nue­vo.

“Yo creo que to­das las pe­lí­cu­las son bue­nas”, ma­ti­za Mar Tar­ga­ro­na, de la pro­duc­to­ra Ro­dar y Ro­dar, que ha pro­du­ci­do re­cien­te­men­te un éxi­to de ta­qui­lla co­mo El cuer­po (2012). “Hay al­gu­nas que vuel­ves a

apre­ciar, des­pués de sa­ber que se ro­da­ron en con­di­cio­nes di­fí­ci­les, con ba­jo pre­su­pues­to y en po­cos días. En to­do ca­so, es muy di­fí­cil man­te­ner siem­pre el es­ta­do de gra­cia. To­dos los di­rec­to­res, in­clu­so los gran­des, han te­ni­do un mal día”, co­men­ta. ¿Qué hay que ha­cer pa­ra evi­tar el fra­ca­so? “Lo pri­me­ro es un guión. Des­pués de­be ha­ber ac­to­res que es­tén a la al­tu­ra y por úl­ti­mo, el pre­su­pues­to. Por lo ge­ne­ral, la co­me­dia es el gé­ne­ro más di­fí­cil. De en­tra­da, el es­pec­ta­dor acu­de con cier­to pre­jui­cio. Por­que el hu­mor via­ja mal. Es muy cul­tu­ral. Pue­de gus­tar en un país, pe­ro en otro no. Es lo que pa­sa con las úl­ti­mas pe­lí­cu­las de Woody Allen”, di­ce Tar­ga­ro­na (por cier­to, Ro­dar y Ro­dar em­pe­za­rá es­te año pre­ci­sa­men­te una co­me­dia: ¿Quién ma­tó a Bam­bi?, de San­tia­go Ama­deo). ¿De quien es la res­pon­sa­bi­li­dad fi­nal de una pe­lí­cu­la fa­lli­da? Tar­ga­ro­na lo re­su­me así. “El pro­duc­tor es quien pier­de di­ne­ro, el di­rec­tor es el que po­ne la ca­ra, por­que es quién di­ri­ge la par­te crea­ti­va. El guio­nis­ta, cu­rio­sa­men­te, es trans­pa­ren­te, aun­que el guión es tal vez lo más im­por­tan­te pa­ra que el pro­yec­to fun­cio­ne”. Co­mo se ve, to­do es re­la­ti­vo y se­ría arries­ga­do emi­tir jui­cios muy se­ve­ros. So­bre to­do si se tie­ne en cuen­ta que, aun­que la crí­ti­ca des­tro­ce a un fil­me, es­to no im­pi­de que pue­da ser un bom­ba­zo en ta­qui­lla (es lo que sue­le pa­sar, por ejem­plo, en EE.UU. con las co­me­dias pro­ta­go­ni­za­das por Adam Sand­ler). Un buen ter­mó­me­tro de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ma­la son los Raz­zies. Na­cie­ron en 1981, con el in­ten­to de cri­ti­car con un en­fo­que iró­ni­co la in­dus­tria de Holly­wood y han ido ga­nan­do pres­ti­gio a lo lar­go de los años. El tro­feo es una mo­ra de plás­ti­co del ta­ma­ño de una pe­lo­ta de golf, pe­ga­da en­ci­ma de un ca­rre­te de ce­lu­loi­de, ro­cia­do con pin­tu­ra en ae­ro­sol do­ra­da (o sea, que no es oro). Su va­lor no­mi­nal ron­da los tres eu­ros. Una de las es­tre­llas de los Raz­zies es Syl­ves­ter Sta­llo­ne (pre­mio Os­car, no hay que ol­vi­dar­lo, por Rocky (1976)): ha si­do no­mi­na­do has­ta trein­ta ve­ces en ca­si to­das las ca­te­go­rías. Pe­ro el más ga­lar­do­na­do es el ac­tor Adam Sand­ler, que ha re­ci­bi­do un to­tal de sie­te pre­mios. Hay una pe­lí­cu­la que es im­ba­ti­ble: Jack y su

ge­me­la (2011): con­si­guió el má­xi­mo ga­lar­dón en diez ca­te­go­rías, el má­xi­mo po­si­ble, un ré­cord his­tó­ri­co (a pe­sar de ello con­si­guió re­cau­dar en la ta­qui­lla unos 75 mi­llo­nes de eu­ros). Eso sí, a ve­ces tam­bién los Raz­zies pue­den ex­ce­der­se en su du­re­za al pre­miar per­so­nas de des­ta­ca­da ca­rre­ra que pue­den ha­ber vi­vi­do un tro­pie­zo oca­sio­nal. Al­gún ejem­plo: el guio­nis­ta Brian Hel­ge­land re­ci­bió un Os­car y un Raz­zie en el mis­mo año y en el mis­mo fin de se­ma­na. Ga­nó la es­ta­tui­lla al me­jor guión adap­ta­do por L. A. Con­fi­den­tial (1997) y el Raz­zie al peor guión por Men­sa­je­ro

del fu­tu­ro (1997) de Ke­vin Cost­ner. Asi­mis­mo, San­dra Bu­llock ga­nó el Raz­zie por peor ac­triz por Lo­ca

ob­se­sión ( 2009) y al día si­guien­te ga­nó el Os­car co­mo me­jor ac­triz pa­ra Un sue­ño po­si­ble ( 2009). El elen­co de los Raz­zies es par­cial por­que ex­clu­ye los tí­tu­los más an­ti­guos. Pues bien, hay cier­to con­sen­so en­tre los cinéfilos en que tal vez el peor di­rec­tor de la his­to­ria fue Ed Wood, au­tor de la mí­ti­ca Plan 9

from ou­ter spa­ce (1959) ( Vam­pi­ros del es­pa­cio), una his­to­ria que mez­cla los vam­pi­ros con la lle­ga­da de los ex­tra­te­rres­tres. Las anéc­do­tas que ro­dean el ro­da­je de es­ta pe­lí­cu­la son in­nu­me­ra­bles. Wood en­con­tró el di­ne­ro pa­ra su pe­lí­cu­la en la Igle­sia Bau­tis­ta de Be­verly Hills y, an­tes de em­pe­zar a tra­ba­jar, co­mo con­di­ción prin­ci­pal del prés­ta­mo, to­do el equi­po tu­vo que bau­ti­zar­se en una pis­ci­na. Co­mo de­co­ra­do, se usa­ron cor­ti­nas. Los pla­ti­llos vo­lan­tes eran llan­tas de co­che mo­vi­das con hi­los. La ca­bi­na de la na­ve es­pa­cial es­ta­ba he­cha de car­tu­li­na. Co­mo efec­tos es­pe­cia­les, ha­bía una se­ñal lu­mi­no­sa que el equi­po ro­bó de una obra. En al­gu­nas es­ce­nas se pue­den ver mi­cró­fo­nos de gra­ba­ción. Uno de los ac­to­res (al pa­re­cer sin mu­cha me­mo­ria) in­ter­pre­ta­ba sus diá­lo­gos le­yen­do, de for­ma vi­si­ble un pa­pel pegado en el sue­lo... (Tim Bur­ton ro­dó una acla­ma­da pe­lí­cu­la so­bre es­ta his­to­ria). ¿Co­sas del pa­sa­do? En ab­so­lu­to. “Nun­ca apren­de­mos de los erro­res. Las pe­lí­cu­las ma­las se si­guen ha­cien­do”, sos­tie­ne Car­mo­na. De he­cho, no hay que ol­vi­dar que en Es­pa­ña se con­ce­den los pre­mios Yo­ga, por el co­lec­ti­vo Ca­ta­cri­tic, que premian la peor pe­lí­cu­la del año. En el 2012 ga­nó El ár­bol de la vi­da, que fue... ¡Pal­ma de Oro en Can­nes! En fin, cues­tión de gus­tos. ¡Qué gran­de es el ci­ne!

Un fo­to­gra­ma de Vam­pi­ros

del es­pa­cio (1959) de Ed Wood, con­si­de­ra­do el peor di­rec­tor de la his­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.