LA ERA DE LAS 7 PUL­GA­DAS

La com­pe­ten­cia en­tre mar­cas y la ex­ce­len­cia tec­no­ló­gi­ca han he­cho po­si­ble una nue­va ge­ne­ra­ción de ta­ble­tas más pe­que­ñas, más ma­ne­ja­bles y más in­ter­ac­ti­vas

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Juan Ma­nuel Gar­cía

Una se­ma­na an­tes de la lle­ga­da de los Re­yes Ma­gos, con­se­guir el nue­vo iPad mi­ni en Bar­ce­lo­na era im­po­si­ble. Ni en las dos tien­das ofi­cia­les ha­bía exis­ten­cias dis­po­ni­bles. Las ta­ble­tas que lle­ga­ban a bor­do de un avión que ate­rri­za ca­da ma­ña­na en el ae­ro­puer­to de El Prat es­ta­ban re­ser­va­das de an­te­mano pa­ra los clien­tes que efec­tua­ron la com­pra tra­vés de la tien­da de Ap­ple por in­ter­net.

Sólo los más pre­vi­so­res ob­tu­vie­ron el re­ga­lo, por­que du­ran­te to­do el pe­río­do na­vi­de­ño la tien­da vir­tual de la com­pa­ñía es­ti­ma­ba en dos se­ma­nas el pe­rio­do de en­vío del úl­ti­mo pro­duc­to que Ap­ple ha lan­za­do al mer­ca­do. Y to­do ello, pe­se a que el mo­de­lo más sen­ci­llo del iPad mi­ni cues­ta 329 eu­ros. La ver­sión de 64 GB con co­ne­xión de da­tos al­can­za los 659 eu­ros. Aun así, en una cam­pa­ña na­vi­de­ña mar­ca­da por la con­ten­ción en el gas­to de los con­su­mi­do­res, la de­man­da su­peró de lar­go las pre­vi­sio­nes más op­ti­mis­tas.

Mo­tor de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca en el 2013 Las ta­ble­tas han si­do sin lu­gar a du­das el re­ga­lo es­tre­lla en tec­no­lo­gía en la pa­sa­da Na­vi­dad. Un son­deo de Ipsos del pa­sa­do no­viem­bre con­cluía que uno de ca­da tres con­su­mi­do­res es­ta­dou­ni­den­ses pen­sa­ba com­prar una ta­ble­ta por Na­vi­dad. En Es­pa­ña y el res­to de Eu­ro­pa las ta­ble­tas han lle­ga­do al mer­ca­do con de­mo­ra, pe­ro su cre­ci­mien­to ha si­do no­ta­ble. La pre­sen­cia de es­tos dis­po­si­ti­vos se ha tri­pli­ca­do en el úl­ti­mo año en el mer­ca­do es­pa­ñol: en ese tiem­po, la cifra de usua­rios ha pa­sa­do del 8 al 23%.

Uno de los fac­to­res que ha con­tri­bui­do al éxi­to de las ta­ble­tas es el au­men­to de la ofer­ta tec­no­ló­gi­ca. ló­gi­ca. A prin­ci­pios del 2012, dis­po­ner de una ta­ble­ta se aso­cia­ba ca­si ex­clu­si­va­men­te a un usua­rio con­con al­to po­der ad­qui­si­ti­vo o muy equi­pa­do tec­no­ló­gi­ca­men­te. En un mer­ca­do crea­do por Ap­ple enen el úl­ti­mo gran gol­pe de ge­nio de Ste­ve Jobs, el do­mi­nio del iPad re­sul­ta­ba apa­bu­llan­te. Y aún lo es. En­tre enero y ju­nio del 2012 se ha­bían ven­di­do 84 mi­llo­nes­mi­llo­nes de iPads, lo que, se­gún da­tos de Ap­ple, sig­ni­fi­ca­ba el 62% de la cuo­ta de mer­ca­do de ta­ble­tas y el 91% del trá­fi­co por in­ter­net a tra­vés de es­tos dis­po­si­ti­vos.

Pa­ra po­ner en pers­pec­ti­va el ne­go­cio que re­pre­sen­ta el iPad, bas­te men­cio­nar las con­clu­sio­nes de un re­cien­te in­for­me del ana­lis­ta To­ni Sac­co­nag­hi pa­ra Berns­tein Re­search, una de las prin­ci­pa­les fir­mas de in­ves­ti­ga­ción de Wall Street. Las ta­ble­tas de Ap­ple re­cau­da­ron en con­jun­to 32.000 mi­llo­nes de dó­la­res en ven­tas (unos 24.000 mi­llo­nes de eu­ros) el año pa­sa­do, lo que su­po­ne más del 60% de to­das las ven­tas de ta­ble­tas. Se es­ti­ma que en el 2013 es­ta cifra cre­ce­rá un 75%, has­ta su­pe­rar los 34.500 mi­llo­nes de eu­ros. Se­gún es­tos nú­me­ros, la di­vi­sión del iPad, por sí so­la, se­ría la un­dé­ci­ma com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca

más gran­de del mun­do por vo­lu­men de ne­go­cio. Es­ta­ría por de­lan­te, en­tre otras, de com­pa­ñías co­mo McDo­nald’s y Ni­ke. Son co­tas inau­di­tas pa­ra un ar­ti­lu­gio lan­za­do ha­ce tres años.

La ba­ta­lla de las sie­te pul­ga­das El úni­co ri­val só­li­do del iPad has­ta ha­ce ape­nas un año era la ga­ma Galaxy Tab de Sam­sung. Sin em­bar­go, la si­tua­ción ha va­ria­do du­ran­te el 2012. To­dos los gi­gan­tes del sec­tor (Goo­gle, Ama­zon, Mi­cro­soft y Sam­sung) se han lan­za­do a com­pe­tir con Ap­ple en su pro­pio te­rreno, crean­do un nue­vo ni­cho de mer­ca­do que as­pi­ra a con­ver­tir­se en uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca: el de las ta­ble­tas de sie­te pul­ga­das. Se tra­ta de ta­ble­tas más re­du­ci­das que las ori­gi­na­les de diez pul­ga­das. Más li­ge­ras y ba­ra­tas y con unas pres­ta­cio­nes bas­tan­te si­mi­la­res. Ap­ple, eso sí, man­tie­ne la im­por­tan­te ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que su­po­ne te­ner a su dis­po­si­ción una le­gión de pro­gra­ma­do­res que crean y prue­ban sus apli­ca­cio­nes en ex­clu­si­va pa­ra el iPad.

Con to­do, el mer­ca­do de las ta­ble­tas ha de­ja­do de ser un co­to de Ap­ple en los úl­ti­mos me­ses. La se­gun­da ver­sión de la ta­ble­ta de Ama­zon, el Kind­le Fi­re HD, es ya el pro­duc­to más ven­di­do de la com­pa­ñía de co­mer­cio elec­tró­ni­co más gran­de del mun­do, su­peran­do al que has­ta aho­ra era su dis­po­si­ti­vo in­sig­nia, el lec­tor elec­tró­ni­co Kind­le. Sus gran­des ba­zas son su pantalla de al­ta definición, su sis­te­ma au­dio Dolby con al­ta­vo­ces es­té­reo de dos vías y, muy es­pe­cial­men­te, el amplio y ex­clu­si­vo ca­tá­lo­go de con­te­ni­dos di­gi­ta­les que tie­nen a su dis­po­si­ción los usua­rios de Ama­zon. Ade­más, es mu­cho más ba­ra­ta que el iPad (la ver­sión de 16 GB cues­ta 199 eu­ros). Jeff Be­zos, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la com­pa­ñía, ha re­co­no­ci­do que el Fi­re se ven­de por de­ba­jo de su pre­cio de cos­te. La es­tra­te­gia de Ama­zon pa­sa por ob­te­ner be­ne­fi­cios con las apli­ca­cio­nes aso­cia­das: can­cio­nes, apps, jue­gos, li­bros...

Goo­gle en­tró en el mer­ca­do de las ta­ble­tas en ju­nio del pa­sa­do año con la Ne­xus 7, fa­bri­ca­da por Asus. Su pre­cio es idén­ti­co al del Kind­le Fi­re HD, pe­ro a di­fe­ren­cia de és­ta, equi­pa An­droid 4.1 Jelly Bean, el úl­ti­mo sis­te­ma ope­ra­ti­vo mó­vil de Goo­gle (el Kind­le Fi­re fun­cio­na con el an­te­rior, An­droid 4.0 Ice Cream Sand­wich), lo que ga­ran­ti­za ac­tua­li­za­cio­nes au­to­má­ti­cas de sis­te­ma, al­go va­lo­ra­do por los usua­rios.

Por su la­do Sam­sung, la pri­me­ra com­pa­ñía que plan­tó ca­ra a Ap­ple en el sec­tor de las ta­ble­tas, se ha que­da­do en un se­gun­do plano en el seg­men­to de las sie­te pul­ga­das con su Galaxy Tab II 7.0. Pre­sen­ta­da en fe­bre­ro del 2012 du­ran­te el Mo­bi­le World Con­gress de Bar­ce­lo­na, su pre­cio (a par­tir de 249 eu­ros) y sus pres­ta­cio­nes no pue­den com­pe­tir con otros dis­po­si­ti­vos lan­za­dos pos­te­rior­men­te. Ade­más de los dis­po­si­ti­vos de las gran­des mar­cas, otros mu­chos fa­bri­can­tes (Asus, Ar­chos, Sony, Le­no­vo, bq, Ai­ris...) com­pi­ten en el ni­cho de las ta­ble­tas de sie­te pul­ga­das. Se tra­ta de dis­po­si­ti­vos An­droid de ba­jo cos­te. Al­gu­nos se co­mer­cia­li­zan ba­jo la de­no­mi­na­ción de mar­cas co­mo la de Fnac, fa­bri­ca­da por bq, la com­pa­ñía es­pa­ño­la.

Los mó­vi­les cre­cen; las ta­ble­tas men­guan La prin­ci­pal ten­den­cia en los dis­po­si­ti­vos pre­sen­ta­dos en el 2012 es el ta­ma­ño de las pan­ta­llas. Las de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes han cre­ci­do y las de las ta­ble­tas se han re­du­ci­do. En es­te sen­ti­do, por una vez, Ap­ple ha ido a re­bu­fo de sus com­pe­ti­do­res. Las dos nue­vas ver­sio­nes de sus pro­duc­tos ban­de­ra lan­za­das el año pa­sa­do si­guen la sen­da tra­za­da por otras com­pa­ñías: el iP­ho­ne 5 ha au­men­ta­do el ta­ma­ño de su pantalla pa­ra igua­lar­la a las del Galaxy S III de Sam­sung y el Lu­mia 920 de No­kia, mien­tras que el lan­za­mien­to del iPad mi­ni res­pon­de di­rec­ta­men­te a la ne­ce­si­dad co­mer­cial de com­pe­tir con el Kind­le Fi­re HD de Ama­zon y el Ne­xus 7 de Goo­gle, dos ta­ble­tas con gran éxi­to de ven­tas en Es­ta­dos Uni­dos.

Ade­más, en el re­cien­te Con­su­mer Elec­tro­nic Show (CES) de Las Ve­gas, la fe­ria tec­no­ló­gi­ca más im­por­tan­te del año en la in­dus­tria de la elec­tró­ni­ca de con­su­mo, han des­ta­ca­do las phablets. Si las ta­ble­tas se si­túan en­tre los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y las compu­tado­ras por­tá­ti­les, el pha­blet (o tabléfono) es un dis­po­si­ti­vo hí­bri­do en­tre smartp­ho­ne y ta­ble­ta, con pan­ta­llas de en­tre 5,3 y al­go más de 6 pul­ga­das. La ga­ma Galaxy No­te de Sam­sung li­de­ra es­te mer­ca­do con el Galaxy No­te II, un dis­po­si­ti­vo que in­cor­po­ra un lá­piz elec­tró­ni­co muy pre­ci­so y que ven­dió cin­co mi­llo­nes de uni­da­des en sus dos pri­me­ros me­ses en el mer­ca­do, en­tre sep­tiem­bre y no­viem­bre del 2012.

El ac­ce­so es mó­vil To­das es­tas ten­den­cias de mer­ca­do res­pon­den a una reali­dad so­cial in­dis­cu­ti­ble: el ac­ce­so a la in­for­ma­ción es ca­da vez más mó­vil. En con­se­cuen­cia, el cre­ci­mien­to de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les con co­ne­xión a in­ter­net es im­pa­ra­ble. La 13.ª edi­ción del in­for­me anual La so­cie­dad de la in­for­ma­ción en E Es­pa­ña, ela­bo­ra­do por Te­le­fó­ni­ca y co­rres­pon­dien­te al 2012, así lo ates­ti­gua. En Es­pa­ña, el 2009 fue el año en el que por pri­me­ra vez las ven­tas de por­tá­ti­les su­pe­raron las de or­de­na­do­res de so­bre­me­sa. En el 2012 las ven­tas de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes han su­pe­ra­do ya a las de los or­de­na­do­res por­tá­ti­les y se pre­vé que en el 2015 se ven­dan más ta­ble­tas que por­tá­ti­les. En el 2011 ya se ven­die­ron más ta­ble­tas que mi­ni­por­tá­ti­les de ba­jo cos­te, y en el 2012 sus ven­tas han su­pe­ra­do a las de or­de­na­do­res de so­bre­me­sa. Los úl­ti­mos da­tos co­no­ci­dos, un in­for­me de la con­sul­to­ra IDC pu­bli­ca­do ha­ce unas se­ma­nas in­di­can una caí­da del 27,3% en el mer­ca­do es­pa­ñol de or­de­na­do­res en el cuar­to tri­mes­tre del 2012 res­pec­to al mis­mo pe­río­do del 2011.

El éxi­to de las ta­ble­tas es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con los nue­vos com­por­ta­mien­tos y há­bi­tos de con­su­mo de sus usua­rios. Su prin­ci­pal ven­ta­ja es la co­mo­di­dad, en­ten­di­da co­mo fa­ci­li­dad de ma­ne­jo y ac­ce­si­bi­li­dad. Es fá­cil­men­te trans­por­ta­ble, en es­pe­cial las que per­te­ne­cen al seg­men­to de las sie­te pul­ga­das, por su ta­ma­ño re­du­ci­do y su li­ge­re­za. Adi­cio­nal­men­te, la pantalla gran­de me­jo­ra la vi­sua­li­za­ción de los smartp­ho­nes. Así co­mo los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes se uti­li­zan a me­nu­do pa­ra “ma­tar el tiem­po” (por ejem­plo, pa­ra co­mu­ni­car­se me­dian­te apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, con­sul­tar redes so­cia­les o ju­gar du­ran­te tra­yec­tos cor­tos en trans­por­te pú­bli­co o pe­río­dos bre­ves de es­pe­ra), las ta­ble­tas son más uti­li­za­das pa­ra aho­rrar tiem­po, re­em­pla­zan­do a otras pan­ta­llas pa­ra ha­cer más efi­cien­te la na­ve­ga­ción. No es lo mis­mo ver un ví­deo o rea­li­zar una con­sul­ta de un ma­pa de na­ve­ga­ción en una ta­ble­ta que en un por­tá­til o un smartp­ho­ne. El or­de­na­dor tar­da más en arran­car y es in­có­mo­do de tras­la­dar, mien­tras que la pantalla y los pro­ce­sa­do­res de mu­chos mó­vi­les pre­sen­tan li­mi­ta­cio­nes pa­ra se­gún qué vi­sua­li­za­cio­nes grá­fi­cas.

El mo­men­to del día en el que se ac­ce­de a in­ter­net tam­bién va­ría se­gún el dis­po­si­ti­vo des­de el que se rea­li­za la co­ne­xión. Los or­de­na­do­res se uti­li­zan más du­ran­te la ma­ña­na, en ho­ra­rio la­bo­ral, y por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.