Lo­cas por el gan­chi­llo

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Las agu­jas de te­jer son el ar­ma de es­tas mu­je­res. Ur­ba­ni­tas, con ca­rre­ra y tra­ba­jo es­ta­ble (sue­len ron­dar eda­des com­pren­di­das en­tre los 25 a 40 años); em­plean su tiem­po li­bre en ha­cer cal­ce­ta, so­las o acom­pa­ña­das. Mul­ti­tud de ca­fe­te­rías en to­das par­tes del mun­do se han pues­to al ser­vi­cio de es­tas mu­je­res pa­ra con­ver­tir el knit­ting (en in­glés, te­jer) en to­do un ac­to so­cial. La mo­da del haz­lo tú mis­mo y la cri­sis eco­nó­mi­ca han ayu­da­do a que es­ta sim­ple ac­ti­vi­dad se con­so­li­de co­mo es­ti­lo de vi­da. “La cri­sis ha pro­vo­ca­do la vuel­ta a los orí­ge­nes–afir­ma la ca­za­do­ra de ten­den­cias Ma­ría Paz Ca- ba­lle­ro–, mu­chas per­so­nas ya no pue­den per­mi­tir­se sa­lir a ce­nar los vier­nes, por lo que re­cu­pe­ran ac­ti­vi­da­des más eco­nó­mi­cas co­mo ha­cer pun­to o gan­chi­llo”. Fa­mo­sas co­mo Julia Ro­berts, Sa­rah Jes­si­ca Par­ker, Ca­me­ron Díaz o Hi­llary Swank ya se han de­cla­ra­do knit­ters. Y tal es la fie­bre por las agu­jas que has­ta ha sur­gi­do un mo­vi­mien­to, de­no­mi­na­do yarn bom­bing, que tie­ne por ob­je­to em­be­lle­cer las ciu­da­des de­co­ran­do el mo­bi­lia­rio ur­bano con la­na e hi­lo. Ar­te ur­bano res­pon­sa­ble, sin pin­tu­ra y sin spray.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.