Ar­te al otro la­do de la pantalla

El mer­ca­do del ar­te se aden­tra en la di­men­sión in­ter­net: per­so­na­li­za­ción, in­ter­ac­ción, in­ter­cam­bio y di­ne­ro. Las obras se trans­for­ma­ron en un va­lor bur­sá­til ha­ce más de cua­ren­ta años; aho­ra, con las nue­vas tec­no­lo­gías, se des­vin­cu­lan del eli­tis­mo pa­ra est

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to An­na To­màs

da por co­lo­res, per­so­na­li­zar y ele­gir el so­por­te del cua­dro o be­ne­fi­ciar­se de sus re­ba­jas has­ta mi­tad de pre­cio en las obras se­lec­cio­na­das. En Shop­fo­rArt.com tam­bién pue­de per­so­na­li­zar­se el so­por­te pa­ra la obra pe­ro ade­más la web in­clu­ye un ví­deo de­ta­lla­do en el que mues­tra cuál se­ría el re­sul­ta­do fi­nal. Aun­que si el co­lec­cio­nis­ta se de­can­ta por el ar­te es­ta­dou­ni­den­se, otras ga­le­rías de gran pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal co­mo Art­net.com y Fada. com son ru­tas se­gu­ras pa­ra com­prar y ven­der ar­te por in­ter­net. En Fi­near­ts­title.com se en­car­gan de ras­trear, re­gis­trar y re­gu­lar obras de ar­te en la red pa­ra pre­ser­var el de­re­cho y la ori­gi­na­li­dad de los ar­tis­tas que mues­tran sus obras en la web.

“Sa­ber apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que in­ter­net ofre­ce a la au­dien­cia, ta­les co­mo una co­ber­tu­ra ma­si­va y la ca­pa­ci­dad de mos­trar obras de to­do ti­po sir­vién­do­se de dis­tin­tos for­ma­tos –ví­deo, ani­ma­cio­nes, au­dio, 3D, in­ter­ac­cio­nes–, brin­da al mun­do del ar­te la opor­tu­ni­dad de lle­gar a nue­vos con­su­mi­do­res en dis­tin­tos paí­ses, fu­sio­nan­do cul­tu­ras y fron­te­ras”, opi­na Ke­vin Wal­ker, uno de los res­pon­sa­bles de la De­sign School of Com­mu­ni­ca­tion del Ro­yal Aca­demy of Arts en Lon­dres. “Y pues­to que los ar­tis­tas están al frente de cual­quier novedad y ten­den­cia cul­tu­ral, in­ter­net pue­de ayu­dar co­mo pla­ta­for­ma pa­ra ace­le­rar fu­tu­ros en­cuen­tros”. Así pues, a las ven­ta­jo­sas fa­ci­li­da­des de tiem­po, cos­tes y co­mo­di­dad que ofre­ce el co­mer­cio elec­tró­ni­co, se su­ma la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a in­nu­me­ra­bles obras y ar­tis­tas de cual­quier rin­cón del pla­ne­ta, co­mo en el ca­so de la pres­ti­gio­sa Pi­cas­soMio.com, que ex­po­ne más de 50.000 obras de ar­tis­tas de ochen­ta paí­ses, o Art­fin­der.com, que cuen­ta con dis­tin­tas he­rra­mien­tas y ase­so­res que ayu­dan a que el com­pra­dor en­cuen­tre lo que le gus­ta.

MÁS CA­NA­LES Y ME­NOS FRON­TE­RAS, ESO OFRE­CE LA RED PA­RA COM­PRAR UNA WEB DE GOO­GLE DA AC­CE­SO A LOS ME­JO­RES MU­SEOS DEL MUN­DO

Más cu­rio­so es el ca­so de New­bloo­dart.com, en el que se en­cuen­tra una apli­ca­ción lla­ma­da psi­co­me­tría del ar­te que ayu­da a ma­ti­zar los gus­tos y pre­fe­ren­cias del com­pra­dor de una ma­ne­ra prác­ti­ca­men­te cien­tí­fi­ca. Ke­vin Wal­ker apos­ti­lla: “Lo más útil de to­do, qui­zás, es sim­ple­men­te el he­cho de ser ca­paz de con­tem­plar en lí­nea una gran can­ti­dad de ar­te”.

Nue­vos ho­ri­zon­tes Hoy más que nun­ca, en un mer­ca­do que se ex­pan­de ha­cia nue­vos ho­ri­zon­tes, la pre­sen­cia on li­ne es prác­ti­ca­men­te de obli­ga­do cum­pli­mien­to. Prue­ba de ello es el úl­ti­mo in­for­me de la Eu­ro­pean Fi­ne Art Foun­da­tion (Tefaf ) El mer­ca­do del ar­te in­ter­na­cio­nal en el 2011, en el que se in­di­ca que Chi­na se ha con­ver­ti­do en el mer­ca­do más gran­de del mun­do en el ám­bi­to del ar­te y las an­ti­güe­da­des su­peran­do por pri­me­ra vez en dé­ca­das a Es­ta­dos Uni­dos. La cuo­ta de Chi­na en es­te mer­ca­do glo­bal au­men­tó de un 23% en el 2010 a un 30% en el 2011, re­le­gan­do así a Es­ta­dos Uni­dos (29%). El in­for­me ela­bo­ra­do por Cla­re McAndrew, economista cul­tu­ral es­pe­cia­li­za­da en el mer­ca­do de be­llas ar­tes y fun­da­do­ra de Arts Eco­no­mics, con­si­de­ra es­ta evo­lu­ción co­mo uno de los cam­bios más im­por­tan­tes en los úl­ti­mos 50 años. Ade­más, la glo­ba­li­dad de in­ter­net ha per­mi­ti­do que los ciu­da­da­nos de paí­ses co­mo Chi­na, an­te­rior­men­te ale­ja­dos de los cir­cui­tos de ac­ce­so al ar­te, dis­pon­gan aho­ra de un me­dio fá­cil pa­ra sus com­pras. Más ca­na­les y nue­vas fron­te­ras: eso es lo que in­ter­net ofre­ce a es­ta nue­va era del ar­te di­gi­tal.

Cons­cien­tes del cam­bio, las ca­sas de subas­tas y los mu­seos se han su­ma­do al ca­rro di­gi­tal. Mien­tras las pres­ti­gio­sas Sot­heby’s y Ch­ris­tie’s tie­nen una he­rra­mien­ta on li­ne –MySot­heby’s y Ch­ris­tie’s Li­ve– pa­ra po­der pu­jar des­de ca­sa y en cual­quier rin­cón del mun­do, los mu­seos no sólo co­la­bo­ran con al­gu­nas de las re­co­no­ci­das webs men­cio­na­das (Ar­ts­pa­ce.com), sino que tam­bién cuen­tan con la ayu­da de una mag­ní­fi­ca he­rra­mien­ta que po­si­bi­li­ta dar a co­no­cer sus co­lec­cio­nes y re­co­rrer ca­da uno de sus pa­si­llos: el Goo­gleart­Pro­ject. Des­de el MoMA en Nue­va York a la Tate Mo­dern en Lon­dres, el Jin­tai Art en Pe­kín, el Pom­pi­dou en Pa­rís o el Rei­na So­fía en Ma­drid. Gra­cias a es­ta ini­cia­ti­va, to­dos los mu­seos del mun­do y sus co­lec­cio­nes están a un so­lo clic.

No es oro to­do lo que re­lu­ce Pe­se a la mu­ta­ción que el va­lor del ar­te ha ex­pe­ri­men­ta­do y pe­se a las opor­tu­ni­da­des que in­ter­net ofre­ce al mer­ca­do, al­gu­nos ex­per­tos son un tan­to es­cép­ti­cos an­te tan­ta trans­mu­ta­ción. En eBay pue­den en­con­trar­se cua­dros de Mi­ró y Da­lí por 8 y 30 eu­ros. Bas­ta con te­clear las pa­la­bras Mi­ró y pain­ting y apa­re­ce­rán al­gu­nos cua­dros que di­cen ser au­tén­ti­cos ori­gi­na­les pin­ta­dos por los maes­tros. Co­mo di­ce el re­frán: he­cha la ley, he­cha la tram­pa. Wal­ker opi­na: “Per­so­nal­men­te, mu­cho del ar­te di­gi­tal es brillante en su su­per­fi­cie pe­ro va­cío en pro­fun­di­dad”. A Es­tre­lla de Die­go, es­cri­to­ra, en­sa­yis­ta e his­to­ria­do­ra del ar­te en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, lo que le “preo­cu­pa mu­cho es la idea de que las co­lec­cio­nes de ar­te con­tem­po­rá­neo de cual­quier mu­seo del mun­do van a ser idén­ti­cas por­que en ellas fi­gu­ran los mis­mos ar­tis­tas, los que están to­do el día en los me­dios y en un mo­men­to da­do ra­cio­nan sus apa­ri­cio­nes co­mo otra téc­ni­ca de ven­ta. Es­ta si­tua­ción –ra­zo­na De Die­go– ha­ce que lue­go al­guien la apro­ve­che y di­ga que to­do es una pues­ta en es­ce­na, y yo creo que no. Lo que pa­sa es que es muy di­fí­cil de­ter­mi­nar lo que es ar­te y lo que no lo es. Es ne­go­cio, pe­ro no tan ren­ta­ble co­mo se cree; pue­de pin­char en cual­quier mo­men­to”.

La his­to­ria­do­ra es muy grá­fi­ca: “Hay mu­chos in­tere­ses crea­dos, y si yo he com­pra­do un Da­mien Hirst por 12 mi­llo­nes de eu­ros, no pue­do per­mi­tir que ba­je. El mer­ca­do es co­mo las ca­sas. Se man­tie­ne por­que si se cae, to­do el mun­do se sui­ci­da­ría”. Qui­zá sea ese el mo­ti­vo del au­ge del ar­te di­gi­tal: in­ten­tar que to­do el im­pe­rio que se ha crea­do al­re­de­dor de sus in­ver­sio­nes no se des­va­nez­ca.

Obra del ar­tis­ta ni­pón Takeshi Mu­ra­ka­mi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.