SEN­TIR Y SOL­TAR

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@lavan­guar­dia.es

PREGUNTA Ho­la Ra­mi­ro, me lla­mo Ma­ría Do­lo­res. Va­rias per­so­nas me han acon­se­ja­do que prac­ti­que la re­la­ja­ción pa­ra so­bre­lle­var la fi­bro­mial­gia que pa­dez­co des­de ha­ce años. He he­cho al­gu­nos in­ten­tos, sin re­gu­la­ri­dad, y la ver­dad es que me han ve­ni­do muy bien. No obs­tan­te, ten­go al­gu­nas du­das que me gus­ta­ría plan­tear­le: ¿bas­ta con ha­cer sólo cin­co mi­nu­tos?, ¿se pue­de prac­ti­car sen­ta­do y no ex­ten­di­do?, ¿es me­jor ir di­cién­do­se a uno mis­mo qué zo­nas re­la­jar o no re­cu­rrir a un tex­to men­tal?, ¿cuál es la me­jor ma­ne­ra de res­pi­rar du­ran­te la re­la­ja­ción? Per­do­ne que le ha­ga tan­tas pre­gun­tas, pe­ro es que me gus­ta­ría prac­ti­car bien y em­pe­zar a ser más re­gu­lar en la prác­ti­ca. Se me ocu­rren otras dos pre­gun­tas: ¿da igual ha­cer­lo a cual­quier ho­ra del día?, ¿es ma­lo si uno se duer­me du­ran­te la prác­ti­ca?

RES­PUES­TA Ho­la Ma­ría Do­lo­res. Mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me y plan­tear­me pre­gun­tas de ca­rác­ter tan prác­ti­co y tan útil. La re­la­ja­ción cons­cien­te, que en­cuen­tra su ori­gen en el yo­ga, es una prác­ti­ca su­ma­men­te sa­lu­da­ble en mu­chos sen­ti­dos, y por eso otras ve­ces ya ha­bía he­cho re­fe­ren­cia a la mis­ma. Es­tá al al­can­ce de to­das las per­so­nas y son mu­chos sus be­ne­fi­cios fí­si­cos y psí­qui­cos. Lo que es na­tu­ral, por ejem­plo, en cual­quier fe­lino, el ser hu­mano tie­ne que apren­der­lo, pues la ver­dad es que no sa­be­mos es­tar re­la­ja­dos y cal­mos. No bas­ta con re­la­jar­se sólo cin­co mi­nu­tos, aun­que me­jor eso que na­da. Lo ideal, co­mo mí­ni­mo, son diez. Pa­ra per­fec­cio­nar el apren­di­za­je lo ade­cua­do es ha­cer la re­la­ja­ción ex­ten­di­do so­bre la es­pal­da, pe­ro una vez se ha do­mi­na­do tam­bién se pue­de ejer­ci­tar sen­ta­do, y así lle­var­la a ca­bo in­clu­so via­jan­do. No es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir al dis­cur­so men­tal, sino sim­ple­men­te ir sin­tien­do las dis­tin­tas zo­nas del cuer­po, de mo­do pro­gre­si­vo, y tra­tar de aflo­jar­las más y más. Es una pu­ra cues­tión de prác­ti­ca. Cuan­do uno ya sa­be re­la­jar­se, ni si­quie­ra hay que ir por zo­nas, sino que uno sien­te to­do el cuer­po y lo re­la­ja en mi­nu­tos.

Sí, con­tes­tan­do a otra de tus pre­gun­tas, da igual ha­cer­la a cual­quier ho­ra del día. Lo im­por­tan­te es prac­ti­car e ir con­si­guien­do fa­ses más pro­fun­das y re­pa­ra­do­ras de re­la­ja­ción. Hay que es­tar bien aten­to. No, no hay na­da de ma­lo en dor­mir­se, pe­ro pa­ra pro­fun­di­zar en la téc­ni­ca hay que evi­tar­lo. Des­pués de pa­sar el tiem­po in­di­ca­do pa­ra la re­la­ja­ción, no hay que sa­lir de la mis­ma brus­ca­men­te, sino res­pi­rar va­rias ve­ces en pro­fun­di­dad e ir mo­vien­do len­ta­men­te las dis­tin­tas par­tes del cuer­po. Una vez re­la­ja­do el cuer­po, se pue­de fi­jar la men­te en la res­pi­ra­ción. Se ha de res­pi­rar tran­qui­la y uni­for­me­men­te pa­ra ir­se re­la­jan­do más y más.

ES ME­JOR RE­LA­JAR­SE DU­RAN­TE CIN­CO MI­NU­TOS QUE NA­DA, PE­RO EL TIEM­PO ADE­CUA­DO SON DIEZ MI­NU­TOS

A me­di­da que uno suel­ta el ai­re sien­te que to­das las par­tes del cuer­po se van re­la­jan­do, así co­mo tam­bién la men­te y el sis­te­ma ner­vio­so. Te ven­drá muy bien prac­ti­car, ya lo ve­rás, y con­ver­ti­rás la re­la­ja­ción cons­cien­te en una bue­na alia­da. Co­mo en cual­quier dis­ci­pli­na, la cla­ve del éxi­to es la prác­ti­ca. Bus­ca un hue­co al día y prac­ti­ca. Es me­jor ha­cer­lo con el es­tó­ma­go va­cío o por lo me­nos no muy lleno. Tam­bién nos pue­de ayu­dar que otra per­so­na nos va­ya se­ña­lan­do las dis­tin­tas par­tes del cuer­po; es­to pue­de ser útil al prin­ci­pio, pe­ro tras al­gu­nas se­sio­nes de­ja de ser ne­ce­sa­rio. El se­cre­to es­tá en sen­tir y sol­tar, sen­tir y sol­tar, sen­tir y sol­tar.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.