EL LÁ­PIZ

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

Leo un de­li­cio­so li­bro ti­tu­la­do Her­gé y los bi­go­tu­dos, que es­tu­dia el pro­ce­so in­ven­ti­vo del crea­dor de Tin­tín. El li­bro, lleno de di­bu­jos, mues­tra có­mo va con­cre­tan­do una idea a tra­vés de es­bo­zos y tan­teos. Así fun­cio­na siem­pre la in­te­li­gen­cia cuan­do crea al­go: pa­san­do de lo con­fu­so a lo pre­ci­so. El li­bro me in­tere­sa, ade­más, por mi pa­sión por el di­bu­jo. Es ma­ra­vi­llo­so lo que una lí­nea pue­de ha­cer. Ha­ce un par de años es­cri­bí una His­to­ria de la pin­tu­ra ilus­tra­da por An­to­nio Min­go­te. A am­bos nos pa­re­cía que era ad­mi­ra­ble la lu­cha en­tre la lí­nea y el co­lor. Has­ta el Re­na­ci­mien­to, ven­ce la lí­nea. En el im­pre­sio­nis­mo, triun­fa el co­lor. Min­go­te y yo nos de­cla­rá­ba­mos reivin­di­ca­do­res de la lí­nea lu­nes, miér­co­les y vier­nes, y de­fen­so­res del co­lor mar­tes, jue­ves y sá­ba­do. El do­min­go, co­mo Yah­vé, des­can­sá­ba­mos con­tem­plan­do que am­bas co­sas eran per­fec­tas. He sen­ti­do mu­chas ve­ces una ex­pe­rien­cia que quie­ro con­tar­les. Ten­go frente a mí una ho­ja en blan­co. Ejer­ce en mí un efec­to lla­ma­da que me in­vi­ta al pa­raí­so, al ries­go, a la po­si­bi­li­dad, a la aven­tu­ra. Apo­yo el lá­piz y en ese mo­men­to se me pre­sen­ta una al­ter­na­ti­va tras­cen­den­tal: di­bu­ja­ré o es­cri­bi­ré. Ha­ga lo que ha­ga, mi ac­ción ha­rá emer­ger un mun­do de­fi­ni­do des­ta­cán­do­se so­bre la pá­gi­na, aco­ge­dor, y aho­ra hu­mil­de, ba­jo el po­der de la lí­nea.

La sor­pren­den­te má­qui­na de ha­cer aso­cia­cio­nes que to­dos te­ne­mos, me ha lle­va­do de Tin­tín al di­bu­jo y del di­bu­jo a la lí­nea. Y aho­ra me lle­va de la lí­nea al lá­piz. Soy un enamo­ra­do del lá­piz, aun­que úl­ti­ma­men­te le he si­do in­ter­mi­ten­te­men­te in­fiel con el ro­tu­la­dor de pun­ta ul­tra­fi­na, que es­ti­li­za y pu­ri­fi­ca la lí­nea. Me con­mue­ve su hu­mil­de sa­cri­fi­cio, su ge­ne­ro­so des­gas­te en la obra. Su­ce­de al­go cruel al in­tro­du­cir­lo en un sa­ca­pun­tas, esa gui­llo­ti­na he­li­coi­dal. Pe­ro hay al­go tam­bién her­mo­so. La mi­na del lá­piz es realmente una mi­na que ex­plo­tar, de don­de sa­ca­re­mos mi­les de lí­neas. Ver có­mo su po­ten­cia se con­vier­te en ener­gía ci­né­ti­ca es ma­ra­vi­llo­so. El lá­piz, a su vez, me lle­va a mi pro­yec­to de ha­cer una fi­lo­so­fía de las co­sas pe­que­ñas. La pri­me­ra lec­ción de esa fi­lo­so­fía es que las co­sas pue­den ser na­tu­ra­les o ar­ti­fi­cia­les. Las ar­ti­fi­cia­les son un pro­duc­to de la in­te­li­gen­cia, que las pro­du­ce ma­ne­jan­do las na­tu­ra­les. En es­te ca­so, el gra­fi­to. El lá­piz ori­gi­nal es una mi­na o ba­rri­ta de gra­fi­to en­cap­su­la­do en un es­cue­to ci­lin­dro de ma­de­ra. La pa­la­bra lá­piz, de­ri­va­da del la­tín la­pis, que sig­ni­fi­ca pie­dra, in­di­ca­ba su ori­gen mi­ne­ral. En 1564, una tem­pes­tad de­rri­bó un ár­bol en Bo­rrow­da­le, de­jan­do al des­cu­bier­to un ya­ci­mien­to de gra­fi­to. En­ton­ces no se lla­ma­ba así. Fue un bau­ti­zo re­tros­pec­ti­vo, por­que se le lla­mó gra­fi­to des­pués de que se le uti­li­za­ra pa­ra escribir. Los pas­to­res lo uti­li­za­ron pa­ra mar­car el ga­na­do, y co­mo man­cha­ba mu­cho lo te­nían que en­vol­ver con al­go. A un ma­tri­mo­nio de car­pin­te­ros ita­lia­nos –Si­mo­nio y Lyn­dia­na Ber­na­cot­ti– se le ocu­rrió in­ser­tar­lo en una ma­de­ra. Los pri­me­ros fa­bri­can­tes de lá­pi­ces, en el si­glo XVIII, man­tie­nen su re­cuer­do en mar­ca fa­mo­sas de lá­pi­ces: Fa­ber, Con­tè y Hardt­muth (Koh-i-noor). La in­ven­ción hu­ma­na aprovecha las pro­pie­da­des de la reali­dad pa­ra rea­li­zar un pro­yec­to hu­mano: di­bu­jar o escribir. Pe­ro los pro­duc­tos ar­ti­fi­cia­les –el lá­piz, pe­ro po­dría ser el len­gua­je, los or­de­na­do­res– re­vier­ten so­bre la in­te­li­gen­cia hu­ma­na que los ha crea­do, y la re­crean al per­mi­tir­le ha­cer co­sas im­pen­sa­bles. Eso es lo que he lla­ma­do el bu­cle pro­di­gio­so, que ca­da vez me pas­ma más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.