Re­mo­la­cha

Be­ta vul­ga­ris

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Es una raíz re­don­da y car­no­sa, de co­lor ro­jo o mo­ra­do, dul­ce, que se en­cuen­tra en el mer­ca­do to­do el año y pue­de con­su­mir­se tan­to cru­da co­mo co­ci­da. Es ori­gi­na­ria del Me­di­te­rrá­neo y del nor­te de Áfri­ca e ini­cial­men­te se cul­ti­va­ba por sus ho­jas (es de la mis­ma fa­mi­lia que la acel­ga), y las raí­ces sólo se uti­li­za­ban con fi­nes me­di­ci­na­les, pa­ra com­ba­tir do­lo­res de mue­las y de ca­be­za. Es a par­tir del si­glo XVI cuan­do se co­men­zó a in­cluir­la en la die­ta. A la ho­ra de ele­gir­las, es me­jor es­co­ger los ejem­pla­res li­sos, sin man­chas ni ma­gu­lla­du­ras y con ho­jas ver­des, que in­di­can que la raíz es jo­ven. Se con­ser­va bien en el fri­go­rí­fi­co, pe­ro no se acon­se­ja con­ge­lar­la. Su prin­ci­pal com­po­nen­te es agua, se­gui­do de hi­dra­tos de car­bono. Es ri­ca en yo­do, so­dio, po­ta­sio y pig­men­tos an­ti­oxi­dan­tes, y en­tre sus vi­ta­mi­nas des­ta­can los fo­la­tos. Tie­ne po­cas ca­lo­rías pe­ro pro­por­cio­na sen­sa­ción de saciedad, por lo que se re­co­mien­da en die­tas de con­trol de pe­so. En cam­bio, se des­acon­se­ja pa­ra quie­nes son pro­pen­sos a cálcu­los re­na­les. Pa­ra con­su­mir­la cru­da, en en­sa­la­das, se sue­le ra­llar y ali­ñar con acei­te y li­món, pe­ro se re­co­mien­da to­mar­la co­ci­da por­que es más di­ge­ri­ble. Es me­jor her­vir­la sin pe­lar (en­tre una y dos ho­ras) pa­ra que no pier­da sa­bor ni co­lor. Y co­mo me­jor con­ser­va sus pro­pie­da­des es asada. Tam­bién se em­plean en con­ser­vas. Ro­dri­go de la Ca­lle, que ela­bo­ra mer­me­la­da de re­mo­la­cha a la sal y tam­bién la li­cua pa­ra ha­cer sal­sas, ase­gu­ra que apor­ta a los pla­tos sa­bor a tie­rra y aro­mas de hu­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.