Rá­bano

Rap­ha­nus sa­ti­vus

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Es una de las raí­ces, jun­to con la za­naho­ria, que más se con­su­men cru­das, en en­sa­la­das o con sal­sas. Pa­re­ce que su ori­gen es­tá en Chi­na, y fue una hor­ta­li­za muy apre­cia­da en la an­ti­güe­dad por egip­cios y ba­bi­lo­nios. Su for­ma es es­fé­ri­ca o alar­ga­da, se­gún las va­rie­da­des, con una piel externa de co­lor ro­jo o blan­co, y con la car­ne in­te­rior muy blan­ca. Los de ma­yor con­su­mo en cru­do son los de ta­ma­ño pe­que­ño, que sue­len ser los de pri­ma­ve­ra. Los de oto­ño son rá­ba­nos más gran­des y du­ros, y se uti­li­zan con ma­yor fre­cuen­cia co­ci­dos. Su sa­bor es li­ge­ra­men­te amar­go y pi­can­te, pa­re­ci­do a la pi­mien­ta, y si se quie­re sua­vi­zar, se pue­de pe­lar. Se acon­se­ja ele­gir los que aún con­ser­van las ho­jas ver­des y en buen es­ta­do co­mo in­di­ca­dor de fres­cor. Tie­nen un al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­na C, po­ta­sio y yo­do, así co­mo com­pues­tos de azu­fre de ac­ción an­ti­oxi­dan­te. Se con­si­de­ra que re­sul­tan diu­ré­ti­cos y de­pu­ra­ti­vos, ade­más de fa­vo­re­cer las di­ges­tio­nes, y en la me­di­ci­na an­ti­gua se em­plea­ban co­mo cal­man­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.