In­ter­cam­biar li­bros

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Avi­so a los aman­tes de los li­bros (en pa­pel): una co­sa es cul­ti­var la afi­ción a la lec­tu­ra, otra co­sa es con­ver­tir­se en co­lec­cio­nis­ta fe­ti­che de vo­lú­me­nes que, con to­da pro­ba­bi­li­dad, nun­ca más vol­ve­re­mos a abrir en nues­tra vi­da. La web Li­bros­com­par­ti­dos na­ce con es­te ob­je­ti­vo: in­ter­cam­biar li­bros a cos­te ce­ro y fo­men­tar la pa­sión de la lec­tu­ra. Im­pul­sa una for­ma de true­que a tra­vés de la red. Tam­bién con los li­bros, com­par­tir pue­de re­sul­tar más ba­ra­to y más be­ne­fi­cio­so pa­ra la co­lec­ti­vi­dad que la ad­qui­si­ción in­di­vi­dual. Juan Co­ro­na, el crea­dor de la pá­gi­na, enu­me­ra las cifras del éxi­to. “Ya te­ne­mos a cua­tro mil miem­bros y un ca­tá­lo­go de 20.000 li­bros. En dos años de fun­cio­na­mien­to, han te­ni­do lu­gar más de 4.000 in­ter­cam­bios. Y te­ne­mos a 10.000 se­gui­do­res en Fa­ce­book”. ¿Có­mo fun­cio­na? Un lec­tor se des­pren­de de un li­bro y lo ce­de, de for­ma de­fi­ni­ti­va, a otro que lo quie­ra leer. Me­dian­te un sis­te­ma de cré­di­tos, adquiere así la po­si­bi­li­dad de con­se­guir otro vo­lu­men de su in­te­rés. Pa­ra ase­gu­rar­se de que los li­bros es­tén en buen es­ta­do y de que el ti­tu­lar sea una per­so­na de fiar, hay un sis­te­ma de pun­tua­ción de los dis­tin­tos usua­rios, que así es­ta­ble­cen un ran­king. “Aun­que, ho­nes­ta­men­te, no ha­ce fal­ta, por­que quien tie­ne li­bros en pa­pel sue­le cui­dar­los mu­cho”, di­ce Co­ro­na. ¿Có­mo sur­gió la idea? “Me di cuen­ta de que la gen­te no po­día com­prar li­bros por la cri­sis”, cuen­ta. Pa­gan­do me­nos de cin­co eu­ros –los gas­tos de en­vío–, uno tie­ne ac­ce­so a li­bros que en una tien­da lle­ga­rían a ser muy ca­ros, co­mo los de tex­to, por ejem­plo. “Hay gen­te que al prin­ci­pio es es­cép­ti­ca, le cues­ta ce­der un li­bro de su estantería, pe­ro an­te la po­si­bi­li­dad de con­se­guir otro ejem­plar, ya se pier­de es­te mie­do”, se­ña­la Co­ro­na. “Yo creo que en el fu­tu­ro la gen­te no va a que­rer que­dar­se con tan­tas co­sas du­ran­te tan­to tiem­po. Sin cal­cu­lar que de es­ta ma­ne­ra se tie­ne ac­ce­so tam­bién a li­bros des­ca­ta­lo­ga­dos”. ¿Quién di­jo que los li­bros de pa­pel te­nían los días con­ta­dos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.