UNA MEGANUBE

La nue­va pla­ta­for­ma he­re­de­ra de Me­gau­pload ofre­ce más es­pa­cio pa­ra al­ma­ce­nar con­te­ni­dos (es­ta vez en­crip­ta­dos) pe­ro no fun­cio­na bien con to­dos los na­ve­ga­do­res

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Noe­lia Paredes in­fo@in­ter­ne­ten­ca­sa.net

El 21 de mar­zo del 2005 na­ció Me­gau­pload, una web des­ti­na­da al ser­vi­cio de alo­ja­mien­to de ar­chi­vos que pron­to in­cor­po­ró una apli­ca­ción pa­ra col­gar ví­deos (Me­ga­vi­deo) y ver­los en strea­ming, es de­cir, que se pue­de ver y oír a la vez que se des­car­ga. Cin­co años más tar­de, el se­llo se re­bau­ti­zó co­mo Me­ga­world, un ser­vi­cio que in­clu­yó nue­vos con­te­ni­dos co­mo Me­ga­li­ve (que per­mi­tía emi­tir ví­deo por strea­ming en tiem­po real), Me­ga­box (que era una bi­blio­te­ca mu­si­cal), Me­ga­pix (que per­mi­tía col­gar y com­par­tir fo­tos), Me­ga­click (un sis­te­ma de pu­bli­ci­dad), Me­ga­fund (sis­te­ma de cré­di­tos), Me­ga­key (per­mi­tía ob­te­ner cuen­tas gra­tui­tas de Me­gau­pload a cam­bio de ver pu­bli­ci­dad na­ve­gan­do) y Me­ga­pay (un sis­te­ma de pa­go se­gu­ro en in­ter­net). El ser­vi­cio ofre­cía di­fe­ren­tes tipos de cuen­tas (gra­tis, usua­rio y pre­mium) y, de­pen­dien­do de si era de pa­go o gra­tui­ta, otor­ga­ba unos ser­vi­cios u otros así co­mo más o me­nos es­pa­cio de alo­ja­mien­to. La po­pu­la­ri­dad de Me­gau­pload subió en­ton­ces co­mo la es­pu­ma y co­men­zó a te­ner un al­to flu­jo de subidas y ba­ja­das de es­te ti­po de ar­chi­vos, en­tre usua­rios que ac­tua­ban sin te­ner en cuen­ta los de­re­chos de au­tor, de­di­cán­do­se a alo­jar e in­ter­cam­biar es­tos ar­chi­vos. Su po­pu­la­ri­dad era tal que al­can­zó los 50 mi­llo­nes de usua­rios y el 4% del trá­fi­co de in­ter­net has­ta que mu­rió de éxi­to: el 19 de enero del año pa­sa­do el FBI or­de­nó el cie­rre del por­tal por las acu­sa­cio­nes de in­frac­ción del de­re­cho de au­tor, y de­tu­vo a los res­pon­sa­bles del ne­go­cio, in­clui­do a su crea­dor, Kim Dot­com. El cie­rre im­pli­có que mi­llo­nes de usua­rios pre­mium, que en su día pa­ga­ron por ob­te­ner una cuen­ta, per­die­ran el di­ne­ro así co­mo los con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les alo­ja­dos en la web. En agos­to, Dot­com anun­cia la aper­tu­ra de un nue­vo pro­yec­to y se com­pro­me­te a de­vol­ver a los an­ti­guos usua­rios pre­mium de Me­gau­pload, sus cuen­tas, jun­to a un bono ex­tra. Asi­mis­mo, ofre­ce un me­jor ser­vi­cio, ma­yor pro­tec­ción le­gal y to­tal pri­va­ci­dad. Me­ga (Me­ga.co.nz) vió la luz el 19 de enero de es­te año, jus­to un año des­pués del cie­rre de Me­gau­pload. El nue­vo por­tal tie­ne una in­ter­fa­ce muy agra­da­ble, sen­ci­lla e in­tui­ti­va, en la cual po­de­mos ele­gir el idio­ma que que­re­mos uti­li­zar. Tras un bre­ve re­gis­tro y una con­fir­ma­ción de cuen­ta me­dian­te nues­tro co­rreo elec­tró­ni­co, nos per­mi­ti­rá 50 GB de al­ma­ce­na­mien­to gra­tui­to, aun­que co­bra­rá a quie­nes quie­ran am­pliar esa ca­pa­ci­dad: 9,99 eu­ros men­sua­les por 500 GB de ca­pa­ci­dad y 1 TB (te­raby­te) de an­cho de ban­da; una se­gun­da mo­da­li­dad am­plía la ca­pa­ci­dad del usua­rio a 2 TB de al­ma­ce­na­mien­to y 4 de an­cho de ban­da por 19,99 eu­ros; y por 29,99 eu­ros se lle­ga a 4 y 8 TB, res­pec­ti­va­men­te. La apa­rien­cia es la de un ex­plo­ra­dor de ar­chi­vos, lo que fa­ci­li­ta su uso. A eso se le de­no­mi­na el al­ma­ce­na­mien­to en la nu­be. La gran novedad de Me­ga es que em­plea un sis­te­ma de ci­fra­do RSA de 2.048 bits que ac­túa au­to­má­ti­ca­men­te: al su­bir el archivo que­da en­crip­ta­do. De he­cho, el nue­vo por­tal in­cor­po­ra el sis­te­ma RSA (bau­ti­za­do así por sus crea­do­res Ri­vest, Sha­mir y Ad­le­man). El RSA es una apli­ca­ción crip­to­grá­fi­ca de cla­ve pú­bli­ca desa­rro­lla­da en 1977; es un al­go­rit­mo que cons­ta de tres pa­sos: ge­ne­ra­ción de cla­ves, ci­fra­do y des­ci­fra­do. La na­tu­ra­le­za de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.