Na­bo

Bras­si­ca ra­pa

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Es­ta raíz per­te­ne­ce a la mis­ma fa­mi­lia que la col y los be­rros. Es un cul­ti­vo muy an­ti­guo que se uti­li­za­ba pa­ra ali­men­tar al ga­na­do y a la gen­te hu­mil­de, que fue des­pla­za­do de las co­ci­nas con la lle­ga­da de la pa­ta­ta des­de Amé­ri­ca. Ber­nat Mar­tí ex­pli­ca que en el si­glo XVII se con­su­mían co­ci­na­dos con sus ho­jas, co­mo ha­cen to­da­vía en Ga­li­cia con los gre­los. Hay mu­chas va­rie­da­des dis­tin­tas en for­ma (re­don­dos, alar­ga­dos, ter­mi­na­dos en pun­ta, cur­vos…), co­lor (blan­cos, co­lo­ra­dos, ama­ri­llos) y ta­ma­ño (el Na­bo Dai­kon o rá­bano ja­po­nés es de gran ta­ma­ño, co­mo una za­naho­ria gi­gan­te). Al­gu­nas de las va­rie­da­des más con­su­mi­das son la Bo­la de Nie­ve, Bo­la de Oro, Vir­tu­des, Blan­co Glo­bo… Tie­ne po­cas ca­lo­rías (una ter­ce­ra par­te que la pa­ta­ta) y un no­ta­ble con­te­ni­do en azu­fre, con po­der an­ti­oxi­dan­te, ade­más de be­ta­ca­ro­te­nos y áci­do fó­li­co. Se con­si­de­ra muy apro­pia­do pa­ra die­tas de con­trol de pe­so. Se en­cuen­tra en el mer­ca­do to­do el año y se con­ser­va bien va­rios días a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. Los me­jo­res na­bos son los jó­ve­nes, por­que las raí­ces vie­jas tie­nen un sa­bor muy fuer­te, y con­vie­ne cui­dar que sean li­sos, sin man­chas. Se pue­den co­mer cru­dos, cor­ta­dos en ro­da­jas fi­nas o ra­lla­dos en en­sa­la­das, pe­ro lo más fre­cuen­te es co­ci­nar­los en pla­tos de arroz o le­gum­bres, en so­pas o co­mo guar­ni­ción. En Fran­cia son muy po­pu­la­res asa­dos y ca­ra­me­li­za­dos con azú­car y man­te­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.