COR­TAR SIN MIE­DO A LLO­RAR

El Ebro, a su pa­so por Za­ra­go­za, fa­vo­re­ce to­da cla­se de cul­ti­vos de la re­gión y con­tra­po­ne su ver­dor a la ari­dez de las co­mar­cas que lo ro­dean. La re­cu­pe­ra­ción de sus már­ge­nes ha da­do una enési­ma vi­da a la eter­na Cae­sa­rau­gus­ta

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Que una ce­bo­lla nos ha­ga llo­rar al cor­tar­la, es al­go que se da por des­con­ta­do… ex­cep­to en Fuen­tes de Ebro. En es­ta po­bla­ción de Za­ra­go­za, a po­co más de 20 km de la ca­pi­tal de la pro­vin­cia, cre­ce una va­rie­dad au­tóc­to­na del sa­bro­so bul­bo, re­co­no­ci­da des­de el 2011 con el dis­tin­ti­vo de la de­no­mi­na­ción de ori­gen y co­mer­cia­li­za­da con la fór­mu­la “C de Ca­li­dad”. La ce­bo­lla dul­ce de Fuen­tes de Ebro es de sa­bor sua­ve, muy par­ti­cu­lar, de piel ama­ri­lla y tier­na por den­tro, ya que acu­mu­la mu­cha agua. La can­ti­dad de lí­qui­do, uni­da a las ca­rac­te­rís­ti­cas del te­rreno en las que cre­ce, ha­ce que ten­ga me­nos con­cen­tra­ción de azu­fre, de mo­do que ata­ca muy dis­cre­ta­men­te los la­gri­ma­les y mu­co­sas de quien la re­ba­na con un cu­chi­llo. Va­ya, que se tra­ta de una ce­bo­lla po­co ven­ga­ti­va que, por si fue­ra po­co, de­ja po­co re­gus­to en el pa­la­dar. De ahí que los na­tu­ra­les de Fuen­tes de Ebro pro­cla­men or­gu­llo­sos que es la me­jor del mun­do.

La vi­lla don­de se plan­ta y se co­se­cha el bul­bo se lo­ca­li­za cer­ca de la con­fluen­cia del río Gi­nel con el Ca­nal Im­pe­rial de Ara­gón, un te­rreno en el que no fal­ta el agua y se da una ri­ca huer­ta de regadío, de­ta­lle que no lle­ga ni a sos­pe­char­se cuan­do se cir­cu­la por la au­to­pis­ta que atra­vie­sa las ari­de­ces ara­go­ne­sas que pre­sa­gian la apa­ri­ción

LA CE­BO­LLA DE FUEN­TES DE EBRO ES FA­MO­SA POR SU SUA­VI­DAD

de los Mo­ne­gros. Sin em­bar­go, co­mo en tan­tos otros lu­ga­res de Es­pa­ña, los ro­ma­nos ya in­tu­ye­ron el po­ten­cial de la re­gión, tal co­mo re­ve­la el asen­ta­mien­to des­cu­bier­to en lo al­to del mon­te o ca­be­zo de La Co­ro­na. Y, por cier­to, que pa­re­ce que fue­ron los mis­mos grie­gos y ro­ma­nos los que tra­je­ron de Asia Cen­tral el cul­ti­vo de la ce­bo­lla, así que en Fuen­tes de Ebro se­gu­ro que les están muy agra­de­ci­dos.

Arri­ba a la iz­quier­da, el Pa­be­llón Puen­te di­se­ña­do por Zaha Ha­did pa­ra la Ex­po de Za­ra­go­za del año 2008 Aba­jo a la iz­quier­da, el puen­te de pie­dra al la­do de la ca­te­dral-ba­sí­li­ca de Nues­tra Se­ño­ra del Pi­lar So­bre es­tas lí­neas, te­rra­zas flu­via­les en las huer­tas del río más cau­da­lo­so del país, en Fuen­tes de Ebro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.