A ORI­LLAS DEL RÍO

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Fuen­tes de Ebro es­tá tan cer­ca de Za­ra­go­za que, por de­fec­to, la Pi­la­ri­ca aca­ba atra­yen­do el in­te­rés de to­do tu­ris­ta que se acer­que a la re­gión. Sin em­bar­go, y de­jan­do a un la­do sus ex­qui­si­te­ces cu­li­na­rias, des­de la vi­lla par­te un sen­de­ro co­no­ci­do co­mo la ru­ta de los Pi­nos, de no­ta­ble atrac­ti­vo. El ca­mino trans­cu­rre, co­mo in­di­ca su nom­bre, por sua­ves lo­mas cu­bier­tas por un pi­nar, re­plan­ta­do unos 50 años atrás. El apa­ci­ble as­pec­to del pai­sa­je ac­tual na­da tie­ne que ver con las lu­chas que se li­bra­ron aquí du­ran­te la Gue­rra Ci­vil, y de las cua­les da tes­ti­mo­nio el mi­ra­dor de las Trin­che­ras. El pue­blo prác­ti­ca­men­te es­ta­ba en me­dio de la lí­nea que de­li­mi­ta­ba el frente. Otro mi­ra­dor en el mis­mo ca­mino es el del Ebro, con una am­plia vis­ta so­bre la zo­na de huer­tas. Pe­ro, co­mo de­cía­mos, Za­ra­go­za ca­pi­tal es­tá a un ti­ro de pie­dra de Fuen­tes, de mo­do que va­le la pe­na acer­car­se a dar un pa­seo por una ciu­dad que cuen­ta, na­da me­nos, que con dos ca­te­dra­les. Una es la Seo, asen­ta­da so­bre el an­ti­guo fo­ro ro­mano, es­pa­cio que tam­bién ocu­pó una mez­qui­ta si­glos más tar­de. La mez­cla de es­ti­los que se dan en la Seo (del ro­má­ni­co al neo­clá­si­co), no es su­fi­cien­te pa­ra con­tra­rres­tar el atrac­ti­vo de la ba­sí­li­ca del Pi­lar, al otro la­do de la pla­za. Es­te tem­plo ba­rro­co guar­da fres­cos de Fran­cis­co de Go­ya, vi­si­bles en la cú­pu­la y la bó­ve­da. En cuan­to a la Vir­gen del Pi­lar, la en­con­tra­re­mos en la San­ta Ca­pi­lla, en­ci­ma de la co­lum­na so­bre la que se­gún la tra­di­ción se apa­re­ció el após­tol San­tia­go. Es­ta fi­gu­ra de de­vo­ción cuen­ta con diez co­ro­nas di­fe­ren­tes y un sin­nú­me­ro de man­tos, los más an­ti­guos, del si­glo XVI. El ri­co pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co za­ra­go­zano tie­ne otro gran re­fe­ren­te en el parque de la Aljafería, don­de se ele­va un cas­ti­llo-pa­la­cio del XI, de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Fue con­quis­ta­do por el rey Al­fon­so I y hoy es se­de del Go­bierno de Ara­gón. Su uso ofi­cial no im­pi­de la vi­si­ta. Lo más co­no­ci­do del edi­fi­cio es el pa­tio de San­ta Isa­bel, con sus arcos de he­rra­du­ra. La to­rre más an­ti­gua, la del Tro­va­dor, ins­pi­ró un dra­ma a An­to­nio Gar­cía Gu­tié­rrez, que ser­vi­ría de ba­se pa­ra una de las ópe­ras de Ver­di. En cam­bio, si no que­re­mos ahon­dar en la his­to­ria za­ra­go­za­na y pre­fe­ri­mos des­cu­brir la re­cu­pe­ra­da ribera del Ebro, de­be­mos acer­car­nos a la zo­na de la Ex­po 2008 –de­di­ca­da al agua y la sos­te­ni­bi­li­dad– por al­guno de los mu­chos puen­tes que lle­van has­ta allí, co­mo el Pa­be­llón Puen­te di­se­ña­do por la ar­qui­tec­ta bri­tá­ni­coi­ra­ní Zaha Ha­did con for­ma de gla­dio­lo. Don­de se ha­ce más evi­den­te la re­cu­pe­ra­ción de es­pa­cios pa­ra uso ciu­da­dano es en el Parque del Agua Luis Bu­ñuel, en el mean­dro de Ra­ni­llas, que cuen­ta con am­plias zo­nas ver­des y ser­vi­cios.

Ba­jo es­tas lí­neas, el río Ebro a su pa­so por el Pi­lar, al atar­de­cer A la de­re­cha, el pa­la­cio de la Aljafería, pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad Aba­jo a la de­re­cha, la se­gun­da ca­te­dral de la ciu­dad, la Seo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.