LU­CIR ME­LE­NA Y EVI­TAR QUE SEA UNA SEL­VA

Las me­le­nas y me­dias me­le­nas están de mo­da y dis­tin­guen al que las lle­va, pe­ro es pre­ci­so mi­mar­las al má­xi­mo y ahí es don­de en­tran los cui­da­dos es­pe­cia­les, la mas­ca­ri­llas, el la­va­do y la ali­men­ta­ción: me­jor ver­du­ras, fru­tas, fru­tos se­cos y pes­ca­do azul, q

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Las me­le­nas están de mo­da. Y no sólo pa­ra ellas,

aho­ra tam­bién ellos, tal vez ins­pi­ra­dos en ac­to­res y mo­de­los co­mo Brad Pitt, John Kor­ta­ja­re­na o el mo­de­lo An­drej Pe­jic (ima­gen de hombre con as­pec­to de mu­jer o vi­ce­ver­sa), que pre­fie­ren me­di­das in­ter­me­dias y lar­gas a los clá­si­cos ca­be­llos cor­tos y de­pu­ra­dos. Pe­ro no va­le con de­jar que el pe­lo crez­ca y bas­ta: hay que cui­dar­lo por­que di­ce mu­cho de los há­bi­tos y la sa­lud de su due­ño. Hay quie­nes, co­mo si del mi­to de Sansón se tra­ta­se, han lle­ga­do a afir­mar que los ca­be­llos son ex­ten­sio­nes de nues­tro sis­te­ma ner­vio­so y que, por lo tan­to, es me­jor no cor­tar­los pa­ra no per­der ener­gía. No es así has­ta que cien­tí­fi­ca­men­te se de­mues­tre lo con­tra­rio (y no es el ca­so). Lo que sí es del to­do cier­to es que una me­le­na sa­na ha­bla de una per­so­na sa­na. “El pe­lo lu­ce so­bre to­do en las per­so­nas que tie­ne una ali­men­ta­ción sa­na, que sue­len evi­tar las gra­sas sa­tu­ra­das y dan prio­ri­dad a la ver­du­ra y la fru­ta”, ex­pli­ca el der­ma­tó­lo­go y der­ma­pa­tó­lo­go Ju­li Bas­sas.

¿Qué ali­men­tos ayu­dan? Las pro­teí­nas del po­llo evi­tan que se vuel­va que­bra­di­zo. Las al­men­dras, las nue­ces y las ave­lla­nas apor­tan el se­le­nio que evi­ta la caí­da; los cí­tri­cos, el to­ma­te y la so­ja (an­ti­oxi­dan­tes) ayu­dan a eli­mi­nar los ra­di­ca­les li­bres y a lu­char con­tra el en­ve­je­ci­mien­to; los ve­ge­ta­les de ho­jas ver­des co­mo la es­pi­na­ca con­tie­nen hie­rro y cal­cio y con­tri­bu­yen a la pro­duc­ción del se­bo con lo que for­ta­le­cen a la vez que sua­vi­zan la me­le­na. Y los ami­noá­ci­dos, que lle­gan a tra­vés de los lác­teos, car­nes y hue­vos, re­vi­ta­li­zan cue­ro ca­be­llu­do y ca­be­llo. Pe­ro, pro­ba­ble­men­te, lo más in­tere­san­te es el apor­te ex­tra de Ome­ga 3 (atún y sal­món) y que per­mi­te una ex­pre­sión sa­lu­da­ble y brillante de la me­le­na. La pa­cien­cia es vi­tal pa­ra man­te­ner el ca­be­llo lar­go y sano. “Re­quie­re cui­da­dos ex­tra y te­ner en cuen­ta que, a me­di­da que va cre­cien­do, es ne­ce­sa­rio ade­cuar un cham­pú es­pe­cí­fi­co a las cir­cuns­tan­cias del mo­men­to y un acon­di­cio­na­dor”, ex­pli­ca Bas­sas. An­tes que na­da es­te es­pe­cia­lis­ta acla­ra que, ade­más del de Sansón, hay al­gu­nos otros mi­tos tan arrai­ga­dos co­mo téc­ni­ca­men­te fal­sos. “Por ejem­plo, que el pe­lo lar­go pue­de ace­le­rar su pér­di­da y no es así, co­mo tam­po­co na­da tie­ne que ver la se­bo­rrea, la gra­sa o la fre­cuen­cia del la­va­do con la caí­da”, es­pe­ci­fi­ca.

Es­te der­ma­tó­lo­go re­cuer­da que el ca­be­llo es un ele­men­to con una gran re­per­cu­sión so­cial, tan­ta que des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les exis­ten los cre­ce­pe­los. Su im­por­tan­cia es tal que la pér­di­da de ca­be­llo es una de las ra­zo­nes más fre­cuen­tes de con­sul­ta en el der­ma­tó­lo­go. En un es­tu­dio de la fir­ma Pan­te­ne en la que se en­tre­vis­tó a 4.000 mu­je­res eu­ro­peas se lle­gó a la con­clu­sión de que es “de enor­me im­por­tan­cia que el pe­lo fe­me­nino es­té sano, lleno de ple­ni­tud, mo­vi­mien­to y fres­cu­ra” por­que eso “in­flu­ye di­rec­ta­men­te en nues­tro ca­rác­ter y es­ta­do aními­co y pue­de lle­gar a de­li­mi­tar nues­tro éxi­to pro­fe­sio­nal, per­so­nal e in­clu­so sen­ti­men­tal”. Sie­te de ca­da diez mu­je­res re­co­no­cían que se sien­ten más se­gu­ras cuan­do su pe­lo “tie­ne un buen día” y un 68% ad­mi­tían sen­tir­se de­pri­mi­das, me­nos atrac­ti­vas y más tí­mi­das cuan­do su pe­lo es­tá apel­ma­za­do.

Lo que hay que te­ner en cuen­ta pa­ra evi­tar esos días ma­los ( bad hair day en in­glés) es que “el ca­be­llo tie­ne una vi­da de en­tre 6 a 10 años y du­ran­te ese tiem­po es­tá per­ma­nen­te­men­te ex­pues­to a fac­to­res me­dioam­bien­ta­les (sol, cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra…) y a pro­duc­tos quí­mi­cos y tin­tes”, re­cuer­da Bas­sas. Hay que co­no­cer el pe­lo de ca­da uno y su con­di­ción pa­ra sa­ber qué tra­to re­quie­re. La elas­ti­ci­dad se pue­de me­dir es­ti­rán­do­lo un po­co. Si se quie­bra es que le fal­ta elas­ti­ci­dad y ha­brá que dar­le mi­mos a ba­se de mas­ca­ri­llas. Los ca­be­llos fi­nos y abun­dan­tes se es­pon­jan con fa­ci­li­dad, los grue­sos y es­ca­sos no. Pa­ra sa­ber si es po­ro­so se pue­de tes­tar con un pe­que­ño me­chón y cre­par­lo (pei­nar­lo ha­cia la raíz). Sólo co­no­cien­do to­das esas ca­rac­te­rís­ti­cas se pue­den en­con­trar las ayu­das es­pe­cí­fi­cas que per­mi­tan man­te­ner­lo sano y brillante: el mer­ca­do cos­mé­ti­co ofre­ce un amplio aba­ni­co de so­lu­cio­nes.

Sea co­mo sea la me­le­na de ca­da per­so­na, lo que sí hay que te­ner muy cla­ro es que “es acon­se­ja­ble pei­nar­se an­tes de la apli­ca­ción del cham­pú e in­ten­tar evi­tar­lo con el pe­lo mo­ja­do (en tal ca­so de­be­ría usar­se un pei­ne de dien­tes an­chos y no

LOS FRU­TOS SE­COS, ES­PI­NA­CAS Y CÍ­TRI­COS SON BUE­NOS ALIA­DOS DEL CA­BE­LLO EL OME­GA 3 DEL ATÚN Y EL SAL­MÓN ES BÁ­SI­CO PA­RA TE­NER UN PE­LO VI­GO­RO­SO

ti­rar). Eso sí que pue­de cau­sar su caí­da o de­te­rio­ro por­que cuan­do es­tá hú­me­do es es­pe­cial­men­te sen­si­ble a los ma­los tra­tos”, di­ce Bas­sas. Por la mis­ma ra­zón nun­ca hay que es­tru­jar el pe­lo con una toa­lla, no hay que re­co­ger el pe­lo mo­ja­do en una co­le­ta, tam­po­co de­be­rían uti­li­zar­se clips de me­tal o co­le­te­ros de go­ma sin cu­bier­ta de te­la y hay que evi­tar pei­na­dos de­ma­sia­do ten­sos, co­mo las co­las de ca­ba­llo o las tren­zas. Ade­más, lo ideal se­ría que el pe­lo se se­ca­ra so­lo, al ai­re, siem­pre suel­to y sin la ayu­da de un se­ca­dor (si es im­pres­cin­di­ble hay que se­lec­cio­nar los ajus­tes fríos y, en ca­so de usar los ca­lien­tes, guar­dar una dis­tan­cia de al me­nos seis cen­tí­me­tros de dis­tan­cia). Y ¿qué ce­pi­llo con­vie­ne? Sin du­da los me­jo­res ce­pi­llos son los de cer­das na­tu­ra­les, que ade­más le dan bri­llo al ca­be­llo. Cuan­do se quie­re cui­dar una me­le­na, hay que sa­ber res­pon­der a pre­gun­tas co­mo: ¿ca­da cuán­to hay que cor­tar­lo?, ¿por qué se re­se­ca tan­to?, ¿có­mo evi­tar los en­re­dos?, ¿hay que la­var­lo a dia­rio? ¿son im­pres­cin­di­bles las mas­ca­ri­llas y los cui­da­dos adi­cio­na­les? A to­do es­to, el es­ti­lis­ta Jo­sep Pons res­pon­de que “el ca­be­llo lar­go se re­se­ca más por­que la que­ra­ti­na, que es la gra­sa na­tu­ral no lle­ga has­ta las pun­tas”. Esa es la ra­zón por la que lo más acon­se­ja­ble se­ría “cor­tar­lo una vez al mes y evi­tar así que

HAY QUE EVI­TAR PEI­NA­DOS DE­MA­SIA­DO TEN­SOS, TI­PO CO­LA DE CA­BA­LLO CON LA LLE­GA­DA DE LAS CA­NAS Y LOS TIN­TES, EL PE­LO CAM­BIA DE TEX­TU­RA

se abran las pun­tas a me­di­da que se van de­bi­li­tan­do y adel­ga­zan­do”. En cuan­to a la fre­cuen­cia del la­va­do, no hay una res­pues­ta ab­so­lu­ta. Se sue­le re­co­men­dar la­var­lo a días al­ter­nos y no ha­cer­lo a dia­rio pa­ra evi­tar re­se­car en ex­ce­so las pun­tas, pe­ro, tal co­mo re­cuer­da Ju­li Bas­sas, “no es una re­co­men­da­ción que se pue­da ge­ne­ra­li­zar por­que hay pe­los más gra­sos que exi­gen el la­va­do dia­rio”. Al la­var­lo hay que usar siem­pre cham­pús sua­ves de ph neu­tro, evi­tar el agua de­ma­sia­do caliente y, en el ca­so de los ca­be­llos nor­ma­les, com­ple­tar el la­va­do con sua­vi­zan­te (a par­tir de cin­co cen­tí­me­tros de la raíz y de­ján­do­lo ac­tuar unos mi­nu­tos an­tes del acla­ra­do). Pa­ra los gra­sos hay que uti­li­zar pro­duc­tos mix­tos y pa­ra los se­cos es ca­si im­pres­cin­di­ble ha­cer un par de mas­ca­ri­llas nu­tri­ti­vas a la se­ma­na. La lle­ga­da de las ca­nas com­pli­ca de for­ma ex­tre­ma el cui­da­do de una me­le­na. No es sólo por el uso de tin­tes (en el ca­so de que no se quie­ran res­pe­tar las ca­nas), sino por­que el ca­be­llo adquiere otra tex­tu­ra: es más grue­so, más re­bel­de y exi­ge más cui­da­dos pa­ra re­cu­pe­rar la sua­vi­dad. “Hay que ir con cui­da­do con los tin­tes, de­be­ría res­pe­tar­se el des­can­so del ca­be­llo du­ran­te al me­nos unas cua­tro se­ma­nas”, ex­pli­ca Bas­sas, que re­co­mien­da “re­to­car la raíz en cuan­to ha­ga fal­ta e in­ten­tar no te­ñir en ex­ce­so”. En New Look re­cuer­dan que “a tra­vés de la his­to­ria de la pe­lu­que­ría es­tá de­mos­tra­da la im­por­tan­cia del ca­be­llo en to­das las cul­tu­ras. La lon­gi­tud, la for­ma o el co­lor han si­do un signo de di­fe­ren­cia­ción cul­tu­ral, de cla­se so­cial o de re­li­gión, y pa­ra mu­chos po­seían cier­to po­der má­gi­co”. Por esa ra­zón pre­ci­sa­men­te su es­lo­gan es “el ca­be­llo ha­bla de ti, cuí­da­lo”. Co­mo alia­do pa­ra to­do ti­po de ca­be­llos lar­gos, los ex­per­tos de es­ta fir­ma in­di­can que “los acei­tes son los pro­duc­tos de mo­da pa­ra el cui­da­do del ca­be­llo, son de fá­cil ab­sor­ción, li­ge­ros y no de­jan re­si­duos. Se pue­den usar an­tes y des­pués del la­va­do. Apor­tan bri­llo, nu­tri­ción y fle­xi­bi­li­dad al ca­be­llo. En el mer­ca­do en­con­tra­mos di­fe­ren­tes esen­cias pu­ras (ar­gán, ca­me­lia, co­co, al­men­dra dul­ce...)”. Por su par­te, el ase­sor Jo­sep Pons aña­de que “los sé­rums son idea­les so­bre to­do pa­ra evi­tar el en­cres­pa­mien­to. Cuan­do es muy acu­sa­do, se re­quie­ren tra­ta­mien­tos es­pe­cí­fi­cos ti­po CPR o na­no­que­ra­ti­na, que con­si­guen re­sul­ta­dos del to­do sor­pren­den­tes”. Jus­ta­men­te aho­ra en el mu­seo Branly de Pa­rís es­tá en car­tel una ex­po­si­ción – Che­veux ché­ris (ca­be­llos que­ri­dos)– que ha­bla de la im­por­tan­cia del ca­be­llo. Per­ma­ne­ce­rá has­ta el 14 de ju­lio, y en­fo­ca el ca­be­llo co­mo ob­je­to de aten­ción hu­ma­na des­de ha­ce mi­le­nios. Des­de una vi­sión an­tro­po­ló­gi­ca, se ex­plo­ra el tra­to y el sig­ni­fi­ca­do que le han da­do las dis­tin­tas cul­tu­ras. El co­mi­sa­rio de la mues­tra, Yves Le Fur, cree que un pei­na­do pue­de cons­ti­tuir en sí mis­mo “el re­fle­jo de una épo­ca, de una cul­tu­ra o de un es­ta­tus so­cial” y re­cuer­da que “la im­por­tan­cia da­da al ca­be­llo se evi­den­cia en lo arrai­ga­do de su ar­te: la pri­me­ra re­pre­sen­ta­ción de un pei­na­do pue­de en­con­trar­se ya en la lla­ma­da Da­ma de Bras­sem­pouy, una pe­que­ña es­ta­tua de ha­ce más de 25.000 años”. Ca­be­llo y re­li­gión han ido de la mano, de for­ma que ra­su­rar­lo es la op­ción de los mon­jes ti­be­ta­nos, pei­nar­lo en ras­tas la de los ras­ta­fa­ris, cu­brir­lo con un ve­lo el de las mu­je­res mu­sul­ma­nas y de­jar­lo cre­cer fue la elec­ción de Ma­ría Mag­da­le­na. Y en cuan­to a un ca­be­llo lar­go “lo lle­va un rey, pe­ro tam­bién un er­mi­ta­ño, un ar­tis­ta o un va­ga­bun­do”, mien­tras que una ca­be­za ra­pa­da pue­de per­te­ne­cer lo mis­mo a “un bon­zo que a un skin­head, por­que en de­fi­ni­ti­va el ca­be­llo mues­tra al in­di­vi­duo en re­la­ción con la nor­ma so­cial”, di­ce Le Fur. Por su­pues­to que se tra­ta tam­bién aquí la idea de que la ener­gía de las per­so­nas pro­vie­ne de su ca­be­llo. Una idea que ha he­cho que el ca­be­llo se ha­ya usa­do pa­ra la fa­bri­ca­ción de ta­lis­ma­nes, amu­le­tos y ob­je­tos de vu­dú que dan idea de la gran im­por­tan­cia que la hu­ma­ni­dad le ha da­do a la me­le­na siem­pre y en to­dos los con­ti­nen­tes.

Au­to­rre­tra­to de Al­ber­to Du­re­ro, obra fe­cha­da en 1498, óleo so­bre ma­de­ra. Mu­seo del Pra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.