TRES GE­NE­RA­CIO­NES, EL MIS­MO TE­CHO

En el 2007, el 6% de las fa­mi­lias vi­vían con los abue­los y so­bre­vi­vían gra­cias a su pen­sión. En el 2012 el por­cen­ta­je se dis­pa­ra al 25%. Vol­ver a ca­sa con los pa­dres pue­de ser si­nó­ni­mo de fra­ca­so y es­tre­che­ces, pe­ro tam­bién de so­li­da­ri­dad y ayu­da fa­mi­liar

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Jon Fer­nán­dez

“La ver­dad es que es un mal tra­go vol­ver con los

pa­dres”, re­co­no­ce Sa­ra, de 30 años. Vi­ve en ca­sa de su ma­dre, en To­le­do, con su hi­jo de dos años. Su her­mano tam­bién vi­ve allí, y la ter­ce­ra her­ma­na, aun­que duer­me en su pi­so, se pa­sa el día con ellos. “Vi­vi­mos api­ña­dos, muy apre­ta­dos. La pér­di­da de in­ti­mi­dad se lle­va muy mal, pe­ro se agra­de­ce el apo­yo de la fa­mi­lia en es­ta si­tua­ción”. Tras años de vi­da in­de­pen­dien­te, Sa­ra se se­pa­ró de su no­vio ha­ce tres y, co­mo es­ta­ba em­ba­ra­za­da, de­ci­dió vol­ver con su ma­dre pen­san­do que lo me­jor pa­ra el ni­ño se­ría cre­cer en un am­bien­te fa­mi­liar. El cha­val vi­ve fe­liz, pe­ro ella se sien­te atra­pa­da. “Aho­ra me gus­ta­ría re­to­mar mi vi­da, ir­me a vi­vir a un pi­so con mi hi­jo. Pe­ro no pue­do”. Tra­ba­ja­ba en una com­pa­ñía de se­gu­ros has­ta ha­ce unos me­ses, pe­ro aho­ra es­tá en el pa­ro. El úni­co que tra­ba­ja en ca­sa es el her­mano, y pa­san el mes a du­ras pe­nas con su suel­do. De to­das for­mas, Sa­ra no pier­de la es­pe­ran­za. Ad­mi­te que en el día a día sur­gen ro­ces y dis­cu­sio­nes, pe­ro es­tá de­ci­di­da a afron­tar la con­vi­ven­cia con ac­ti­tud po­si­ti­va mien­tras lle­gue el día en el que pue­da vol­ver a em­pren­der su ca­mino. Su re­ce­ta pa­ra ello tie­ne dos in­gre­dien­tes: “Ha­ce fal­ta mu­cha pa­cien­cia, y apren­der a mor­der­se la len­gua”. Realmente, se nos ha­bía ol­vi­da­do por com­ple­to lo que has­ta ha­ce no mu­chas dé­ca­das era al­go ha­bi­tual: la con­vi­ven­cia ba­jo el mis­mo te­cho en­tre abue­los, hi­jos y nie­tos. La as­fi­xia eco­nó­mi­ca, no obs­tan­te, obli­ga ca­da vez a más fa­mi­lias a vol­ver con sus pro­ge­ni­to­res. Ade­más de vi­vir­lo co­mo un re­tro­ce­so en su pro­yec­to vi­tal, se en­fren­tan a otra for­ma de vi­da. Es­ta­mos pa­san­do del sín­dro­me del ni­do va­cío al sín­dro­me del ni­do re­ple­to a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go. Con la en­tra­da al nue­vo si­glo, la me­dia de miem­bros por ho­gar se re­du­jo de cua­tro a me­nos de tres, a pe­sar de que la edad de eman­ci­pa­ción se re­tra­sa­ba ca­da vez más. En el 2004 sólo cua­tro de ca­da cien fa­mi­lias es­pa­ño­las con­vi­vía con los abue­los, y ha­ce cin­co años, cuan­do es­ta­lló la cri­sis, so­lo el 6% de las fa­mi­lias que vi­vían con abue­los te­nían a to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia en pa­ro. El año pa­sa­do el por­cen­ta­je se dis­pa­ró al 25%, y si­gue en au­men­to. Ac­tual­men­te, más de 422.000 fa­mi­lias so­bre­vi­ven gra­cias a la pen­sión de un ju­bi­la­do. “La cri­sis nos em­pu­ja a una con­vi­ven­cia tri­ge­ne­ra­cio­nal”, ase­ve­ra Lourdes Aram­bu­ru, psi­có­lo­ga de ser­vi­cios so­cia­les del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na. “To­das las con­vi­ven­cias for­zo­sas son di­fí­ci­les y pro­vo­can con­flic­tos –aña­de–, pe­ro tam­bién están car­ga­das de apor­ta­cio­nes po­si­ti­vas”. Pri­me­ro, las di­fi­cul­ta­des. Aram­bu­ru sub­ra­ya que la reuni­fi­ca­ción de las fa­mi­lias crea una sen­sa­ción de fra­ca­so, y por ello es una reali­dad bas­tan­te es­con­di­da. “Es una si­tua­ción emer­gen­te que se em­pie­za a vis­lum­brar. De mo­men­to es un atis­bo”. El de­sa­rro­llo fa­mi­liar ha­cia la pro­gre­si­va au­to­no­mía de sus miem­bros ha si­do un signo de su­pera­ción per­so­nal, so­cial y eco­nó­mi­ca. “Ha si­do co­mo una con­quis­ta, una se­ñal de éxi­to fa­mi­liar. Y aho­ra re­sul­ta que es­ta­mos en una in­vo­lu­ción”. Ese pa­so ha­cia atrás pro­vo­ca mu­chí­si­mos ca­sos de cri­sis de an­sie­dad o es­ta­dios de­pre­si­vos de las per­so­nas que vuel­ven a ca­sa de los pa­dres. “Pe­ro tam­bién cau­sa es­trés en los abue­los que van a sos­te­ner la nue­va si­tua­ción, bá­si­ca­men­te por un fac­tor muy no­ve­do­so que es la fal­ta de ho­ri­zon­te”, se­ña­la la psi­có­lo­ga. To­do apun­ta a que la vuel­ta a ca­sa es más que pa­sa­je­ra, y que pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se­rá di­fí­cil vi­vir me­jor que sus pa­dres. ¿Có­mo se pue­de sos­te­ner una ma­la tem­po­ra­da si no es con la con­vic­ción de que pa­sa­rá? “La ac­ti­tud es fun­da­men­tal”, ase­gu­ra Con­xa Mar­quès, tra­ba­ja­do­ra so­cial de Cá­ri­tas de Bar­ce­lo­na. “Si em­pe­za­mos a pen­sar en po­si­ti­vo, las co­sas tien­den a en­ca­mi­nar­se en ese sen­ti­do. Cos­ta­rá más o me­nos, pe­ro ren­dir­se no sir­ve. En es­tos mo­men­tos la gen­te tie­ne que ser lu­cha­do­ra, no pue­de aban­do­nar­se. Pa­ra ello es im­por­tan­te la fa­mi­lia: se dan áni­mos unos a otros, lo com­par­ten to­do”. Fran­cis­co Mu­ñoz, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Abuelas y Abue­los de Es­pa­ña, es de la mis­ma opi­nión: “La obli­ga­ción de los abue­los es abrir los bra­zos a los hi­jos y le­van­tar­les la mo­ral. Ha­cer­les ver que ha ha­bi­do otras cri­sis y se sa­le ade­lan­te. Se pue­de tar­dar mu­cho tiem­po, pe­ro hay so­lu­ción. Y ha­cien­do pi­ña con la fa­mi­lia se sal­drá an­tes”. Es du­ro te­ner que ins­ta­lar­se jun­to con la pa­re­ja y los ni­ños en la an­ti­gua ha­bi­ta­ción de ado­les­cen­te. “Es muy di­fí­cil vol­ver a si­tuar­te co­mo hi­jo en la ca­sa pa­ter­na. Es un sal­to acro­bá­ti­co com­pli­ca­do”, co­men­ta Aram­bu­ru. Aun­que ca­da fa­mi­lia es un mun­do, apun­ta cuá­les son las di­fi­cul­ta­des: por un la­do, los ro­ces de con­vi­ven­cia, que sue­len reac­ti­var ten­sio­nes y con­flic­tos an­te­rio­res a la eman­ci­pa­ción, y por otro, la crian­za de los más pe­que­ños, ya que pue­de ha­ber dispu­tas en torno a quién tie­ne más au­to­ri­dad so­bre ellos, los pa­dres o los abue­los. Sa­ra aña­de otro asun­to, el más es­pi­no­so, que siem­bra ten­sión en ca­sa: la economía. “La ma­yo­ría de dis­cu­sio­nes son por­que no lle­ga el di­ne­ro pa­ra una co­sa o la otra... o por­que ha lle­ga­do una fac­tu­ra, y lue­go vie­ne otra”. De he­cho, Sa­ra ya lle­va me­ses yen­do a Cá­ri­tas a por al­gu­nos ali­men­tos. La con­vi­ven­cia tri­ge­ne­ra­cio­nal con­lle­va una re­or­ga­ni­za­ción fa­mi­liar, tan­to eco­nó­mi­ca co­mo afec­ti­va. “Se tie­nen que res­ta­ble­cer los pa­pe­les de la fa­mi­lia”, ase­gu­ra Mu­ñoz. Ex­pli­ca una y otra vez a los abue­los de su aso­cia­ción que el hi­jo o la hi­ja que vuel­ve no re­gre­sa co­mo se fue. Que aho­ra vie­ne con su fa­mi­lia, y que hay que tra­tar­lo de otra ma­ne­ra. “El pro­ble­ma sur­ge cuan­do los pa­dres tra­tan a sus hi­jos co­mo an­tes, co­mo si to­da­vía fue­ran críos: pre­gun­tan­do dón­de han es­ta­do si vuel­ven tar­de, in­ten­tan­do con­tro­lar su vi­da... Lo que su­ce­de es que a los abue­los se les cam­bia la si­tua­ción de gol­pe, y no tie­nen el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra cam­biar el rol”. Sa­ra ya sa­be lo que es te­ner a la ma­dre en­ci­ma to­do el día: “Me in­ten­ta con­tro­lar mu­chí­si­mo, más que cuan­do era jo­ven. Al ni­ño tam­bién, pe­ro a mí so­bre to­do”. Sa­be que su ma­dre lo ha­ce con la me­jor in­ten­ción, pe­ro en oca­sio­nes le an­gus­tia. Mu­ñoz sub­ra­ya que a ve­ces los abue­los están acos­tum­bra­dos a que na­die les mo­les­te, a dor­mir de un ti­rón... y de la no­che a la ma­ña­na se ven con la ca­sa lle­na, in­clu­so con ni­ños pe­que­ños que llo­ran a des­ho­ras y abar­can to­do el

es­pa­cio pa­ra ju­gue­tear o con nie­tos ado­les­cen­tes que se re­be­lan con­tra to­do. Si­tua­cio­nes ha­bi­tua­les y nor­ma­les, pe­ro pa­ra las que se ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra amol­dar­se a ellas. La nue­va con­vi­ven­cia tam­bién im­pli­ca la pér­di­da de in­ti­mi­dad, que se­gún Mi­guel Hie­rro, psi­có­lo­go y me­dia­dor fa­mi­liar del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, no sue­le crear gran­des pro­ble­mas. “Hay una es­pe­cie de nor­ma no es­cri­ta: quien más in­ti­mi­dad pier­de es el que lle­ga”. Los adul­tos asu­men con cier­ta na­tu­ra­li­dad esa pér­di­da de es­pa­cio pro­pio, pe­ro quie­nes peor lo lle­van son los ado­les­cen­tes. “Es una edad en la que re­quie­ren más au­to­no­mía. Por lo tan­to, mu­chas ve­ces se mues­tran ten­sos e in­có­mo­dos, así que sue­len es­tar po­co en ca­sa y, cuan­do están, las dis­cu­sio­nes son ha­bi­tua­les”, ex­pli­ca Hie­rro. Pa­ra con­se­guir una bue­na con­vi­ven­cia, lo más im­por­tan­te es que los miem­bros de la fa­mi­lia ha­blen en­tre ellos y ex­pli­quen cuá­les son sus ex­pec­ta­ti­vas y ne­ce­si­da­des. “Pre­gun­tar por la opi­nión del otro es esen­cial”, se­ña­la el psi­có­lo­go ma­dri­le­ño. Mu­ñoz tam­bién cree que esa es la cla­ve pa­ra que los abue­los alien­ten a sus hi­jos, que vuel­ven con el áni­mo des­tro­za­do. “Hay que pe­dir­les con­se­jo en lu­gar de acon­se­jar­les to­do el ra­to. Es­to ayu­da a me­jo­rar la au­to­es­ti­ma, por­que es una mues­tra de con­fian­za. Te­ne­mos que ayu­dar a nues­tros hi­jos, pe­ro sin aho­gar­los más”. Otra de las gran­des fuen­tes de ten­sión es la edu­ca­ción de los ni­ños. Mu­chas ve­ces no que­da cla­ro quién es el úl­ti­mo res­pon­sa­ble de los me­no­res, y sur­gen con­flic­tos por­que los pa­dres se sien­ten des­au­to­ri­za­dos an­te sus hi­jos y los abue­los sien­ten que no se les da un lu­gar apro­pia­do. Aram­bu­ru ex­pli­ca que eso pue­de pro­vo­car cier­tas ri­va­li­da­des. “Se tien­de a des­acre­di­tar, y tan­to los pa­dres co­mo los abue­los se pue­den sen­tir des­ca­li­fi­ca­dos”. Lo más im­por­tan­te es te­ner cla­ro que los res­pon­sa­bles de la edu­ca­ción de los ni­ños son sus pa­dres. Si los abue­los pien­san que hay que dar­les una edu­ca­ción di­fe­ren­te, han de hablar con sus hi­jos so­bre ello, pe­ro sin em­pe­zar a ac­tuar por su cuen­ta con los nie­tos. “El he­cho de es­tar apor­tan­do una ca­sa y el di­ne­ro no nos da de­re­cho a edu­car a nues­tros nie­tos”, sub­ra­ya Mu­ñoz. Los ex­per­tos en me­dia­ción fa­mi­liar re­mar­can que an­ti­gua­men­te ha­bía me­nos con­flic­tos en la con­vi­ven­cia tri­ge­ne­ra­cio­nal da­do que la es­truc­tu­ra je­rár­qui­ca era muy cla­ra. Aho­ra, sin em­bar­go, la au­to­ri­dad del ho­gar es­tá más com­par­ti­da y, por ello, es ne­ce­sa­rio lle­gar a acuer­dos en­tre abue­los e hi­jos, de­jan­do a los ni­ños al mar­gen de las ri­ñas. El re­torno a es­te ti­po de con­vi­ven­cia es­tá su­po­nien­do un cam­bio ra­di­cal de la mi­ra­da so­cial que te­nía­mos de la fa­mi­lia. “Los abue­los se han vis­to re­va­lo­ri­za­dos. Ga­ran­ti­zan la sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la fa­mi­lia, se han con­ver­ti­do en el Es­ta­do de bie­nes­tar. Ac­túan co­mo ci­men­ta­do­res de la cohe­sión y el sal­va­men­to fa­mi­liar”, re­mar­ca Aram­bu­ru. “Ade­más, su­po­ne una ac­ti­va­ción enor­me y he­roi­ca pa­ra una ge­ne­ra­ción que en otras cir­cuns­tan­cias es­ta­ría re­le­va­da de esas fun­cio­nes. Vuel­ven a te­ner un pa­pel pri­mor­dial”. Pe­ro exis­te un ries­go: crear el pa­pel de los abue­los es­cla­vo pa­ra ta­reas del ho­gar o el cui­da­do de los ni­ños. “Se da so­bre to­do en el ca­so de las abuelas. Así se en­tre­tie­ne, sue­le ser la ex­cu­sa –ex­pli­ca Fran­cis­co Mu­ñoz–. Pe­ro ha de que­dar muy cla­ro que la obli­ga­ción que te­ne­mos los abue­los con los nie­tos es ab­so­lu­ta­men­te vo­lun­ta­ria. Ac­tua­mos por ca­ri­ño siem­pre que ha­ya ne­ce­si­dad”. A pe­sar de to­dos los ro­ces que pue­dan sur­gir, la bue­na in­ten­ción y las ga­nas de ayu­dar pre­do­mi­nan. Ade­más, tan­to ex­per­tos co­mo los pro­pios fa­mi­lia­res coin­ci­den en se­ña­lar que las tres ge­ne­ra­cio­nes cre­cen gra­cias a la con­vi­ven­cia. Des­de el pun­to de vis­ta de los abue­los, Mu­ñoz ase­gu­ra que uno nun­ca de­ja de ser pa­dre, pe­ro que al con­vi­vir con nie­tos se re­vi­ven ex­pe­rien­cias que se te­nían ca­si ol­vi­da­das. So­bre to­do, tie­nen a quien dar y de quien re­ci­bir ca­ri­ño. Es una re­vi­ta­li­za­ción pa­ra los abue­los. Por otro la­do, los más pe­que­ños apren­den, sin dar­se cuen­ta, cuál va a ser la evo­lu­ción de su vi­da. “Les sir­ve pa­ra sa­ber cuál va a ser su fu­tu­ro –ex­pli­ca Mu­ñoz–. Na­die les va a te­ner que ex­pli­car que con el pa­so del tiem­po van a lle­gar a ser ma­yo­res, y que en al­gún mo­men­to lle­ga­rán a mo­rir”. La psi­có­lo­ga Aram­bu­ru cree que pa­ra los más pe­que­ños es un apren­di­za­je del sig­ni­fi­ca­do de la red fa­mi­liar, de có­mo se ac­ti­van las leal­ta­des fa­mi­lia­res. “In­cor­po­ran la fuer­za de la fa­mi­lia, que cuan­do es ne­ce­sa­rio se ac­ti­va, nos uni­mos y nos ayu­da­mos. Es una gran lec­ción pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes”. Tam­bién pa­ra los hi­jos que vuel­ven, ya que por muy du­ra que sea la vuel­ta, peor es la al­ter­na­ti­va. “Es es­to o la ca­lle –ase­ve­ra Sa­ra–. Y cuan­do una es­ta muy jo­di­da se agra­de­ce que te echen una mano, y pa­ra eso es­tá siem­pre la fa­mi­lia”. Ade­más, afir­ma, se reac­ti­van cier­tos va­lo­res co­mo la co­la­bo­ra­ción o la so­li­da­ri­dad que qui­zá an­tes los te­nía­mos más ol­vi­da­dos. “¿Que a la lar­ga pue­de que las fa­mi­lias vuel­van a ser más ex­ten­sas?”, se pregunta Con­xa Mar­qués, tra­ba­ja­do­ra so­cial de Cá­ri­tas en Bar­ce­lo­na. “Pues no es­tá mal. ¿An­tes era así no?”. Cree que así apren­de­ría­mos más a com­par­tir, a te­ner más pa­cien­cia, a con­vi­vir con otra gen­te, a no ser tan in­di­vi­dua­lis­tas. “No tie­ne por qué ser ma­lo que tres ge­ne­ra­cio­nes vi­van ba­jo el mis­mo te­cho. Lo du­ro es el pro­ce­so de adap­ta­ción, pe­ro la con­vi­ven­cia –con­clu­ye– es muy en­ri­que­ce­do­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.