¿UNA CA­MA PA­RA DOS?

Aun­que da­mos por sen­ta­do que si se vi­ve en pa­re­ja, lo na­tu­ral es dor­mir tam­bién en pa­re­ja, no pa­re­ce que siem­pre ha­ya si­do así. In­clu­so hay du­das de que sea la op­ción más sa­lu­da­ble

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Ser­gio Da­niel Bo­te

Ca­da uno de no­so­tros pa­sa­mos, de me­dia, vein­ti

cua­tro años de nues­tra vi­da dur­mien­do. Y una vez adul­tos, so­le­mos ha­cer­lo al la­do de otra per­so­na. Un tiem­po muy lar­go que com­par­ti­mos con al­guien que nos da ca­lor, se­gu­ri­dad, com­pa­ñía, in­ti­mi­dad, ex­pe­rien­cias com­par­ti­das… Al­guien que tam­bién pue­de ron­car, que ti­ra de las sá­ba­nas, que tie­ne los pies fríos, o se le­van­ta ca­da ra­to pa­ra ir al ba­ño, o ha­bla en sue­ños, o padece so­nam­bu­lis­mo… Com­par­tir la ca­ma, con­ci­liar el sue­ño y le­van­tar­nos de buen hu­mor jun­to a nues­tra pa­re­ja pue­de su­po­ner un au­tén­ti­co desafío y con­ver­tir­se, se­gún los ca­sos, en un sue­ño o en una pe­sa­di­lla. “La ca­ma es to­do en el ma­tri­mo­nio”, es­cri­bió Bal­zac, pe­ro… ¿es­ta­mos realmente he­chos pa­ra dor­mir a dos? Las ca­mas más an­ti­guas que se han en­con­tra­do no eran más que pi­las de pa­ja u otros ma­te­ria­les ve­ge­ta­les, a ve­ces re­cu­bier­tos con pie­les. Se­gún ex­pli­ca la his­to­ria­do­ra Mi­che­lle Pe­rrot en su li­bro His­to­ria de

las al­co­bas (Siruela, 2011), el ori­gen de dor­mir a dos en una es­tan­cia se­pa­ra­da tie­ne mu­cho que ver con la re­li­gión cris­tia­na. En la An­ti­gua Gre­cia, aun­que exis­tía una ca­ma con­yu­gal, las mu­je­res te­nían re­ser­va­das una par­te de la ca­sa, el gi­ne­ceo, en don­de dor­mían si el ma­ri­do no re­cla­ma­ba su pre­sen­cia pa­ra el ac­to se­xual. Lo mis­mo en Roma, don­de las ca­mas, en for­ma de pe­que­ños di­va­nes, te­nían un uso so­cial (pa­ra co­mer, re­ci­bir vi­si­tas) y pa­ra dor­mir ca­da uno se re­ti­ra­ba a su cu­bi­cu­lum. Son los pa­dres de la Igle­sia quie­nes pro­pug­nan la se­pa­ra­ción de los cón­yu­ges del res­to de la fa­mi­lia y su obli­ga­ción de te­ner un le­cho en el que cum­plir el “de­ber con­yu­gal”. Du­ran­te si­glos, los cam­pe­si­nos so­lían te­ner una úni­ca ca­ma don­de dor­mía to­da la fa­mi­lia: te­ner se­xo era al­go re­ser­va­do pa­ra fue­ra. Sin em­bar­go, los ri­cos y po­de­ro­sos duer­men so­los: en Ver­sa­lles y otros gran­des pa­la­cios eu­ro­peos, el rey y la rei­na te­nían cá­ma­ras se­pa­ra­das, en las que re­ci­bían vi­si­tas. El so­be­rano acu­día a la ha­bi­ta­ción de la rei­na (o de sus aman­tes) sólo cuan­do así lo desea­ba. No es has­ta la re­vo­lu­ción in­dus­trial cuan­do el dor­mi­to­rio de ma­tri­mo­nio bur­gués se ge­ne­ra­li­za –fun­da­men­tal­men­te por la fal­ta de es­pa­cio en las nue­vas vi­vien­das ur­ba­nas– y de ahí has­ta nues­tros días. Así, apar­te de sim­bo­li­zar el amor de pa­re­ja y el ma­tri­mo­nio, la ca­ma do­ble pue­de ser un ge­nuino cam­po de ba­ta­lla te­nien­do en cuen­ta que ca­da no­che rea­li­za­mos, de me­dia, en­tre trein­ta y cua­ren­ta mo­vi­mien­tos. Ade­más, uno de ca­da tres es­pa­ño­les su­fre al­gún pro­ble­ma al con­ci­liar el sue­ño, se­gún da­tos de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Sue­ño (SES). Los más afec­ta­dos son los adul­tos en la fran­ja de edad de en­tre 35 y 55 años, y los pro­ble­mas son de lo más va­ria­do: in­som­nio (uno de ca­da cin­co es­pa­ño­les), ap­nea, sín­dro­me de pier­nas in­quie­tas, al­te­ra­cio­nes de los rit­mos cir­ca­dia­nos… Pa­ra más in­ri, se cal­cu­la que en­tre el 50% y el 70% de los es­pa­ño­les ron­ca, y es más ha­bi­tual en hom­bres que mu­je­res. Es­tos rui­dos mo­les­tos pue­den im­pe­dir que el com­pa­ñe­ro de le­cho des­can­se co­rrec­ta­men­te. “Sa­be­mos que cual­quier mo­vi­mien­to o rui­do pue­de afec­tar a nues­tro sue­ño, ha­cién­do­nos pa­sar de un sue­ño pro­fun­do a uno más su­per­fi­cial. Des­de un pun­to de vis­ta idea­li­za­do, lo óp­ti­mo se­ría dor­mir sin que na­da ni na­die in­ter­fie­ra en nues­tro sue­ño”, ase­gu­ra el doc­tor Eduard Es­ti­vill, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta del sue­ño, di­rec­tor de la Clí­ni­ca del Sue­ño del Ins­ti­tu­to De­xeus y au­tor del fa­mo­so mé­to­do pa­ra ha­cer dor­mir a los ni­ños pe­que­ños. Aun­que sólo hay un pu­ña­do de es­tu­dios que re­fle­jen la in­ci­den­cia di­rec­ta de dor­mir en pa­re­ja en el sue­ño, sí se sa­be que el am­bien­te es fun­da­men­tal, y al igual que el dón­de y el có­mo, tam­bién in­flu­ye el con quién. Se­gún una encuesta rea­li­za­da ha­ce unos años por Phi­lips, un 48% de las pa­re­jas se des­pier­ta por cul­pa de un co­da­zo de su com­pa­ñe­ro. Un 12% ase­gu­ra,

ade­más, des­per­tar­se a cau­sa de los gri­tos del cón­yu­ge. Sólo un 6% cer­ti­fi­ca ser des­per­ta­do por al­go más agra­da­ble: un be­so. Sin em­bar­go, la encuesta no re­fle­ja­ba a los que se atrin­che­ran con el edre­dón y des­ta­pan a su cón­yu­ge… Otro pro­ble­ma que pue­de te­ner una in­ci­den­cia so­bre el des­can­so a dos es el ta­ma­ño del col­chón. Des­de prin­ci­pios del si­glo XX no he­mos de­ja­do de cre­cer en ta­lla y pe­so, y, sin em­bar­go, la ca­ma ma­tri­mo­nial no ha cre­ci­do de­ma­sia­do. Se­gún el Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC), en el úl­ti­mo si­glo los es­pa­ño­les han cre­ci­do 11 cen­tí­me­tros y las es­pa­ño­las, 7 cen­tí­me­tros: una evo­lu­ción en la es­ta­tu­ra me­dia mu­cho más rá­pi­da e in­ten­sa que en otros paí­ses de nues­tro en­torno. La ta­lla me­dia de un va­rón na­ci­do en 1910 era de 1,66 me­tros frente a 1,55 en la mu­jer; mien­tras que los na­ci­dos en 1982 mi­den 1,77 me­tros (ellos) y 1,62 (ellas) de me­dia. En cuan­to al pe­so, pe­sa­mos unos nue­ve ki­los más. Pe­ro la ca­ma ma­tri­mo­nial por ex­ce­len­cia si­gue in­mu­ta­ble con sus 135 cen­tí­me­tros. “Hay una cier­ta con­tra­dic­ción con el he­cho de que se con­si­de­ra nor­mal pa­ra un col­chón in­di­vi­dual 90 cm de an­cho y, sin em­bar­go, en los col­cho­nes ma­tri­mo­nia­les, la de­man­da de lo que se­ría lo mis­mo pe­ro pa­ra dos, es de­cir, 180 cm es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ba­ja… Re­sul­ta ló­gi­co por cues­tio­nes de su­per­fi­cie (no to­do el mun­do tie­ne ha­bi­ta­cio­nes su­fi­cien­te­men­te am­plias), pe­ro hay un gran aba­ni­co de op­cio­nes in­ter­me­dias”, ex­pli­ca Ig­na­cio Fer­nán­dez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de la Ca­ma (Aso­ca­ma), que reúne a los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes de col­cho­nes del país. Tra­di­cio­nal­men­te, los dor­mi­to­rios es­pa­ño­les son más pe­que­ños que en el nor­te de Eu­ro­pa y sue­len in­cor­po­rar ar­ma­rios em­po­tra­dos o cuar­tos de ba­ño que res­tan es­pa­cio al que de­bie­ra ser el mue­ble pre­si­den­cial: la ca­ma. “En los úl­ti­mos años ha cre­ci­do la de­man­da de col­cho­nes de 150 cm frente a los de 135 –aña­de–, pe­ro no lo su­fi­cien­te. Hay tam­bién col­cho­nes de 1,60 cm, más pró­xi­mos al ideal de 180 y que, por aho­ra, no tie­nen tan­ta sa­li­da en el mer­ca­do… es di­fí­cil in­clu­so en­con­trar sá­ba­nas”. En el 2012, se reali­zó una in­ves­ti­ga­ción en la uni­dad del sue­ño del hos­pi­tal Hô­tel-Dieu de Pa­rís ba­jo la di­rec­ción del doc­tor Da­mien Lé­ger en la que se es­tu­dió el sue­ño de diez pa­re­jas de di­fe­ren­tes eda­des, pri­me­ro en ca­mas de 140 cen­tí­me­tros y pos­te­rior­men­te de 160 cen­tí­me­tros. El tiem­po de sue­ño pro­fun­do au­men­tó un 15% y el nú­me­ro de des­per­ta­res ba­jó un 25% en el le­cho de ma­yor ta­ma­ño. “Es cier­to que el ta­ma­ño del col­chón in­flu­ye en el sue­ño. Lo re­co­men­da­ble es un col­chón an­cho o me­jor dos col­cho­nes in­di­vi­dua­les aun­que uti­li­ce­mos las mis­mas sá­ba­nas o man­tas”, se­ña­la el doc­tor Es­ti­vill. En reali­dad, tam­bién usa­mos la ca­ma pa­ra mu­chas otras co­sas ade­más de dor­mir. Se­gún un es­tu­dio de Aso­ca­ma, pa­ra ca­si un 58% de los es­pa­ño­les es el lu­gar ideal pa­ra el se­xo, un 26% la usa pa­ra ver la te­le­vi­sión, un 25% pa­ra leer, ca­si un 3% pa­ra… ¡tra­ba­jar! (qui­zás si­guien­do el ejem­plo de Wins­ton Chur­chill o Ros­si­ni, en­tre otros…) e in­clu­so un 2% pa­ra co­mer… Sin des­pre­ciar las nue­vas tec­no­lo­gías, que han irrum­pi­do con fuer­za en nues­tros dor­mi­to­rios: smartp­ho­nes, ta­ble­tas, or­de­na­do­res por­tá­ti­les… Eduard Es­ti­vill ma­ti­za: “Es re­co­men­da­ble que sólo se va­ya a la ca­ma a dor­mir. Ver te­le­vi­sión, leer, y otras ac­ti­vi­da­des es me­jor ha­cer­lo an­tes de ir a la ca­ma. Aun­que pue­de dar­se el ca­so en al­gu­nas pa­re­jas de que ha­ya coin­ci­den­cia en los há­bi­tos an­te­rio­res al sue­ño, sin que cau­sen ma­yo­res pro­ble­mas”. En­tre di­chos há­bi­tos tie­ne un lu­gar pre­pon­de­ran­te el se­xo, pe­ro an­tes de dor­mir pue­de que no sea una bue­na idea. “En el hombre, cuan­do al­can­za el or­gas­mo se pro­du­ce un es­ta­do de re­la­ja­ción que pue­de pro­pi­ciar el sue­ño si es­to su­ce­de por la no­che. Pe­ro en la mu­jer, sim­ple­men­te por­que su fisiología es di­fe­ren­te, no le su­ce­de lo mis­mo; es de­cir, no tie­ne es­te es­ta­do de re­la­ja­ción ya que su cuer­po pue­de es­pe­rar va­rios or­gas­mos se­gui­dos. Por lo tan­to, te­ner se­xo no se­ría el me­jor hip­nó­ti­co pa­ra las mu­je­res”, ase­gu­ra Es­ti­vill. Cuan­do los pro­ble­mas se tor­nan in­so­por­ta­bles, mu­chos de­ci­den cor­tar por lo sano y se­pa­rar en di­fe­ren­tes es­fe­ras pa­re­ja y des­can­so. En Es­ta­dos Uni­dos, un son­deo re­cien­te de la Na­tio­nal Sleep Foun­da­tion ase­gu­ra que un 23% de los es­ta­dou­ni­den­ses ca­sa­dos duer­men se­pa­ra­dos. En el Reino Uni­do, uno de ca­da cua­tro en­cues­ta­dos por el Sleep Coun­cil con­fie­sa cam­biar­se de ha­bi­ta­ción o ir a dor­mir al so­fá cuan­do tie­ne pro­ble­mas pa­ra con­ci­liar el sue­ño. ¿Es ma­lo pa­ra la pa­re­ja? Las opi­nio­nes son di­ver­sas. “Dor­mir es un há­bi­to”, ex­pli­ca el doc­tor Gui­llem Fei­xas, ca­te­drá­ti­co del de­par­ta­men­to de Per­so­na­li­dad, Eva­lua­ción y Tra­ta­mien­to Psi­co­ló­gi­co de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na. “Al igual que un ni­ño se acos­tum­bra a dor­mir con su pe­lu­che, o con la luz en­cen­di­da, en el ca­so de las pa­re­jas se tra­ta de acos­tum­brar­se a las ca­rac­te­rís­ti­cas del otro. Dor­mir jun­tos re­fle­ja un víncu­lo in­ten­so”, aña­de. Por su par­te, el doc­tor Es­ti­vill con­si­de­ra que “to­do se so­lu­cio­na ha­blan­do. Mu­chas pa­re­jas duer­men en ca­mas se­pa­ra­das o in­clu­so en ha­bi­ta­cio­nes se­pa­ra­das y es­to no quie­re de­cir que no se quie­ran. Sim­ple­men­te es una cues­tión de sen­ti­do co­mún: han en­ten­di­do que el des­can­so es pri­mor­dial pa­ra es­tar bien du­ran­te el día”. Sin em­bar­go, dor­mir a dos tam­bién pue­de ser be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud, siem­pre que la adap­ta­ción a los há­bi­tos de sue­ño del otro sea com­ple­ta. Por ejem­plo, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh (Es­ta­dos Uni­dos) su­gie­ren que des­can­sar jun­to a al­guien, al in­cre­men­tar la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad, con­tri­bu­ye a re­du­cir la hor­mo­na del es­trés, el cor­ti­sol. Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor y di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co Da­vid Ha­mil­ton, es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de pro­du­cir oxi­to­ci­na, “que se crea no sólo ha­cien­do el amor, sino tam­bién per­ma­ne­cien­do abra­za­do a al­guien, es­tan­do fe­liz en su com­pa­ñía o in­clu­so char­lan­do en la al­moha­da”. La oxi­to­ci­na es la lla­ma­da hor­mo­na del amor, que fa­vo­re­ce la em­pa­tía y las in­ter­ac­cio­nes afec­ti­vas. A jui­cio de Gui­llem Fei­xas, “dor­mir tie­ne una di­men­sión afec­ti­va im­por­tan­te. En el mo­men­to de dor­mir re­gre­sa­mos sim­bó­li­ca­men­te a una si­tua­ción in­fan­til en la que no es­ta­mos des­pro­te­gi­dos, un es­ta­dio evo­lu­ti­va­men­te ar­cai­co. Con quien te acues­tas es con quien ba­jas tus de­fen­sas y no po­nes ba­rre­ras. Si no ves al otro co­mo víncu­lo de com­pa­ñía y lo ves co­mo un in­cor­dio, pue­de ser un in­di­ca­dor de que al­go no an­da bien en la pa­re­ja”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.