Pa­ra chu­par­se los de­dos

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Se ins­ta­ló en­tre no­so­tros en el 2007 y ca­da año que pa­sa ha­ce no­tar más su pre­sen­cia. To­do el mun­do es­pe­ra que se va­ya, pe­ro no lo ha­ce. Tar­da en ir­se, pe­ro al­gún día co­men­za­rá a ha­cer­lo, aun­que lo ha­rá po­co a po­co y des­pa­cio. Su des­apa­ri­ción se­rá pau­la­ti­na y de­trás de­ja­rá las hue­llas de su pre­sen­cia. Su nom­bre es­tá en bo­ca de to­dos. Se lla­ma cri­sis y con­for­me ha ido cre­cien­do el des­em­pleo, fa­llan­do las redes de pro­tec­ción so­cial, aca­bán­do­se los aho­rros o los fon­dos de pen­sio­nes, la so­cie­dad ha ido de­ján­do­se ji­ro­nes de su sa­lud. Se ha con­ver­ti­do en me­nos sa­lu­da­ble: han au­men­ta­do los cua­dros de an­sie­dad, de­pre­sión y las pa­to­lo­gías vin­cu­la­das con el es­trés. In­clu­so están sur­gien­do en­fer­me­da­des vin­cu­la­das a la ali­men­ta­ción, co­mo la obe­si­dad, por­que se están aban­do­nan­do las die­tas sa­lu­da­bles. To­dos ellos son pro­ble­mas que abor­da en es­te nú­me­ro ES, in­ten- tan­do fa­ci­li­tar so­lu­cio­nes pa­ra es­qui­var los obs­tácu­los del día a día. Un ejem­plo: co­mer bien. Re­cuer­dan los ex­per­tos que la die­ta me­di­te­rrá­nea ha si­do de sub­sis­ten­cia, así que se tra­ta de vol­ver a los pla­tos tra­di­cio­na­les de le­gum­bres, arroz o ver­du­ras. Los po­ta­jes con un po­co de car­ne que han si­do pla­to úni­co en mu­chas eta­pas de nues­tra his­to­ria son un buen ali­men­to eco­nó­mi­co que va­le la pe­na re­cu­pe­rar. Pa­ra chu­par­se los de­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.