MA­TI­CES DE GÉ­NE­RO

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Los mé­di­cos ase­gu­ran que la cri­sis no es­tá im­pac­tan­do por igual en la sa­lud de los hom­bres que en la de las mu­je­res. “La de­pre­sión, el es­trés y la an­sie­dad, pa­to­lo­gías que has­ta aho­ra afec­ta­ban más a las mu­je­res, han au­men­ta­do de for­ma no­ta­ble en­tre la po­bla­ción mas­cu­li­na por­que se de­tec­ta que los hom­bres que se que­dan en pa­ro, ade­más de su­frir por te­ner que man­te­ner a la fa­mi­lia, pa­de­cen una pér­di­da de iden­ti­dad y de au­to­es­ti­ma”, aler­ta la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Neu­ro­psi­quia­tría, Eu­do­xia Gay. La ex­pe­rien­cia de los mé­di­cos de ca­be­ce­ra tam­bién es esa. En­ric Ara­go­nés, res­pon­sa­ble del gru­po de sa­lud men­tal de Se­mFyc, opi­na que es­tas di­fe­ren­cias de gé­ne­ro tie­nen bas­tan­te que ver con que ha­bi­tual­men­te los hom­bres ar­ti­cu­lan to­das sus ac­ti­vi­da­des y ho­ra­rios en torno al tra­ba­jo, así que si pier­den el em­pleo pier­den el cen­tro de su vi­da, su fun­ción prin­ci­pal, y eso es fuente de su­fri­mien­to. “Pa­ra las mu­je­res que pier­den el em­pleo, las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas son las mis­mas, pe­ro nor­mal­men­te no se des­es­ta­bi­li­zan tan­to por­que no cen­tran su fun­ción vi­tal en el tra­ba­jo, tie­nen otros cen­tros de in­te­rés y pa­pe­les im­por­tan­tes en el cui­da­do de la fa­mi­lia”, jus­ti­fi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.