EL RI­ZA­DOR DE PES­TA­ÑAS DE AL­MU­DE­NA CID

La ex­gim­nas­ta em­pie­za su ca­rre­ra co­mo ac­triz y se­rá ju­ra­do en un nue­vo pro­gra­ma de te­le­vi­sión, ‘Por ar­te de ma­gia’

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Begoña Cor­zo Fo­tos Ro­ser Vi­la­llon­ga

“La mi­ra­da es al­go muy sig­ni­fi­ca­ti­vo a la ho­ra de co­mu­ni­car cuan­do com­pi­tes”, ex­pli­ca la ex­gim­nas­ta rít­mi­ca Al­mu­de­na Cid, cua­tro ve­ces olím­pi­ca y cam­peo­na de Es­pa­ña en ocho oca­sio­nes. “La mi­ra­da que pro­yec­tas es ab­so­lu­ta­men­te di­fe­ren­te an­tes y des­pués de usar el ri­za­dor de pes­ta­ñas, da igual si te po­nes rí­mel o no. Pa­ra mí, el día em­pie­za con es­te ges­to”, ex­pli­ca Al­mu­de­na mien­tras se apli­ca el ri­za­dor en sus lar­gas pes­ta­ñas, sin ne­ce­si­dad de usar un es­pe­jo. Ase­gu­ra que no siem­pre se ma­qui­lla, pe­ro que las pes­ta­ñas siem­pre las lle­va “bien arri­ba”. Esos oja­zos que con­quis­ta­ban cuan­do com­pe­tía so­bre el ta­piz son una de sus me­jo­res ba­zas pa­ra su nue­va aven­tu­ra vi­tal, enamo­rar a las cá­ma­ras. Par­ti­ci­pa en el re­par­to de tres cor­tos y es­tá gra­ban­do un nue­vo pro­gra­ma pa­ra el Gru­po An­te­na 3, Por ar­te de ma­gia, en el que ha­rá de ju­ra­do. Ase­gu­ra Cid que la gim­na­sia de éli­te es una es­cue­la de va­lo­res apli­ca­bles a cual­quier te­rri­to­rio. “Me es­tá cos­tan­do mu­cho em­pe­zar co­mo ac­triz, pe­ro la gim­na­sia me ha en­se­ña­do a co­no­cer mis vir­tu­des y mis de­fec­tos y ges­tio­nar­los; soy ca­paz de po­ner­me de­lan­te de mi­les de per­so­nas, ser el cen­tro de aten­ción y a la vez crear una bur­bu­ja pa­ra con­cen­trar­me”. Res­pon­sa­bi­li­dad, dis­ci­pli­na, pun­tua­li­dad, com­pro­mi­so... Y tam­bién “una cons­tan­te con­ten­ción del do­lor y de los sen­ti­mien­tos”. Eso fue su vi­da du­ran­te vein­te años. “Te­nía que fin­gir que un pie no me do­lía pa­ra que las otras gim­nas­tas no se cre­cie­ran; en la ac­tua­ción es to­do lo con­tra­rio: me pue­do de­jar lle­var y pro­fun­di­zar en mis emo­cio­nes”, eso es lo me­jor de ser ac­triz. La ex­gim­nas­ta an­da ata­rea­da tam­bién con una lí­nea de pul­se­ras. “Son una con­se­cuen­cia de mi tran­si­ción. Yo di­se­ña­ba mis mai­llots, las cin­tas, y me pro­pu­sie­ron co­mer­cia­li­zar pul­se­ras co­mo las que yo re­ga­la­ba a mis ami­gas”. De una cin­ta de se­da de di­fe­ren­tes co­lo­res cuel­gan apa­ra­tos de la gim­na­sia rít­mi­ca car­ga­dos de sig­ni­fi­ca­do. “La cin­ta de gim­na­sia siem­pre tie­ne que es­tar en mo­vi­mien­to, de ahí la es­pi­ral. La pun­te­ra, que nos pro­te­ge, nos equi­li­bra y nos ha­ce gi­rar, re­pre­sen­ta la fuer­za. La ma­za es el en­fo­que, y pa­ra en­fo­car hay que am­pliar cam­po vi­sual. Los aros y pe­lo­tas, el ro­da­je: to­do el ro­da­je de tu vi­da es ex­pe­rien­cia...”. Ex­pli­ca Cid que uno de los gran­des dé­fi­cits del de­por­te de éli­te es que a los atle­tas no les pre­pa­ran pa­ra la tran­si­ción. “Cuan­do has to­ca­do te­cho, asu­mir que ahí es­tá el to­pe, que ya no pue­des dar más, es muy du­ro”. Ella es­tu­vo ocho años ru­mian­do có­mo dar el pa­so que fi­nal­men­te dio en Pe­kín 2008, don­de que­dó oc­ta­va. Tras su úl­ti­mo ejer­ci­cio, di­bu­jó un co­ra­zón en el ta­piz, lo be­só y di­jo adiós a la al­ta com­pe­ti­ción. Es­ta ala­ve­sa de per­ma­nen­te son­ri­sa, que de­mos­tró que la gim­na­sia de éli­te po­día ser un te­rri­to­rio de mu­je­res, no sólo de ni­ñas, se ha plan­ta­do en el ci­ne con 32 años, pe­ro no le preo­cu­pa. “No quie­ro sen­tir­me una ju­bi­la­da an­ti­ci­pa­da, y la edad ha si­do al­go que me han acha­ca­do to­da mi vi­da. Con 20 años ya me es­ta­ban re­ti­ran­do. Así que me di­gan que soy ma­yor pa­ra el ci­ne no me afec­ta. Veo a ac­tri­ces con arru­gas en la pantalla y me di­go: quie­ro ser una de esas, y me da igual si me lle­ga con 80 años. No ten­go mie­do a la crí­ti­ca, ni al tra­ba­jo. Sé que al fi­nal to­do lle­ga”, ase­gu­ra, con un rá­pi­do par­pa­deo de sus es­pe­sas pes­ta­ñas, más ri­za­das que nun­ca tras la se­sión de fo­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.