EL MI­SI­SI­PI GER­MANO

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Uno de los efec­tos de la cri­sis es, sin lu­gar du­das, el éxo­do de jó­ve­nes es­tu­dian­tes en bus­ca de un fu­tu­ro fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Al­gu­nos pien­san en Es­ta­dos Uni­dos, otros en es­tu­diar chino, y otros más, mar­ca­dos por el efec­to Mer­kel, po­nen sus ojos en Ale­ma- nia, un país que cuen­ta con una lar­ga y ri­ca tra­di­ción uni­ver­si­ta­ria. Pen­se­mos en Hei­del­berg, don­de se fun­dó la pri­me­ra uni­ver­si­dad del país, allá por el año 1386, y de don­de bro­ta­ron nom­bres in­sig­nes fi­ló­so­fos, dra­ma­tur­gos y poe­tas na­ci­dos o des­pla­za­dos has­ta la ciu­dad con el ob­je­ti­vo de es­tu­diar en sus au­las: Schiller, Höl­der­lin, He­gel, Mö­ri­ke, Her­man Hes­se, Hei­deg­ger, Hork­hei­mer… to­dos arras­tra­ron sus li­bros por Hei­del­berg, una de las ur­bes con ma­yor acen­to ro­mán­ti­co de Ale­ma­nia. Y eso que apa­ren­te­men­te el nom­bre no tie­ne na­da de no­ve­les­co, pues­to que se tra­du­ce co­mo “mon­ta­ña de los arán­da­nos”, huc­kle­berry en in­glés. Y sí, lo han adi­vi­na­do, fue pre­ci­sa­men­te aquí don­de se ins­ta­ló por un tiem­po el cé­le­bre es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano Mark Twain, ya que es­te era un lu­gar don­de po­día escribir sin que lo mo­les­ta­ran de­bi­do a su fa­ma. Pa­re­ce que el tru­co fun­cio­nó, ya que en Hei­del­berg ter­mi­nó Las aven­tu­ras de Huc­kle­berry Finn, Prín­ci­pe y men­di­go y un li­bro de via­jes por Eu­ro­pa. Va­ya, que la ins­pi­ra­ción le vino a ori­llas del río Nec­kar y no del Mi­si­si­pi. Sus li­bros, y los de otros tan­tos gran­des de la li­te­ra­tu­ra y el pen­sa­mien­to uni­ver­sal, se pue­den ras­trear en las mu­chas li­bre­rías que se dispu­tan el es­pa­cio de la Haupts­tras­se, ca­lle prin­ci­pal de Hei­del­berg y cer­ti­fi­ca­do in­dis­cu­ti­ble del ca­rác­ter in­te­lec­tual de es­te en­cla­ve del es­ta­do fe­de­ral de Ba­den-Würt­tem­berg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.