TO­DA UNA FOR­TA­LE­ZA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

El cas­ti­llo o schloss par­cial­men­te de­rrui­do de Hei­del­berg es su ima­gen más co­no­ci­da. Fue muy ad­mi­ra­do por los ro­mán­ti­cos, quie­nes veían en él una fuente de ins­pi­ra­ción en lu­gar de un tris­te pa­sa­do de com­ba­tes. Su cons­truc­ción du­ró ca­si 400 años, du­ran­te los que se fue­ron aña­dien­do es­truc­tu­ras de di­fe­ren­tes es­ti­los. Lo ini­ció el prín­ci­pe elec­tor Ru­precht III, pe­ro la sec­ción más va­lo­ra­da es la co­no­ci­da co­mo Ott­hein­richs­bau, con­si­de­ra­da una jo­ya del Re­na­ci­mien­to ale­mán. Du­ran­te la gue­rra de los Trein­ta Años que­dó he­cho tri­zas, pe­ro el prín­ci­pe elec­tor Karl Lud­wig lo hi­zo res­tau­rar. Lue­go lle­ga­ron los fran­ce­ses, que lo di­na­mi­ta­ron en el 1693. Por si fue­ra po­co, su­frió un in­cen­dio de­vas­ta­dor en 1764. Al ver que na­die lo re­com­po­nía, los ha­bi­tan­tes del lu­gar usa­ron las pie­dras pa­ra cons­truir sus ca­sas, has­ta que las au­to­ri­da­des pu­sie­ron freno al ex­po­lio. De to­do aque­llo que­da un jar­dín me­dio sal­va­je, el Hor­tus Pa­la­ti­nus, con­si­de­ra­do la oc­ta­va maravilla del mun­do. Lo di­se­ñó el pai­sa­jis­ta Sa­lo­mon de Caus, y aún arras­tra un de­ba­te so­bre la ne­ce­si­dad de re­com­po­ner­lo o de­jar­lo con el as­pec­to fe­roz que le da la ma­le­za. Den­tro del cas­ti­llo hay que ver el Gran To­nel o Gros­ses Fass, un gi­gan­tes­co ba­rril ela­bo­ra­do con la ma­de­ra de 130 ro­bles, so­bre el que lle­gó a ins­ta­lar­se una pis­ta de bai­le. Po­día con­te­ner 200.000 li­tros de vino, que eran bom­bea­dos has­ta los sa­lo­nes don­de se ce­le­bra­ban ban­que­tes. Quie­re la le­yen­da que el amo y se­ñor de la ti­na­ja fue­ra el enano Per­keo, un hombre ca­paz de be­ber to­do su con­te­ni­do. Mu­rió el día en que to­mó un va­so de agua.

En las es­tan­cias del cas­ti­llo tam­bién se en­cuen­tra el Deuts­ches Apot­he­ken Mu­seum, una in­tere­san­te mues­tra so­bre la his­to­ria de la far­ma­cia y la far­ma­co­lo­gía. Tal vez los re­me­dios que sa­lían de la mis­ma ser­vían pa­ra pa­liar las ja­que­cas pro­vo­ca­das a los es­tu­dian­tes por el es­tu­dio y las juer­gas. En to­do ca­so, la Uni­ver­si­dad de Ru­precht-Karl es fá­cil de en­con­trar en el cen­tro de la ciu­dad. Al me­nos, los edi­fi­cios his­tó­ri­cos, ya que los más re­cien­tes, de 1930, se en­cuen- tran bas­tan­te más apar­ta­dos. En las an­ti­guas de­pen­den­cias ha­lla­mos el He­xen­turm o to­rre de las Bru­jas, que en el si­glo XIII for­ma­ba par­te de la mu­ra­lla. La mag­ní­fi­ca Au­la Mag­na fue res­tau­ra­da en 1885 con oca­sión del 500 aniver­sa­rio de la uni­ver­si­dad, mien­tras la Cár­cel de Es­tu­dian­tes o Ka­va­liers­de­lik­te fun­cio­nó has­ta el año 1914. Ahí iban a pa­rar los alum­nos in­dis­ci­pli­na­dos o de­ma­sia­do da­dos a la be­bi­da. En las paredes se pue­den ver las pin­ta­das que ha­cían los pe­na­dos du­ran­te sus en­cie­rros. Mu­cho más pro­duc­ti­va fue la ac­ti­vi­dad de los que an­du­vie­ron por el pa­seo de los Fi­ló­so­fos, un ca­mino en las fal­das del mon­te Hei­li­gen­berg, por don­de per­se­guían sus ideas Goet­he o He­gel.

Arri­ba a la iz­quier­da, la bi­blio­te­ca de la uni­ver­si­dad, la pri­me­ra del país; a la de­re­cha, vis­tas de la ciu­dad Aba­jo, la rui­nas del cas­ti­llo, ro­dea­do por un gran jar­dín sal­va­je. Al la­do, la cár­cel pa­ra los es­tu­dian­tes cas­ti­ga­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.