SON PER­SO­NAS MA­YO­RES, NO NI­ÑOS

Tra­tar a los ma­yo­res co­mo chi­qui­llos es una ac­ti­tud más ha­bi­tual de lo que pa­re­ce y pue­de lle­gar a te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. Al­gu­nos ex­per­tos ase­gu­ran, in­clu­so, que se pue­de con­si­de­rar una for­ma de mal­tra­to

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Jo­sé An­drés Ro­drí­guez

El se­ñor Juan tie­ne 88 años. Vi­ve en una re­si­den­cia pa­ra ma­yo­res. Ase­dia­do por los años y una in­ci­pien­te de­men­cia, tie­ne pro­ble­mas pa­ra mo­ver­se, con­tro­lar sus es­fín­te­res y hablar. Empresario du­ran­te bue­na par­te de su vi­da, aho­ra es viu­do y re­ci­be la vi­si­ta do­mi­ni­cal de sus hi­jos y nie­tos. Su hi­jo ma­yor ha­bla de­lan­te de él co­mo si su pa­dre no en­ten­die­ra na­da. “Te­ne­mos que ven­der su ca­sa, por­que pa­ra lo que la ne­ce­si­ta, el po­bre­ci­to…”. Pe­ro sí que en­tien­de, aun­que no se que­ja. La ma­yo­ría de los pro­fe­sio­na­les de la re­si­den­cia lo tra­ta de for­ma ade­cua­da, aun­que hay uno que se em­pe­ña en re­bau­ti­zar­lo co­mo Jua­ni­to y en de­cir­le co­sas co­mo que “si ve que se va a ha­cer ca­qui­ta, aví­se­me, que lue­go hay que lim­piar­lo”. Y el se­ñor Juan tam­po­co se que­ja. El se­ñor Juan es un per­so­na­je in­ven­ta­do pa­ra es­te reportaje, pe­ro po­dría ser una de las per­so­nas ma­yo­res que son tra­ta­das de for­ma in­fan­til en re­si­den­cias; en ca­sa, por par­te de fa­mi­lia­res, cui­da­do­res no pro­fe­sio­na­les (fa­mi­lia­res, ve­ci­nos, ami­gos…) o cui­da­do­res pro­fe­sio­na­les; en hos­pi­ta­les; en su­per­mer­ca­dos… Hom­bres y mu­je­res que se han des­lo­ma­do a tra­ba­jar, que han sa­ca­do ade­lan­te a una fa­mi­lia, que han le­van­ta­do em­pre­sas… y que lue­go, cuan­do de­bi­do a la edad ne­ce­si­tan la ayu­da de los de­más, son tra­ta­dos con con­des­cen­den­cia. Mu­cha gen­te se re­la­cio­na de for­ma ade­cua­da con los ma­yo­res. Tan­to fa­mi­lia­res y ami­gos co­mo cui­da­do­res pro­fe­sio­na­les y no pro­fe­sio­na­les, que rea­li­zan un tra­ba­jo tan ne­ce­sa­rio co­mo, en mu­chas oca­sio­nes, sa­cri­fi­ca­do. Aun­que, por otro la­do, co­mo se­ña­la Aran­tza Pé­rez, mé­di­co y te­so­re­ra de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Mé­di­cos de Re­si­den­cias, “el tra­to in­fan­til a los ma­yo­res se ve con fre­cuen­cia. El otro día, un fa­mi­liar de una per­so­na ma­yor de­cía que es­ta es ‘co­mo un ni­ño’. Yo, cla­ro, le di­je que no, que no es co­mo un ni­ño, por­que a un ni­ño hay que po­ner­le lí­mi­tes, es­tá evo­lu­cio­nan­do. Es una ac­ti­tud que tam­bién se ve en al­gu­nos cui­da­do­res de re­si­den­cias, so­bre to­do en gen­te nue­va, que les di­cen a los ma­yo­res: ‘Ay, ca­ri­ño, no ha­gas eso’ o ‘¿ves?, te has vuel­to a ha­cer pis’”. Co­mo ex­pli­ca An­drés Lo­sa­da, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los y coor­di­na­dor de Cui­de­mos (un gru­po de in­ves­ti­ga­ción so­bre emo­cio­nes, cui­da­do y bie­nes­tar de las per­so­nas ma­yo­res), la in­fan­ti­li­za­ción del tra­to se ex­pre­sa de mu­chas for­mas: “To­nos de voz de­ma­sia­do ca­ri­ño­sos, fa­ci­li­tar­les mu­cho las co­sas cuan­do en reali­dad no lo ne­ce­si­tan, el uso de di­mi­nu­ti­vos, sim­pli­fi­car­les las ex­pli­ca­cio­nes o el len­gua­je de for­ma in­ne­ce­sa­ria, con­si­de­rar que hay te­mas que no se pue­den hablar con ellos…”. Y se pro­du­ce en mu­chas si­tua­cio­nes, la ma­yo­ría de ellas tan co­ti­dia­nas co­mo el mo­men­to de la co­mi­da (“ven­ga, tra­ga de una vez, que te lo tie­nes que co­mer to­do”), al hablar del aseo per­so­nal (“ha­la, te has vuel­to a ha­cer ca­qui­ta”) o al di­ri­gir­se a ellos (“Pa­qui­to, ¿có­mo es­tás hoy?, ¿can­sa­di­to?”). Un len­gua­je ri­dícu­lo pa­ra hablar con una per­so­na de 80 años. Otro ejem­plo muy ha­bi­tual de un tra­to con­des­cen­dien­te: lla­mar a una per­so­na ma­yor abue­lo o abue­la, cuan­do qui­zás esa per­so­na no tie­ne nie­tos o, aun­que los ten­ga, no quie­re que se di­ri­jan a ella de esa ma­ne­ra. “O se to­man de­ci­sio­nes sin con­tar con su opi­nión”, ex­pli­ca In­ma­cu­la­da de la Ser­na de Pe­dro, res­pon­sa­ble de la con­sul­ta de psi­co­ge­ria­tría del hos­pi­tal Ramón y Ca­jal de Ma­drid. “A ve­ces, con la in­ten­ción de pro­te­ger­los. Pe­ro ima­gi­na que sin con­tar con tu opi­nión de­ci­den que te traen del pue­blo a la ca­pi­tal, con el des­arrai­go que eso pue­de su­po­ner. No se los pue­de tra­tar co­mo ni­ños, por­que es con­si­de­rar­los in­fe­rio­res. Y no se pue­den to­mar de­ci­sio­nes sin con­tar con ellos”. Y ¿por qué se pro­du­ce es­te fe­nó­meno? Pa­ra In­ma­cu­la­da de la Ser­na de Pe­dro hay per­so­nas que sien­ten el “im­pul­so de tra­tar con con­des­cen­den­cia a los ma­yo­res que están per­dien­do fa­cul­ta­des”. Creen que es lo co­rrec­to. Qui­zás mu­chos pien­sen que al­gu­nos de los ejem­plos ci­ta­dos co­mo tra­to in­fan­til no son más que una for­ma ca­ri­ño­sa y dul­ce de tra­tar a los ma­yo­res. Ya que, po­bre­ci­tos, al­gu­nos son tan frá­gi­les y de­pen­dien­tes... Pe­ro, pa­ra An­drés Lo­sa­da, “pue­de ser una fal­ta de res­pe­to, ya que mu­chas ve­ces no se tie­nen en cuen­ta las pre­fe­ren­cias de la per­so­na, que no quie­re que se la tra­te así”. Por otro la­do, pa­ra al­gu­nas per­so­nas pue­de re­sul­tar un fas­ti­dio re­la­cio­nar­se con ma­yo­res que ne­ce­si­tan al­gún ti­po de ayu­da. “Qui­zás hay cier­ta ca­ren­cia de va­lo­res ha­cia los ma­yo­res. A ve­ces se les ve co­mo una mo­les­tia, aun­que sea de for­ma in­cons­cien­te”, opi­na Mer­ce­des Ta­bue­ña, doc­to­ra en psi­co­lo­gía y pre­si­den­ta del Equi­po de In­ves­ti­ga­ción del Mal­tra­to a las Per­so­nas Ma­yo­res (Eima). Otro fac­tor im­por­tan­te es que “los fa­mi­lia­res no tie­nen prác­ti­ca­men­te ayu­da cuan­do se con­vier­ten en cui­da­do­res. Al­go que se­ría muy útil so­bre to­do en los ca­sos de de­men­cia. Si no se com­pren­de qué ocu­rre cuan­do las per­so­nas tie­nen de­men­cia, se cree que ha­cen co­sas o tie­nen ra­bie­tas pa­ra fas­ti­diar”, di­ce Ta­bue­ña. Pe­ro sor­pren­de más que al­gu­nos cui­da­do­res pro­fe­sio­na­les tra­ten a las per­so­nas ma­yo­res co­mo ni­ños. “Es que la for­ma­ción que re­ci­ben es es­ca­sa. Y no les han en­se­ña­do que esa no es la for­ma co­rrec­ta de tra­tar­los”. Hay quien cree que cuan­do uno se ha­ce vie­jo re­gre­sa a la in­fan­cia. “Pe­ro eso es un es­te­reo­ti­po”, afir­ma Lourdes Pé­rez, pro­fe­so­ra de So­cio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid. “Co­mo mu­chas per­so­nas ma­yo­res van per­dien­do fa­cul­ta­des, qui­zás a al­gu­nos les re­cuer­dan a los ni­ños, pe­ro no son ni­ños. Una per­so­na ma­yor tie­ne un re­co­rri­do vi­tal”. En Es­pa­ña hay ocho mi­llo­nes de per­so­nas ma­yo­res; hom­bres y mu­je­res que han su­pe­ra­do la ba­rre­ra de los 65 años. To­do un ré­cord, pues nun­ca ha ha­bi­do tan­tos ma­yo­res. Pue­den vi­vir mu­chos años, al­gu­nos

“Ay, no ha­gas eso, ca­ri­ño”

ca­si en ple­na for­ma y otros con un pro­gre­si­vo de­te­rio­ro fí­si­co y cog­ni­ti­vo. Pa­ra Mer­ce­des Ta­bue­ña, el prin­ci­pal fac­tor de ries­go pa­ra ser tra­ta­do co­mo un ni­ño es “es­tar en una si­tua­ción de in­ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va y ne­ce­si­tar del cui­da­do de los de­más”. Al­go que sue­le ocurrir en per­so­nas de eda­des avan­za­das, nor­mal­men­te más allá de los 75 años. “Y co­mo mu­cha gen­te no sa­be có­mo tra­tar­los, có­mo di­ri­gir­se a ellos, uti­li­zan ese pre­jui­cio o es­te­reo­ti­po de que son co­mo ni­ños”, con­si­de­ra Lourdes Pé­rez. Lo que su­ce­de “con mu­cha fre­cuen­cia, aun­que se­gu­ra­men­te no con ma­la in­ten­ción”, en opi­nión de es­ta in­ves­ti­ga­do­ra de los cam­bios que se pro­du­cen du­ran­te la ve­jez. “Es una for­ma in­jus­ta pe­ro có­mo­da de tra­tar­los”. Y una ma­ni­fes­ta­ción más del eda­dis­mo, un ti­po de dis­cri­mi­na­ción que con­sis­te en tra­tar a las per­so­nas ma­yo­res con pre­jui­cios sim­ple­men­te por eso, por­que son ma­yo­res. De es­te mo­do, si al­guien tie­ne el pre­jui­cio de que los ma­yo­res son co­mo ni­ños, que son ter­cos, que no son ca­pa­ces, los tra­ta­rá a to­dos así. Es­tén de­li­ca­dos de sa­lud o co­rran ma­ra­to­nes. Co­mo ex­pli­ca Aran­tza Pé­rez, “un ma­yor co­me­te un des­pis­te, que to­dos po­de­mos te­ner, y ya se le eti­que­ta: ‘Ay, po­bre­ci­co’, y se le tie­ne com­pa­sión”. ¿Qué efec­tos tie­ne in­fan­ti­li­zar a las per­so­nas ma­yo­res? ¿Es, sim­ple­men­te, una fal­ta de res­pe­to, una pér­di­da de dig­ni­dad, una ri­di­cu­li­za­ción?, ¿o pue­de te­ner con­se­cuen­cias pa­ra su sa­lud? Mer­ce­des Ta­bue­ña ci­ta un es­tu­dio en el que se pe­día a un gru­po de an­cia­nos con de­men­cia que hi­cie­ran de­ter­mi­na­das ac­ti­vi­da­des. “Con unos se em­plea­ba un len­gua­je nor­mal; con otros, un len­gua­je in­fan­til; y con otros, si­len­cio, co­mo si fue­ran ob­je­tos”. Los más co­la­bo­ra­do­res fue­ron los ma­yo­res a los que se ha­bla­ba con un len­gua­je nor­mal. “En cam­bio, el 55% de los que fue­ron tra­ta­dos co­mo ni­ños mos­tra­ba mu­cha re­sis­ten­cia: llo­ra­ban, gri­ta­ban, se po­nían rí­gi­dos…”. Se re­sis­tían a per­der su con­si­de­ra­ción de igua­les. “Mu­chos ma­yo­res pro­tes­tan, gri­tan: ‘¡Que yo no soy tu ca­ri­ñi­to!’”, no les gus­ta ser tra­ta­dos co­mo ni­ños o ton­tos”. De­jan de hablar a sus cui­da­do­res o se po­nen rí­gi­dos cuan­do es­tos se acer­can, co­mo una for­ma de re­sis­ten­cia pa­si­va. Se­ña­les que de­ben aler­tar de que no se es­tá tra­tan­do al ma­yor de la for­ma ade­cua­da. Mer­ce­des Ta­bue­ña re­cuer­da a una an­cia­na que te­nía a una cui­da­do­ra que ha­bía si­do pe­lu­que­ra y que se em­pe­ña­ba en po­ner­le la­ci­tos, “y la an­cia­na le de­cía una y otra vez que no que­ría la­ci­tos”. Pe­ro no to­dos se re­sis­ten o pro­tes­tan. Las per­so­nas que los tra­tan co­mo ni­ños sue­len ser sus prin­ci­pa­les cui­da­do­res, “así que mu­chos no se que­jan por te­mor a las re­pre­sa­lias”. Y de­jan ha­cer. En eda­des avan­za­das, el pri­mer lu­gar en el ran­king de las prio­ri­da­des sue­len ser “los víncu­los afec­ti­vos con hi­jos, nie­tos o cui­da­do­res. Ya que uno pien­sa que, por lo me­nos, me aguan­tan”. Pa­ra mu­chos ma­yo­res es pre­fe­ri­ble pa­gar el pea­je de la in­fan­ti­li­za­ción del tra­to que arries­gar­se a rom­per esos víncu­los. A pe­sar de que ese tra­to pon­ga en pe­li­gro su equi­li­brio psí­qui­co por­que les en­tris­te­ce, de­pri­me, an­gus­tia o so­ca­va su au­to­es­ti­ma. Una co­sa es ayu­dar a una mu­jer de 85 años con pro­ble­mas en la ca­de­ra a ves­tir­se. Y otra es ha­cer­la sen­tir co­mo una ni­ña. “Pue­den au­to­con­ven­cer­se de que ya no son ca­pa­ces de ha­cer na­da –co­men­ta An­drés Lo­sa­da–, lo que ace­le­ra el en­ve­je­ci­mien­to. Si ca­da vez que in­ten­tas ha­cer al­go, se te cri­ti­ca o tra­ta co­mo un ni­ño, qui­zás de­jas de ha­cer­lo”. No hay que ol­vi­dar que es­te pre­jui­cio de que en la ve­jez se re­gre­sa a la in­fan­cia “tam­bién lo pue­den te­ner las per­so­nas ma­yo­res. Ellos mis­mos se lo pue­den creer. Hay mu­chos es­tu­dios que in­di­can que las per­so­nas ma­yo­res que tie­nen es­te­reo­ti­pos po­si­ti­vos de la ve­jez, co­mo que pue­den te­ner una vi­da ac­ti­va, se re­cu­pe­ran an­tes de las en­fer­me­da­des”. La me­jor ma­ne­ra de ase­gu­rar­se de que se tra­ta de for­ma co­rrec­ta a una per­so­na ma­yor es tra­tar­la co­mo un igual. “Pue­des ser dul­ce y ca­ri­ño­so y tra­tar al ma­yor con res­pe­to”, se­ña­la Aran­tza Pé­rez. Y pac­tar con el ma­yor. Te­ner en cuen­ta sus pre­fe­ren­cias per­so­na­les. Es­tar aten­to a sus reac­cio­nes. Pre­gun­tar­le si le gus­ta que le ha­blen de us­ted, si no le gus­tan los di­mi­nu­ti­vos, pa­ra qué ne­ce­si­ta ayu­da, si pre­fie­re que en el hos­pi­tal un hi­jo re­ci­ba las ex­pli­ca­cio­nes so­bre su sa­lud… “Aun­que mu­chas ve­ces emi­ten se­ña­les in­di­rec­tas de que no les gus­ta el tra­to, co­mo que­dar­se en si­len­cio”, ex­pli­ca An­drés Lo­sa­da. Ade­más, “se­ría ne­ce­sa­rio me­jo­rar la for­ma­ción de los cui­da­do­res pro­fe­sio­na­les en ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción y tra­to”. Tam­bién “de los cui­da­do­res fa­mi­lia­res”, apun­ta Mer­ce­des Ta­bue­ña, que son, con los cui­da­do­res do­més­ti­cos, quie­nes sue­len asu­mir el cui­da­do de los ma­yo­res. E in­sis­te en que hay que evi­tar ac­ti­tu­des pa­ter­na­lis­tas co­mo “ex­cluir­los de las con­ver­sa­cio­nes y las de­ci­sio­nes. Se tra­ta de em­plear un len­gua­je nor­mal, adul­to, res­pe­tuo­so, que ge­ne­re au­to­no­mía. Ayu­dar al ma­yor a que par­ti­ci­pe en la de­ci­sión de có­mo quie­re que le tra­ten”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.