¿Es una for­ma de mal­tra­to?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

“In­fan­ti­li­zar a las per­so­nas ma­yo­res tam­bién es mal­tra­to. No de­jes que ocu­rra”. Es­te es uno de los le­mas de la cam­pa­ña que lan­zó el Go­bierno vas­co en sep­tiem­bre del 2012 pa­ra pre­ve­nir los ma­los tra­tos a los ma­yo­res. Pe­ro ¿es mal­tra­to tra­tar a un an­ciano co­mo un ni­ño? Mer­ce­des Ta­bue­ña no ha­bla­ría de mal­tra­to. “El tra­to in­fan­til nos da pis­tas, en to­do ca­so, de que pue­de ha­ber un mal­tra­to por­que no se per­mi­te que la per­so­na to­me sus pro­pias de­ci­sio­nes, por ejem­plo. Pue­de ser un in­di­ca­dor de mal­tra­to”. La le­gis­la­ción es­pa­ño­la no re­co­ge de for­ma es­pe­cí­fi­ca el tra­to in­fan­til a las per­so­nas ma­yo­res co­mo una for­ma de mal­tra­to. Pe­ro el ar­tícu­lo 173 del Có­di­go Pe­nal di­ce que co­me­te un de­li­to con­tra la in­te­gri­dad mo­ral “el que in­fli­gie­ra a otra per­so­na un tra­to de­gra­dan­te, me­nos­ca­ban­do gra­ve­men­te su in­te­gri­dad mo­ral”. Co­mo se­ña­la Ma­ría Es­pe­ran­za Mar­cos, le­tra­da del gru­po de tra­ba­jo mé­di­co-le­gal de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Mé­di­cos de Re­si­den­cias (Se­mer), “las le­yes tie­nen un anun­cia­do ge­né­ri­co. Y si se cau­sa an­gus­tia o de­pen­den­cia, se in­ti­mi­da y, so­bre to­do, se ri­di­cu­li­za, sí que es mal­tra­to. Hay mal­tra­to si es­ta con­duc­ta se pro­du­ce de for­ma con­ti­nua­da, ya sea de for­ma in­ten­cio­nal o no y aun­que la ley no lo re­co­ja de una for­ma es­pe­cí­fi­ca”. De to­dos mo­dos, “no están lle­gan­do a los tri­bu­na­les de­nun­cias de per­so­nas ma­yo­res o fa­mi­lia­res por in­fan­ti­li­za­ción del tra­to”. Y no por­que es­te no se pro­duz­ca, “sino por­que mu­chas ve­ces las per­so­nas ma­yo­res tie­nen mie­do de po­si­bles re­pre­sa­lias”. Aun­que es­ta es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho sa­ni­ta­rio con­si­de­ra que el tra­to in­fan­til a los ma­yo­res ocu­rre ca­da vez con me­nos fre­cuen­cia en las re­si­den­cias por­que hay pro­to­co­los pa­ra de­tec­tar­lo, “ha ha­bi­do que­jas de fa­cul­ta­ti­vos que lo han vis­to en otros com­pa­ñe­ros. Si pa­sa, hay que po­ner­lo en co­no­ci­mien­to del di­rec­tor mé­di­co, por ejem­plo. Y si no se con­si­gue que ce­se el mal­tra­to, se po­ne en co­no­ci­mien­to de la au­to­ri­dad ju­di­cial. En el ám­bi­to fa­mi­liar es más di­fí­cil de de­tec­tar, pe­ro creo que to­dos he­mos si­do tes­ti­gos de si­tua­cio­nes co­mo es­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.