CRI­SIS Y SA­LUD

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to May­te Rius

¿Cuál es la fór­mu­la pa­ra evi­tar que la cri­sis afec­te a nues­tros há­bi­tos ali­men­ta­rios y, por tan­to, a nues­tra sa­lud? La res­pues­ta, en nues­tra tra­di­ción cu­li­na­ria

Tam­bién afec­ta de for­ma cla­ra a la sa­lud. Los úl­ti­mos in­for­mes de Cá­ri­tas y de Cruz Ro­ja in­di­can que la po­bre­za se ex­tien­de y se in­ten­si­fi­ca y mu­chas fa­mi­lias no pue­den ga­ran­ti­zar más que una co­mi­da al día. Las es­ta­dís­ti­cas sa­ni­ta­rias ha­blan de un au­men­to su­pe­rior al 30% en el con­su­mo de an­ti­de­pre­si­vos y del 12% en el de tran­qui­li­zan­tes; y el sui­ci­dio es ya la pri­me­ra cau­sa externa de muer­te. Los mé­di­cos aler­tan de otros in­di­cios de que la cri­sis eco­nó­mi­ca pue­de con­ver­tir­se en el fu­tu­ro en una cri­sis sa­ni­ta­ria: el au­men­to de la obe­si­dad y de en­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes ti­po 2 por el con­su­mo de ali­men­tos más ba­ra­tos y me­nos nu­tri­ti­vos; el au­men­to de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y las adic­cio­nes de­ri­va­das del ma­yor es­trés; el de­te­rio­ro me­dioam­bien­tal por la re­duc­ción de las in­ver­sio­nes en sa­nea­mien­to de aguas, en con­trol de emi­sio­nes, en re­no­va­ción de cal­de­ras, et­cé­te­ra; la reapa­ri­ción de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas li­ga­das a las peo­res con­di­cio­nes de vi­da y a que la gen­te no gas­ta en va­cu­nas pa­ra sus ani­ma­les; la su­pre­sión de pro­gra­mas pú­bli­cos de pre­ven­ción, el au­men­to de las lis­tas de es­pe­ra, el en­ca­re­ci­mien­to de las me­di­ci­nas o la no co­ber­tu­ra de la aten­ción mé­di­ca a al­gu­nos co­lec­ti­vos por los re­cor­tes de gas­to pú­bli­co… Son mu­chos los in­di­cios, los men­sa­jes de advertencia y tam­bién las evi­den­cias de que la cri­sis es­tá cambia­ndo los há­bi­tos de mu­chas per­so­nas y no siem­pre pa­ra bien. Pe­ro tam­bién hay es­tu­dios y vo­ces que en­fa­ti­zan que es­tar en cri­sis no jus­ti­fi­ca una die­ta ba­sa­da en pa­ta­tas fri­tas y pe­rri­tos ca­lien­tes, que es­tar sin tra­ba­jo con­lle­va te­ner tiem­po pa­ra cui­dar­se y pa­ra las re­la­cio­nes per­so­na­les, y que hay mo­de­los eco­nó­mi­cos que, con una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, de­ter­mi­nan que la sa­lud y la es­pe­ran­za de vi­da están en re­la­ción in­ver­sa al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pues en épo­cas de ex­pan­sión hay más con­ta­mi­na­ción, más es­trés la­bo­ral, más pro­ble­mas de in­som­nio, más ac­ci­den­tes la­bo­ra­les y de trá­fi­co… Con da­tos de los 80 y los 90 hay in­ves­ti­ga­do­res que con­clu­yen que un au­men­to del 5% de la ta­sa de pa­ro re­du­ce el 0,5% la ta­sa de mor­ta­li­dad. Pe­ro es­tas ra­tios glo­ba­les po­co tie­nen que ver con la reali­dad de los afec­ta­dos por la du­re­za de es­ta cri­sis. “Lo que ob­ser­va­mos en nues­tro día a día es una de­man­da cre­cien­te de con­sul­tas so­bre sa­lud men­tal; nos lle­gan per­so­nas con cua­dros de an­sie­dad, de de­pre­sión, de an­gus­tia; per­so­nas que se han que­da­do sin tra­ba­jo o que te­men per­der­lo, que ven que su sus­ten­to pe­li­gra, que no ven sa­li­da a cor­to pla­zo, que se an­gus­tian por có­mo van a so­bre­vi­vir, por có­mo man­te­ner la edu­ca­ción de sus hi­jos…”, ex­pli­ca Da­vid Clu­sa, psi­quia­tra y je­fe del ser­vi­cio de sa­lud men­tal de Sant Pe­re Cla­ve­rFun­da­ció Sa­ni­ta­ria. En­ric Ara­go­nés, mé­di­co de fa­mi­lia y res­pon­sa­ble del gru­po de sa­lud men­tal de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na de Fa­mi­lia y Co­mu­ni­ta­ria (Se­mFyc), sub­ra­ya que el ma­les­tar y el su­fri­mien­to psí­qui­co no se ob­ser­va sólo en per­so­nas que han per­di­do el em­pleo, la ca­sa o están en rui­na eco­nó­mi­ca, sino tam­bién en­tre quie­nes tie­nen tra­ba­jo y no han vis­to mer­mar sus re­cur­sos pe­ro vi­ven la ac­tual si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad co­mo un fac­tor es­tre­san­te, y ad­vier­te que aun­que en prin­ci­pio pue­da pa­re­cer que es­to sólo afec­ta a la sa­lud men­tal, tam­bién re­per­cu­te en as­pec­tos fí­si­cos: “Ve­mos en las con­sul­tas pa­cien­tes con sín­to- mas ines­pe­cí­fi­cos que no se co­rres­pon­den con una en­fer­me­dad or­gá­ni­ca sino que son la ex­pre­sión de un ma­les­tar psi­co­ló­gi­co, co­mo do­lo­res de es­pal­da, de ca­be­za, pro­ble­mas di­ges­ti­vos, ma­reos…; y tam­bién ve­mos que pa­cien­tes con an­te­ce­den­tes de de­pre­sión o an­sie­dad que es­ta­ban es­ta­bi­li­za­dos aho­ra re­caen”. La pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Neu­ro­psi­quia­tría (AEN), Eu­do­xia Gay, ex­pli­ca que “es­tos tras­tor­nos an­sio­so-de­pre­si­vos son fac­to­res de mor­bi­li­dad muy im­por­tan­tes pa­ra otras pa­to­lo­gías, co­mo las car­dia­cas, así que agra­van la sa­lud fí­si­ca en ge­ne­ral”. Y re­cuer­da que la cri­sis tam­bién afec­ta al ac­ce­so de una par­te de la po­bla­ción a los re­cur­sos sa­ni­ta­rios, aho­ra más ca­ros tan­to por el co­pa­go de me­di­ca­men­tos co­mo por la ex­clu­sión del ser­vi­cio pú­bli­co de aten­ción pri­ma­ria de co­lec­ti­vos co­mo los in­mi­gran­tes, las di­vor­cia­das o los ma­yo­res de 26 años que no han co­ti­za­do. “Es­to afec­ta a la gen­te con me­nos re­cur­sos, a en­fer­mos cró­ni­cos y, lo más preo­cu­pan­te, a en­fer­mos con tras­tor­nos men­ta­les gra­ves”, di­ce Gay. Su im­pre­sión es que la cri­sis tam­bién es­tá pro­vo­can­do un au­men­to de las adic­cio­nes, so­bre to­do al al­cohol, la más ba­ra­ta. Los es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten que las con­se­cuen­cias de al­gu­nas de es­tas re­per­cu­sio­nes de la cri­sis lle­ga­rán a me­dio o lar­go pla­zo y que, a pe­sar de la di­fi­cul­tad de pre­ve­nir en cues­tio­nes de sa­lud men­tal y de vi­vir un con­tex­to tan ad­ver­so, con­vie­ne pro­te­ger­se y tra­ta de pa­liar en lo po­si­ble es­te su­fri­mien­to psi­co­ló­gi­co. “Cuan­do es­tás sin em­pleo o con di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas de­be­rías prio­ri­zar tu sa­lud, por­que bas­tan­te des­gra­cia es pa­ra agra­var-

La cri­sis no sólo me­nos­ca­ba el bol­si­llo, tam­bién la sa­lud. Tie­ne re­per­cu­sión di­rec­ta en la nu­tri­ción, el es­ta­do men­tal, el en­torno me­dioam­bien­tal y la aten­ción mé­di­ca de mu­chas per­so­nas. Pe­ro hay mar­gen de ma­nio­bra: uno qui­zá no pue­da evi­tar los pro­ble­mas de di­ne­ro, pe­ro sí que la cri­sis ade­más arrui­ne su sa­lud

la con más di­fi­cul­ta­des; así que acon­se­jo cui­dar la ali­men­ta­ción, eli­mi­nar los tó­xi­cos co­mo el ta­ba­co o el al­cohol (que ade­más cues­tan di­ne­ro) y ha­cer ejer­ci­cio dia­rio, mo­ver­se al ai­re li­bre pa­ra pre­ve­nir la obe­si­dad, me­jo­rar la sa­lud men­tal y re­ba­jar tri­gli­cé­ri­dos y co­les­te­rol”, sub­ra­ya Juan Martínez Her­nán­dez, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na pre­ven­ti­va del hos­pi­tal Car­los III de Ma­drid. Evi­tar sen­tir­se cul­pa­ble La pre­si­den­ta de la AEN ase­gu­ra que la pri­me­ra me­di­da de pro­tec­ción men­tal que de­be­rían adop­tar quie­nes su­fren por la cri­sis es dis­mi­nuir su sen­ti­mien­to de cul­pa y de ver­güen­za. “Hay que evi­tar sen­tir­se cul­pa­ble, acep­tar que hay un fac­tor ex­terno que no de­pen­de de no­so­tros, que nos han em­po­bre­ci­do; y lue­go bus­car apo­yo so­cial, agru­par­se pa­ra de­fen­der­se de ello”, co­men­ta. Da­vid Clu­sa ex­pli­ca que “des­de la Fun­da­ción Sant Pe­re Claver in­ten­ta­mos pre­ci­sa­men­te que la per­so­na no vi­va su cri­sis de for­ma in­di­vi­dual, sin­tien­do que es un des­gra­cia­do o que ha he­cho al­go mal, sino que pue­da com­par­tir­la en gru­po y ver que hay otras per­so­nas en igual si­tua­ción, que hay una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción afec­ta­da, que ca­da uno tie­ne sus cua­li­da­des y a ve­ces son com­ple­men­ta­rias y es po­si­ble bus­car so­lu­cio­nes co­lec­ti­vas en lu­gar de in­di­vi­dua­les”. El doc­tor Ara­go­nés coin­ci­de en que quie­nes están su­frien­do por la cri­sis no han de cul­par­se por ha­ber per­di­do el suel­do, pe­ro aler­ta de que a ve­ces pen­sar que la si­tua­ción no de­pen­de de uno mis­mo, que no es­tá en su mano cam­biar­la, tam­bién re­sul­ta per­ju­di­cial pa­ra el equi­li­brio men­tal por­que la per­so­na sien­te que no pue­de con­tro­lar su vi­da. A es­te

res­pec­to, Clu­sa acon­se­ja desechar la idea de que no se pue­de ha­cer na­da, que to­do vie­ne im­pues­to des­de el ex­te­rior “por­que por­por des­fa­vo­ra­bles que sean las cir­cuns­tan­cias uno siem­pre pue­de cam­biar al­go de sí mis­mo pa­ra sen­tir­se me­nos an­gus­tia­do, de mo­do que se tra­ta de pen­sar en qué cir­cuns­tan­cias con­cre­tas se desata el ma­les­tar y tra­tar de con­tro­lar­las”. Tam­po­co se tra­ta de exi­gir­se no es­tar preo­cu­pa­do o de as­pi­rar a lle­var una vi­da to­tal­men­te li­bre de an­sie­dad, por­que es­te es un sen­ti­mien­to adap­ta­ti­vo, ad­vier­te. Im­pli­car­se en ac­ti­vi­da­des En­tre sus con­se­jos pa­ra afron­tar las si­tua­cio­nes de an­sie­dad y es­trés que pro­vo­ca la cri­sis tam­bién fi­gu­ra im­pli­car­se más en el gru­po fa­mi­liar, pro­fe­sio­nal o so­cial: “Que es­tés sin em­pleo o sin di­ne­ro no quie­re de­cir que no pue­das apor­tar co­sas bue­nas a tu fa­mi­lia, a tus ami­gos, a tu co­le­gio pro­fe­sio­nal, a jó­ve­nes que em­pie­zan…”. En­ric Ara­go­nés sub­ra­ya que uno de los re­tos de quie­nes pier­den el em­pleo es apren­der a ges­tio­nar su tiem­po li­bre, por­que pa­ra mu­chas per­so­nas el ho­ra­rio la­bo­ral es el que es­truc­tu­ra su vi­da y si des­apa­re­ce se des­mon­tan. “Es im­por­tan­te pen­sar qué se va a ha­cer con ese tiem­po li­bre, a qué se va a des­ti­nar: afi­cio­nes, ejer­ci­cio, ac­ti­vi­da­des so­li­da­rias, fa­mi­lia…; y apo­yar­se en to­dos esos ám­bi­tos pa­ra te­ner una vi­sión rea­lis­ta de las co­sas y com­pren­der que se tie­nen di­fi­cul­ta­des en un área con­cre­ta de la vi­da (la eco­nó­mi­ca) pe­ro no to­do es­tá arrui­na­do”, in­di­ca. Da­vid Clu­sa en­fa­ti­za que a la ho­ra de mi­ni­mi­zar el su­fri­mien­to que es­tá pro­vo­can­do la cri­sis hay que prio­ri­zar a los ni­ños y a los ado­les­cen­tes. “Lo que ha­ga­mos aho­ra pa­ra pro­te­ger de la in­cer­ti­dum­bre a

SIN PER­DER EL EM­PLEO, MU­CHOS SU­FREN MA­LES­TAR PSI­CO­LÓ­GI­CO AL ES­TAR DES­ANI­MA­DO, UNO TIEN­DE A CUI­DAR­SE ME­NOS Y CO­ME PEOR

los más pe­que­ños va a in­fluir en los pró­xi­mos diez o quin­ce años, por­que si no pro­mo­ve­mos que la si­tua­ción de los ni­ños sea lo me­jor po­si­ble ten­dre­mos una ge­ne­ra­ción per­di­da, con al­tas ta­sas de dro­ga­dic­ción, fra­ca­so es­co­lar y des­em­pleo”, aler­ta. Y re­cuer­da que no te­ner em­pleo no im­pi­de rea­li­zar ac­ti­vi­da­des so­li­da­rias que per­mi­tan sen­tir­se útil y ayu­den a otros. Cui­dar lo que se co­me El doc­tor Ara­go­nés sub­ra­ya que la cri­sis tam­bién re­per­cu­te en la sa­lud por­que cuan­do se es­tá des­mo­ti­va­do, con de­pre­sión y an­sie­dad, uno tie­ne más ten­den­cia a no cui­dar­se fí­si­ca­men­te, a adop­tar es­ti­los de vi­da po­co sa­lu­da­bles: co­mer mal, con­su­mir al­cohol, fu­mar más… El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción Co­mu­ni­ta­ria, Ja­vier Aran­ce­ta, di­ce que hay ex­pli­ca­cio­nes neu­ro­bio­ló­gi­cas pa­ra es­te com­por­ta­mien­to: “Cuan­do uno tie­ne di­fi­cul­ta­des pier­de el equi­li­brio emo­cio­nal, y ese des­equi­li­brio es­tá re­la­cio­na­do con cam­bios en la se­gre­ga­ción de se­ro­to­ni­na y en­dor­fi­na, unos neu­ro­trans­mi­so­res cu­yos ni­ve­les me­jo­ran tran­si­to­ria­men­te con la in­ges­ta de dul­ce, gra­sas y ali­men­tos que ha­gan rui­do, que sean cru­jien­tes; por eso cuan­do uno se sien­te mal bus­ca ali­men­tos que le pro­por­cio­nan con­fort, co­mo el cho­co­la­te, y eso ha­ce que se des­equi­li­bre la ali­men­ta­ción, pues mien­tras co­mes esos pro­duc­tos com­pen­sa­do­res no co­mes otra co­sa”. Y ex­pli­ca que, en cam­bio, la me­jor for­ma de que­mar to­xi­nas men­ta­les y me­jo­rar el equi­li­brio emo­cio­nal es una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y ejer­ci­cio. Pe­ro lo cier­to es que, cuan­do la cri­sis lla­ma a la puer­ta, lo pri­me­ro que se sue­le re­sen­tir con los re­cor­tes fa­mi­lia­res es la die­ta. “Ob­ser­va­mos que en los co­lec­ti­vos con pro­ble­mas lo pri­me­ro que se aban­do­na es la fru­ta, la ver­du­ra y el pes­ca­do, y au­men­ta el con­su­mo de ali­men­tos eco­nó­mi­cos que re­sul­tan muy sa­cian­tes, co­mo el pan con so­bra­sa­da, los re­fres­cos, el arroz, la pas­ta y la co­mi­da rá­pi­da”, se­ña­la Aran­ce­ta. Coin­ci­de en la apre­cia­ción Juan Martínez, que ase­gu­ra que pa­ra re­du­cir el gas­to en ali­men­ta­ción las fa­mi­lias tien­den a ba­jar la in­ges­ta de pro­teí­nas y de lác­teos, im­pres­cin­di­bles en la die­ta de los ni­ños. “Los adul­tos pue­den re­du­cir los ali­men­tos pro­tei­cos o ha­cer sólo una co­mi­da im­por­tan­te al día, pe­ro los ni­ños no, por­que con eso no se ga­ran­ti­za su cre­ci­mien­to; los ni­ños ne­ce­si­tan cin­co co­mi­das al día y que sean va­ria­das y equi­li­bra­das, que in­clu­yan fru­ta, ver­du­ra, car­ne, pes­ca­do y lác­teos a dia­rio”, se­ña­la. Aran­ce­ta ase­gu­ra que mu­chas ve­ces es un pro­ble­ma de edu­ca­ción nu­tri­cio­nal y de sa­ber or­ga­ni­zar­se, por­que pue­de co­mer­se sano y equi­li­bra­do con po­cos re­cur­sos. “La die­ta me­di­te­rrá­nea tra­di­cio­nal ha si­do una die­ta de sub­sis­ten­cia, así que se tra­ta de vol­ver a los pla­tos tra­di­cio­na­les de le­gum­bres, arroz, ver­du­ras de tem­po­ra­da, fru­tos se­cos…; los po­ta­jes con un po­co de car­ne que han si­do pla­to úni­co en mu­chas eta­pas de nues­tra his­to­ria son un buen ali­men­to eco­nó­mi­co que va­le la pe­na re­cu­pe­rar”, co­men­ta. Y re­cuer­da que otra ma­ne­ra de aba­ra­tar la ces­ta de la com­pra sin re­nun­ciar a una die­ta sa­na y va­ria­da es di­se­ñar me­nús se­ma­na­les apro­ve­chan­do to­do lo que ya hay en ca­sa, com­pa­rar pre­cios en di­fe­ren­tes es­ta­ble­ci­mien­tos, ad­qui­rir mar­cas blan­cas pa­ra pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad co­mo le­che, le­gum­bres o yo­gu­res, com­prar fru­tas y ver­du­ras de tem­po­ra­da en tien­das don­de son más­más ase­qui­bles por­que ven­den pie­zas más­más pe­que­ñas o me­nos vis­to­sas per igual­men­te fres­cas, y de­di­car más­más tiem­po a cocinar, evi­tan­do los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos, más ca­ros y me­nos sa­nos. Juan Martínez, por su par­te, aler­ta la ne­ce­si­dad de prio­ri­zar la com­pra de ali­men­tos nu­tri­ti­vos y va­ria­dos. “Cuan­do ha­bla­mos de que los ni­ños ne­ce­si­tan pro­teí­nas ha­bla­mos de car­ne fres­ca o con­ge­la­da, de po­llo, de pavo, ter­ne­ra o cer­do, pe­ro no de sal­chi­chas, car­ne pi­ca­da ya en­va­sa­da, ham­bur­gue­sas, em­bu­ti­dos o pre­co­ci­na­dos, por­que con­tie­nen mu­chos con­ser­van­tes y ni­tri­tos que re­sul­tan muy per­ju­di­cia­les pa­ra los ni­ños”. Y re­pro­cha que a ve­ces las fa­mi­lias con pro­ble­mas eco­nó­mi­cos re­cor­ten drás­ti­ca­men­te en ali­men­ta­ción y en cam­bio si­gan com­pran­do ta­ba­co y al­cohol. “Lo pri­me­ro que hay que re­cor­tar son los tó­xi­cos, que cues­tan di­ne­ro, y to­do lo que no es nu­tri­ti­vo y en­ci­ma da­ña, co­mo los re­fres­cos”. Ejer­ci­cio al ai­re li­bre Otra de las re­ce­tas de los mé­di­cos pa­ra pre­ve­nir que los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos aca­ben con­vir­tién­do­se en pro­ble­mas de sa­lud es mo­ver­se. “Es po­si­ble que uno no es­té pa­ra pa­gar el gim­na­sio o al­qui­lar pis­tas en el po­li­de­por­ti­vo, pe­ro pa­sear, co­rrer, mon­tar en bi­ci, ha­cer sen­de­ris­mo o rea­li­zar gim­na­sia en par­ques pú­bli­cos no cues­ta na­da”, re­cuer­da Aran­ce­ta. Y los es­pe­cia­lis­tas en sa­lud men­tal re­cuer­dan que la ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre y el ejer­ci­cio fí­si­co ayu­dan ade­más a re­du­cir el es­trés y la an­sie­dad, me­jo­ran los rit­mos del sue­ño y con­tri­bu­yen a desa­rro­llar há­bi­tos sa­lu­da­bles y evi­tar el con­su­mo de tó­xi­cos. “Hay si­tua­cio­nes ver­da­de­ra­men­te dra­má­ti­cas, pe­ro no se re­suel­ven con que­dar­se en ca­sa; y ha­ber per­di­do el tra­ba­jo no sig­ni­fi­ca que se ha­ya aca­ba­do tu vi­da, así que mien­tras lle­ga otro em­pleo es me­jor ha­cer al­go po­si­ti­vo”, re­cuer­da En­ric Ara­go­nés. No des­cui­dar el en­torno El doc­tor Juan Martínez lla­ma la aten­ción so­bre otras con­se­cuen­cias de la cri­sis que in­ci­den en un de­te­rio­ro de la sa­lud, co­mo la me­nor in­ver­sión y preo­cu­pa­ción por el me­dio am­bien­te. “En Gre­cia los ni­ve­les de emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes han subido mu­cho por­que la gen­te, co­mo no tie­ne com­bus­ti­ble pa­ra la ca­le­fac­ción, que­ma ma­de­ra; y aquí las in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ras de aguas re­si­dua­les se han pa­ra­do, igual que los pla­nes de re­no­va­ción de cal­de­ras en las ciu­da­des, y tam­bién se han re­du­ci­do los pre­su­pues­tos pa­ra as­fal­ta­do o se­gu­ri­dad vial, y to­do eso es im­por­tan­te pa­ra la sa­lud”, re­mar­ca. Tam­bién re­cu­rre al ejem­plo de Gre­cia pa­ra ad­ver­tir que vol­ve­re­mos a ver en­fer­me­da­des que se creían erra­di­ca­das y que van muy li­ga­das a la po­bre­za, co­mo el té­ta­nos o al­gu­nas in­fec­cio­nes cu­tá­neas, y la ex­ten­sión de otras muy con­ta­gio­sas, co­mo la tu­bercu­losis, fre­cuen­te en in­mi­gran­tes de de­ter­mi­na­das zo­nas del pla­ne­ta, que si no pue­den acu­dir a los mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria por los re­cor­tes no se­rán tra­ta­dos has­ta que es­tén gra­ves y acu­dan a ur­gen­cias. “El im­pac­to di­rec­to de la cri­sis lo es­ta­mos vien­do en la nu­tri­ción y la sa­lud men­tal, pe­ro den­tro de un tiem­po lo va­mos a ver en en­fer­me­da­des emer­gen­tes im­por­ta­das y en su­fri­mien­to in­ne­ce­sa­rio”, con­clu­ye el es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na pre­ven­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.