IM­PRE­SO­RAS EN TRES DI­MEN­SIO­NES

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Da­vid Bre­tos

El fu­tu­ro ya es­tá aquí, po­co a po­co van apa­re­cien­do mo­de­los de im­pre­so­ras en 3D que, más allá del pa­pel y la tin­ta, mo­de­lan ob­je­tos

¿Se ima­gi­na cons­truir en su pro­pio ho­gar una si­lla con sólo un or­de­na­dor y una im­pre­so­ra? ¿O una fun­da pa­ra su te­lé­fono in­te­li­gen­te? La im­pre­sión 3D se pos­tu­la co­mo can­di­da­ta a ser el pró­xi­mo gran avan­ce tec­no­ló­gi­co do­més­ti­co. Im­pri­mir ob­je­tos en tres di­men­sio­nes no es na­da nue­vo, los in­ge­nie­ros o los mé­di­cos lo han he­cho du­ran­te mu­cho tiem­po, pe­ro los pró­xi­mos años ve­re­mos có­mo unas má­qui­nas gran­des, ca­ras y di­fí­ci­les de usar se trans­for­man en apa­ra­tos re­la­ti­va­men­te pe­que­ños, ba­ra­tos y de ma­ne­jo sen­ci­llo. ¿Ha­brá una en ca­da ca­sa?

En­cen­der el or­de­na­dor, apre­tar un bo­tón e im­pri­mir en tres di­men­sio­nes una ta­za. Ver­ter el té y to­mar­lo. Es­to ya pue­de ha­cer­lo en su ca­sa. La im­pre­sión en tres di­men­sio­nes pro­me­te re­vo­lu­cio­nar la for­ma en que crea­mos ob­je­tos de lo más va­ria­dos, con una pe­que­ña fá­bri­ca en ca­da ho­gar pa­ra desatar la crea­ti­vi­dad. Má­qui­nas co­nectadas a un or­de­na­dor que cons­tru­yen de la na­da ca­si to­do lo que se le pue­da ocurrir. Son im­pre­so­ras 3D y, se­gún ana­lis­tas y ex­per­tos, se­rán el pró­xi­mo gran re­cla­mo de la tec­no­lo­gía de con­su­mo. An­tes que na­da, hay que re­bo­bi­nar un po­co: ¿Qué es la im­pre­sión en tres di­men­sio­nes? Se tra­ta de la ca­pa­ci­dad de cons­truir ob­je­tos –en el sen­ti­do más ge­né­ri­co– con tan sólo un or­de­na­dor y una má­qui­na es­pe­cí­fi­ca pa­ra tal fin. Prin­ci­pal­men­te, una im­pre­so­ra 3D es co­mo las de to­da la vi­da –las de dos di­men­sio­nes–, pe­ro en lu­gar de apli­car tin­ta so­bre pa­pel, crea ob­je­tos des­de ce­ro. Has­ta aho­ra, cuan­do que­ría­mos im­pri­mir un do­cu­men­to es­cri­to, lo abría­mos y apre­tá­ba­mos im­pri­mir. Con es­ta nue­va tec­no­lo­gía, po­dre­mos ha­cer exac­ta­men­te igual, pe­ro en lu­gar de un pa­pel ob­ten­dre­mos una ta­za, un ja­rrón... Se ne­ce­si­ta un archivo en el or­de­na­dor con la in­for­ma­ción del ob­je­to: la im­pre­so­ra lo re­co­no­ce, lo in­ter­pre­ta y lo im­pri­me en 3D. Es­to, que pa­re­ce tan sen­ci­llo, lo lle­va a ca­bo una má­qui­na que tie­ne más for­ma de mi­cro­on­das que de im­pre­so­ra. El fun­cio­na­mien­to de una im­pre­so­ra tri­di­men­sio­nal es de lo más cu­rio­so: cons­tru­ye el ob­je­to ca­pa por ca­pa, des­de aba­jo ha­cia arri­ba y a par­tir de la na­da. Es­tos ar­te­fac­tos tra­ba­jan jus­to al con­tra­rio de co­mo lo ha­ría una per­so­na al es­cul­pir una fi­gu­ra: un es­cul­tor crea­ría su obra a par­tir de un blo­que ma­ci­zo y, po­co a po­co y con mar­ti­llo y cin­cel, ob­ten­dría la for­ma que desea; mien­tras que la im­pre­so­ra lo que ha­ce es de­po­si­tar sólo el ma­te­rial ne­ce­sa­rio en la po­si­ción ade­cua­da. La má­qui­na re­ci­be la in­for­ma­ción del or­de­na­dor y la trans­mi­te a un ca­be­zal que se des­pla­za pa­ra dar for­ma al ele­men­to fí­si­co. El ca­be­zal, a me­di­da que se mue­ve, de­po­si­ta en ca­da ca­pa el ma­te­rial ne­ce­sa­rio pa­ra cons­truir el ob­je­to. Una vez ha ter­mi­na­do la ca­pa en la que tra­ba­ja, sube unos mi­lí­me­tros y em­pie­za la ca­pa su­pe­rior. Así, has­ta que es­tá com­ple­ta­men­te for­ma­do. Aun­que el pro­ce­so pue­de va­riar mí­ni­ma­men­te en fun­ción de la téc­ni­ca con­cre­ta y los ma­te­ria­les que se uti­li­zan, el de­sa­rro­llo de un ele­men­to en 3D es pa­re­ci­do a un edi­fi­cio: se va pi­so por pi­so has­ta lle­gar al te­ja­do. La im­pre­sión en tres di­men­sio­nes, co­no­ci­da en sus ini­cios co­mo es­te­reo­li­to­gra­fía, ha te­ni­do has­ta aho­ra una gran uti­li­dad en sec­to­res co­mo la sa­ni­dad, la in­ge­nie­ría o la ar­qui­tec­tu­ra. Con­tar con la ca­pa­ci­dad pa­ra crear pro­to­ti­pos de for­ma rá­pi­da y más o me­nos ba­ra­ta pue­de per­mi­tir, por ejem­plo, di­se­ñar una pró­te­sis con una for­ma de­ter­mi­na­da pa­ra una per­so­na con­cre­ta. O crear múl­ti­ples ver­sio­nes de un mis­mo ob­je­to con pe­que­ñas va­ria­cio­nes, pa­ra ha­cer prue­bas y des­car­tar las que me­nos se adap­ten a las ne­ce­si­da­des del pro­yec­to. Pe­ro úl­ti­ma­men­te se ha­bla de la po­si­bi­li­dad de que la im­pre­sión 3D dé el sal­to de­fi­ni­ti­vo y en­tre en el ho­gar. Has­ta el día de hoy, es­te ti­po de má­qui­nas eran muy ca­ras y com­prar una pa­ra con­su­mo

pro­pio era prohi­bi­ti­vo. Ocu­rría al­go pa­re­ci­do a lo que pa­sa­ba con los or­de­na­do­res en los años cin­cuen­ta: dis­po­si­ti­vos muy gran­des, ex­ce­si­va­men­te ca­ros y muy com­ple­jos de ma­ne­jar. Sin em­bar­go, igual que ocu­rrió con la in­for­má­ti­ca ha­ce unas dé­ca­das, po­co a po­co se es­tá desa­rro­llan­do un mer­ca­do fac­ti­ble pa­ra el usua­rio me­dio. Aho­ra mis­mo se pue­de com­prar una im­pre­so­ra de tres di­men­sio­nes por pre­cios que van de los 500 a los 3.000 eu­ros, pe­ro con el pa­so de los años se es­pe­ra que es­tos im­por­tes ba­jen has­ta los ni­ve­les de las im­pre­so­ras clá­si­cas. ¿Se ima­gi­na te­ner una pe­que­ña fá­bri­ca per­so­nal en su pro­pia ca­sa por unos 200 eu­ros? To­do apun­ta a que se­rá po­si­ble den­tro de po­co tiem­po. Por aho­ra, exis­ten, bá­si­ca­men­te, dos op­cio­nes si le in­tere­sa com­prar una im­pre­so­ra 3D: la Re­pli­ca­tor, crea­da por la em­pre­sa Ma­ker­Bot, y Re­pRap, un pro­yec­to co­la­bo­ra­ti­vo en el que cual­quier per­so­na pue­de apor­tar su gra­ni­to de are­na. Gus­ta­vo Fe­rra­ri, di­rec­tor de la em­pre­sa de im­pre­sión en tres di­men­sio­nes Ste­reoP­rint, con­si­de­ra que la ver­da­de­ra uti­li­dad de es­te ti­po de dis­po­si­ti­vos en el ho­gar es­tá en per­so­nas con afi­cio­nes co­mo el aeromodelismo, la elec­tró­ni­ca o in­clu­so la de­co­ra­ción de in­te­rio­res, ya que “es­ta tec­no­lo­gía les abre in­fi­ni­dad de po­si­bi­li­da­des pa­ra po­ten­ciar su hobby”. No obs­tan­te, Fe­rra­ri po­ne el fo­co en los di­se­ña­do­res, un gremio muy in­tere­sa­do en el ám­bi­to: se­gún afir­ma, se­rán ellos los que “lle­va­rán las im­pre­so­ras 3D a su ca­sa y de ahí se pue­de dar un efec­to con­ta­gio en otros ho­ga­res”. Sea co­mo sea, el di­rec­tor de Ste­reoP­rint cree que “es­tas má­qui­nas es­ta­rán más vin­cu­la­das al ta­ller o a un pro­fe­sio­nal”. La po­si­bi­li­dad de cons­truir cual­quier co­sa que a uno se le ocu­rra es muy ten­ta­do­ra, pe­ro ¿realmente se pue­de im­pri­mir to­do lo que a uno se le pa­se por la ca­be­za? Aun­que en cuan­to a for­mas ca­si no hay nin­gún lí­mi­te más allá de un es­pe­sor mí­ni­mo que de­be cum­plir el ob­je­to, los ma­te­ria­les em­plea­dos re­pre­sen­tan el prin­ci­pal fac­tor que mar­ca qué se pue­de im­pri­mir y qué no. La enor­me ma­yo­ría de im­pre­so­ras tri­di­men­sio­na­les se ba­sa en plás­ti­cos y re­si­nas pa­ra cons­truir las fi­gu­ras, pe­ro tam­bién se usa el me­tal, la es­ca­yo­la o in­clu­so el pa­pel. Ade­más, las em­pre­sas del sec­tor están en cons­tan­te in­ves­ti­ga­ción pa­ra am­pliar el aba­ni­co de ma­te­ria­les con, por ejem­plo, azú­car. Fe­rra­ri ase­gu­ra que, por ejem­plo, si se cuen­ta con má­qui­nas lo su­fi­cien­te­men­te gran­des “se po­dría lle­gar a cons­truir un co­che por par­tes, pe­ro sólo ser­vi­ría pa­ra eva­luar as­pec­tos co­mo el di­se­ño y la ae­ro­di­ná­mi­ca”. Y po­ne un ejem­plo que se lle­va­rá a ca­bo du­ran­te es­te año: el equi­po de fór­mu­la 1 For­ce In­dia ha fir­ma­do un acuer­do con la em­pre­sa in­ven­to­ra de la es­te­reo­li­to­gra­fía, 3D Systems, pa­ra desa­rro­llar el co­che del pró­xi­mo cam­peo­na­to. El ob­je­ti­vo es crear pro­to­ti­pos que ayu­den a ha­cer prue­bas en con­di­cio­nes con­cre­tas. Te­ner la ca­pa­ci­dad pa­ra cons­truir en ca­sa to­do lo que a uno se le ocu­rra pue­de ser­vir de ca­ta­li­za­dor pa­ra desatar la crea­ti­vi­dad y desa­rro­llar di­se­ños que, lue­go, otras per­so­nas po­drán com­prar en lí­nea e im­pri­mir­los en su ho­gar. No obs­tan­te, exis­te la po­si­bi­li­dad de que se desa­rro­lle un sis­te­ma de in­ter­cam­bio de ar­chi­vos no au­to­ri­za­do pa­ra im­pri­mir ob­je­tos pro­te­gi­dos por de­re­chos de au­tor. Por ejem­plo, Mic­key Mou­se es una mar­ca re­gis­tra­da y Dis­ney tie­ne la ex­clu­si­vi­dad pa­ra ven­der pro­duc­tos re­la­cio­na­dos con él. Con una im­pre­so­ra tri­di­men­sio­nal, cual­quie­ra po­dría des­car­gar­se de in­ter­net el archivo que con­ten­ga la in­for­ma­ción con­cre­ta pa­ra im­pri­mir un mu­ñe­co de Mic­key Mou­se en su ca­sa y com­par­tir­lo con otras per­so­nas. En es­te sen­ti­do, el abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en pro­pie­dad in­te­lec­tual y nue­vas tec­no­lo­gías Ja­vier de la Cue­va ase­gu­ra que es­tá “to­tal­men­te con­ven­ci­do” de que el in­ter­cam­bio de ar­chi­vos se desa­rro­lla­rá igual que ha ocu­rri­do con la mú­si­ca, las pe­lí­cu­las o los li­bros: “Es el sino de la tec­no­lo­gía, que los usua­rios no sólo la uti­li­cen pa­ra lo que fue di­se­ña­da, sino pa­ra cual­quier otra co­sa que se les ocu­rra”. Gus­ta­vo Fe­rra­ri afir­ma que “las pie­zas im­pre­sas en 3D no pue­den ri­va­li­zar en ca­li­dad y pre­cio con las gran­des pro­duc­cio­nes”. “Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a te­ner un ni­vel de ca­li­dad en los aca­ba­dos y las pres­ta­cio­nes de nues­tros ob­je­tos de uso co­ti­diano”, di­ce Fe­rra­ri. Por es­te mo­ti­vo, los prin­ci­pa­les afec­ta­dos por las

im­pre­so­ras tri­di­men­sio­na­les po­drían ser los fa­bri­can­tes de re­cam­bios, ex­pli­ca De la Cue­va. Qui­zás un mu­ñe­co de Mic­key im­pre­so en tres di­men­sio­nes no tie­ne la mis­ma ca­li­dad que el que se pue­de com­prar en la tien­da, pe­ro una pie­za in­ter­na de un apa­ra­to es­tro­pea­do po­dría ser el quid de la cues­tión: si lo im­pri­mi­mos en 3D en lu­gar de com­prár­se­lo al fa­bri­can­te ofi­cial, quien sa­le per­ju­di­ca­do es el fa­bri­can­te. La apa­ri­ción de co­mu­ni­da­des en in­ter­net que com­par­tan di­se­ños de ob­je­tos y pie­zas no es al­go fu­tu­ri­ble, ya exis­ten en la ac­tua­li­dad. Se tra­ta de per­so­nas que desa­rro­llan sus pro­pios di­se­ños me­dian­te un or­de­na­dor y des­pués los cuel­gan en la red pa­ra que otros pue­dan des­car­gar­los, im­pri­mir­los e in­clu­so me­jo­rar­los. Qui­zás el ejem­plo más pro­lí­fi­co es Thin­gi­ver­se: un si­tio web crea­do por la em­pre­sa Ma­ker­Bot en el que cual­quie­ra pue­de su­bir sus crea­cio­nes pa­ra que otros las ob­ten­gan de for­ma gra­tui­ta. Lo in­tere­san­te de Thin­gi­ver­se es la co­mu­ni­dad crea­da al­re­de­dor de la im­pre­sión en tres di­men­sio­nes, ya que en es­te por­tal no se bus­ca ven­der ob­je­tos, sino com­par­tir­los y me­jo­rar­los en­tre to­dos los usua­rios, de for­ma con­jun­ta y co­la­bo­ra­ti­va. Otros si­tios co­mo Sha­pe­ways o Ins­truc­ta­bles tie­nen un en­fo­que li­ge­ra­men­te dis­tin­to, ya que se orien­tan a la ven­ta de ob­je­tos por par­te de sus usua­rios: cual­quier per­so­na pue­de su­bir sus di­se­ños y po­ner­les un pre­cio pa­ra que otros los com­pren y los im­pri­man por su cuen­ta. Re­cien­te­men­te, una de las webs de des­car­gas más co­no­ci­das a es­ca­la glo­bal, The Pi­ra­te Bay, tam­bién ha crea­do una sec­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra la im­pre­sión tri­di­men­sio­nal: la lla­man Phy­si­ble. En to­dos es­tos por­ta­les se pue­den en­con­trar des­de los ob­je­tos más co­mu­nes, co­mo ca­jas con una for­ma con­cre­ta, has­ta re­pro­duc­cio­nes en mi­nia­tu­ra de co­ches o motos clá­si­cas, e in­clu­so co­lla­res o fun­das pa­ra te­lé­fono in­te­li­gen­te. Y si no en­cuen­tra lo que bus­ca, siem­pre pue­de crear­lo us­ted mis­mo y com­par­tir­lo en la red. La im­pre­sión en tres di­men­sio­nes to­da­vía tie­ne un lar­go ca­mino por re­co­rrer has­ta ocu­par un rin­cón en una me­sa de ca­sa, al la­do del or­de­na­dor, pe­ro cuen­ta con mu­chos nú­me­ros pa­ra con­ver­tir­se en un gran avan­ce de la tec­no­lo­gía de con­su­mo. El enor­me éxi­to de Ma­ker­Bot en las úl­ti­mas fe­rias tec­no­ló­gi­cas más im­por­tan­tes a es­ca­la glo­bal así lo apun­ta. Qui­zás lo más in­tere­san­te sea la rup­tu­ra del fun­cio­na­mien­to de la ven­ta por in­ter­net: has­ta aho­ra, cuan­do una per­so­na que­ría com­prar al­go on li­ne, te­nía que en­car­gar­lo pa­ra que se lo en­via­ran; pe­ro con la im­pre­sión 3D sólo ne­ce­si­ta­rá des­car­gar­se un pe­que­ño archivo y po­drá fa­bri­car­lo en su ho­gar. Las im­pre­so­ras 3D rom­pen la ló­gi­ca que ha­bía es­ta­ble­ci­do la tec­no­lo­gía: lo nor­mal era pa­sar de for­ma­to fí­si­co a di­gi­tal una pe­lí­cu­la, un disco o in­clu­so un li­bro. Sin em­bar­go, aho­ra se da el pa­ra­dig­ma con­tra­rio: ha­brá la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir un archivo ori­gi­nal­men­te di­gi­tal en un ob­je­to fí­si­co, pa­sar de un archivo vir­tual a una ta­za pa­ra to­mar té. Y to­do ello sólo con un or­de­na­dor y una im­pre­so­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.