ES­TU­DIAR EN EL EX­TRAN­JE­RO

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jor­di Jar­que

Una opor­tu­ni­dad que pue­de mar­car, en po­si­ti­vo, nues­tras vi­das

El pro­gra­ma Eras­mus ha si­do to­do un re­fe­ren­te pa­ra los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios que que­rían ha­cer un cur­so en el ex­tran­je­ro. Lo que no se co­no­ce tan­to son los pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos pa­ra los alum­nos de ESO y de ba­chi­lle­ra­to pa­ra que los me­no­res de edad tam­bién pue­dan ir­se to­do un cur­so es­co­lar a otro país. Se pue­de ha­cer a tra­vés del pro­gra­ma eu­ro­peo Co­me­nius y de en­ti­da­des co­mo la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pro­mo­to­res de Cur­sos en el Ex­tran­je­ro (Ase­pro­ce), que aglu­ti­na a más de 70 em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes es­pe­cia­li­za­das en la ges­tión de pro­gra­mas es­co­la­res en otros paí­ses pa­ra rea­li­zar es­tu­dios equi­va­len­tes a ESO y ba­chi­lle­ra­to, to­tal­men­te con­va­li­da­bles aquí. Una po­si­bi­li­dad que con­tem­plan ca­da vez más pa­dres, co­mo Est­her Mas­sa­gué: “Cuan­do nos lo plan­tea­mos pen­sé que era de­ma­sia­do tiem­po y du­da­ba en­tre que mar­cha­ra sólo un tri­mes­tre o to­do un cur­so”. Fi­nal­men­te su hi­ja, Cris­ti­na Que­ral­tó, de 15 años, mar­chó a Ir­lan­da el pa­sa­do 1 de sep­tiem­bre pa­ra cur­sar 4.º de ESO. Y no vol­ve­rá has­ta el pró­xi­mo 31 de ma­yo. To­do un cur­so. No es una ex­cep­ción. En el cur­so 2011-2012 cer­ca de 3.000 alum­nos de en­tre 12 y 18 años rea­li­za­ron el año es­co­lar en el ex­tran­je­ro, se­ña­la Mar­ta Ga­lea, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Ase­pro­ce. Y en el cur­so ac­tual ba­ra­jan una cifra si­mi­lar. Aun­que no to­dos ter­mi­nan la es­tan­cia com­pro­me­ti­da. No de­jan de ser es­tu­dian­tes muy jó­ve­nes y en­tran mu­chos fac­to­res en jue­go: la ma­du­rez del es­tu­dian­te, la fa­mi­lia de aco­gi­da (tam­bién hay in­ter­na­dos, pe­ro no es la op­ción más ha­bi­tual), la nos­tal­gia... En­tre otras co­sas, por eso Est­her Mas­sa­gué, ma­dre de Cris­ti­na, es­co­gió Ir­lan­da pa­ra su hi­ja y no Es­ta­dos Uni­dos, por la pro­xi­mi­dad. “En ca­so ne­ce­sa­rio o an­te cual­quier in­ci­den­te, en muy po­cas ho­ras se lle­ga al lu­gar don­de es­té o pue­de vol­ver”, ra­zo­na la ma­dre. De to­das ma­ne­ras, el des­tino más de­man­da­do es Es­ta­dos Uni­dos. Un 80% de las fa­mi­lias eli­ge es­te país, se­gui­do de Ir­lan­da con un 14% y Gran Bre­ta­ña con un 6%. “Más de un 95% se ha de­can­ta­do por paí­ses de ha­bla in­gle­sa, aun­que los de ha­bla ale­ma­na y fran­ce­sa han ex­pe­ri­men­ta­do un li­ge­ro cre­ci­mien­to co­mo con­se­cuen­cia de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca por la que atra­vie­sa Es­pa­ña”, acla­ra Mar­ta Ga­lea. Aun así, en Es­ta­dos Uni­dos, el pre­cio fi­nal pue­de re­sul­tar bas­tan­te más atrac­ti­vo que en Ir­lan­da y Gran Bre­ta­ña, sal­vo que se con­si­ga una be­ca den­tro del pro­gra­ma eu­ro­peo Co­me­nius, que per­mi­te a los alum­nos de ESO y ba­chi­lle­ra­to es­tu­diar de for­ma prác­ti­ca­men­te gra­tui­ta en un cen­tro edu­ca­ti­vo de otro país eu­ro­peo. Aten­ción, por­que no to­dos los paí­ses eu­ro­peos par­ti­ci­pan de es­ta ini­cia­ti­va. Ca­da año hay que con­sul­tar la lis­ta de los paí­ses que se su­man a es­te pro­gra­ma. Y en Es­pa­ña, ade­más, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción vuel­ve a re­du­cir en más de un 50% las be­cas pa­ra es­tu­diar idio­mas en el ex­tran­je­ro. Cuan­do no hay be­ca, los cos­tes pue­den os­ci­lar en­tre 8.000 y 40.000 eu­ros, se­gún el cen­tro es­co­lar se­lec­cio­na­do y el país. Por eso las be­cas van bus­ca­das. Pa­ra in­for­mar­se del pro­gra­ma Co­me­nius es ne­ce­sa­rio con­sul­tar­lo y tra­mi­tar­lo a tra­vés del pro­pio cen­tro es­co­lar del alumno (de ca­ra al cur­so que vie­ne ya se ha ce­rra­do la cuar­ta con­vo­ca­to­ria), quien lo pre­sen­ta­rá co­mo can­di­da­to si cum­ple una se­rie de re­qui­si­tos en los que en­tran en jue­go tan­to la mo­ti­va­ción del alumno co­mo un su­fi­cien­te do­mi­nio de la len­gua ex­tran­je­ra pa­ra in­te­grar­se en el cur­so y no per­der­lo, así co­mo unas bue­nas no­tas glo­ba­les, ade­más de con­tar con el pro­pio de­seo del me­nor, cla­ro. En la prác­ti­ca son re­qui­si­tos acon­se­ja­bles, se va­ya con be­ca o sin ella. En re­la­ción con la edad, se apre­cian al­gu­nos cam­bios en el perfil de quie­nes op­tan por es­te ti­po de cur­sos. Si bien ha­ce unos años la ma­yo­ría de alum­nos ele­gía el ex­tran­je­ro pa­ra cur­sar el úl­ti­mo año de la en­se­ñan­za se­cun­da­ria, pre­vio a la se­lec­ti­vi­dad, ca­da vez son más las fa­mi­lias que de­ci­den en­viar an­tes a sus hi­jos y es­to ha su­pues­to un des­cen­so en la edad me­dia de los chi­cos que es­tu­dian fue­ra. El 52% de los alum­nos que rea­li­zan cur­sos en el ex­tran­je­ro lo ha­cen en es­tu­dios equi­va­len­tes a pri­me­ro o se­gun­do de ba­chi­lle­ra­to y el res­to en es­tu­dios co­rres­pon­dien­tes a la ESO. Tam­bién hay un pe­que­ño por­cen­ta­je que si­gue al­guno de los úl­ti­mos cur­sos de edu­ca­ción pri­ma­ria. En el ca­so de la jo­ven Cris­ti­na, an­tes de ir­se a Ir­lan­da con­ta­ba con el First Cer­ti­fi­ca­te en in­glés (es un ni­vel que per­mi­te man­te­ner con­ver­sa­cio­nes). Pe­ro el do­mi­nio del idio­ma no es su­fi­cien­te pa­ra que un ado­les­cen­te es­té pre­pa­ra­do pa­ra asi­mi­lar una ex­pe­rien­cia de es­te ti­po. “Has de te­ner cla­ro có­mo es tu hi­jo pa­ra de­jar­lo ir. Por­que ahí tie­nen una li­ber­tad que des­de aquí es di­fí­cil de

con­tro­lar –se­ña­la Est­her Mas­sa­gué–; ade­más, es im­por­tan­te que ellos es­tén to­tal­men­te con­ven­ci­dos. Si les obli­gas no creo que la ex­pe­rien­cia sea bue­na”. No es el ca­so de Cris­ti­na, que sí es­ta­ba to­tal­men­te con­ven­ci­da. “Des­de que iba a pri­me­ro de ESO ya te­nía idea de mar­char­me a es­tu­diar a fue­ra. No es la pri­me­ra vez que mar­cho al ex­tran­je­ro. Mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia du­ró una se­ma­na y fue ma­la. Te­nía en­ton­ces do­ce años y fue en Ga­les. Al año si­guien­te mar­ché tam­bién una se­ma­na, pe­ro en es­ta oca­sión a Pa­rís. Fue muy bien. A los 14 años via­jé a Lon­dres, tam­bién una se­ma­na y fue ex­ce­len­te. Así que que­ría dar el si­guien­te pa­so y mar­char to­do un cur­so. Mi ilu­sión era Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro si iba allí no po­dría

HAY QUIE­NES ABAN­DO­NAN A MI­TAD DE CUR­SO O HAN CAM­BIA­DO DE FA­MI­LIA VA­RIAS VE­CES RE­QUIE­RE UN BUEN NI­VEL DEL IDIO­MA, ES­TAR MUY MO­TI­VA­DO Y UNA GRAN MA­DU­REZ

vol­ver has­ta Na­vi­dad, así que mi ma­dre me pro­pu­so Ir­lan­da. Me dio la im­pre­sión de que no po­dría com­pa­rar Ir­lan­da con Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro he te­ni­do una agra­da­ble sor­pre­sa”. La pro­pia Cris­ti­na no lo re­co­men­da­ría a to­dos los ado­les­cen­tes. “De mis diez me­jo­res ami­gos lo acon­se­ja­ría a sie­te, pe­ro no a los tres res­tan­tes. Se año­ra­rían de­ma­sia­do. Ade­más, aquí tie­nes mu­cha li­ber­tad. Pue­des ha­cer el lo­co sin que na­die se en­te­re, así que tie­nes que es­tar muy cen­tra­do y te­ner muy pre­sen­te por qué has ve­ni­do a es­tu­diar a un país ex­tran­je­ro. Tie­nes que ser muy res­pon­sa­ble”. Hay quie­nes aban­do­nan a mi­tad de cur­so y vuel­ven,

o quie­nes han cam­bia­do de fa­mi­lia una o dos ve­ces por­que no ter­mi­nan de adap­tar­se en la que les ha to­ca­do. Al­re­de­dor del 95% de los es­tu­dian­tes vi­ve en fa­mi­lias na­ti­vas y el res­to en ré­gi­men de in­ter­na­do. La fa­mi­lia a don­de van es fun­da­men­tal pa­ra bien y pa­ra mal. Es una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes de los pa­dres: sa­ber con quién van a con­vi­vir. Est­her Mas­sa­gué, la ma­dre de Cris­ti­na, re­cha­zó la pri­me­ra fa­mi­lia que le ofre­cie­ron, en­tre otras co­sas por­que los hi­jos de aque­lla fa­mi­lia eran muy pe­que­ños, y Est­her pen­sa­ba que su hi­ja es­ta­ría me­jor en una en don­de tam­bién hu­bie­ra ado­les­cen­tes. Así que pi­dió que se bus­ca­ra otro en­torno fa­mi­liar. Y an­tes de de­jar que su hi­ja mar­cha­ra a Ir­lan­da, con­tac­tó con di­cha fa­mi­lia a tra­vés del Fa­ce­book, y Cris­ti­na con las hi­jas. “La fa­mi­lia es ge­nial –ase­gu­ra Cris­ti­na–, y con las hi­jas me he en­ten­di­do muy bien. Hay una chi­ca de 16 y otra de 20 con las que la co­mu­ni­ca­ción es muy bue­na. Eso me tran­qui­li­zó mu­chí­si­mo, por­que de­pen­dien­do de la fa­mi­lia la es­tan­cia pue­de ser un desas­tre. Me ha sor­pren­di­do que me pu­die­ra in­te­grar tan fá­cil­men­te”. Es im­por­tan­te el ni­vel cul­tu­ral de la fa­mi­lia de aco­gi­da así co­mo los mo­ti­vos por los que es­ta ac­ce­de a aco­ger es­tu­dian­tes de paí­ses ex­tran­je­ros. “Ten­go ami­gos que les ha to­ca­do una ma­la fa­mi­lia y han te­ni­do que cam­biar o fi­nal­men­te han vuel­to por­que no ha­bía ma­ne­ra de in­te­grar­se”. La in­te­gra­ción es un as­pec­to que preo­cu­pa ló­gi­ca­men­te a los pa­dres que se plan­tean la op­ción de en­viar sus hi­jos al ex­tran­je­ro to­do un cur­so es­co­lar. Por eso Est­her Mas­sa­gué pen­só pri­me­ro en en­viar a su hi­ja a uno de los pro­gra­mas de tres me­ses, por si no se adap­ta­ba, “pe­ro ha­blan­do con otras ma­dres que ha­bían en­via­do a sus hi­jos sólo un tri­mes­tre, me co­men­ta­ron que es una lás­ti­ma ha­cer­les vol­ver jus­to cuan­do ya prác­ti­ca­men­te se han adap­ta­do, están dis­fru­tan­do y se han lan­za­do con el idio­ma”. Sin du­da re­quie­re un tiem­po de adap­ta­ción. En el ca­so de Cris­ti­na ne­ce­si­tó po­cos días. “La pri­me­ra se­ma­na fue muy di­fí­cil. Pe­ro des­pués te acos­tum­bras. Aho­ra lo dis­fru­to”. Son mu­chos los cam­bios: la co­mi­da, los ho­ra­rios, las cos­tum­bres, el nue­vo co­le­gio, los com­pa­ñe­ros (to­dos son nue­vos). De en­tra­da, to­do es des­co­no­ci­do. La pri­me­ra no­che Cris­ti­na lla­mó con la du­da de si po­dría es­tar to­do un año ahí, sin su en­torno fa­mi­liar y afec­ti­vo, sin sus ami­gos. Es nor­mal. Aho­ra si­guen ha­blan­do prác­ti­ca­men­te ca­da día por Sky­pe. “Te­ne­mos más co­mu­ni­ca­ción que cuan­do mi hi­ja es­ta­ba aquí con no­so­tros. Ha ma­du­ra­do mu­chí­si­mo”, co­men­ta Est­her. Y pa­ra cual­quier pro­ble­ma, Cris­ti­na tie­ne asig­na­do un tu­tor. “So­la­men­te lle­gar le die­ron un te­lé­fono pa­ra que se pu­sie­ra en con­tac­to con di­cho tu­tor si lo re­que­ría. Y eso tam­bién da tran­qui­li­dad”. La psi­có­lo­ga Vic­to­ria Ca­dar­so co­men­ta que las ven­ta­jas de una ex­pe­rien­cia de es­te ti­po son múl­ti­ples. “La es­tan­cia de un tiem­po pro­lon­ga­do, co­mo pue­de ser un cur­so es­co­lar en otro país, pue­de con­ver­tir­se en una ex­pe­rien­cia su­ma­men­te en­ri­que­ce­do­ra pa­ra el de­sa­rro­llo per­so­nal de un jo­ven. No sólo le va a ayu­dar en lo que res­pec­ta a co­no­ci­mien­tos, sino que el he­cho de vi­vir en otra cul­tu­ra, con otras cos­tum­bres y otras for­mas de vi­da, le va a ha­cer más to­le­ran­te, le va a ayu­dar a to­mar de­ci­sio­nes por sí mis­mo y va a in­cre­men­tar no­ta­ble­men­te su au­to­no­mía, res­pon­sa­bi­li­dad y crea­ti­vi­dad”. Otra de las preo­cu­pa­cio­nes ha­bi­tua­les de los pa­dres se cen­tra en la com­pa­ti­bi­li­dad del cur­so es­co­lar. No de­jan de ser pro­gra­mas edu­ca­ti­vos dis­tin­tos se­gún el país del que se tra­te. Pe­ro a efec­tos aca­dé­mi­cos, la con­va­li­da­ción de los es­tu­dios en el ex­tran­je­ro equi­va­len­tes a ESO y ba­chi­lle­ra­to no plan­tea di­fi­cul­tad al­gu­na siem­pre y cuan­do el es­tu­dian­te aprue­be el cur­so en des­tino, co­mo se­ña­lan en Ase­pro­ce. “Es más, has­ta ter­ce­ro de ESO la con­va­li­da­ción es au­to­má­ti­ca y no re­quie­re nin­gún trá­mi­te. Por lo tan­to, no im­pli­can nin­gún cor­te o pa­rén­te­sis en la vi­da es­co­lar del alumno, que a su vuel­ta se re­in­cor­po­ra al sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­pa­ñol y al cur­so que le co­rres­pon­de­ría si hu­bie­ra se­gui­do es­tu­dian­do aquí”. Lo que sí cam­bia son al­gu­nos con­te­ni­dos o la es­truc­tu­ra del cur­so es­co­lar. En es­te sen­ti­do, Est­her Mas­sa­gué es­co­gió pa­ra su hi­ja Ir­lan­da por­que, se­gún co­men­ta, en 4.º de ESO se adap­ta me­jor al pro­gra­ma de Es­pa­ña. “Ade­más es más di­ver­ti­do. Les en­se­ñan ora­to­ria y co­ci­na, y du­ran­te el cur­so tie­nen que tra­ba­jar en una em­pre­sa al me­nos dos ve­ces. En oc­tu­bre ya es­tu­vo tra­ba­jan­do un par de se­ma­nas, y en mar­zo otra vez”. Cris­ti­na aña­de que la ma­ne­ra de es­tu­diar no tie­ne mu­cho que ver con el mo­de­lo de Es­pa­ña. “El plan­tea­mien­to de la es­cue­la es muy di­fe­ren­te. Te­ne­mos mu­chas más ex­cur­sio­nes a lu­ga­res de ofi­cios, tra­ba­ja­mos, ha­ce­mos cla­se de co­ci­na, de pe­rio­dis­mo. Es más en­tre­te­ni­do, me lo pa­so me­jor y creo que de es­ta ma­ne­ra tie­nes mu­cho más in­te­rés por apren­der y sa­ber. Ade­más, son edu­ca­dos y res­pe­tuo­sos. Y hay me­nos bull­ying. ¡Va­le la pe­na…!”. Los da­tos in­di­can que el fra­ca­so es­co­lar en­tre es­tu­dian­tes que han he­cho un cur­so en el ex­tran­je­ro es muy pe­que­ño. El ín­di­ce de apro­ba­dos al­can­za el 98%. Mar­ta Ga­lea in­di­ca que en­tre las cau­sas “es­tá el he­cho de que los sis­te­mas edu­ca­ti­vos de los paí­ses de des­tino sue­len ser más prag­má­ti­cos y me­nos teó­ri­cos. Tam­bién con­tri­bu­ye el ele­men­to mo­ti­va­dor y el de­sa­rro­llo de res­pon­sa­bi­li­dad y au­to­no­mía per­so­nal que sur­ge al de­jar el en­torno ha­bi­tual”. Cris­ti­na Que­ral­tó tie­ne cla­ro que no es un año de va­ca­cio­nes, sino un año de ex­pe­rien­cia y tra­ba­jo que re­per­cu­te en su fu­tu­ro per­so­nal y pro­fe­sio­nal. “Me doy cuen­ta de que es un su­per­pri­vi­le­gio es­tar aquí”, ter­mi­na por de­cir des­de el otro la­do del te­lé­fono en Ir­lan­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.