DE­CO­RA­CIÓN EN FIEL­TRO

El fiel­tro, ela­bo­ra­do con la­na pren­sa­da, es un tex­til li­ge­ro, cá­li­do y re­sis­ten­te con el que se fa­bri­can to­do ti­po de mue­bles y com­ple­men­tos de cui­da­do di­se­ño con­tem­po­rá­neo

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Begoña Cor­zo

Es un ma­te­rial agra­da­ble al tac­to, cá­li­do y de­sen­fa­da­do, que per­mi­te una gran ga­ma de co­lo­res

Es un ma­te­rial ab­so­lu­ta­men­te mo­derno ba­sa­do en un ar­te an­ti­guo. Du­ran­te si­glos, el fiel­tro se ha em­plea­do pa­ra con­fec­cio­nar ropa, alfombras y vi­vien­das, es­pe­cial­men­te en cli­mas fríos y du­ros, co­mo las yur­tas o los gers de las es­te­pas de Asia Cen­tral, y es pro­ba­ble­men­te la pri­me­ra fi­bra tex­til, ya que, mu­cho an­tes de apren­der a te­jer o hi­lar, las cul­tu­ras neo­lí­ti­cas pren­sa­ban la­na. Aun­que se han ha­lla­do ob­je­tos de fiel­tro con una an­ti­güe­dad de 6500 a 5000 a.C. en Tur­quía y Mon­go­lia y los chi­nos se re­fe­rían a los gru­pos del sur de la es­te­pa asiá­ti­ca co­mo “pue­blos del país del fiel­tro”, sus orí­ge­nes exac­tos se han per­di­do. La fric­ción, la hu­me­dad y el ca­lor hu­mano trans­for­ma­ron las fi­bras de la­na en los pri­me­ros fiel­tros, se cree que de ma­ne­ra ca­sual, cuan­do so­bre los ca­ba­llos y en los pies se co­lo­ca­ba vellón de ove­ja en bus­ca de pro­tec­ción, co­mo­di­dad y ca­lor. Tam­bién la ob­ser­va­ción de los ras­tros de los ani­ma­les, que al fro­tar­se con­tra los ár­bo­les de­ja­ban pe­lo en­gan­cha­do y apel­ma­za­do, pu­do ser el ger­men de la idea de trans­for­mar el vellón. Las po­si­bi­li­da­des de apel­ma­za­mien­to de­pen­den del ti­po de la­na; no to­das son apro­pia­das y la es­truc­tu­ra y el gro­sor de sus fi­bras de­ter­mi­nan la ca­li­dad. Es­tas fi­bras están for­ma­das por di­mi­nu­tas es­ca­mas que al hu­me­de­cer­se y re­ci­bir ca­lor se en­tre­la­zan has­ta vol­ver­se inseparables. Pa­ra lo­grar­lo, son tra­ta­das con ad­he­si­vo, ca­lor, di­so­lu­ción en lí­qui­do o so­me­ti­das a un pren­sa­do me­cá­ni­co, de ma­ne­ra que se for­ma una red que pro­du­ce un te­ji­do re­sis­ten­te, uni­for­me e in­de­for­ma­ble. En el pro­ce­so ar­te­sa­nal, se em­plea agua

caliente con ja­bón, y el vellón se pre­sio­na y ama­sa con las ma­nos. Sin em­bar­go, la ma­yor par­te del fiel­tro que se co­mer­cia­li­za es ar­ti­fi­cial, pues se ha fa­bri­ca­do con fi­bras sin­té­ti­cas pa­ra aba­ra­tar su pre­cio. Se co­no­ce co­mo pa­ño len­ci y en al­gu­nos ca­sos es­tá com­bi­na­do con la­na. Es mu­cho más ba­ra­to, pe­ro no pue­de igua­lar las pro­pie­da­des, que no tie­ne nin­gún otro ma­te­rial na­tu­ral, del fiel­tro de la­na. Es­te pro­te­ge tan­to del frío co­mo del ca­lor, pue­de

ab­sor­ber has­tah a un ter­cio de su pe­so sin pa­re­cer mo­ja­do y no pro­du­ce electricidad es­tá­ti­ca. Las pro­pie­da­des fí­si­cas del fiel­tro, que pue­de ser cor­ta­do co­mo el pa­pel o mol­dea­do co­mo si fue­ra ar­ci­lla, y la es­truc­tu­ra de sus fi­bras, que fa­vo­re­ce que los tin­tes luz­can con co­lo­res más in­ten­sos que las telas o el cue­ro, por ejem­plo, lo han con­ver­ti­do en uno de los ma­te­ria­les fa­vo­ri­tos de los afi­cio­na­dos a las ma­nua­li­da­des. Y, por su­pues­to, los di­se­ña­do­res in-in­dus­tria­les han sa­bi­do apro­ve­char r las vir­tu­des y las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce es­te ma­te­rial eco­ló­gi--co y bio­de­gra­da­ble. Se pue­de re­cor­tar y no se des­hi­la­cha, no tie­ne re­vés ni de­re­cho, se pue­de te­ñir con co­lo­res vi­ví­si­mos, es ma­lea­ble y muy re­sis­ten­te a los gol­pes y el fue­go, y en­ca­ja a la per­fec­ción en la ten­den­cia del nue­vo di­se­ño que apues­ta por lo na­tu­ral, ar­te­sano y sos­te­ni­ble. Su tex­tu­ra tam­bién ha ins­pi­ra­do aca­ba­dos in­dus­tria­les que lo imi­tan. Son ma­te­ria­les sin­té­ti­cos que lo­gran trans­mi­tir la sen­sa­ción de sua­vi­dad de las fi­bras de la­na y, aun­que no son na­tu­ra­les tie­nen en cuen­ta la eco­lo­gía. Es el ca­so de los asien­tos Pod di­se­ña­dos por el in­glés Ben­ja­min Hu­bert, rea­li­za­dos en una so­la pie­za de fiel­tro pren­sa­do ob­te­ni­do a par­tir de bo­te­llas de plás­ti­co re­ci­cla­das, con co­ji­nes de es­pu­ma tam­bién re­ci­cla­da. La nor­te­ame­ri­ca­na Au­re­lie Tu ha crea­do la em­pre­sa Craf­te­dSys­tems, que ma­nu­fac­tu­ra úni­ca­men­te ob­je­tos de fiel­tro de pu­ra la­na. Es­ta em­pre­sa ra­di­ca­da en Portland (EE.UU.) co­la­bo­ra con la aso­cia­ción fe­me­ni­na IWCA, y quie­nes mon­tan a mano ja­rro­nes, lám­pa­ras o alfombras to­tal­men­te de fiel­tro son mu­je­res con ries­go de ex­clu­sión so­cial. “Con­su­mi­mos co­sas pro­du­ci­das in­dus­trial­men­te, que nun­ca han to­ca­do ma­nos hu­ma­nas. Pe­ro an­he­la­mos la his­to­ria y el sig­ni­fi­ca­do del ob­je­to ar­te­sa­nal que no pue­de ser pro­du­ci­do por una má­qui­na”, ex­pli­ca Tu. Esa sen­sa­ción de ca­lor de ho­gar, de ser un pro­duc­to tra­di­cio­nal y ar­te­sa­nal ha pro­pi­cia­do el au­ge del fiel­tro, so­bre to­do en paí­ses del nor­te de Eu­ro­pa, aun­que di­se­ña­do­res co­mo la fir­ma Na­ni­mar­qui­na ha­ce tiem­po que lo re­des­cu­brie­ron. Tord Boont­je creó pa­ra es­ta fir­ma ca­ta­la­na la mul­ti­pre­mia­da co­lec­ción Little field of flo­wers en el año 2006, mi­les de flo­res de fiel­tro en­tre­te­ji­das en una tra­ma de la­na que die­ron un gi­ro co­per­ni­cano a lo que se en­ten­día que de­bía pa­re­cer una al­fom­bra. Otro tan­to pue­de de­cir­se de los co­rea­nos Kam Kam, que fa­bri­can con fiel­tro mue­bles inusua­les y co­lo­ris­tas. En un mun­do an­sio­so de no­ve­da­des, a ve­ces bas­ta con re­cu­pe­rar un ma­te­rial an­ces­tral pa­ra re­sul­tar innovador. Es el ca­lor que ali­men­ta la me­mo­ria, co­mo le su­ce­dió al pi­lo­to de la Luft­waf­fe Jo­seph Beuys, lue­go ar­tis­ta y agi­ta­dor de con­cien­cias, que en­vol­vía ob­je­tos y se en­vol­vía él mis­mo en fiel­tro, en re­cuer­do y ad­mi­ra­ción por los tár­ta­ros que le sal­va­ron de la con­ge­la­ción tras un ac­ci­den­te de su bom­bar­de­ro en la es­te­pa de Crimea en 1944.

2

3

1 Si­llo­nes Pod, de Ben­ja­min Hu­bert. Fiel­tro sin­té­ti­co mol­dea­do a par­tir de bo­te­llas PET re­ci­cla­das. De­vorm.nl 2 Lám­pa­ra Fa­ce to Fa­ce, de Luis Es­ta­va Stu­dio. Rea­li­za­da con vel­cro. Al­me­rich 3 Al­fom­bra de fiel­tro de pu­ra la­na Ver­mino, de Al­fre­do Hä­ber­li pa­ra Rucks­tuhl. En Ar­ki­tek­tu­ra 4 Mue­bles de ma­de­ra y fiel­tro de la­na The Felt & Gra­vity. Amy­hun­ting.com 5 Si­lla Felt, to­tal­men­te fo­rra­da de fiel­tro. Lig­ne Ro­set

1

4

5

5 1 Ca­mino de me­sa Pe­tal Run­ner, de fiel­tro de la­na. Craf­ted-systems.com 2 Lám­pa­ra Felt Sha­de Tri­pod, de Tom Dixon. De fiel­tro mol­dea­do por apli­ca­ción de ca­lor en do­ble ca­pa. El in­te­rior es blan­co. 6 Ja­rrón Asi­ra. Cor­ta­do y mon­ta­do a mano. De Au­re­lie Tu. Lig­ne Ro­set

6

2

4 Ca­ma Steps, di­se­ña­da por Mo­ni­ca Graf­feo. De alu­mi­nio y ti­ras de fiel­tro. La­go

4

5 Ar­ma­rio y ta­bu­re­te con con­te­ne­dor de la co­lec­ción The Dres­sed-up Fur­ni­tu­re. Kam-kam.org.

3 Asien­to F1, de Ja­mes Van Vos­sel y Tom De Vrie­ze. He­cho con un cua­dra­do de fiel­tro sin­té­ti­co. Fo­xand­free­ze.com

3

1

7 Ele­fan­te de Da­niel Bött­cher. En ro­jo, azul o gris os­cu­ro. Form­ver­leih.com

7

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.