CREAR

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

Ver pa­ra creer: las ga­fas tie­nen su his­to­ria par­ti­cu­lar. Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na la des­em­pa­ña pa­ra to­dos us­te­des

Hoy en­sal­za­ré otra de las hu­mil­des in­ven­cio­nes que han per­mi­ti­do avan­zar a la hu­ma­ni­dad: las ga­fas. Aca­bo de leer un es­tu­dio so­bre los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos pro­du­ci­dos por su uso, al per­mi­tir alar­gar la vi­da la­bo­ral de mu­chas per­so­nas. He que­da­do im­pre­sio­na­do. La apa­ri­ción de la im­pren­ta pro­vo­có una gran de­man­da de ga­fas, y sin ellas la po­si­bi­li­dad de leer hu­bie­ra que­da­do li­mi­ta­da. Benditas sean. Las ga­fas me pro­du­cen un cu­rio­so efec­to óp­ti­co. Me desa­so­sie­ga un po­co ver­las so­bre una me­sa. Tie­nen al­go de in­sec­to bípe­do –no en vano sus aga­rres se lla­man pa­ti­llas– y pien­so que si doy una pal­ma­da van a echar a co­rrer. Ade­más, su pre­sen­cia es tan po­de­ro­sa que pa­re­cen un ros­tro al que le fal­ta la ca­ra. Ha­gan la prue­ba: pon­gan unas ga­fas a cual­quier co­sa y ad­qui­ri­rá un ai­re de ros­tro. Pe­ro na­da de es­to im­por­ta pa­ra la his­to­ria que voy a con­tar­les. Lo que me ad­mi­ra de las ga­fas es que son in­te­li­gen­cia con­ver­ti­da en ob­je­to. Una co­sa tan sen­ci­lla ate­so­ra la sa­bi­du­ría del pu­li­dor –ten­go que re­cor­dar a Spi­no­za, pa­trono lai­co de los pu­li­do­res de len­tes–, del op­tó­me­tra, del ar­te­sano que ha fa­bri­ca­do la mon­tu­ra, del of­tal­mó­lo­go. To­do es­tá con­den­sa­do en las ga­fas pa­ra ejer­cer una de las gran­des fun­cio­nes de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na: su­pe­rar sus li­mi­ta­cio­nes y am­pliar nues­tras po­si­bi­li­da­des. Sue­le de­cir­se que el mon­tar len­tes en mol­du­ras se hi­zo por pri­me­ra vez en Chi­na en el si­glo X y que el pri­me­ro en escribir so­bre ellas fue Ba­con en 1249. Tam­bién se atri­bu­ye el in­ven­to a Sal­vino De­gli Ar­ma­ti en el si­glo XIII.

La pa­la­bra ga­fas tie­ne una eti­mo­lo­gía ex­tra­ña. Pro­ce­de, po­si­ble­men­te, del ára­be ga­fo, que sig­ni­fi­ca­ba tor­ci­do, y ha­ría re­fe­ren­cia a la cur­va­tu­ra de las pa­ti­llas, lo que ex­pli­ca la for­ma plu­ral ga­fas, asun­to que siem­pre me ha­bía in­tri­ga­do. En los dic­cio­na­rios an­ti­guos, ga­fa se de­fi­nía co­mo “pre­si­lla o ma­ne­ci­lla con que los an­te­ojos se su­je­tan a las sie­nes o las ore­jas”. Es, pues, un uso me­to­ní­mi­co de la pa­la­bra, ya que em­plea­mos una par­te pa­ra de­sig­nar el to­do. Ga­fo tam­bién sig­ni­fi­ca­ba le­pro­so, y tal vez de ahí pro­ce­de el es­tar gafado o ser ga­fe, aun­que otros au­to­res lo de­ri­van del he­cho de que a quie­nes tie­nen ma­nos ga­fes se les caen mu­cho las co­sas. Aho­ra ha pa­sa­do a sig­ni­fi­car al­guien que atrae la ma­la suer­te, una su­pers­ti­ción que ha he­cho des­di­cha­das a mu­chas per­so­nas. (Si han co­no­ci­do al­gún ca­so, por fa­vor, co­mu­ní­quen­me­lo al apar­ta­do “Crear en La Van­guar­dia”, de mi pá­gi­na Jo­sean­to­nio­ma­ri­na.net).

LAS GA­FAS ABRIE­RON LA PUER­TA A NUES­TRO AFÁN DE VER LO IN­VI­SI­BLE, SU­PE­RAR LÍ­MI­TES Y AM­PLIAR PO­SI­BI­LI­DA­DES

Otras pa­la­bras sir­vie­ron pa­ra de­sig­nar es­te útil an­te­ojos, que no ne­ce­si­ta ex­pli­ca­ción, y an­ti­pa­rras, que sí la ne­ce­si­ta. En sen­ti­do li­te­ral, sig­ni­fi­ca­ba biom­bo, al­go que se co­lo­ca de­lan­te de otra co­sa pa­ra pro­te­ger­la. Tam­bién exis­tían los lla­ma­dos im­per­ti­nen­tes, que me­re­cían tal nom­bre por­que el ges­to de po­nér­se­los pa­ra en­fo­car al­go re­ve­la­ba inequí­vo­ca­men­te la cu­rio­si­dad del mirón. Las ga­fas co­rre­gían un de­fec­to, pe­ro eso no sa­tis­fa­ce al ser hu­mano. No que­re­mos sólo re­sol­ver los pro­ble­mas que nos plan­tean nues­tras ne­ce­si­da­des, sino que bus­ca­mos ne­ce­si­da­des nue­vas. Las ga­fas abrie­ron la puer­ta a nues­tro afán de ver lo in­vi­si­ble. Lo in­fi­ni­ta­men­te le­jano y lo in­fi­ni­ta­men­te pe­que­ño. El te­les­co­pio y el microscopio son hi­jos de la ma­ni­pu­la­ción de las len­tes. Am­bos nos per­mi­ten am­pliar el cam­po de co­no­ci­mien­to. Así fun­cio­na el bu­cle pro­di­gio­so que cons­tan­te­men­te re­for­mu­la nues­tra in­te­li­gen­cia: crea co­sas que a su vez la re­crean. La in­ven­ción del microscopio am­plia el cam­po de vi­sión de la in­te­li­gen­cia que lo ha crea­do. Es­ta hi­bri­da­ción de los sen­ti­dos fi­sio­ló­gi­cos con los in­ge­nios téc­ni­cos for­ma par­te ya de nues­tra esen­cia.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.