EL PE­SO NO IM­POR­TA

Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a oír la ex­pre­sión “pe­so ideal”, da­mos por sen­ta­do que te­ne­mos que acer­car­nos a él y, en fun­ción de esa cifra, nos so­me­te­mos a die­tas más o me­nos so­por­ta­bles. Pe­ro ¿realmente exis­te un pe­so ideal?

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

No es una cues­tión de cuán­to pe­sa­mos, sino más bien de có­mo te­ne­mos re­par­ti­dos los ki­los

To­do el mun­do an­da tras el pe­so ideal. Y re­sul­ta que en­con­trar la for­ma pa­ra dar con él no exis­te. O en to­do ca­so no es una ta­rea na­da fá­cil si se tie­ne en cuen­ta que el pe­so sa­lu­da­ble de dos per­so­nas de la mis­ma edad, se­xo y al­tu­ra pue­de va­riar has­ta 14 ki­los o in­clu­so más. Tie­ne su ex­pli­ca­ción: lo que im­por­ta no son los ki­los que in­di­que la báscula, si no có­mo están dis­tri­bui­dos. Se tra­ta de un asun­to de den­si­dad mus­cu­lar u ósea, es de­cir, hay per­so­nas cu­yos múscu­los y hue­sos pe­san más y, sin em­bar­go, no están por en­ci­ma de su pe­so ni mu­cho me­nos gor­das. Pa­ra em­pe­zar hay tres tipos de cons­ti­tu­cio­nes cor­po­ra­les bas­tan­te de­fi­ni­dos y el pe­so de ellas pue­de ser per­fec­ta­men­te di­fe­ren­te por­que en ca­da una de ellas ma­sa mus­cu­lar, ma­sa adi­po­sa y es­que­le­to se re­par­ten tam­bién de mo­do dis­tin­to. Se­gún la cons­ti­tu­ción de ca­da uno, las per­so­nas pue­den ser lon­gi­lí­neas (la sen­sa­ción óp­ti­ca es de ser es­tre­cho y alar­ga­do. La es­ta­tu­ra es su­pe­rior a la en­ver­ga­du­ra de los bra­zos; las pier­nas son lar­gas y la mus­cu­la­tu­ra y el tron­co son muy fi­nos), nor­mi­lí­neas (co­rres­pon­de al de­sa­rro­llo ar­mó­ni­co de to­dos los ór­ga­nos, con miem­bros bien for­ma­dos y mus­cu­la­tu­ra me­dia. La es­ta­tu­ra co­rres­pon­de a la aber­tu­ra má­xi­ma de los bra­zos) y bre­vi­lí­nea (son per­so­nas con las for­mas cua­dra­das, con ten­den­cia a la obe­si­dad y una es­ta­tu­ra re­la­ti­va­men­te ba­ja. La mus­cu­la­tu­ra es­tá bas­tan­te desa­rro­lla­da y la for­ta­le­za cor­po­ral es evi­den­te a sim­ple vis­ta). Es im­por­tan­te asu­mir que el pe­so, en cuan­to a en­fren­tar­se a la báscula se re­fie­re, es ca­si lo de me­nos. La doc­to­ra nu­tri­cio­nis­ta Mon­tse Folch ase­gu­ra que “los es­pe­cia­lis­tas siem­pre de­ci­mos que el pe­so es un va­lor más pa­ra eva­luar nues­tro es­ta­do nu­tri­cio­nal, así co­mo lo es el ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral, y aun­que es im­por­tan­te co­no­cer qué por­cen­ta­je del mis­mo es gra­sa y qué pro­por­ción es múscu­lo, en per­so­nas fí­si­ca­men­te ac­ti­vas es bueno re­cor­dar que no exis­te un úni­co va­lor de pe­so sa­lu­da­ble, sino un ran­go de va­lo­res den­tro del cual pue­de en­con­trar­se un sa­lu­da­ble pe­so pa­ra no­so­tros”. Por ello, ella pre­fie­re hablar de “pe­so con­for­ta­ble”. Es­ta es­pe­cia­lis­ta re­cuer­da que tan­to los fac­to­res del am­bien­te co­mo los ge­né­ti­cos desem­pe­ñan un pa­pel im­por­tan­te en nues­tro pe­so. Los ge­nes lo de­ter­mi­nan en un 40%, mien­tras que el am­bien­te, en un 60%. En­tre los fac­to­res am­bien­ta­les que afec­tan el pe­so están la fal­ta de ejer­ci­cio, la nu­tri­ción no equi­li­bra­da, las me­di­ci­nas y las si­tua­cio­nes es­tre­san­tes de nues­tra vi­da, ya sean po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas, co­mo el des­em­pleo o el na­ci­mien­to de un hi­jo. Los cam­bios quí­mi­cos del cuer­po tam­bién in­flu­yen en el pe­so. Y, en el ca­so de las mu­je­res, se com­pli­ca, pues­to que unos años an­tes de ex­pe­ri­men­tar la me­no­pau­sia, los ni­ve­les de es­tró­geno dis­mi­nu­yen, se ele­va la acu­mu­la­ción de gra­sa en el cuer­po y apa­re­ce la di­fi­cul­tad pa­ra adel­ga­zar. El pe­so ideal, exac­to o con­for­ta­ble (se­gún pre­fie­ran lla­mar­lo) de cual­quier per­so­na de­pen­de­rá siem­pre de su com­ple­xión y al­tu­ra, pe­ro tam­bién de su edad y su se­xo. Exis­ten ta­blas don­de se es­ta­ble­cen pa­rá­me­tros y pro­me­dios de lo que, teó­ri­ca­men­te, de­be­ría pe­sar una per­so­na con de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro la teo­ría no va­le pa­ra to­dos los in­di­vi­duos, por lo que es re­co­men­da­ble que se reali­ce una eva­lua­ción in­di­vi­dual lle­va­da a ca­bo por un pro­fe­sio­nal de la sa­lud. Lo pri­me­ro es co­no­cer cuál es la com­ple­xión de ca­da uno. La doc­to­ra Folch avan­za que una fór­mu­la ca­se­ra ha­bi­tual pa­ra re­co­no­cer nues­tra com­ple­xión es la de “di­vi­dir la es­ta­tu­ra del in­di­vi­duo en­tre la cir­cun­fe­ren­cia de la mu­ñe­ca del bra­zo do­mi­nan­te y se com­pa­ra con los va­lo­res en que la com­ple­xión es pe­que­ña cuan­do es me­nor a 11 en mu­je­res y me­nor a 10,4 en hom­bres; me­dia­na (10-11 en mu­je­res y 9,6-10,4 en hom­bres) y gran­de (me­nor a 10 en mu­je­res y me­nor a 9,6 en hom­bres). Y pa­ra co­no­cer si uno es­tá den­tro del ran­go de su pe­so teó­ri­ca­men­te ideal hay otra fór­mu­la bas­tan­te sen­ci­lla (pue­de dar una idea apro­xi­ma­da y rá­pi­da de si se es­tá o no en el pe­so ideal) que es la de cal­cu­lar el ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral (IMC). Pa­ra ave­ri­guar­lo, se to­man en cuen­ta dos in­di­ca­do­res an­tro­po­mé­tri­cos: es­ta­tu­ra y pe­so y se si­gue la fór­mu­la es la si­guien­te: IMC = pe­so (kg) / es­ta­tu­ra2 (m) . Si el ín­di­ce es me­nor a 18,5 se re­fie­re a al­guien que es­tá por de­ba­jo de su pe­so (in­clu­so pue­de te­ner des­nu­tri­ción); de 18,5 a 24,9 in­di­ca que el pe­so es nor­mal; de 25 a 29,9 pue­de su­ge­rir un so­bre­pe­so; de 30 a 34,9 po­dría in­di­car obe­si­dad ti­po 1; de 35,0 a 39,9 ha­bla de obe­si­dad ti­po 2, y ma­yor a 40 in­di­ca obe­si­dad mór­bi­da o ti­po 3). Pe­ro, cui­da­do, son ayu­das pe­ro sólo eso, ayu­das. Me­ros in­di­ca­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.